“Oja­lá en­tu­sias­me a nue­vos pa­ja­re­ros”

Juan Frei­le so­bre su nue­va guía de aves del Ecua­dor:

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

Ha­ce po­cas se­ma­nas, la prestigiosa se­rie bri­tá­ni­ca de guías, Helm, pu­bli­có la es­pe­ra­da Birds of Ecua­dor. Con 1640 es­pe­cies re­se­ña­das, es la re­fe­ren­cia más com­ple­ta y ac­tua­li­za­da pa­ra las aves del Ecua­dor y la pri­me­ra obra de es­ta en­ver­ga­du­ra en más de una dé­ca­da. Con­ver­sa­mos con su au­tor, Juan Frei­le, que ade­más es di­rec­tor de Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta. ETI: Juan, la pu­bli­ca­ción de la guía de Ro­bert Rid­gely y Paul Green­field en 2001 re­me­ció el co­no­ci­mien­to de las aves del país. ¿Es­te li­bro que pu­bli­cas aho­ra es tam­bién un hi­to? JF: Un “hi­ti­to” (ri­sas). No sé, hay que ver con el tiem­po. No es el pun­to de quie­bre que fue el li­bro de Paul y Bob, pe­ro sí pien­so que for­ma par­te de un nue­vo mo­men­to. ETI: De to­das for­mas, en­tras a una lis­ta de or­ni­tó­lo­gos que han he­cho con­tri­bu­cio­nes im­por­tan­tes –Gus­ta­vo Or­cés, Frank Chap­man, Fer­nan­do Or­tiz, Rid­gely y Green­field, y no mu­chos más. JF: A mí me gus­ta más pen­sar que yo tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­se­char lo que he­mos ve­ni­do sem­bran­do un mon­tón de per­so­nas. Nom­bras­te a Chap­man, pe­ro an­tes de él hu­bie­ron otros. Y des­pués, un mon­tón de gen­te. Al­gu­nos, co­mo Fer­nan­do [Or­tiz], o Niels Krab­be, que es un da­nés que ha he­cho un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio, han he­cho, sí, una con­tri­bu­ción más sus­tan­cial, pe­ro hay un mon­tón de otra gen­te que ha ido sem­bran­do mu­cho co­no­ci­mien­to. Yo tu­ve la suer­te de lle­gar en un buen mo­men­to pa­ra la co­se­cha. Esa es mi con­tri­bu­ción, no so­lo con es­te li­bro sino con lo que he ve­ni­do ha­cien­do los úl­ti­mos años: ha­cer que las co­sas se jun­ten, se di­vul­guen y si­gan ca­mi­nan­do. ETI: ¿Qué di­fe­ren­cias o qué in­no­va­cio­nes tie­ne es­ta nue­va guía? JF: Lo pri­me­ro es que in­cor­po­ra quin­ce años de in­for­ma­ción nue­va. A raíz del li­bro de 2001 que men­cio­nas­te, em­pe­za­mos a sa­lir al cam­po mu­chas per­so­nas y tam­bién gen­te de fue­ra se in­tere­só en las aves del país. En­ton­ces, en to­do es­te tiem­po se ge­ne­ró un mon­tón, un mon­tón de in­for­ma­ción, que se ac­tua­li­za en es­ta guía. Hay unas cua­ren­ta es­pe­cies que an­tes no es­ta­ban. Tam­bién in­ten­té po­ner al día la re­vo­lu­ción que ha ha­bi­do en la ta­xo­no­mía. Otra di­fe­ren­cia im­por­tan­te es que el li­bro de Bob y Paul es enor­me. Son dos vo­lú­me­nes con in­for­ma­ción ri­quí­si­ma. Lo que mu­cha gen­te ha­cía es arran­car­le las pá­gi­nas pa­ra lle­var so­lo los di­bu­ji­tos en­cua­der­na­dos al cam­po, pe­ro así se pier­de mu­cha in­for­ma­ción útil que se que­da en el tex­to. Igual, si tie­nes to­do el li­bro, es­tás en las lá­mi­nas y tie­nes que po­ner el de­do pa­ra ir a bus­car los tex­tos. En es­ta nue­va guía, ahí mis­mo es­tá to­do: los di­bu­jos al un la­do, y tex­tos y ma­pas en fren­te. Es me­dio gor­da to­da­vía, ¿no?, 650 pá­gi­nas, pe­ro me­nos, y ade­más eli­mi­na el pro­ble­ma de te­ner que brin­car pá­gi­nas en el cam­po, don­de se ne­ce­si­ta más agi­li­dad. ETI: ¿Qué otra co­sa es nue­va? JF: Al­go que, creo, es­ta es la pri­me­ra guía en adop­tar en la re­gión. Oja­lá fun­cio­ne y no llue­van pie­dras en lu­gar de re­co­no­ci­mien­tos: una nue­va or­ga­ni­za­ción del li­bro. Los li­bros de aves siem­pre han es­ta­do or­ga­ni­za­dos… ¿có­mo se lla­ma? ETI: Fi­lo­ge­né­ti­ca­men­te. JF: Sí, si­guien­do las re­la­cio­nes [evo­lu­ti­vas] en­tre los gru­pos.

