De­bes com­pren­der

Dominguero - - Familia -

Es na­tu­ral que se tien­da a adop­tar es­ta pos­tu­ra, pe­ro es per­ju­di­cial tan­to pa­ra el ni­ño co­mo pa­ra el pro­ge­ni­tor que ha­ya de­ci­di­do de­di­car­le su vi­da. Ellos no desean que sus pa­dres su­fran; por­que pre­fie­ren te­ner pro­ge­ni­to­res fe­li­ces, y no se quieren sen­tir cul­pa­bles por ser la ra­zón de esa des­di­cha. Lo pri­me­ro que hay que lo­grar es su in­de­pen­den­cia y el res­pe­to por la vi­da que le to­que lle­var, que no es ni me­jor ni peor que cual­quier otra. Par­ti­ci­par en su re­cu­pe­ra­ción no es lo mis­mo que des­vi­vir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.