Fu­ga

Dominguero - - Variedades -

Por Blan­ca Mon­ca­da @ Blan­ki­mon­ki La fu­ga es­ta­ba pla­nea­da. Era vier­nes y la va­lla ele­gi­da les ha­cía oji­tos. Las reunio­nes pre­vias ha­bían de­ter­mi­na­do ya la ru­ta a se­guir: se mo­vi­li­za­rían des­de el co­le­gio Ati II Pi­llahua­so al par­que Fo­res­tal. Aún ti­tu­bean­te, y en­tre co­men­ta­rios de los com­pa­ñe­ros de­ser­to­res, que ar­gu­men­ta­ban no atre­ver­se con la po­si­ble re­pre­sa­lia al gru­po y una emi­nen­te pa­li­za en ca­sa, Al­fre­do Gon­zá­lez, que era cus­to­dia­do siem­pre de ca­sa a la ins­ti­tu­ción y vi­ce­ver­sa, so­lo pen­sa­ba en cum­plir es­ta pri­me­ra me­mo­ra­ble tra­ve­su­ra. Subió uno, otro y otro. Tre­pa­ban co­mo ara­ñas. Allí es­ta­ba Al­fre­do, es­pe­ran­do su turno. Era el pe­núl­ti­mo. Vio có­mo el que es­ta­ba de­lan­te ba­ja­ba al otro la­do con la mano cor­ta­da, por los vi­drios pun­tia­gu­dos que pro­te­gían el cer­co. La fu­ga que­do trun­ca­da. El mie­do le ganó. Pen­só en el re­cla­mo dis­cri­mi­na­to­rio y en la in­ves­ti­ga­ción que pro­ba­ble­men­te em­pe­za­ría de in­me­dia­to. Se echó pa­ra atrás y es­pe­ró el lu­nes. - El ‘ Pa­to’ es­tá bien, lo lle­va­mos a un con­sul­to­rio, le co­sie­ron la mano y nos fui­mos un ra­ti­to al par­que; le iba a con­tar lo su­ce­di­do a los pa­pás, ellos son buen da­to; ya lo ha­re­mos de nue­vo des­pués, pe­ro esa vez si nos acom­pa­ña­rás, le de­cían. No hu­bo ave­ri­gua­cio­nes fue­ra. Pa­tri­cio apa­re­ció des­pués con la mano iz­quier­da ven­da­da con ga­sa y con una nue­va lí­nea de la vi­da bi­fur­ca­da. De la que se sal­vó, pen­só Al­fre­do. Si tie­nes al­gu­na his­to­ria es­cri­be a mon­ca­dab@ gra­na­sa. com. ec o lla­ma al 042201100, ext. 2099.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.