O FE­MI­NA­ZIS?

Dominguero - - Tema -

men­ta en la ciu- dad de Gua­ya­quil. Se­gún So­nia Ro­drí­guez, es­te tér­mino no es más que una tram­pa del pen­sa­mien­to ma­chis­ta que no ad­mi­te la li­be­ra­ción de las fé­mi­nas. Con es­to con­cuer­da Nin­fa Ra­mos, quien men­cio­na que el te­ma del abor- Ana Be­lén Du­rán re­pre­sen­tó a Ma­til­de Hi­dal­go en la ac­ti­vi­dad de es­ta­tuas hu­ma­nas rea­li­za­da en el plan­tón del 8M. to es ex­tre­mis­ta, pues la so­lu­ción es­tá en edu­car a las mu­je­res so­bre su se­xua­li­dad y có­mo evi­tar em­ba­ra­zos no desea­dos.

En Ecua­dor

En el país exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes fe­me­ni­nas de­di­ca­das a la lu­cha de gé­ne­ro. Sin em­bar­go, es­tas no han te­ni­do la su­fi­cien­te aco­gi­da co­mo en otros paí­ses del mun­do. Un ejem­plo de ello son Aus­tra­lia, Is­lan­dia y Canadá, don­de el ac­ti­vis­mo ha lo­gra­do cam­bios re­le­van­tes en la so­cie­dad. En con­tras­te con ello, en Ecua­dor el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de la mu­jer tie­ne ape­nas 24 años. An­tes de es­to, las mu­je­res eran ig­no­ra­das por las le­yes. “Nos han ca­li­fi­ca­do de les­bia­nas, pros­ti­tu­tas y pan­di­lle­ras. Es­to no nos ha im­por­ta­do y he­mos lo­gra­do cam­bios fun­da­men­ta­les en es­te país, es­pe­cial­men­te en Gua­yas”, co­men­ta

Ce­ci­lia En­da­ra de 74 años de edad, quien lle­va 54 de ac­ti­vis­mo.

Ella ha lle­va­do la con­tien­da des­de la Aso­cia­ción Ju­rí­di­ca Fe­me­ni­na de Gua­ya­quil. “Las mu­je­res de es­te si­glo han ve­ni­do lu­chan­do por sus de­re­chos. No­so­tros no mar­gi­na­mos a los hom­bres. ¡ Ven­ga, ven­ga, que­re­mos me­jo­rar la hu­ma­ni­dad!”, gri­ta en­fá­ti­ca­men­te Ce­ci­lia ha­cia la mul­ti­tud con­cen­tra­da en la Pla­za San Fran­cis­co en el plan­tón que se reali­zó el 8 de mar­zo para con­me­mo­rar el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer. No to­das las fe­mi­nis­tas es­tán a fa­vor del abor­to.

El ma­chis­mo y el fe­mi­nis­mo no son igua­les.

El fe­mi­nis­mo bus­ca equi­li­brar si­tua­cio­nes de vio­len­cia y agre­sio­nes de gé­ne­ro oca­sio­na­das por la cul­tu­ra ma­chis­ta.

Las fe­mi­nis­tas no odian a los hom­bres. De he­cho, buscan re­la­cio­nes de ar­mo­nía e igual­dad con el se­xo opues­to.

No to­das las fe­mi­nis­tas son mu­je­res. Ni to­das las mu­je­res son fe­mi­nis­tas.

Or­ga­ni­za­cio­nes mas­cu­li­nas y LGBTI tam­bién se han su­ma­do al mo­vi­mien­to en bus­ca de una so­cie­dad más jus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.