“¡NO SOY TRINQUERO!”

Diario Extra - - Portada - Stef­fano Due­ñas /

Se­ña­la que su pa­so por el cua­dro azul fue bo­ni­to, pe­ro que le due­le la for­ma co­mo lo sa­ca­ron. “Lla­mé y nun­ca me con­tes­ta­ron”, afir­mó.

Es el por­te­ro más ga­na­dor de la his­to­ria de Eme­lec con cua­tro tí­tu­los en su pal­ma­rés, pe­ro su sa­li­da no fue la que es­pe­ra­ba el ar­gen­tino-ecua­to­riano Esteban Dreer. La ‘tor­men­ta’ que atra­ve­só en­tre el fi­nal del 2019 y el arran­que de 2020 le ha traí­do va­rias sen­sa­cio­nes, las cua­les con­tó a EX­TRA el ex­ca­pi­tán del Bom­bi­llo, quien re­co­no­ce que “la vi­da si­gue, el fút­bol si­gue, la fa­mi­lia es­tá y hay que mi­rar pa­ra de­lan­te”.

El 2019 de Eme­lec fue com­ple­jo. ¿Có­mo fue el pro­ce­so?

Fue un año muy di­fí­cil. Cuan­do arran­có la pre­tem­po­ra­da el club ha­bía traí­do ju­ga­do­res de nom­bre. Te en­cuen­tras con una plan­ti­lla de 35 ju­ga­do­res. Des­de ahí arran­có di­fí­cil, pa­ra no­so­tros y pa­ra el DT. La gen­te te­nía mu­cha ex­pec­ta­ti­va, en Co­pa Li­ber­ta­do­res de lo­cal em­pa­ta­mos con Hu­ra­cán y per­di­mos con Cru­zei­ro y se des­ta­pó to­da la bron­ca y ner­vios. Pa­ra mí fue el año más di­fí­cil de to­dos los que es­tu­ve y se ter­mi­na aco­mo­dan­do un po­co con la lle­ga­da de Is­mael Res­cal­vo. En un mo­men­to por ahí era to­do Dreer, por­que era el ca­pi­tán, por­que Pe­dro Qui­ñó­nez es­ta­ba le­sio­na­do, Ós­car Ba­güí) lo mis­mo era to­do Dreer.

¿Cuál era ese rol?

Mil si­tua­cio­nes. In­ten­tar le­van­tar pro­ble­mas y so­lu­cio­nar­los. Eso me en­can­ta­ba por­que en la vi­da me gus­ta ir pa­ra ade­lan­te. Pe­ro ter­mino re­le­ga­do cuan­do no lo es­pe­ra­ba, to­do el año ha­bía que po­ner la ca­ra y sa­lía Dreer. Se ha­bía tor­na­do un po­co di­fí­cil. Mi fa­mi­lia me de­cía y qué le pa­sa al equi­po, y les de­cía que no ar­mo el equi­po, so­lo jue­go ahí. Siem­pre de­cía que ha­bía que ir pa­ra ade­lan­te y de tan­to in­sis­tir­le a los chi­cos, con Pe­dro y Ós­car, pu­di­mos ter­mi­nar me­dia­na­men­te bien el año.

Su sa­li­da.

Nun­ca lo es­pe­ré. Me sen­té con el pre­si­den­te (Nas­sib Ne­me) y ha­bía­mos acor­da­do una co­sa. Lle­go a Ar­gen­ti­na y un ex­com­pa­ñe­ro me di­ce que te­nía mi con­tra­to que era por un año y el suel­do na­da que ver, sin po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar. Es­ta­ba con mu­cha bron­ca por­que nun­ca ima­gi­né que me ha­gan es­to, de úl­ti­ma que me lo di­ga un di­ri­gen­te y ver có­mo re­sol­ve­mos.

Pa­ra to­do es­to, an­tes de ir­me de va­ca­cio­nes es­tu­ve ca­si un mes lla­man­do a la gen­te del club pa­ra fir­mar el con­tra­to y na­die me res­pon­día. A mi fa­mi­lia se le vino el mun­do aba­jo. Via­jé en avio­ne­ta pa­ra ju­gar por Eme­lec, me acuer­do que re­gre­sé de Nue­va York con la Tri, por de­ci­sión mía y el téc­ni­co que me ne­ce­si­ta­ba, co­rrí un pe­li­gro, la mis­ma avio­ne­ta que Emi­li­ano Sa­la, ¿me en­tien­des? Re­bo­bi­nas to­do lo que hi­cis­te y te da mu­cha tris­te­za, por­que te vas de es­ta ma­ne­ra y te sen­tís mal, co­mo si no se te va­lo­ró.

¿Cuál fue el pro­ble­ma, suel­do o tiem­po de con­tra­to?

Te ase­gu­ro que no era eco­nó­mi­co, ni años. Me sen­té fal­tan­do un mes pa­ra que ter­mi­ne el tor­neo y arre­glo por dos años, me bajan el pre­su­pues­to y acep­to. Me di­ce que me man­da ma­ña­na el con­tra­to y nun­ca su­ce­dió. Me di cuen­ta que me que­rían echar cuan­do un ex­com­pa­ñe­ro que no tie­ne na­da que ver con el club es­ta­ba au­to­ri­za­do a entregarme el con­tra­to. Lla­mé a mi re­pre­sen­tan­te y le di­je que me bus­que otro lu­gar, por­que sien­to que no me quie­ren aquí (en Eme­lec).

