Diario Expreso

La palabra, en el tejado

Cada domingo el padre Juan López predica la palabra de Dios en Huánuco. El sacerdote hace equilibrio para evitar caerse desde los 13 metros de altura

- FERNANDO GIMENO / EFE ■ LIMA / PERÚ

A punta de megáfono, el párroco de Huánuco, en Perú, oficia misa en tiempos de pandemia. Si los feligreses no pueden oír la palabra de Dios por el riesgo de contagio, él la lleva hasta ellos subido al tejado de su iglesia a trece metros de altura.

Si la gente no puede venir a la iglesia, la iglesia irá a la gente, pensó el sacerdote Juan López, que cada domingo de confinamie­nto en Perú se encarama al tejado de su parroquia a medio construir y, con un improvisad­o altar y una potente megafonía, oficia su misa contra viento, marea y pandemia.

Las misas del padre López se han vuelto la gran atracción de los domingos de cuarentena para Tomayquich­ua, un tranquilo y apacible pueblo de poco más de 1.000 habitantes en el corazón de los Andes, en la céntrica región de Huánuco, que es una de las más afectadas de Perú en esta segunda ola de la COVID-19. “Si ahora están prohibidas las misas y las reuniones, siempre tiene que haber formas y maneras de llegar a la gente. La cosa es encontrarl­as”, explica López.

“En la vida hay muchos obstáculos, pero siempre hay salidas. En ese sentido, yo dije que el techo no puede ser de ninguna manera motivo para que deje de predicar”, añade.

Desde lo alto de la iglesia de Santa Rosa de Tomayquich­ua, la vista es de vértigo y obliga a caminar muy cuidadosam­ente sobre la estructura cóncava de la bóveda central, un ejercicio de equilibrio para evitar una fatal caída de 13 metros de altura, pues las cornisas del edificio carecen de elementos para agarrarse. Allí la panorámica es total, se divisan todas las casas y el cielo parece todavía más cerca de lo que ya se siente en este tradiciona­l pueblo andino ubicado a unos 2.000 metros de altitud que se atribuye ser la tierra de ‘La Perricholi’, cantante y actriz del siglo XVIII. “También de la abuela de Santa Rosa de Lima”, puntualiza el padre López en referencia a la ascendente de la patrona de América, de Perú y, especialme­nte, de su capital.

Sobre la cúspide del frontis de la iglesia aparece cada domingo puntualmen­te a las 10 de la mañana el padre López y su voz se expande hasta los confines de Tomayquich­ua para que nadie en el pueblo se quede sin seguir la misa desde sus casas.

“Habrá aproximada­mente cien personas desde techos, balcones, puertas y ventanas, pero la gran mayoría me sigue a través de las redes sociales”, cuenta el padre López, que desde su propio teléfono móvil transmite en vivo esas homilías. La del último domingo fue vista por más de 3.700 personas.

“Ellos están muy contentos, pero también preocupado­s porque hay domingos que el viento es fuerte y da miedo, pero ahí estamos con la gracia de Dios y con un par de piedras en los bolsillos para que el viento no me pueda hacer ningún daño, ya que no peso nada”, bromea.

Pese a sus trucos para no salir volando, el viento sí le juega malas pasadas en su mesa plegable convertida en altar, pues el menor soplo le mueve las páginas de la Biblia y le desordena el mantel que a duras penas logran retener los otros elementos básicos para la misa: el crucifijo, el cirio, la copa y una oblea para la comunión.

“Aparte del peligro que trae consigo subirse al techo, me cae todo el sol encima y termino la misa mojadito, pero con una gran alegría y satisfacci­ón de poder llegar a la gente, atenderla y fortalecer­la dentro de esta situación que pasamos en el mundo”, valora el clérigo.

Desde que llegó en 2009 a Tomayquich­ua, el padre López se ha hecho conocido en Huánuco, no solo por sus misas desde las alturas, sino por su empeño en construir su iglesia y sobre todo ahora por visitar a los enfermos de la COVID-19 para darles apoyo moral y espiritual.

 ?? JUAN CARLOS TUMES / EFE ??
JUAN CARLOS TUMES / EFE
 ?? JUAN CARLOS TUMES / EFE ?? 1
JUAN CARLOS TUMES / EFE 1
 ??  ?? 2
2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador