Tu vi­da ya no es tu­ya

Dominguero - - Especial -

Pues sí, tu vi­da evo­lu­cio­nó de ma­ne­ra dis­tin­ta. Mu­chos de tus ami­gos ya no te es­cri­ben. Te­ner un hi­jo pue­de ser un ‘ re­pe­len­te’ efec­ti­vo de amis­ta­des su­per­fi­cia­les. Y aun­que pier­des a mu­chas per­so­nas en el ca­mino, otras cuan­tas van apa­re­cien­do. Aho­ra go­zas de amis­ta­des ver­da­de­ras. Qui­zá tam­bién sean ma­más co­mo tú, o tal vez, so­lo es gen­te que te quie­re y te va­lo­ra. La re­la­ción con tu es­po­so tam­bién es di­fe­ren­te. Aho­ra vi­ven pa­ra el be­bé. Es di­fí­cil to­mar­se un tiem­po pa­ra am­bos. Es­te es otro as­pec­to de tu vi­da que se po­ne a prue­ba. “Fui ma­má jo­ven y por un mo­men­to creí q de­ja­ría de ha­cer co­sas por ha­ber si­do ma­má. Lue­go me di cuen­ta que las po­día ha­cer jun­to a ella y es mu­cho más her­mo­so y di­ver­ti­do”, co­men­ta Jo­selyn Ga­ra­ví, quien tu­vo a su hi­ja a los 19 años. Paula ya cum­plió 5 años, y aun­que Jo­selyn tu­vo que pos­ter­gar sus me­tas per­so­na­les, ac­tual­men­te cur­sa sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Ade­más, tra­ba­ja en una com­pa­ñía de se­gu­ros co­mo eje­cu­ti­va zo­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.