¡CON­SUL­TÓ POR AS­MA Y RE­SUL­TÓ VIO­LA­DA!

Eva fue se­da­da, vio­la­da y agre­di­da; el res­pon­sa­ble es un mé­di­co; el ca­so le­gal es­tá va­ra­do.

Diario Extra - - Portada - Qui­to (AAM)

El pre­sun­to res­pon­sa­ble es el mé­di­co que la aten­dió. Su­fre se­ve­ras

se­cue­las sí­qui­cas por

el he­cho.

Ahí es­ta­ba ella. So­bre el pi­so. Se­mi­des­nu­da y cu­bier­ta de san­gre. Esas imá­ge­nes de una no­che de te­rror apa­re­cían di­fu­sas en la me­mo­ria de Eva, pe­ro no te­nía du­da, la ha­bían vio­la­do.

Pa­só en no­viem­bre de 2018. Pe­ro aún tie­ne pe­sa­di­llas so­bre lo su­ce­di­do. El ver­de del pá­ra­mo, que hoy es su ho­gar, mi­ti­ga su pe­na, pe­ro no al­can­za... A Eva le “des­tro­za­ron la vi­da” y cuen­ta su his­to­ria a EX­TRA.

La mu­jer, de 32 años, re­gre­só en ma­yo –de aquel año– al país tras ter­mi­nar una maes­tría en Ar­gen­ti­na y se es­ta­ble­ció en Iba­rra (Im­ba­bu­ra) al en­con­trar una pla­za de tra­ba­jo allí. Su hi­jo siem­pre la acom­pa­ña­ba.

Eva es as­má­ti­ca. El cli­ma de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na ha­bía desata­do los pri­me­ros sín­to­mas res­pi­ra­to­rios y en Iba­rra su­frió dos cri­sis. Así co­no­ció a un doc­tor, en el cu­bícu­lo de un hos­pi­tal de esa ciu­dad, quien aten­dió sus sín­to­mas. Pri­me­ro, Eva res­pon­dió:

—¿Vi­ve con al­guien?

—Con mi hi­jo, de 11 años. Es más, de­bo es­tar fue­ra de aquí an­tes de las 12 por­que a esa ho­ra sa­le de la es­cue­la.

—¿Con­tac­to de emer­gen­cia? —No ten­go a na­die más... La aten­ción del hom­bre le ins­pi­ró con­fian­za. La se­gun­da vez que lo vio por un ata­que de as­ma, Eva le pi­dió un con­tac­to por si se pre­sen­ta­ra otra cri­sis.

El diá­lo­go en­tre am­bos fue li­mi­ta­do. Al­gu­na du­da so­bre un me­di­ca­men­to o so­bre la do­sis.

Una no­che de no­viem­bre Eva su­frió una in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, tan se­ve­ra que lla­mó al es­pe­cia­lis­ta. “Pen­sé que lle­ga­ría en una am­bu­lan­cia pa­ra lle­var­me al hos­pi­tal, pe­ro es­ta­ba so­lo”, di­ce.

Ade­más del as­ma, Eva su­fre un cua­dro de­pre­si­vo. Los sín­to­mas es­tán en sus ni­ve­les más al­tos. “En­tré en un ata­que de pá­ni­co... es­ta­ba en es­ta­do sui­ci­da.

Ella (su no­via) –des­de Qui­to– me di­jo que pi­die­ra ayu­da, por eso lo lla­mé”.

A la lle­ga­da del ga­leno, Eva lo re­ci­bió en la sa­la, en­vuel­ta en su pi­ja­ma y con el ros­tro hin­cha­do de tan­to llo­rar. “Él do­bló la do­sis de los me­di­ca­men­tos... Me di­jo que en cuan­to hi­cie­ran efec­to se iría, pe­ro no fue así...”, re­la­ta. Aquel coc­tel de fár­ma­cos su­mió a Eva en un sue­ño pro­fun­do...

En­ton­ces, su­ce­dió... Su hi­jo dor­mía en la ha­bi­ta­ción de al la­do, ajeno por com­ple­to al cal­va­rio que en ese mo­men­to su­fría su ma­dre mien­tras un mé­di­co, que su­po­nía era de con­fian­za, es­ta­ba su­pues­ta­men­te agre­dien­do se­xual­men­te.

DESPERTAR DE TE­RROR

Sen­tía que le fal­ta­ba el ai­re. Es­ta­ba bo­ca­ba­jo, con el ros­tro pre­sio­na­do con­tra una al­moha­da. Gi­ra­ba la ca­be­za pa­ra po­der res­pi­rar. Y lo vio. Es­ta­ba en­ci­ma su­yo, con el pan­ta­lón aba­jo. “No ha­bía es­ta­do con hom­bres ha­ce mu­chos años... No en­ten­día lo que ocu­rría”, di­ce. En cuan­to el su­je­to no­tó que ella ha­bía des­per­ta­do, se ale­jó. “Me di­jo que no di­je­ra na­da, que le po­dría da­ñar la ca­rre­ra”.

