CONJUNTIVITIS, UN MAL IN­VER­NAL

Hay quie­nes tra­tan de cu­rar­la apli­cán­do­se li­món en los ojos, sin sa­ber que ‘ la cu­ra’ pue­de re­sul­tar peor que la en­fer­me­dad. Lo acon­se­ja­ble es vi­si­tar al of­tal­mó­lo­go.

Dominguero - - Vida Sana -

La conjuntivitis es una de las en­fer­me­da­des del ojo más fre­cuen­tes du­ran­te la épo­ca in­ver­nal. La fa­ci­li­dad de con­ta­gio ha pro­vo­ca­do que en me­nos de un mes se re­gis­tra­ran, en Gua­ya­quil, más de cin­co mil ca­sos de es­ta molestosa y do­lo­ro­sa en­fer­me­dad. El ries­go au­men­ta so­bre to­do en los lu­ga­res pú­bli­cos. Una vez que el con­ta­gio ocu­rre son mu­chas las per­so­nas que re­cu­rren a los re­me­dios ca­se­ros. El más co­mún o ‘ re­co­men­da­do’ pa­ra tra­tar la conjuntivitis es apli­car li­món en los ojos, cuan­do lo co­rrec­to es acu­dir al of­tal­mó­lo­go. “Lo úni­co que oca­sio­na­rá co­mo con­se­cuen­cia de apli­car­se li­món es pro­du­cir una que­ma­du­ra le­ve de la su­per­fi­cie ocu­lar”, ase­gu­ró el doc­tor Luis Real, of­tal­mó­lo­go es­pe­cia­lis­ta en ca­ta­ra­tas y tras­plan­tes de cór­nea. Ex­pli­có, ade­más, que es una creen­cia po­pu­lar que el li­món cu­ra la conjuntivitis, cuan­do no es así. La epi­de­mia ac­tual que atra­vie­sa Gua­ya­quil es una conjuntivitis vi­ral y el vi­rus no se mue­re con el li­món, por­que ya es­tá den­tro de las cé­lu­las que es­tán en el ojo e in­clu­so en el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio al­to, “por lo tan­to el li­món no va a cu­rar la en­fer­me­dad”.

Qué ha­cer an­te el con­ta­gio

Lo pri­me­ro que de­be ha­cer una per­so­na que ha si­do con­ta­gia­da de conjuntivitis es man­te­ner bue­nas nor­mas de hi­gie­ne. La­var­se las ma­nos va­rias ve­ces al día tra­tan­do de no dis­per­sar las se­cre­cio­nes de sus ojos en ob­je­tos que va­ya a to­car, co­mo es­cri­to­rios, po­mo de las puer­tas etc. y eso im­pli­ca una bue­na hi­gie­ne per­so­nal pa­ra evi­tar con­ta­giar al res­to. “Lo ideal es acu­dir al of­tal­mó­lo­go, por­que el pa­cien­te pue­de pen­sar que es una conjuntivitis y pue­de ser al­go más gra­ve, co­mo una que­ra­ti­tis ( in­fla­ma­ción o hin­cha­zón de la cór­nea) y si se lle­ga a au­to­me­di­car pue­de ser co­mo echar ga­so­li­na al fue­go. Ja­más se au­to­me­di­que”, re­co­men­dó el ex­per­to.

Pre­ven­ción

La úni­ca for­ma de pre­ve­nir­la es evi­tar el con­ta­gio. Si co­no­ce­mos de al­guien que pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad de­be­mos evi­tar el con­tac­to cer­cano y no po­ner nues­tras ma­nos en los si­tios don­de la per­so­na pue­de ha­ber de­ja­do las se­cre­cio­nes. Es ideal que en un am­bien­te de tra­ba­jo an­te es­ta conjuntivitis se­ve­ra que se ha con­ver­ti­do en epi­de­mia, al pa­cien­te se le dé un des­can­so mé­di­co pa­ra que no con­ta­gie a na­die en su en­torno la­bo­ral.

Co­la­bo­ra­ción Ins­ta­gram @ drluis­real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.