Cuan­do criar hi­jos va­ro­nes ES UN RE­TO

An­te la au­sen­cia pa­ter­na es fun­da­men­tal que se­pan que siem­pre con­ta­rán con el amor de ma­má.

Dominguero - - Tema - Co­la­bo­ra­ción dra. san­dra­bal­se­ca@ gmail. com

Criar hi­jos es una ta­rea que con­lle­va mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, no es fá­cil; la si­tua­ción se com­pli­ca cuan­do a la ma­dre le to­ca criar va­ro­nes sin te­ner la ayu­da del pa­dre. Una ma­dre sol­te­ra que edu­ca so­la a sus hi­jos de­be en­ca­rar no so­lo ese desafío, sino ade­más, en al­gu­nos ca­sos, el de cu­brir los gas­tos que de­man­da el ho­gar y en­con­trar esa fi­gu­ra mas­cu­li­na que le brin­de al ni­ño el ejem­plo a se­guir. Si no hay una fi­gu­ra pa­ter­na pre­sen­te es im­por­tan­te en­con­trar un hom­bre de va­lo­res cla­ros que pue­da ser una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra los chi­cos, pue­de ser cual­quier miem­bro de la fa­mi­lia o el hom­bre que la ma­dre ha­ya es­co­gi­do co­mo nue­vo com­pa­ñe­ro. Los va­ro­nes ne­ce­si­tan ver que los hom­bres a su al­re­de­dor sean coope­ra­do­res, que ex­pre­san sus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes y lo más im­por­tan­te es que res­pe­tan a las mu­je­res. “Si una mu­jer es­tá crian­do so­la a sus hi­jos, sin un re­pre­sen­tan­te pa­terno, siem­pre de­be­rá po­ner­le lí­mi­tes al ni­ño en to­do, pa­ra que en el fu­tu­ro se pon­ga sus pro­pios lí­mi­tes y to­me de­ci­sio­nes ade­cua­das en su vi­da, co­mo co­rres­pon­de”, ex­pli­có la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Sandra Bal­se­ca.

Amar al pa­dre au­sen­te “Nun­ca de­be ha­blar­le mal de los hom­bres en ge­ne­ral y me­nos de su pa­dre, aun­que ha­ya si­do ma­lo, en to­do ca­so siem­pre de­be ha­blar­le de él con res­pe­to y de esa for­ma el ni­ño tam­bién lo ha­rá”, sos­tu­vo la psi­có­lo­ga con trein­ta años de ex­pe­rien­cia. El re­to más gran­de que una ma­dre so­la tie­ne es ha­cer amar al pa­dre au­sen­te. Es­te he­cho se­rá fá­cil pa­ra la ma­dre que tu­vo una bue­na re­la­ción con su pro­ge­ni­tor, pe­ro si es­to no se dio, su re­sen­ti­mien­to no re­suel­to con su res­pec­ti­vo pa­dre sal­drá a flo­te con su pa­re­ja au­sen­te por cual­quier mo­ti­vo y con su hi­jo por su­pues­to. “Lo más im­por­tan­te pa­ra una ma­má se­rá dar­le mu­cho afec­to a sus hi­jos, lle­nar­los de be­sos, ca­ri­cias, de­di­car­les un tiem­po dia­rio pa­ra es­cu­char­los, don­de el ni­ño pue­da co­mu­ni­car sus mie­dos, in­quie- tu­des, etc. Es­ta ac­ción re­em­pla­za­rá ( aun­que no en su to­ta­li­dad) al me­jor psi­có­lo­go, in­clu­so a ese pa­dre au­sen­te. Cuan­do se pre­sen­te una si­tua­ción na­da agra­da­ble pa­ra el ni­ño ha­brá que re­do­blar el amor y afec­to”, fue el con­se­jo de la psi­có­lo­ga.

Res­pon­sa­bi­li­dad Hay que re­cor­dar que son los adul­tos los res­pon­sa­bles de sus ac­cio­nes, no los ni­ños cul­pa­bles de ellas. Lo que una ma­dre de­be ha­cer es ocu­par el tiem­po del ni­ño con ac­ti­vi­da­des que le agra­den y si tie­nen mu­cha ener­gía, dis­traer­los con ac­ti­vi­da­des que los ago­ten, co­mo el fút­bol, la na­ta­ción.

Criar bue­nos hom­bres “Un hom­bre de bien es aquel que res­pe­ta a sus se­me­jan­tes por igual y eso vie­ne des­de el ho­gar. La ma­dre de­be­rá en­se­ñar­les a res­pe­tar a sus com­pa­ñe­ros, ve­ci­nos, ami­gos, des­de pe­que­ños”, su­gi­rió la ex­per­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.