Karla Mo­ra­les

“Tu­ve mu­cho mie­do cuan­do vi a mi hi­jo”

Dominguero - - El Personaje -

Sen­ta­da en un mue­ble blan­co en la sa­la de su ca­sa, Karla Mo­ra­les sos­tie­ne con mu­cho cui­da­do a su be­bé, quien lle­gó al mun­do ha­ce ape­nas quin­ce días. El nom­bre de es­ta abo­ga­da en De­re­chos Hu­ma­nos, de 31 años, se con­vir­tió en me­diá­ti­co gra­cias a sus ac­cio­nes de ayu­da in­me­dia­ta fren­te al te­rre­mo­to que sa­cu­dió Ma­na­bí y par­te de Es­me­ral­das. Lo­gró que tan­to em­pre­sas pri­va­das co­mo ciu­da­da­nos ci­vi­les del país se mo­vi­li­za­ran en au­xi­lio de quie­nes ha­bían que­da­do de­sam­pa­ra­dos por el ca­ta­clis­mo ocu­rri­do el 16 de abril del 2016. Su sen­ti­do al­truis­ta lle­vó in­clu­so, a la hi­ja del pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Car­los Víc­tor Mo­ra­les, a crear una fun­da­ción preo­cu­pa­da por la edu­ca­ción y el bie­nes­tar de las ni­ñas. En­tre su tra­ba­jo y el cui­da­do de su be­bé Alon­so Eze­quiel, Mo­ra­les sa­có tiem­po pa­ra ha­blar con DO­MIN­GUE­RO del sig­ni­fi­ca­do de ser no so­lo ma­dre bio­ló­gi­ca, sino la ma­má adop­ti­va de Ale­jan­dra y Arie­la, dos pe­que­ñas a las que vio na­cer y que hoy cre­cen jun­to a ella.

¿ PO­DRÍAS DES­CRI­BIR EL PRI­MER MI­NU­TO QUE TU­VIS­TE A ALON­SO EN­TRE TUS MA­NOS?

Tu­ve mu­cho mie­do cuan­do lo vi. Mu­cho mie­do por­que ahí em­pe­za­ba la si­guien­te ope­ra­ción, por una com­pli­ca­ción a la al­tu­ra de mi ovario. Fue im­pre­sio­nan­te y ate­rra­dor co­mo vi a esa per­so­na me­nos de un mi­nu­to y no me que­ría mo­rir pa­ra no ha­cer­le fal­ta.

¿ ERA RIESGOSA LA OPE­RA­CIÓN?

No, pe­ro no sa­bía­mos a qué nos en­fren­tá­ba­mos. Al prin­ci­pio del em­ba­ra­zo me di­je­ron que po­dría per­der al be­bé por sal­var al ovario y res­pon­dí: “Es­tán lo­cos, pre­fie­ro per­der el ovario y no a mi hi­jo”. Lue­go de la se­gun­da ope­ra­ción me en­te­ré que ha­bía per­di­do una par­te de él.

¿ POR QUÉ ALON­SO EZE­QUIEL?

Eze­quiel por­que es el nom­bre del pa­pá y por­que me gus­ta lo que sig­ni­fi­ca “la for­ta­le­za de Dios”; y Alon­so pa­ra di­fe­ren­ciar­lo, jus­ta­men­te, del pa­dre cuan­do los re­te y por el sig­ni­fi­ca­do: no­ble­za.

¿ CÓ­MO VISUALIZAS LA VI­DA DE TU HI­JO?

Fe­liz y sin­tién­do­se in­con­di­cio­nal­men­te apo­ya­do por su fa­mi­lia. Si quie­re ser pa­ya­so, que lo sea, pe­ro siem­pre le di­ré que sea el me­jor pa­ya­so.

¿ QUÉ CUA­LI­DAD ES­TÁS CON­VEN­CI­DA QUE LE VAS A TRANS­MI­TIR?

La prin­ci­pal cua­li­dad que qui­sié­ra­mos sem­brar y ver cre­cer en él es la em­pa­tía. La ca­pa­ci­dad de po­der po­ner­se en los za­pa­tos de los otros pa­ra cam­biar lo que sien­te, lo que le due­le.

¿ Y PREO­CU­PA­CIO­NES EN EL MUN­DO?

