TRAS­CIEN­DE A LA GRAN CIU­DAD

Atrás que­dó el mi­to don­de so­lo las mu­je­res in­dí­ge­nas pue­den uti­li­zar­las. A tra­vés de sus di­se­ños, las pren­das tra­di­cio­na­les se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te de la mo­da.

Dominguero - - Moda -

De la mano de di­se­ña­do­res ecua­to­ria­nos, los atuen­dos au­tóc­to­nos se abren pa­so en la mo­da ca­sual ci­ta­di­na de to­do el mun­do. Co­lo­res lla­ma­ti­vos, te­las na­tu­ra­les, te­ji­dos y de­ta­lles úni­cos re­sal­tan en las pren­das car­ga­das de cul­tu­ra, es­ti­lo y tra­di­ción. “Las vi­ven­cias de mi ma­dre, mi abue­la y mi co­mu­ni­dad me han en­se­ña­do a va­lo­rar mi cul­tu­ra. Des­de ni­ña me gus­ta­ba imi­tar los bor­da­dos, los cor­tes, cla­si­fi­car y com­bi­nar los co­lo­res de los hi­los”, co­men­ta Si­sa Mo­ro­cho de 30 años. Ella es di­se­ña­do­ra de mo­das des­de el 2013. Su es­ti­lo es com­ple­ta­men­te ape­ga­do a los pro­ce­sos ar­te­sa­na­les tra­di­cio­na­les de su na­cio­na­li­dad. Sin em­bar­go, sus crea­cio­nes pue­den com­bi­nar­se con pren­das clá­si­cas co­mo shorts, jeans o fal­das para crear looks mo­der­nos. “Siem­pre tra­to de di­fe­ren­ciar­me con nue­vas crea­cio­nes. Si­go las ten­den­cias que más se ase­me­jan a las ne­ce­si­da­des de mis clien­tes sin de­jar de la­do nues­tra cul­tu­ra”. En con­tras­te a la re­pre­sen­ta­ción fiel del fol­clo­re na­cio­nal de Si­sa se en­cuen­tra Ste­fa­nia Mac­chia­ve­llo, crea­ti­va de mo­das na­cio­nal ra­di­ca­da en Ale­ma­nia. ” Soy pio­ne­ra en uti­li­zar te­ji­dos ét­ni­cos ota­va­le­ños para crear pie­zas úni­cas”, ex­pli- ca Ste­fa­nia. Ella con­si­de­ra que la pla­ta­for­ma de la mo­da es muy ver­sá­til y que es po­si­ble en­con­trar una con­ver­gen­cia en­tre la tra­di­ción y las ten­den­cias ac­tua­les. Lo que se ini­ció co­mo un hob­bie se con­vir­tió en una gran pa­sión, gra­cias a la com­pa­ñía de su es­po­so quien con­fie­sa ser su gran alia­do. Em­pe­zó rea­li­zan­do tra­jes de ba­ño y car­te­ras de pa­ja to­qui­lla en el 2006 y hoy en día, su mar­ca tie­ne pre­sen­cia en Cos­ta Ri­ca, Londres, Du­bái, Ita­lia y Ale­ma­nia. Es­te año piensa abrir­se mer­ca­do en Es­ta­dos Unidos. “En mis di­se­ños plas­mo la ne­ce­si­dad del ser hu­mano de vol­ver a la na­tu­ra­le­za y com­pren­der que so­mos par­te de la mis­ma. Por otro la­do, son mis sue­ños, mis an­he­los, el ca­mi­nar de mis abue­las y de mi ma­dre, ellas me en­se­ña­ron a ser li­bre, a ser úni­ca, dis­tin­ta, a amar mi cul­tu­ra por so­bre to­das las co­sas”, ma­ni­fies­ta Si­sa. Sus pren­das han lle­ga­do a los mer­ca­dos hin­dúes, eu­ro­peos y asiá­ti­cos. Y aun­que tie­ne un seg­men­to de mer­ca­do es­pe­cí­fi­co, ha rea­li­za­do pi­lo­ta­jes en otros paí­ses con los mi­gran­tes. “Pron­to al­can­za­ré ma­yo­res desafíos en es­ta cre­cien­te in­dus­tria de la mo­da”, con­fie­sa Si­sa a DOMINGUERO. Por otro la­do, Ste­fa­nia es­tá en la bús­que­da cons­tan­te de ins­pi­ra­ción. Ella es di­ná­mi­ca y no es­ca­ti­ma re­cur­sos para lo­grar rein­ven­tar sus crea­cio­nes. “Amo via­jar y eso me en­tu­sias­ma para seguir crean­do”, afir­ma. Los out­fits im­po­nen­tes y gla­mu­ro­sos des­ta­can en es­ta ten­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.