EX­CLU­SI­VO PA­RA RE­CIÉN CA­SA­DOS 9

No es ne­ce­sa­rio ser ex­per­to en Eco­no­mía pa­ra crear el bie­nes­tar fi­nan­cie­ro de la fa­mi­lia.

Dominguero - - Familia -

En el pa­sa­do, el hom­bre era res­pon­sa­ble de traer el sus­ten­to a la ca­sa y la mu­jer de ad­mi­nis­trar­lo. Hoy es di­fe­ren­te. Los dos man­tie­nen la ca­sa y am­bos de­ben ser ex­ce­len­tes ad­mi­nis­tra­do­res. Ser uno no es lo mis­mo que ser dos. Y aun­que el amor te ha­ga de­cir “lo tu­yo es mío y lo mío es tu­yo”, la reali­dad es que al pa­sar el tiem­po, el mal ma­ne­jo del di­ne­ro en la pa­re­ja pue­de traer mu­chos pro­ble­mas e in­clu­so po­drían ter­mi­nar en di­vor­cio. Te­ner una so­la cuen­ta. Ini­ciar en con­jun­to una vi­da fi­nan­cie­ra ha­ce que los dos miem­bros pien­sen en con­jun­to y se con­vier­tan en ad­mi­nis­tra­do­res de los in­gre­sos. Ga­nar por se­pa­ra­do y gas­tar por se­pa­ra­do lle­va a des­con­tro­les. La economista Beth­sa­beth Zum­ba di­jo a DO­MIN­GUE­RO que “es im­por­tan­te des­ti­nar un por­cen­ta­je al aho­rro. El ini­cio de to­da bo­nan­za fi­nan­cie­ra es el aho­rro. Nun­ca se po­drá in­ver­tir si no se tie­ne en qué ha­cer­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.