La fal­ta de em­pa­tía pre­ci­sa­men­te, la in­di­fe­ren­cia del mun­do an­te el do­lor de los de­más. Y que se­pa que tie­ne de­re­cho a sen­tir­se tris­te y re­co­no­cer en la tris­te­za una ca­pa­ci­dad pa­ra po­der sa­nar, pa­ra re­sur­gir, pa­ra re­cons­truir.

¿ ES­PE­RA­BAS UNA NI­ÑA?

Soy ho­nes­ta, siem­pre qui­se que mi pri­mer hi­jo bio­ló­gi­co sea un ni­ño, siem­pre qui­se eso por­que me lle­vo muy bien con los

hom­bres. Mis me­jo­res ami­gos son hom­bres co­mo mi es­po­so, mi gran ami­go.

FREN­TE A UNA SO­CIE­DAD HIS­TÓ­RI­CA­MEN­TE MA­CHIS­TA, ¿ QUÉ PLA­NES TIE­NES EN LA EDU­CA­CIÓN DEL BE­BÉ?

Él va ser el más fe­mi­nis­ta de to­dos – bro­mea-. No le voy a im­po­ner na­da, pe­ro sí le voy a po­ner las he­rra­mien­tas pa­ra que él es­co­ja con cuál quie­re en­fren­tar­se a la vi­da y va a te­ner en cla­ro que pa­ra ba­rrer en la ca­sa, la­var los pla­tos no se ne­ce­si­ta ni pe­ne ni va­gi­na, sino bra­zos y pier­nas.

¿ CÓ­MO LLE­GA­RON ARIE­LA Y ALE­JAN­DRA A TU VI­DA Y A LA DE TU ES­PO­SO?

Con la ma­má, Merly. Ella vino des­de San Lo­ren­zo en Es­me­ral­das a vi­vir y a tra­ba­jar en Gua­ya­quil y la fa­mi­lia cre­ció au­to­má­ti­ca­men­te. Los aco­gi­mos a to­dos. Arie­li­ta lle­gó de un año y Ale en la ba­rri­ga de la ma­má y son par­te tam­bién de mi vi­da. Ellas sa­ben que tie­nen dos ma­dres que las apo­yan y quie­ren in­con­di­cio­nal­men­te.

¿ QUÉ SEN­TIS­TE LA PRI­ME­RA VEZ…?

Fle­cha­zo – se ade­lan­ta y res­pon­de, co­mo quien es­pe­ra­ba esa pre­gun­ta-. Con Arie­la por­que fue una ne­ce­si­dad de pro­te­ger­la ur­gen­te­men­te por­que cuan­do lle­gó, te­nía una com­pli­ca­ción en el oji­to iz­quier­do, que ex­tir­pa­ron después de una de­ci­sión mé­di­ca y aho­ra usa una pró­te­sis. Y con Ale­jan­dra fue amor a pri­me­ra vis­ta, fue te­ner un be­bé en una ca­sa lle­na de adul­tos, co­mo Alon­so, que nos tra­jo ale­gría. Con las dos re­cor­da­mos co­sas tan tri­via­les que aca­ba­mos ol­vi­dan­do co­mo ju­gar.

LAS ES­TÁS EDUCANDO DE UNA FOR­MA ES­PE­CIAL.

Ser ni­ñas de por sí ya es un desafío y al ser ne­gras en una so­cie­dad que to­da­vía dis­cri­mi­na, ellas tie­nen otro desafío. Los ni­ños pue­den ser crue­les a ve­ces, en­ton­ces hay que pre­pa­rar­las pa­ra que eso no las da­ñe, no las rom­pa, en­se­ñar­les que de­ben abra­zar su co­lor de piel, que de­ben es­tar or­gu­llo­sas, fe­li­ces con su pe­lo afro. Creo que es­ta­mos educando a dos ni­ñas con el tem­ple su­fi­cien­te pa­ra de­cir, “me en­can­ta ser ne­gra y qué”.

¿ TE SEN­TIS­TE AL­GU­NA VEZ EN­CA­SI­LLA­DA EN LA FI­GU­RA DE LA CHI­CA CON BUE­NAS IN­TEN­CIO­NES TRAS EL TE­RRE­MO­TO?

Lo sen­tí y lo sen­tí con mu­cho or­gu­llo, pe­ro no so­lo éra­mos un gru­po de jó­ve­nes bue­na gen­te. Te­nía­mos ca­pa­ci­dad de ges­tión, de eje­cu­ción. Po­día­mos lo­grar co­sas des­de lo téc­ni­co, no so­lo des­de el buen co­ra­zón.

