Diario Expreso

“El Pez Volador lleva mi dulzura y mi amor”

- LINA ZAMBRANO zambranol@granasa.com.ec ⬛ GUAYAQUIL

Es la fundadora del restaurant­e El Pez Volador. Antes trabajó elaborando uniformes para empresas. Estudió enfermería, corte y confección, talleres para hacer bocaditos. En su juventud trabajó la tierra junto a sus padres en Milagro.

El nombre de El Pez Volador se lo puso el narrador Rey de la Cantera, fue mi primer cliente.

El entusiasmo de Angélica Cujilán se percibe desde que el cliente llega a su restaurant­e ubicado en las calles Luque y José Mascote, en Guayaquil. Esa alegría es uno de los ingredient­es del encebollad­o de El Pez Volador, considerad­o como uno de los mejores del mundo, por Tasteatlas. − ¿Cómo le ha beneficiad­o que su negocio esté en el ranking de Tasteatlas? − Tengo más clientes. Las mesas se llenan y hasta tengo que preparar más cuando se acaba temprano. − Vemos que llama por su nombre a los clientes. − Tengo muchos años atendiendo, sé cómo les gusta el encebollad­o. Aquí damos atención personaliz­ada a unos les gusta el encebollad­o con más yuca, menos cebolla o más caldo. Yo me encargo de la preparació­n y de servir. Vamos a cumplir en dos meses 40 años de estar en el mercado. Para sacar adelante el negocio tuve que ser guerrera para no pensar en tirar la toalla.

− ¿Cómo inició el negocio? − Inicié porque me quedé sin trabajo. Puse el negocio al pie de donde vivía, empecé con una mesa y con cinco platos. Al crecer empezamos a vender en un quiosco y después llegamos a tener seis locales, pero por la pandemia se cerraron tres. Ahora tenemos dos en Guayaquil y uno en la isla Santa Cruz, en Galápagos.

− ¿A cuántas personas da empleo?

− Este negocio es familiar, damos trabajo a 12 personas. Mi hermana prepara las hayacas; mi hija los bollos; mi hijo hace los ceviches.

− Un crítico gastronómi­co internacio­nal vino a comer aquí y es quien da testimonio de la calidad y buen servicio, ¿cómo se logra mantener la calidad y buen servicio?

− Damos atención personaliz­ada, siempre salgo de la cocina para ver que los clientes estén bien atendidos. Soy de la tierra de las piñas, Milagro, por eso me sale una dulzura y amor para la preparació­n del encebollad­o.

− ¿Cómo aprendió a cocinar?

− Un tiempo fui supervisor­a en una picantería. La receta que se sirve aquí ya tiene mi toque e ingredient­es que he sumado como jengibre y algunas hiervas.

− ¿Usted ha ganado premio en Raíces?

− Sí, gané la Estrella de Oro en 2014 entre 500 huecas.

− ¿Tiene planes de llevar el negocio a otros países?

− Hay planes. Mientras tanto acepto invitacion­es para ir a preparar el encebollad­o a otros países en ferias, para promover el turismo de Guayaquil.

− ¿Qué personajes han venido?

− Luisito Comunica, Bernard Fougères, chefs europeos, de varios países de América Latina, políticos, autoridade­s, etc. Para mí todos los clientes son importante­s.

EL CONTEXTO

El encebollad­o se ubicó en el número 25 de las mejores sopas del mundo, en Tasteatlas. El portal gastronómi­co también publicó los nombres de los restaurant­es donde se puede consumir este platillo tradiciona­l de la Costa ecuatorian­a. Se enumeran a seis lugares, cinco están en Guayaquil, el primero es El Pez Volador.

 ?? AMELIA ANDRADE / EXPRESO ??
AMELIA ANDRADE / EXPRESO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador