Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CARTA DEL EDITOR -

Es im­pul­so del ser hu­mano re­gis­trar lo que le su­ce­de. El ca­za­dor que re­gre­sa­ba al cu­bil re­la­ta­ba a los su­yos las pe­cu­lia­ri­da­des de la jor­na­da. Las ha­za­ñas, reales o ima­gi­na­das, se re­pe­tían a ter­ce­ros, y los por­ten­tos ro­da­ban por la pen­dien­te de las ge­ne­ra­cio­nes en for­ma de can­cio­nes y cuen­tos. La pri­me­ra ta­bu­la fue vir­tual; el do­cu­men­to era la pa­la­bra ha­bla­da.

En al­gún mo­men­to la vo­ca­ción de tras­cen­den­cia se re­ve­ló con­tra la fra­gi­li­dad de lo oral. En­tre 500 mil y 40 mil años ha­ce, nues­tro an­ces­tro bus­có un so­por­te ma­te­rial. Ma­ros, Blom­bos, Pal­mi­ra, Las­caux…, imá­ge­nes con­de­na­das a la os­cu­ri­dad ca­ver­na­ria has­ta que la ti­ti­lan­te luz de una an­tor­cha las re­vi­va. Avan­za­mos de­ce­nas de mi­les de años y, vuel­ta, el registro del mun­do se afin­ca en una cue­va os­cu­ra don­de se ilu­mi­nan imá­ge­nes: el do­cu­men­tal ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Abri­mos es­ta edi­ción con un ar­tícu­lo en el que Ga­brie­la Ale­mán re­pa­sa los ava­ta­res del ci­ne de no fic­ción en el país des­de que, en 1906, la luz ecua­to­rial in­ci­die­ra por pri­me­ra vez la pe­lí­cu­la de ce­lu­loi­de.

Pa­ra los pe­rio­dis­tas, re­gis­trar lo que pa­sa es más que un im­pul­so; es una vo­ca­ción y es un de­ber. En oca­sio­nes, el cum­pli­mien­to del ofi­cio en­tra­ña ries­gos cier­tos; en el ca­so del equi­po de El Co­mer­cio que re­por­tea­ba la vio­len­cia en Es­me­ral­das, se ma­te­ria­li­za­ron en tra­ge­dia. Co­mo ho­me­na­je, pu­bli­ca­mos una se­lec­ción de la co­ber­tu­ra que el fo­tó­gra­fo Paúl Ri­vas ve­nía ha­cien­do de la fron­te­ra por años. Su ar­chi­vo es evi­den­cia de que la com­ple­ja si­tua­ción ac­tual no es nue­va, aun­que esa evi­den­cia no ha­ya al­can­za­do siem­pre la cons­cien­cia del pú­bli­co.

Los do­cu­men­tos, por su­pues­to, no son un sim­ple registro de la reali­dad, sino que la crean, la re­pro­du­cen, la con­so­li­dan. En po­cas ins­tan­cias es­to es más evi­den­te que en los ma­pas. La car­to­gra­fía tem­pra­na del te­rri­to­rio ecua­to­riano que aquí pu­bli­ca­mos es­tá car­ga­da de pro­cla­mas, es­ca­mo­teos y ad­ju­di­ca­cio­nes que pro­cu­ran co­lar­se en los ima­gi­na­rios. La re­tó­ri­ca de al­gu­nos de ellos, coin­ci­di­rá el lec­tor, no ex­clu­ye la be­lle­za.

en la cons­ti­tu­ción. Es­ta­ré erra­da, pe­ro el re­co­no­ci­mien­to de esos de­re­chos, que ya cum­ple diez años, ha ser­vi­do más pa­ra el dis­cur­so que pa­ra la de­fen­sa de la na­tu­ra­le­za, al me­nos de par­te de los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes. Unos cuan­tos ejem­plos: Ya­su­ní ITT, ex­pan­sión me­ga­mi­ne­ra, gi­gan­tes­cas pes­que­rías de atún, hi­dro­eléc­tri­ca de Man­du­ria­cu. Cru­zo los de­dos pa­ra que la nue­va ley sir­va de ver­dad pa­ra ve­tar las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas en áreas eco­ló­gi­ca­men­te muy sen­si­bles o en áreas don­de sus po­bla­do­res se oponen en de­fen­sa de sus te­rri­to­rios y re­cur­sos. Oja­lá las nor­mas am­bien­ta­les que reúne es­te có­di­go se apli­quen con la mis­ma ce­le­ri­dad a las gran­des em­pre­sas mi­ne­ras, pal­mi­cul­to­ras o pes­que­ras, que a los in­di­vi­duos que ha­ce po­co fue­ron arres­ta­dos por ma­tar un ve­na­do en An­ti­sa­na. Da­nie­la Flo­res, Quito Pri­ma­tes de la Cos­ta - erra­ta En nues­tra edi­ción 108, por error in­ter­cam­bia­mos los da­tos de de­cli­ve po­bla­cio­nal en­tre el mono au­lla­dor y el mono ara­ña. Los da­tos co­rrec­tos es­ti­man que la dis­mi­nu­ción de po­bla­cio­nes del au­lla­dor alcanzará un 50% en el fu­tu­ro cer­cano, mien­tras que las po­bla­cio­nes del mono ara­ña al pa­re­cer de­cli­na­rán en más de 80%.

Ade­más, los da­tos de eco­lo­gía de los pri­ma­tes pue­den ser com­ple­men­ta­dos con la si­guien­te in­for­ma­ción, pe­cu­liar a las po­bla­cio­nes ecua­to­ria­nas. Las tro­pas de mo­nos au­lla­do­res en Ecua­dor ra­ra­men­te su­pe­ran los diez in­di­vi­duos y su área de vi­da ro­dea las diez hec­tá­reas. El mono ara­ña pue­de con­for­mar gru­pos de has­ta 35 in­di­vi­duos y ocu­par áreas de vi­da in­clu­so su­pe­rio­res a 450 hec­tá­reas. El ca­pu­chino ecua­to­riano oca­sio­nal­men­te su­pe­ra las qui­nien­tas hec­tá­reas de área de vi­da, mien­tras que el ca­pu­chino ca­ra blan­ca, en Ecua­dor, sue­le en­con­trar­se en gru­pos de dos a vein­ti­cua­tro in­di­vi­duos, en te­rri­to­rios que no su­pe­ran las ochen­ta hec­tá­reas.

* Co­rreo es un es­pa­cio de diá­lo­go. En­vía tus opi­nio­nes o no­ti­cias a ecua­dor­te­rrain­cog­ni­ta@yahoo.com. Por es­pa­cio o cla­ri­dad, las car­tas pue­den ser edi­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.