Siem­pre se re­pi­te la se­cuen­cia, y eso es útil pa­ra los pa­ja­re­ros. Con los es­tu­dios mo­le­cu­la­res y tan­ta vai­na, se ha re­vo­lu­cio­na­do eso, y es­tán en­con­tran­do que, por ejem­plo, las dos fa­mi­lias de ra­pa­ces diur­nos son dis­tan­tí­si­mas en­tre ellas, los unos más re­la­cio­na­dos a los pe­ri­cos y los otros a otros gru­pos. En­ton­ces aho­ra hay guías en que tie­nes los ga­vi­la­nes en las pri­me­ras pá­gi­nas y los hal­co­nes, que son pa­re­ci­dos des­pués de un mon­tón de gru­pos. Así que bus­qué un or­den con ca­te­go­rías más com­pren­si­bles pa­ra cual­quie­ra: ma­ri­nas, zan­cu­das, ga­lli­ná­ceas, ra­pa­ces… Cla­ro, al­gu­nos ami­gos pa­ja­re­ros co­gen el li­bro y di­cen, ¡no has pues­to los búhos!, por­que no en­cuen­tran don­de an­tes es­ta­ban. Ah, y otra co­sa en que tam­bién es dis­tin­ta: que trae mu­chos más di­bu­ji­tos. La idea del otro au­tor, Ro­bin [Res­tall, el ilus­tra­dor], siem­pre fue mos­trar to­da la va­ria­ción que se pue­da. Es im­po­si­ble mos­trar to­do, pe­ro in­clui­mos sub­es­pe­cies, mu­das, ju­ve­ni­les... Al fi­nal sa­lie­ron más de 4 mil di­bu­ji­tos. ETI: La guía es­tá en in­glés. ¿Se la pien­sa tra­du­cir al es­pa­ñol? JF: Es bas­tan­te tra­ba­jo, pe­ro me en­can­ta­ría po­der sa­car­la en es­pa­ñol en unos años. Aquí hay mu­chos pa­ja­re­ros de cam­po que no tie­nen un in­glés có­mo­do, y no son po­cos. A mu­chos les co­noz­co y ten­go mu­chí­si­mo cariño y res­pe­to. Tie­nen su re­ser­vi­ta y cui­dan los pá­ja­ros y es­tán em­pe­zan­do a vi­vir de eso. Un avi­tu­ris­mo bo­ni­to. Me gus­ta­ría que pue­dan usar es­ta he­rra­mien­ta de tra­ba­jo. Tam­bién pa­ra que sea más ac­ce­si­ble a otra gen­te que to­da­vía no em­pie­za a pa­ja­rear, ¿no? Chi­cos uni­ver­si­ta­rios que, co­mo me pa­sa­ba a mí, no sa­ben qué ha­cer en su se­gun­do año. Yo me iba a las sa­li­das de cam­po, y les veía a unos ma­nes que te­nían el li­bro [de aves de Co­lom­bia] y em­pe­za­ban a ha­cer bo­li­tas, mar­qui­tas. Me pa­re­ció lin­dí­si­mo, por­que es co­mo lle­nar un ál­bum, ¿no? Yo nun­ca lle­né un ál­bum, esa era mi gran frus­tra­ción. Ál­bum del mun­dial, me que­dé en el ca­mino, los hé­roes de la pa­tria, de los ges­to­res, ál­bum de Má­zin­ger… To­dos me que­da­ba en el ca­mino. Y en es­te tam­bién me voy a que­dar en el ca­mino. [ Nos cuen­ta que una se­ma­na des­pués de pu­bli­ca­da la guía, un nue­vo búho fue re­gis­tra­do pa­ra el país.]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.