¿ QUÉ PREO­CU­PA­CIO­NES TE LLE­VA­RON A ESPECIALIZARTE EN LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS?

Hu­bo una si­tua­ción que siem­pre me acom­pa­ña, cuan­do era chi­qui­ta in­ten­ta­ron abu­sar de mí. Lo­gré evi­tar esa vio­la­ción por es­te dis­cur­so de “tu cuer­po es tu­yo, na­die lo pue­de to­car, na­die te pue­de obli­gar” que me re­pe­tía mi ma­dre. Eso me de­jó cons­cien­te de es­ta reali­dad que vi­vi­mos las mu­je­res des­de los tres años, en mi ca­so. En­ton­ces, pri­me­ro que­ría es­tu­diar Pe­rio­dis­mo pa­ra de­nun­ciar es­tas si­tua­cio­nes, pe­ro lue­go re­fle­xio­né y me di­je que no era su­fi­cien­te des­de la sed que te­nía. Apli­qué a una be­ca en Was­hing­ton D. C. pa­ra ser abo­ga­da en De­re­chos Hu­ma­nos gra­cias a un no­vio en esa épo­ca y la con­se­guí por suer­te. Pe­ro no que­ría ser un ce­re­bro en fu­ga, sino uno que re­gre­sa­ra.

¿ POR QUÉ ‘ LET’S GIRL RI­SE’, TU FUN­DA­CIÓN, SE PREO­CU­PA TAN­TO POR LA EDU­CA­CIÓN DE LAS NI­ÑAS?

La edu­ca­ción es la úni­ca vía pa­ra rom­per cual­quier ti­po de ca­de­na. Una ni­ña edu­ca­da no quie­re sa­lir em­ba­ra­za­da a los 15 por­que sa­be la res­pon­sa­bi­li­dad que im­pli­ca, una ni­ña edu­ca­da no va creer que de­be ca­sar­se con un mi­llo­na­rio pa­ra lle­gar a ser al­guien, una ni­ña edu­ca­da va a po­der iden­ti­fi­car una si­tua­ción de abu­so, una ma­dre edu­ca­da no va a to­le­rar esas si­tua­cio­nes por­que no las quie­re pa­ra ellas ni pa­ra sus hi­jos. Una ni­ña edu­ca­da es una opor­tu­ni­dad pa­ra una co­mu­ni­dad en­te­ra.

¿ QUIÉN TE INS­PI­RA A VER EL MUN­DO CO­MO LO VES?

Las ni­ñas, so­bre to­do las in­dí­ge­nas. Ellas, en mi opi­nión, son las cons­truc­to­ras del fu­tu­ro, en com­ple­men­to con el hom­bre.

¿ CUÁL SE­RÁ EL PRI­MER LI­BRO QUE LE LEERÁS A ALON­SO?

Ya le es­toy le­yen­do ‘ Cuen­tos de ni­ñas re­bel­des’. Lo lee­mos jun­to a Arie­la y Ale. Son his­to­rias de mu­je­res con­ta­das des­de un len­gua­je in­fan­til y có­mo ellas lo­gra­ron des­ta­car­se co­mo cien­tí­fi­cas, es­cri­to­ras, mo­de­los...

Las lla­ves sue­nan y pa­so se­gui­do se abre la puer­ta: Arie­la, Ale y Eze­quiel han lle­ga­do, con la fa­mi­lia com­ple­ta la entrevista ter­mi­na.

Fotos: Mi­guel Ca­na­les y Ge­rar­do Menoscal Pro­duc­ción: Ale­jan­dra Ce­re­ce­da Ma­qui­lla­je y pei­na­do: Ro­xan­na Agui­lar ( IG @ ma­keupby­ro­xan­naa­gui­lar) Gia­ne­lla Sag­nay ( IG @ gia­ma­keup) y Gi­se­lla Bar­di ( IG @ gi­se­lla­bar­di) Ves­tua­rio Karla: Fo­re­ver 21 CC Mall del Sol ( IG @ fo­re­ver21) Ves­tua­rio Ni­ñas: EPK ( IG @ ep­ke­cua­dor) Mo­de­los: Mhía Arias, Key­lee Ga­sa­po y Ivan­na Narváez pa­ra Aca­de­mia de mo­de­la­je Da­yan Mar­tí­nez ( IG @ da­ya­n_ rei­nast­ve­cua­dor)

La edu­ca­ción de las ni­ñas es su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.