Tam­ba­lean­te, Eva dio unos pa­sos has­ta la ha­bi­ta­ción de su hi­jo. Allí se des­plo­mó so­bre el pi­so.

A las 09:00 del día si­guien­te, Eva des­per­tó. Es­ta­ba se­mi­des­nu­da y cu­bier­ta de san­gre (te­nía la re­gla). Bus­ca­ba su te­lé­fono ce­lu­lar y vio un men­sa­je del mé­di­co. “Lin­da, hi­ce lo que me pe­dis­te, te de­jé en tu cuar­to y me fui pa­ra no des­per­tar­te”.

Eva es­ta­ba atur­di­da. No pu­do ha­ber ima­gi­na­do to­do. Y las mar­cas en su cuer­po con­fir­ma­ron r lo su­ce­di­do. Ella lo en­ca­ró.

TRA­BAS LE­GA­LES

De na­da sir­vie­ron las dis­cul­pas del hom­bre, lo ocu­rri­do “no fue con­sen­sua­do”. Eva sa­lió en bus­ca de ayu­da. “En­con­tré a un po­li­cía de Trán­si­to, me di­jo que fue­ra a la Fis­ca­lía, pe­ro era do­min­go, no me aten­die­ron... So­lo me di­je­ron que no me ba­ña­ra pa­ra –al día si­guien­te– ha­cer los exá­me­nes”, agre­ga.

Y así fue, los pe­ri­tos le ha­cie­ron los aná­li­sis, se que­da­ron con su ro­pa in­te­rior y con­fir­ma­ron un des­ga­rro en sus par­tes ín­ti­mas. To­ma­ron mues­tras de san­gre pa­ra las prue­bas to­xi­co­ló­gi­cas (ade­más de la me­di­ci­na, Eva era con­su­mi­do­ra de ma­rihua­na).

Es por eso que seis me­ses más tar­de cuan­do le en­tre­gan los re­sul­ta­dos, hu­bo du­das. Es­ta­ba lim­pia de cual­quier sus­tan­cia. “Fue­ron al­te­ra­dos”, ase­gu­ra.

EL PÁ­RA­MO

No pue­de ol­vi­dar lo ocu­rri­do. Es­tá can­sa­da de las pe­ri­cias le­ga­les que no la lle­van a nin­gu­na par­te y de to­par­se, una y otra vez, en las sa­las de es­pe­ra con su agre­sor. Un co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta le brin­da so­por­te psi­co­ló­gi­co, pe­ro Eva no pue­de más.

Eva de­jó Iba­rra y se mu­dó con sus pa­dres a una pa­rro­quia ru­ral de Qui­to. Los pro­ble­mas con­ti­nua­ron. Su fa­mi­lia no en­ten­día lo ocu­rri­do... Eva ter­mi­nó en ca­sa de sus abue­los en un po­bla­do, de no más de 200 per­so­nas, en el pá­ra­mo.

Acom­pa­ña­da del pai­sa­je an­dino, Eva sien­te al­go de paz. Has­ta que re­cuer­da que un año des­pués de la vio­la­ción, el ca­so si­gue en in­da­ga­ción pre­via. Dos in­ten­tos de sui­ci­dio, no­ches en­te­ras de llan­to y el úni­co ar­gu­men­to del mé­di­co es que ella nun­ca di­jo que no.

— “¿Có­mo iba a ha­cer­lo? Es­ta­ba com­ple­ta­men­te se­da­da”.

No ha po­di­do vol­ver a te­ner pa­re­ja, has­ta su­bir­se al au­to­bús re­quie­re de fuer­za de vo­lun­tad, pe­ro allí si­gue Eva. No se de­ten­drá... “La jus­ti­cia de­be lle­gar. A na­die más le de­be ocu­rrir al­go así...”.

EX­TRA omi­tió el nom­bre de los pro­ta­go­nis­tas pa­ra pro­te­ger la iden­ti­dad de la víc­ti­ma.

LOS ANÁ­LI­SIS

Se­gún Eva, se le ne­gó un exa­men de pro­teí­na P 30 (se­men), por­que los pe­ri­tos ha­brían ase­gu­ra­do que la mens­trua­ción bo­rra to­dos los in­di­cios.

Fo­to: Cortesía

Eva de­bió mu­dar­se al pá­ra­mo pa­ra tra­tar de su­pe­rar lo ocu­rri­do y ale­jar­se de las tra­bas le­ga­les que ha su­fri­do tras la vio­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.