¿ CÓ­MO RE­VI­VIR LA LLA­MA DEL AMOR?

Dominguero - - Familia - JVC

Las primeras se­ma­nas del be­bé son las más di­fí­ci­les en ca­sa. El can­san­cio, las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, y la fal­ta de tiem­po pa­ra ti mis­ma y pa­ra tu pa­re­ja pue­den po­ner a prue­ba tu re­la­ción. Des­pués del par­to se vie­ne una épo­ca de dor­mir po­co, cam­bios hor­mo­na­les en la mu­jer; en de­fi­ni­ti­va, de apren­der a con­ver­tir­se en ma­dres y pa­dres. Pe­ro pa­ra no per­der la cal­ma es im­por­tan­te im­pul­sar la co­mu­ni­ca­ción de la pa­re­ja du­ran­te es­te pe­rio­do y com­pren­der que la lle­ga­da de un hi­jo pue­de com­pa­rar­se con un cam­bio de ca­sa que al prin­ci­pio to­do está en des­or­den y con el tiem­po, to­do aca­ba en­con­tran­do su lu­gar. La si­có­lo­ga Cas­san­dra Hi­dal­go di­ce que, aun­que no son ma­yo­ría, mu­chos es­po­sos no su­pe­ran es­ta eta­pa y aca­ban por se­pa­rar­se. La pa­re­ja de­be en- ten­der que eso no siem­pre se­rá así. “La si­tua­ción es tran­si­to­ria, com­pli­ca­da al prin­ci­pio, pe­ro po­co a po­co se nor­ma­li­za­rá”, con­clu­yó la ex­per­ta. Pe­ro ¿ có­mo con­se­guir que re­sur­ja la pa­sión? Ten en cuen­ta los si­guien­tes con­se­jos.

¡ Re­con­quis­ta el te­rreno de la sen­sua­li­dad! Ca­da pa­re­ja pue­de en­con­trar su mo­do de reac­ti­var el de­seo de for­ma lú­di­ca, en ba­se a sus gus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.