Có­mo ini­cia

Dominguero - - Vida Sana -

Es di­fí­cil de­ter­mi­nar el mo­men­to en que las per­so­nas afec­ta­das pue­den ser con­si­de­ra­das en­fer­mas. El ori­gen de la en­fer­me­dad es la des­nu­tri­ción del ce­re­bro, por ex­ce­so de ali­men­tos ba­su­ra, cuan­do ha si­do da­ña­do al pun­to de per­der la con­cien­cia de la reali­dad, el pa­cien­te es in­ca­paz de acep­tar que tie­ne un pro­ble­ma de sa­lud y que ne­ce­si­ta ayu­da. En es­tos ca­sos se re­quie­re la in­ter­ven­ción de pro­fe­sio­na­les pa­ra lo­grar la co­la­bo­ra­ción del en­fer­mo. Es­tá de­mos­tra­do que es­ta malnu­tri­ción que pro­vo­ca la obe­si­dad es la cau­sa del fra­ca­so es­co­lar y del ba­jo ren­di­mien­to in­te­lec­tual de mu­chos adul­tos. Tam­bién pue­de ini­ciar­se por un na­tu­ral de­seo de es­tar bien nu­tri­do, fuer­te y sano, ali­men­tán­do­se “exa­ge­ra­da­men­te”, es­te ca­so ocu­rre por lo ge­ne­ral cuan­do se es ni­ño, por el de­seo na­tu­ral de las ma­dres de que su hi­jo se vea fuer­te y sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.