Lu­to fe­lino

Dominguero - - Variedades - Por Blan­ca Mon­ca­da @ Blan­ki­mon­ki

¿ Dón­de es­tá?, gri­tó uno de los sal­va­jes de la fu­ne­ra­ria. En­tra­ron a la ca­sa co­mo la­dro­nes, rom­pien­do de un gol­pe per­tur­ba­dor el si­len­cio del lu­to. Lle­va­ban co­mo ar­ma el ataúd. La fa­mi­lia re­ci­bió el ges­to co­mo una afren­ta. Fal­ta de tino, de res­pe­to, des­al­ma­dos. Cuan­do tra­ba­jas con la muer­te, tien­des a vol­ver­te in­sen­si­ble. La hi­ja del di­fun­to res­pon­dió: “allá”, con la mi­ra­da. Ellos no ter­mi­na­ban de en­ten­der que la fal­ta de em­pa­tía por el mo­men­to ha­bía que­bra­do aún más los co­ra­zo­nes de los deu­dos. Abrie­ron la puer­ta de la ha­bi­ta­ción y se de­tu­vie­ron a ra­ya. Ya no ha­bía pri­sas, ni mo­vi­mien­tos ro­bó­ti­cos pro­vo­ca­dos por la iner­cia de ser un obre­ro de la muer­te. To­dos se ca­lla­ron, ató­ni­tos. La ga­ta no se mo­vía, los mi­ra­ba con re­pro­che, co­mo si de ver­dad los es­cu­chó cuan­do en­tra­ron, co­mo per­ci­bien­do su frial­dad, co­mo pre­gun­tán­do­les: ¿ bus­ca­ban a al­guien? Era enor­me, ocu­pa­ba to­do el tor­so de su due­ño. Uno de ellos tra­gó sa­li­va y sol­tó: “Per­dó­na­nos, pe­ro te­ne­mos que lle­var­nos a tu amo”. Otra mi­ra­da in­qui­si­do­ra sa­lió de la fe­li­na. Se­gun­dos des­pués, se pa­ró, in­di­fe­ren­te, y ca­mi­nó ha­cia un la­do de la ca­ma, dan­do pa­so al re­ti­ro del ca­dá­ver. No hu­bo rui­do es­ta vez. Los de la fu­ne­ra­ria res­pe­ta­ron la so­lem­ni­dad del mo­men­to en ca­da nue­vo pa­so. Des­de ese día, Isa­do­ra no vol­vió a ser la mis­ma. Na­die en ca­sa po­día des­per­tar sin te­ner­la so­bre el ros­tro. “Es­toy vi­va, ca­ra­jo, so­lía de­cir­le ma­má”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.