7 LA ES­TRE­LLA DE BELÉN U OR­QUÍ­DEA DE DAR­WIN ( ANGRAECUM SESQUIPEDALE) ES UNA OR­QUÍ­DEA DE MADAGASCAR QUE GUARDA SU NÉC­TAR AL FON­DO DE UN DELGADO TUBO DE TREIN­TA CEN­TÍ­ME­TROS DE LAR­GO.

Ecuador Terra Incognita - - PERCAPITA - An­drés Va­lle­jo es edi­tor de ETI, bió­lo­go de la PUCE y más­ter en Desa­rro­llo y Am­bien­te por la uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. ecua­dor­te­rrain­cog­ni­ta@yahoo.com

Cuan­do Dar­win la co­no­ció, a la luz de la teo­ría de se­lec­ción na­tu­ral que aca­ba­ba de plan­tear, pro­nos­ti­có que en Madagascar de­be­ría exis­tir una po­li­lla con una len­gua co­lo­sal que la po­li­ni­ce. Hoy, nues­tros co­no­ci­mien­tos tan­to so­bre la coevo­lu­ción co­mo so­bre la fau­na tro­pi­cal po­drían ha­cer apa­re­cer es­ta pre­dic­ción co­mo ba­nal, pe­ro en su épo­ca la in­fe­ren­cia de un ani­mal tan im­pro­ba­ble a par­tir de la es­ca­sa evi­den­cia que pro­veía una flor fue re­ci­bi­da con es­cep­ti­cis­mo. So­lo vein­te años des­pués de la muerte de Dar­win se en­con­tró la len­gua­raz ma­ri­po­sa, y re­cién en 1992 se re­ca­bó evi­den­cia de que po­li­ni­za­ba esa flor. Es­te ti­po de evo­lu­ción en que dos or­ga­nis­mos desa­rro­llan ca­rac­te­rís­ti­cas que ex­clu­yen de la re­la­ción a to­dos los de­más los be­ne­fi­cia a am­bos: en es­te ca­so, la or­quí­dea se ase­gu­ra que su po­len irá so­lo a otras flo­res de su cla­se, y la po­li­lla ac­ce­de a una fuen­te de ali­men­to en que no tie­ne com­pe­ten­cia.

Con es­tos ela­bo­ra­dos tru­cos para atraer al in­sec­to re­cién em­pie­zan las com­pli­ca­cio­nes. Una ca­rac­te­rís­ti­ca que di­fe­ren­cia a las or­quí­deas de las de­más plan­tas con flor es la pre­ci­sión que bus­can en sus in­ten­tos de po­li­ni­za­ción. Una de las for­mas en que lo ha­cen es a tra­vés de la es­pe­cia­li­za­ción: una es­pe­cie de or­quí­dea bus­ca ser po­li­ni­za­da por un so­lo po­li­ni­za­dor que, a su vez, so­lo po­li­ni­za­rá esa es­pe­cie de or­quí­dea. La flor ge­ne­ra­lis­ta que atrae “in­sec­tos”, así, en ge­ne­ral, co­rre el ries­go de que su in­vi­ta­do, que tam­po­co dis­cri­mi­na, lle­ve su po­len a una flor de otra es­pe­cie en las cer­ca­nías, por lo que ese es­fuer­zo se des­per­di­cia­rá. La or­quí­dea no. Su po­li­ni­za­dor ex­clu­si­vo re­co­rre­rá lar­gas dis­tan­cias si es ne­ce­sa­rio para en­con­trar otra flor de esa es­pe­cie, pues es la úni­ca que lo atrae. Aun­que así es pro­ba­ble que re­ci­ba me­nos vi­si­tas, ca­da una de es­tas tie­ne ma­yor pro­ba­bi­li­dad de lle­var su po­len a un puer­to fe­liz. La efi­cien­cia que lo­gran así es enor­me; mien­tras que las flo­res po­li­ni­za­das por el vien­to –pro­ge­ni­to­ras

de ver­da­de­ras wai­ra­pa­mush­cas– pro­du­cen un mi­llón de cé­lu­las de po­len por ca­da óvu­lo, en las or­quí­deas esa pro­por­ción es de uno a uno.

Una vez que la or­quí­dea tie­ne un so­lo in­sec­to co­mo po­li­ni­za­dor, la vía es­tá abier­ta para que la evo­lu­ción tra­ba­je con pa­cien­cia so­bre am­bos –in­sec­to y flor– ade­cuán­do­los ca­da vez más el uno al otro (o co­mo es­pe­cu­ló el fi­ló­so­fo po­ses­truc­tu­ra­lis­ta Gi­lles De­leu­ze con­fron­ta­do con la im­pro­ba­ble or­quí­dea martillo y su avis­pa 6 , de­vi­nien­do un po­co el uno en el otro, pa­san­do a for­mar par­te de un so­lo or­ga­nis­mo de iden­ti­dad ines­ta­ble). Es­te pro­ce­so se lla­ma coevo­lu­ción y sus re­sul­ta­dos son pro­di­gios de so­fis­ti­ca­ción que has­ta la teo­ría plan­tead por Dar­win 7 ser­vían para ar­gu­men­tar la inevi­ta­bi­li­dad de un dios in­te­li­gen­te. Es­tos en­sam­bles or­quí­dea-in­sec­to son má­qui­nas de pre­ci­sión que bus­can –y nues­tros in­cré­du­lo ojos cons­ta­tan que a me­nu­do lo lo­gran– la má­xi­ma efec­ti­vi­dad en la atrac­ción del po­li­ni­za­dor, la se­gu­ra car­ga de los sa­cos de po­len en su cuer­po y la en­tre­ga de esos sa­cos con de­li­ca­da pun­te­ría. Y que el ci­clo se re­pi­ta una y otra vez. En los re­cua­dros se de­ta­llan al­gu­nos de los po­cos ejem­plos que se han es­tu­dia­do en­tre una enor­me di­ver­si­dad.

Al pa­re­cer, la evo­lu­ción con­si­de­ra a es­tos en­re­dos po­cos, pues tam­bién ha pro­du­ci­do ani­ma­les que imitan a las or­quí­deas para su pro­pio be­ne­fi­cio 8 . Co­mo ve­rán, can­cer­be­ros de las bue­nas cos­tum­bres, na­da me­nos que es­tas mez­co­lan­zas y per­ver­sio­nes son las que in­vo­can cuan­do in­vo­can “lo na­tu­ral”

Or­quí­dea de Dar­win ( Angraecum sesquipedale)

Man­tis or­quí­dea ( Hy­me­no­pus co­ro­na­tus), su­res­te de Asia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.