Los pri­me­ros ma­pas del país

EL ECUA­DOR EN LOS MA­PAS CO­LO­NIA­LES

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Oc­ta­vio La­to­rre

El te­rri­to­rio de una na­ción no es una reali­dad ob­je­ti­va que pre­ce­de a la exis­ten­cia de esa na­ción. Al con­tra­rio, tie­ne que ser pro­du­ci­do día a día a tra­vés de los si­glos, me­dian­te ac­cio­nes de go­bierno. Pri­mor­dia­les en­tre es­tas es­tra­te­gias son los ma­pas. Un tex­to clá­si­co de Oc­ta­vio La­to­rre pa­sa re­vis­ta a los pri­me­ros ma­pas que de­li­nea­ron los per­fi­les de nues­tro te­rri­to­rio.

¿Cuá­les el va­lor de la car­to­gra­fía his­tó­ri­ca? acos­tum­bra­dos a ver un ma­pa has­ta en la pas­ta de los cua­der­nos, he­mos per­di­do el apre­cio de lo que sig­ni­fi­ca aquel di­bu­jo apa­ren­te­men­te mal he­cho en si­glos pa­sa­dos. Sin em­bar­go, aque­llas car­tas geo­grá­fi­cas de­for­ma­das, aun­que en cons­tan­te per­fec­cio­na­mien­to, fue­ron el re­sul­ta­do de es­fuer­zos cen­te­na­rios y de una co­la­bo­ra­ción ar­mo­nio­sa en­tre las más di­ver­sas cien­cias: de la ma­te­má­ti­ca con la as­tro­no­mía; de la fi­lo­so­fía con la fí­si­ca y la geo­me­tría.

El há­bil pi­lo­to o el via­je­ro pers­pi­caz so­lo po­drá pro­du­cir un bos­que­jo apro­xi­ma­do de las cos­tas y tie­rras le­ja­nas por ellos vi­si­ta­das si no tie­ne la ayu­da de ins­tru­men­tos y el co­no­ci­mien­to de los mé­to­dos cien­tí­fi­cos pa­ra re­pre­sen­tar la Tie­rra, y aque­llos mé­to­dos han si­do el re­sul­ta­do no so­lo de la­bo­rio­sos ex­pe­ri­men­tos sino so­bre to­do de pro­fun­das elu­cu­bra­cio­nes y teo­rías fi­lo­só­fi­cas de mu­chos sa­bios, des­de la an­ti­güe­dad a los tiem­pos mo­der­nos.

Las teo­rías grie­gas del he­lio­cen­tris­mo, del mo­vi­mien­to de ro­ta­ción de la Tie­rra, et­cé­te­ra, ayu­da­ron a en­con­trar la so­lu­ción de mu­chos pro­ble­mas. Se pu­do de­ter­mi­nar la ubi­ca­ción de cual­quier lu­gar de la Tie­rra al re­la­cio­nar­lo con los as­tros, el sol, la lu­na o las es­tre­llas. Por lo tan­to, la ayu­da de la as­tro­no­mía se volvió in­va­lo­ra­ble y es­ta ayu­da con­ti­núa to­da­vía en nues­tros días.

La fí­si­ca pu­do di­se­ñar los ins­tru­men­tos bá­si­cos pa­ra la orien­ta­ción y la pro­yec­ción ha­cia las es­tre­llas. La brú­ju­la y el as­tro­la­bio, en sus di­ver­sas for­mas, per­mi­tie­ron ubi­car el nor­te y la re­la­ción con los as­tros, y su per­fec­cio­na­mien­to, li­ga­do a la me­jo­ra de los cálcu­los ma­te­má­ti­cos, me­jo­ra­ron tam­bién las re­pre­sen­ta­cio­nes de la su­per­fi­cie del glo­bo.

Las car­tas geo­grá­fi­cas re­sul­ta­do de ta­les ob­ser­va­cio­nes se con­vir­tie­ron, a su vez, en te­so­ros in­va­lo­ra­bles en to­das las épo­cas, pe­ro muy es­pe­cial­men­te en la de los des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos, en­tre los si­glos XV y XVIII. Una car­ta, por im­per­fec­ta que fue­ra, sig­ni­fi­ca­ba el éxi­to o el fra­ca­so de una ex­pe­di­ción. Ade­más y so­bre to­do, otor­ga­ba de­re­chos so­bre te­rri­to­rios, ma­res y con­ti­nen­tes. No es ex­tra­ño, pues, que ta­les car­tas se guar­da­ran co­mo se­cre­tos de es­ta­do y que se cas­ti­ga­ra su sus­trac­ción o de­ve­la­mien­to has­ta con la pe­na de muer­te.

