Co­rreo

Ecuador Terra Incognita - - CARTA DEL EDITOR -

Ar­te pre­co­lom­bino Fe­li­ci­ta­cio­nes por los ex­ce­len­tes con­te­ni­dos que man­tie­ne Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta. Soy lec­tor asi­duo de la re­vis­ta des­de ha­ce mu­chos años. Me per­mi­to po­ner a su con­si­de­ra­ción que tra­ten en al­gu­na edi­ción fu­tu­ra so­bre el pri­mer mu­seo de ar­te pre­co­lom­bino en reali­dad au­men­ta­da del mun­do (MAPRAE), el cual fun­cio­na des­de el año pa­sa­do en la is­la San­ta Cruz, Ga­lá­pa­gos. Es­te mu­seo nos mues­tra el ri­co pa­sa­do ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de los pue­blos prehis­pá­ni­cos con in­no­va­ción y tec­no­lo­gía del fu­tu­ro. El MAPRAE es un em­pren­di­mien­to pri­va­do que tra­ba­ja de ma­ne­ra gra­tui­ta con es­cue­las y co­le­gios de Ga­lá­pa­gos, per­mi­tién­do­les acer­car­se y co­no­cer el pa­sa­do pre­co­lom­bino del Ecua­dor. Es el úni­co es­pa­cio en las is­las que brin­da es­ta in­for­ma­ción. Les agra­de­ce­mos por ayu­dar­nos a di­fun­dir nues­tro pa­sa­do. Víc­tor Hu­go Bur­bano, Puer­to Ayo­ra Con­ser­va­ción de pri­ma­tes Qué im­por­tan­te que in­clu­yan te­mas de los que po­co se ha­blan en el país, co­mo el es­ta­do de con­ser­va­ción de los bos­ques del Ecua­dor y sus ha­bi­tan­tes. Me gus­tó có­mo se pre­sen­tó el te­ma de los au­lla­do­res en la pro­vin­cia de El Oro a tra­vés de experiencias de cam­po de las in­ves­ti­ga­do­ras, y re­vi­san­do la pro­ble­má­ti­ca que en­fren­tan aho­ra los mo­nos au­lla­do­res que so­bre­vi­ven en es­ta re­gión del país. Al leer el ar­tícu­lo pen­sa­ba en lo cu­rio­so que es ob­ser­var las di­fe­ren­tes mo­ti­va­cio­nes que nos mue­ven a los se­res hu­ma­nos a en­trar en un bos­que. Por un la­do, las com­pa­ñe­ras pre­sen­tan su his­to­ria de es­fuer­zo, mo­ti­va­ción y te­na­ci­dad bus­can­do pri­ma­tes. Co­mo tras­fon­do de su his­to­ria, se pue­de no­tar que hay una preo­cu­pa­ción real por con­ser­var los bos­ques que tan ace­le­ra­da­men­te es­ta­mos des­tru­yen­do en el país. Es cla­ro su in­te­rés por en­ten­der más so­bre otros or­ga­nis­mos no hu­ma­nos. Por otro la­do, hay quie­nes entran en un bos­que mo­ti­va­dos por ta­lar­lo to­do pa­ra crear un enor­me mo­no­cul­ti­vo de pal­ma afri­ca­na o mo­nó­to­nos com­ple­jos de con­cre­to. Si in­da­ga­mos un po­co más, en­con­tra­re­mos que la ra­zón por la cual lle­ga­mos co­mo

hu­ma­ni­dad a ele­gir op­cio­nes co­mo es­tas úl­ti­mas es el di­ne­ro. Por mi par­te, apo­yo los ca­mi­nos que promueven el res­pe­to y bie­nes­tar no so­lo hu­mano, sino de to­dos los eco­sis­te­mas, in­clui­dos mo­ni­tos, ra­po­sas, ma­ri­po­sas, plan­tas y de­más or­ga­nis­mos. Ojalá que sean ca­da vez más los que tran­si­ten por ca­mi­nos si­mi­la­res, con in­te­gri­dad y res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. Pao­la Mos­co­so, Puem­bo Pes­ca y sus­ten­ta­bi­li­dad La ma­yo­ría de per­so­nas te­ne­mos cla­ro por qué una ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta que aten­te con­tra la bio­di­ver­si­dad de­be ser penalizada, mu­cho más aho­ra que el te­ma am­bien­tal es pro­mi­nen­te has­ta en nuestra cons­ti­tu­ción. De­be­mos exi­gir al go­bierno me­jo­res y más se­ve­ros mar­cos le­ga­les, es­pe­cí­fi­cos pa­ra la pro­tec­ción de es­pe­cies ma­ri­nas. Un ca­so es el de los ti­bu­ro­nes, que son de­vas­ta­dos no so­lo por la pes­ca ile­gal, muy di­fí­cil de cuan­ti­fi­car, sino tam­bién por la pes­ca le­gal.

Mu­chos con­fun­den los tér­mi­nos “ar­te­sa­nal” o “le­gal” co­mo sinónimo de sus­ten­ta­bi­li­dad. Con el pro­gre­si­vo des­con­trol que se da con res­pec­to a la pes­ca, es­to no siem­pre es cier­to. La pes­ca ar­te­sa­nal se pa­re­ce ca­da vez más a la in­dus­trial en tér­mi­nos de vo­lú­me­nes ex­traí­dos, lo que afec­ta a es­pe­cies mi­gra­to­rias co­mo los ti­bu­ro­nes. Con un pre­cio cer­cano a los US$ 20 por ki­lo­gra­mo de ale­tas, el in­cen­ti­vo pa­ra que pes­ca­do­res y co­mer­cian­tes se en­fo­quen en es­tas es­pe­cies es muy grande.

Co­mo in­di­vi­duos, es im­por­tan­te que em­pe­ce­mos a po­ner ma­yor aten­ción en lo que con­su­mi­mos y la ma­ne­ra en que lo ha­ce­mos. Y co­mo so­cie­dad de­be­mos de­di­car más in­ves­ti­ga­cio­nes al pro­ble­ma del ago­ta­mien­to glo­bal de las pes­que­rías. En es­te sen­ti­do, me sir­vió mu­cho de ins­pi­ra­ción su edi­ción es­pe­cial so­bre el mar ( ETI 46), en la que se tra­tan es­tos te­mas cru­cia­les pa­ra el país y el mun­do. Fran­cis­co Ve­lás­quez, fun­da­ción Vi­da Sil­ves­tre, Qui­to * Co­rreo es un es­pa­cio de diá­lo­go. En­vía tus opi­nio­nes o no­ti­cias a ecua­dor­te­rrain­cog­ni­ta@yahoo.com. Por es­pa­cio o cla­ri­dad, las car­tas pue­den ser edi­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.