¡BA­ÑA­DA EN SAN­GRE!

Ve­ci­nos sa­lie­ron a ver qué eran los ala­ri­dos y se ha­lla­ron con la mu­jer gra­ve­men­te he­ri­da.

Diario Extra - - Portada - Gua­ran­da, Bo­lí­var

La fé­mi­na al­can­zó a pe­dir ayu­da y por eso se sal­vó.

Los tre­men­dos gri­tos de­ses­pe­ra­dos de la in­de­fen­sa mu­jer lla­ma­ron de in­me­dia­to la aten­ción de los ve­ci­nos de la tran­qui­la zo­na cén­tri­ca de Gua­ran­da, pro­vin­cia de Bo­lí­var. ¡Al­go gra­ve pa­sa­ba!... y, en efec­to, pa­só ... co­rro­bo­rar­lo so­lo se­ría cues­tión de mi­nu­tos. Aun­que no se hi­zo pre­sen­te ‘la hue­su­da’ por po­co y ha­ce de las su­yas por cuen­ta de un ata­que des­pia­da­do de un hom­bre a una mu­jer.

ATA­QUE DES­PIA­DA­DO

Eran las 14:50 del pa­sa­do mar­tes 5 de no­viem­bre cuan­do los ve­ci­nos sa­lie­ron des­pa­vo­ri­dos de sus vi­vien­das. Es­ta­ban alar­ma­dos por los des­ga­rra­do­res gri­tos que es­cu­cha­ron en las in­me­dia­cio­nes, los cua­les les anun­cia­ban de que al­go ra­ro es­ta­ba su­ce­dien­do.

Al­gu­nos fue­ron has­ta el lu­gar de los ala­ri­dos y se per­ca­ta­ron de que en las gra­das de una de las ca­sas una mu­jer se de­san­gra­ba vi­va. Se que­ja­ba de los fuer­tes do­lo­res y ‘a vue­lo de pá­ja­ro’ se no­ta­ba que ha­bía si­do agre­di­da. La san­gre ex­pues­ta así lo evi­den­cia­ba.

La ata­ca­da era Zo­rai­da, de 46 años, quien es­ta­ba ba­ña­da en su pro­pia san­gre.

Re­si­den­tes en el sec­tor de la ca­lle Gua­ya­quil in­for­ma­ron al ECU911 pa­ra que en­via­ra a los pa­ra­mé­di­cos.

Muy ado­lo­ri­da y ca­si sin po­der ha­blar, la mu­jer di­jo que el agre­sor era su ex­no­vio. Al pa­re­cer, ha­bía lle­ga­do a su ca­sa, pe­se a que te­nía una bo­le­ta de au­xi­lio ex­pe­di­da a fa­vor de la fé­mi­na.

A CU­CHI­LLO

De acuer­do con el re­por­te da­do a es­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción, las he­ri­das fue­ron cau­sa­das con un ar­ma cor­to­pun­zan­te.

Las he­ri­das las te­nía des­de el cue­llo has­ta la zo­na del ab­do­men.

“Fue muy tris­te ob­ser­var a la se­ño­ra en ese es­ta­do. Hay gen­te tan mal­va­da”, di­jo una de las per­so­nas que acu­dió a sal­var a la mu­jer has­ta esa zo­na de las es­ca­le­ras.

Di­cen ve­ci­nos que el agre­sor fue ob­ser­va­do por un co­mer­cian­te del sec­tor mien­tras huía en un ta­xi. Por es­to, pa­re­ce ser, no lo­gra­ron de­te­ner­lo pa­ra co­lo­car­lo a dis­po­si­ción de una au­to­ri­dad com­pe­ten­te que lo pro­ce­se por el la­men­ta­ble he­cho.

La sub­te­nien­te Mis­hel Sil­va men­cio­nó que los pe­ri­tos de la Di­rec­ción Na­cio­nal de De­li­tos con­tra la Vi­da, Muer­tes Vio­len­tas, Des­apa­ri­cio­nes, Ex­tor­sión y Se­cues­tros (Di­na­sed) in­ves­ti­gan el pa­ra­de­ro del su­je­to.

De ser de­te­ni­do se­rá pro­ce­sa­do por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, afir­ma­ron.

La mu­jer fue lle­va­da has­ta el Hos­pi­tal Al­fre­do No­boa Mon­te­ro, de Gua­ran­da, don­de fue in­ter­ve­ni­da qui­rúr­gi­ca­men­te. En la ca­sa de sa­lud men­cio­na­ron que si no reac­cio­na fa­vo­ra­ble­men­te se­rá tras­la­da­da has­ta Gua­ya­quil.

Fo­tos: YIE/ EX­TRA

1. Las au­to­ri­da­des en mo­men­tos que re­co­gen a la mu­jer he­ri­da por su ex­pa­re­ja, en un la­men­ta­ble in­ten­to de fe­mi­ci­dio.

2. Las man­chas de san­gre que­da­ron en la es­ca­le­ra, al igual que en la ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.