¿ CÓ­MO CAM­BIAS CON LA LLE­GA­DA DE LA MA­TER­NI­DAD?

Dominguero - - Especial - LMC

To­do em­pie­za con un re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Ma­nos frías, su­dor, ri­sas ner­vio­sas y lá­gri­mas que de­ja­ron a su pa­so esas dos ra­yi­tas. To­do es abru­ma­dor. Lue­go de un mi­nu­to, el mun­do ya no es igual. La lle­ga­da de la ma­ter­ni­dad es una ex­pe­rien­cia úni­ca. No im­por­ta cuán­to se di­ga so­bre ello, nun­ca sa­bes lo su­fi­cien­te. El embarazo no so­lo es una eta­pa de fí­si­ca, sino que com­pren­de una con­ver­gen­cia en­tre cuer­po y al­ma. El cre­ci­mien­to del be­bé den­tro de tu ser re­quie­re de to­da tu dis­po­si­ción y en­tre­ga. Gra­cias a la tec­no­lo­gía, la me­di­ci­na ha evo­lu­cio­na­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te. Aho­ra pue­des co­no­cer a tu hi­jo a las po­cas se­ma­nas de embarazo. Ecos 3D, 4D, 5D, dop­pler, mo­ni­to­reos. ¡ Wow! Una in­fi­ni­dad de pro­ce­di­mien­tos que tie­nen co­mo pro­pó­si­to ve­lar el co­rrec­to desa­rro­llo del fe­to y de­tec­tar en­fer­me­da­des pos­te­rio­res. Es­to da tran­qui­li­dad a los fu­tu­ros pa­dres. Sin em­bar­go, la tec­no­lo- gía no ha avan­za­do lo su­fi­cien­te pa­ra des­cu­brir a tra­vés de un exa­men las emo­cio­nes, te­mo­res y an­sias de la nue­va ma­má. La pre­sión so­cial obli­ga a creer que la mu­jer na­ció pa­ra pa­rir, y por lo tan­to, vie­ne pre­pa­ra­da pa­ra ello por de­fec­to. Por eso, hoy pen­sa­mos en ti, en el pro­ce­so que ex­pe­ri­men­tas ca­da día, con el úni­co fin de ser la me­jor ma­má.

El embarazo

Sa­bes que tu cuer­po ja­más se­rá el mis­mo. Y aun­que es­ta eta­pa te lle­na de emo­ción, es inevi­ta­ble pen­sar que aque­lla ima­gen que es­ta­bas acos­tum­bra­da a ver en el es­pe­jo, se irá. Y co­mo si fue­ra po­co, nun­ca fal­tan aque­llas per­so­nas que cri­ti­can tu as­pec­to. A dia­rio te re­cuer­dan las es­trías, ce­lu­li­tis y la ro­pa que no te que­da­rá. De­bes te­ner tiem­po pa­ra to­do, pe­ro es­ta vez sú­ma­le los che­queos mé­di­cos, el cui­da­do en la ali­men­ta­ción y co­mo si fue­ra po­co, de­bes des­can­sar. Y ni se di­ga de los acha­ques pro­pios de las pri­me­ras se­ma­nas. Tus hor­mo­nas en­lo­que­cen y es po­si­ble que reacciones di­fe­ren­te an­te si­tua­cio­nes co­mu­nes.

“El embarazo nor­mal­men­te es una épo­ca de ale­gría. Los cam­bios cor­po­ra­les y las exi­gen­cias de los mé­di­cos pa­ra el cui­da­do del be­bé lla­ma­rán tu aten­ción. Pro­ba­ble­men­te sien­tas an­sías por el fu­tu­ro, pe­ro el de­seo de ser ma­dre, es ma­yor”, afir­ma María del Car­men Ro­dri­go, psi­có­lo­ga clí­ni­ca. Mu­chos de los te­mo­res pre­sen­ta­dos du­ran­te es­te pro­ce­so tie­nen un ori­gen pal­pa­ble. “Las mu­je­res se en­fren­tan a una se­rie de de­man­das so­cia­les, por es­ta ra­zón, du­dan so­bre su ca­pa­ci­dad de ser ma­dre”, men­cio­na Ro­dri­go.

¡ Ya eres ma­má!

Lue­go de aquel mo­men­to cru­cial, lo que an­tes con­si­de­ra­bas im­por­tan­te se ha es­fu­ma­do. El tiem­po ya no es su­fi­cien­te pa­ra ad­mi­rar la ca­ri­ta de tu be­bé. Se­gún la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría, el ran­go de vi- sión del re­cién na­ci­do va des­de los 15 a 20 cen­tí­me­tros. Otra ra­zón pa­ra te­ner a tu hi­jo muy cer­ca de ti. Y aun­que por otra par­te, es­cu­ches co­men­ta­rios co­mo: “No lo car­gues tan­to por­que des­pués se acos­tum­bra”, “no le des de lac­tar en las no­ches por­que lue­go no te de­ja­rá dor­mir”, sa­bes que tu be­bé ne­ce­si­ta de ti. En es­te mo­men­to la an­gus­tia y los ner­vios se apo­de­ran de ti. Deseas que to­do sal­ga per­fec­to. Te vuel­ves te­má­ti­ca con sus horarios. “Pa­ra lo­grar un víncu­lo pla­cen­te­ro con tu be­bé y tu nue­va ru­ti­na, es ne­ce­sa­rio que te em­po­de­res de la si­tua­ción. Sé sin­ce­ra con­ti­go y cree en tu ins­tin­to de ma­dre”, ar­gu­men­ta María Au­xi­lia­do­ra Ale­mán, ase­so­ra de lac­tan­cia. Se es­pe­ra que la ma­dre es­té acom­pa­ña­da de su es­po­so pa­ra vi­vir es­te pro­ce­so. Pe­ro ¿ qué pa­sa cuan­do hay un pa­dre au­sen­te? “Si no hay un pa­pá, los te­mo­res se in­ten­si­fi­can. En ne­ce­sa­rio que esa ma­dre ten­ga so­por­te”, ex­pli­ca Ro­dri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.