EN­TRE MI HI­JO Y MI NUE­VA PA­RE­JA

Dominguero - - Familia -

Uno de los desafíos más gran­des a los que se en­fren­tan mu­chos hom­bres y mu­je­res cuan­do ter­mi­nan una re­la­ción es el adap­tar­se a te­ner un nue­vo no­viaz­go, y es más di­fí­cil cuan­do exis­ten hi­jos de por me­dio. El te­mor a que ellos no en­ta­blen una bue­na re­la­ción con la nue­va pa­re­ja pue­de ser frus­tran­te. Do­mé­ni­ca He­rre­ra, psi­có­lo­ga y orien­ta­do­ra edu­ca­ti­va, di­ce que los cam­bios sue­len ser com­pli­ca­dos pa­ra los ni­ños, y es nor­mal que apa­rez­can ce­los e in­se­gu­ri­da­des. La in­cor­po­ra­ción de la nue­va per­so­na de­be ser pro­gre­si­va, y más aún si es­tá muy re­cien­te la se­pa­ra­ción o pér­di­da de la an­te­rior pa­re­ja; de­bes dar­le tiem­po pa­ra que asi­mi­le la si­tua­ción. An­tes de te­ner el pri­mer en­cuen­tro de­bes ase­gu­rar­te de que tu re­la­ción sea só­li­da. La experta re­co­mien­da “una pri­me­ra ci­ta fue­ra de ca­sa con ac­ti­vi­da­des agra­da­bles pa­ra el me­nor. Lue­go pla­near en­cuen­tros de for­ma pro­gre­si­va pa­ra que al ni­ño le dé tiem­po a adap­tar­se y va­ya co­no­cien­do a la nue­va com­pa­ñía sen­ti­men­tal de pa­pá o ma­má”. Y en­fa­ti­za que “es im­por­tan­te que el otro pro­ge­ni­tor ( si lo hay) apo­ye la en­tra­da de es- ta nue­va per­so­na en la vi­da de su hi­jo”. De es­ta ma­ne­ra po­drán te­ner re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles. La cla­ve de éxi­to es el diá­lo­go. Há­bla­le con tran­qui­li­dad y sin ro­deos, en un len­gua­je que te en­tien­da. Le ex­pli­cas que has en­con­tra­do una per­so­na es­pe­cial. La con­ver­sa­ción de­be ba­sar­se en la sin­ce­ri­dad y dé­ja­le cla­ro que él siem­pre se­rá tu prio­ri­dad.

La se­pa­ra­ción de los pa­dres po­dría ser una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca pa­ra

los ni­ños, y si le su­mas la lle­ga­da de una nue­va com­pa­ñía sen­ti­men­tal a la vi­da de uno de los pro­ge­ni­to­res la si­tua­ción pue­de ser peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.