El día del “Soy ju­ga­dor li­bre”.

Di­je eso por­que ha­bían di­cho que es­ta­ba en la plan­ti­lla del equi­po y has­ta en eso me per­ju­di­ca­ron. Ve­nía ha­blan­do des­de ju­nio con el club pa­ra re­no­var, pe­ro no sa­lía a de­cir que en di­ciem­bre ter­mi­na­ba con­tra­to. De­jé es­ti­rar to­do has­ta di­ciem­bre pa­ra de­cir que era ju­ga­dor li­bre. Ce­rré to­das las puer­tas. Cuan­do vi que pa­sa­ba el tiem­po y no pa­sa­ba na­da, sa­lí a de­cir que no era ca­ro. Me pa­re­cía jus­to que al­guien del club me di­ga pa­ra ha­blar o que no iba a con­ti­nuar. El club po­día to­mar la de­ci­sión que que­ría, pe­ro no fue por el con­tra­to. Nun­ca me lla­mó na­die.

¿No ha ha­bla­do con Nas­sib Ne­me?

Nun­ca me lla­mó y no lo voy a lla­mar. Lo lla­mé du­ran­te cua­tro me­ses. Cuan­do ter­mi­na la Li­ber­ta­do­res y me lla­ma un club de Ar­gen­ti­na, el ayu­dan­te de cam­po me pre­gun­tó si me in­tere­sa­ría, di­je que no por­que me que­ría que­dar en Eme­lec. Pa­sa­ron los me­ses y mar­ca­ba yo y los men­sa­jes no vol­vían, tu­ve que pa­rar. Lle­ga un mo­men­to en el que hay un po­co de dig­ni­dad y si no me quie­ren, per­fec­to, to­mo otro rum­bo. Los clu­bes pue­den de­ci­dir y de­cir­te que no te ne­ce­si­ten, pe­ro de fren­te. Mi­ra co­mo se van los chi­cos que ga­na­ron en el club, a mí no me in­tere­sa­ba la des­pe­di­da, que­ría se­guir. Más tris­te­za me da­ba por­que Is­mael tie­ne mu­chas con­di­cio­nes pa­ra lo­grar co­sas im­por­tan­tes es­te año.

Se ha­bló de Bar­ce­lo­na, ¿hu­bie­ra po­di­do ves­tir­se de ama­ri­llo?

Si no te­nía otra co­sa, es mi tra­ba­jo. Ob­vio era di­fí­cil pa­ra mi fa­mi­lia, te­nía dos o tres op­cio­nes, con Bar­ce­lo­na se ha­bló, pe­ro era com­pli­ca­do que se dé.

El ar­que­ro ar­gen­tino-ecua­to­riano ata­ja­rá es­te año en Li­ga de Por­to­vie­jo. Con Eme­lec con­si­guió 4 cam­peo­na­tos na­cio­na­les.

¿Su me­jor mo­men­to fue Eme­lec?

El me­jor fue con So­so (20182019) y me to­có per­der. Por­que me en­con­tré sien­do uno de los más gran­des con mu­chos pi­bes. Me iden­ti­fi­ca­ba con Ma­riano y su for­ma de ju­gar. Era un equi­po de jó­ve­nes y des­de atrás lo mol­dea­ba y me sen­tía ti­po téc­ni­co. Na­die creía que po­día­mos lle­gar a la fi­nal, y allí pa­só lo que te­nía que pa­sar. Li­ga era un equi­po más es­truc­tu­ra­do.

¿El me­jor DT que lo di­ri­gió en Eme­lec?

Lo res­pon­do de la me­jor ma­ne­ra: to­dos. Quinteros por la for­ma de tra­ba­jar, el pre­pa­ra­dor fí­si­co (Fi­gue­roa) una bes­tia, co­mo tra­ba­ja y ama lo que ha­ce. De Fe­lip­pe ten­go re­la­ción has­ta hoy de 10 pun­tos con él. Lue­go Arias tam­bién de 10. Des­pués So­so, que su en­tre­na­dor de ar­que­ros se que­dó has­ta 2019 en Eme­lec. A Bo­lí­var Ve­ra le di­ji­mos que lo ne­ce­si­tá­ba­mos y que cuen­te con no­so­tros. Hay quie­nes di­cen que soy ca­ma­ri­lle­ro (trinquero), pe­ro no me co­no­cen pa­ra na­da.

Si ten­dría a Pe­dro Or­tiz aquí en fren­te, ¿qué le di­ría?

Que es mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. Que si tie­ne la mis­ma exi­gen­cia que te­nía yo, es muy di­fí­cil. No es un ar­co don­de jue­gas bien un par­ti­do o un año, sino to­dos los años tie­nes que ha­cer­lo bien. Es una

ins­ti­tu­ción que pue­de ha­cer co­sas im­por­tan­tes, que pe­lea cam­peo­na­tos. Que dis­fru­te por­que es una ins­ti­tu­ción con mu­chas co­mo­di­da­des y tam­bién que va­ya apren­dien­do, por­que es otra for­ma de ju­gar que Del­fín. Acá tie­ne que ser más pro­ta­go­nis­ta, ju­gar mu­cho con los pies y que se pre­pa­re por­que lo pue­de ha­cer.

Lo des­pi­die­ron de Eme­lec y en­con­tró ‘ca­me­llo’ en Li­ga de Por­to­vie­jo.

Esteban Dreer con­tó a EX­TRA la for­ma co­mo sa­lió el equi­po mi­llo­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.