Há­bla­le con ama­bi­li­dad

Dominguero - - Familia -

Cuan­do se tie­ne un be­bé es di­fí­cil en­con­trar el mo­men­to ade­cua­do pa­ra in­ter­cam­biar pa­la­bras que no sean sim­ples co­mu­ni­ca­cio­nes de “ser­vi­cio”. Por ejem­plo, pon más aten­ción a la for­ma en que pi­des las co­sas: “¡ Te tie­nes que ocu­par de es­to!”, con un po­co más de de­li­ca­de­za, se pue­de con­ver­tir en un “me gus­ta­ría que hi­cie­ses es­to por mí”. Un tra­to cor­dial está en tus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.