HAZ QUE TE EL TIN­TE DU­RE MÁS TIEM­PO

Si quie­res man­te­ner el nue­vo co­lor de tu me­le­na, ten mu­cho cui­da­do con tus há­bi­tos dia­rios.

Dominguero - - Estar Guapa -

Cui­da­do con el clo­ro

Ten mu­cho cui­da­do cuan­do va­yas a en­trar a una pis­ci­na, pues los quí­mi­cos, prin­ci­pal­men­te el clo­ro, te cam­bia­rán irre­me­dia­ble­men­te el co­lor de tu pe­lo tin­tu­ra­do. Por eso pa­ra pre­ve­nir­lo, la re­co­men­da­ción es que an­tes de ese cha­pu­zón, te apli­ques un tra­ta­mien­to su­per­hi­dra­tan­te. Si el cam­bio se dio y tu pe­lo lu­ce ver­do­so, lo pri­mor­dial es ha­cer un de­tox ca­pi­lar con una mas­ca­ri­lla a ba­se de bi­car­bo­na­to de so­dio y agua. Aplí­ca­la, dé­ja­la por 3 mi­nu­tos y en­jua­ga. ¡ El co­lor vol­ve­rá!

Cú­bre­lo de los ra­yos so­la­res

Si tu pe­lo tie­ne po­co tiem­po de tin­tu­ra­do y de­bes sa­lir ba­jo un sol in­cle­men­te o via­jar a la pla­ya, lo re­co­men­da­ble es que lo cu­bras con un som­bre­ro de ala an­cha, así evi­ta­rás que los ra­yos des­gas­ten tu tin­te. Si no tie­nes otra op­ción, en­ton­ces apli­ca un pro­tec­tor so­lar con fil­tros UV y UVA pa­ra el ca­be­llo. Ja­más tra­tes de po­ner­le a tu pe­lo el blo­quea­dor que usas pa­ra el cuer­po por­que lo da­ña­rás. En su lu­gar aplí­ca­te un pro­duc­to en spray, acei­te o pol­vo que pro­te­ja las raí­ces ( pon­lo ca­da 3 ho­ras).

Lá­va­lo lo ne­ce­sa­rio

En­tre las re­glas bá­si­cas pa­ra evi­tar la de­co­lo­ra­ción de los ca­be­llos ru­bios y cas­ta­ños es­tá el la­var­lo ca­da tres días con agua ti­bia o fría y usar cham­pús es­pe­cia­les pa­ra pe­lo te­ñi­do, ya que es­tos pro­duc­tos se en­car­ga­rán de fi­jar el co­lor por más tiem­po.

No abu­ses de las plan­chas

No te ex­ce­das en el uso de im­ple­men­tos pa­ra pei­nar el ca­be­llo co­mo son las te­na­zas y las plan­chas, ya que mal­tra­tan el co­lor del tin­te y te lo de­jan co­mo un “es­tro­pa­jo”. Si deseas man­te­ner el tono de tu me­le­na, la op­ción más con­ve­nien­te es usar cre­mas pa­ra es­ti­li­zar y hu­mec­tar tu ca­be­lle­ra. Pe­ro si ne­ce­si­tas plan­char tu pe­lo, ten a la mano un pro­tec­tor tér­mi­co y un abri­llan­ta­dor con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les que nu­tran tu pe­lo. Aplí­ca­los sin nin­gún pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.