8

El 8 de mar­zo se ce­le­bró el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer. la lu­cha de sus de­re­chos.

Dominguero - - Tema -

É ra­se una vez una ‘ prin­ce­sa’ lo­ja­na. Na­ció en 1889 y a di­fe­ren­cia de otras, apren­dió a es­cri­bir, fue al co­le­gio y se con­vir­tió en la pri­me­ra ba­chi­ller del país. Sus an­sias de co­no­ci­mien­tos la llevaron a abrir­se pa­so en la uni­ver­si­dad; y en 1921 ob­tu­vo su doc­to­ra­do en Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Cen­tral del Ecua­dor. Es­ta his­to­ria no es de un cuen­to de ha­das. Es­ta mu­jer rom­pió los es­te­reo­ti­pos de la épo­ca. Fue la pri­me­ra mu­jer en su­fra­gar y ejer­ció car­gos de elec­ción po­pu­lar. Ella es Ma­til­de Hi­dal­go de Pro­cel, la pri­me­ra fe­mi­nis­ta del Ecua­dor. ¿ O qui­zás la pri­me­ra fe­mi­na­zi? El fe­mi­nis­mo es un mo­vi­mien­to so­cial de múl­ti­ples pro­pó­si­tos. Tie­ne in­ci­den­cia en di­ver­sos cam­pos co­mo el eco­ló­gi­co, pro­duc­ti­vo, sa­ni­ta­rio, re­li­gio­so, se­xual y re­pro­duc­ti­vo. Sur­ge para promover la reivin­di­ca­ción de los de­re­chos de la mu­jer para lle­gar a la tan an­he­la­da igual­dad. “A lo lar­go de la his­to­ria, las mu­je­res fue­ron vio­len­ta­das y ase­si­na­das. Hu­bo mu­je­res fi­ló­so­fas, cien­tí­fi­cas y es­cri­to­ras que tu­vie­ron que pu­bli­car sus des­cu­bri­mien­tos ba­jo seu­dó­ni­mos mas­cu­li­nos por te­mor a la re­pre­sión”, co­men­ta So­nia Ro­drí­guez, psi­có­lo­ga clínica es­pe­cia­li­za­da en Gé­ne­ro Desa­rro­llo y Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca, con más de 20 años de ex­pe­rien­cia y ac­ti­vis­ta des­de ha­ce 15. Ella des­cri­be a las fe­mi­nis­tas co­mo mu­je­res sen­si­bles y aun­que sus mo­ti­va­cio­nes son di­fe­ren­tes, con­cuer­dan con un so­lo pro­pó­si­to: ha­cer un cam­bio. Pe­se a es­to, re­cal­ca en la ne­ce­si­dad de te­ner un fe­mi­nis­mo ar­gu­men­ta­do. “Hay que es­tu­diar y rea­li­zar un aná­li­sis de ca­da si­tua­ción”, ex­pli­ca. Nin­fa Ra­mos, so­ció­lo­ga ex­per­ta en co­mu­ni­da­des ru­ra­les, en­fa­ti­za que la edu­ca­ción es el prin­ci­pal me­dio para lle­gar a la igual­dad. Cuan­do voy a áreas ru­ra­les, es co­mún es­cu­char có­mo las ma­dres ame­na­zan a sus hi­jas por no in­tere­sar­se en la cocina y les di­cen que el fu­tu­ro ma­ri­do les va a pe­gar por ello. Cuan­do una mu­jer es edu­ca­da co­no­ce que no so­lo tie­ne obli­ga­cio­nes, sino de­re­chos y que de­be pro­te­ger­los.

Fe­mi­nis­mo ra­di­cal El fe­mi­nis­mo ra­di­cal o ‘ rad­fem’ no es na­da nue­vo. Aun­que las re­des so­cia­les lo han po­pu­la­ri­za­do en los úl­ti­mos años, es­ta ala del fe­mi­nis­mo na­ce en la dé­ca­da de los 60 en Es­ta­dos Unidos. Pre­ten­de vi­si­bi­li­zar las pro­ble­má­ti­cas fe­me­ni­nas pro­vo­ca­das por la su­pre­ma­cía mas­cu­li­na des­de una pers­pec­ti­va un po­co más agre­si­va. Rea­li­zar mar­chas o plan­to­nes des­nu­das, pin­tar igle­sias e in­clu­so agredir a hom­bres han si­do par­te de las ‘ es­tra­te­gias’ en­con­tra­das por es­te gru­po para ha­cer eco de su ideo­lo­gía. “No to­das las ra­di­ca­les es­tán de acuer­do con es­tos mé­to­dos para ha­cer sentir su lu­cha” - ex­pli­ca, Mel­va Ruiz, psi­có­lo­ga clínica ex­per­ta en vio­len­cia de gé­ne­ro con 13 años de ex­pe­rien­cia. La na­tu­ra­le­za del fe­mi­nis­mo ra­di­cal es­tá en­fo­ca­da en lle­gar a la raíz del pro­ble­ma: el pa­triar­ca­do o ma­chis­mo. Con­si­de­ra que el ar­ma más im­por­tan­te que po­seen las mu­je­res son la pa­la­bra, el ra­zo­na­mien­to y la ar­gu­men­ta­ción.

Las ‘ fe­mi­na­zis’ Es­te tér­mino na­ce en Es­ta­dos Unidos co­mo un ad­je­ti­vo sar­cás­ti­co ha­cia las mu­je­res que de­fen­dían la in­de­pen­den­cia de su cuer­po. La pa­la­bra com­pa­ra el ho­lo­caus­to per­pe­tra­do por los na­zis en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial don­de fue­ron ase­si­na­dos al­re­de­dor de 11 mi­llo­nes de per­so- nas, con el de­re­cho que pro­cla­man cier­tas fe­mi­nis­tas so­bre el abor­to. “Me agre­den cuan­do comparan nues­tra lu­cha con los na­zis. Nos omi­ten y nos anu­lan dan­do dis­cur­sos para des­pres­ti­giar­nos. Las pro­ble­má­ti­cas mas­cu­li­nas son vá­li­das, pe­ro nues­tros de­re­chos no in­ter­fie­re con los de ellos”, co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.