En el si­glo XVIII la exac­ti­tud de los ma­pas au­men­tó de ma­ne­ra no­ta­ble gra­cias, en par­te, a que al fin se re­sol­vió el pro­ble­ma, sin so­lu­ción sen­ci­lla des­de los tiem­pos an­ti­guos, del cálcu­lo de la lon­gi­tud te­rres­tre. La in­ven­ción de re­lo­jes con­fia­bles, la apli­ca­ción de la tri­go­no­me­tría a las me­di­cio­nes te­rres­tres e ins­tru­men­tos ca­da vez más pre­ci­sos per­mi­tie­ron co­no­cer la for­ma de la Tie­rra y lle­gar a un re­fi­na­mien­to

ace­le­ra­do de las ver­da­de­ras dis­tan­cias de los con­ti­nen­tes. En la ac­tua­li­dad, el lí­mi­te de error pa­ra las me­di­cio­nes de con­ti­nen­tes en­te­ros ape­nas lle­ga a unos po­cos cen­tí­me­tros.

La his­to­ria de los ma­pas es, por lo mis­mo, la his­to­ria de un in­creí­ble es­fuer­zo hu­mano en que han par­ti­ci­pa­do in­nu­me­ra­bles sa­bios y múl­ti­ples dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, a lo lar­go de ca­si tres mil años.

LOS PRI­ME­ROS MA­PAS DEL ECUA­DOR

Los­pri­me­ros ma­pas en que apa­re­ce el que se­ría te­rri­to­rio ecua­to­riano fue­ron he­chos por los na­ve­gan­tes por­tu­gue­ses, ita­lia­nos y es­pa­ño­les (Bartolomé Ruiz, Die­go Ri­bei­ro, Se­bas­tián Ca­bo­to, Gio­van­ni Bat­tis­ta...) y lue­go por los car­tó­gra­fos ho­lan­de­ses, fran­ce­ses e in­gle­ses.

Los pri­me­ros in­ten­tos de con­fec­cio­nar ma­pas del te­rri­to­rio si­guen el es­ti­lo pri­mi­ti­vo con di­se­ños in­ge­nuos que quie­ren di­bu­jar la reali­dad en pers­pec­ti­va. Una ilus­tra­ción tí­pi­ca son los “ma­pas” de las re­gio­nes de la qui­na en Lo­ja o los abun­dan­tes di­se­ños que acom­pa­ñan los li­ti­gios de tie­rras, re­cla­mos le­ga­les y los de­rro­te­ros de la cos­ta he­chos por los pi­lo­tos que na­ve­ga­ban en­tre Pa­na­má y Gua­ya­quil.

El pri­mer ma­pa par­cial de la Au­dien­cia de Quito de que se tie­ne no­ti­cia fue he­cho por el mi­sio­ne­ro de los co­fa­nes, Ra­fael Ferrer, a fi­na­les del si­glo XVI. Acom­pa­ña­ba a un in­for­me pa­ra el vi­rrey de Li­ma. Las­ti­mo­sa­men­te se ha per­di­do.

Los in­for­mes de las ex­pe­di­cio­nes de “re­des­cu­bri­mien­to” del Ama­zo­nas (16361640) ci­tan al­gu­nos ma­pas del Gran Río, de los cua­les ha so­bre­vi­vi­do uno so­lo, atri­bui­do al pa­dre Alon­so de Ro­jas, y en el que apa­re­ce el cur­so ver­ti­cal del Ama­zo­nas des­de Quito has­ta su de­sem­bo­ca­du­ra en el Atlán­ti­co.

El pri­mer ma­pa ela­bo­ra­do se­gún los pre­cep­tos de la ilus­tra­ción fue he­cho por el pa­dre Sa­muel Fritz, ale­mán de na­ci­mien­to y mi­sio­ne­ro en Mai­nas. Fue rea­li­za­do en 1691 pa­ra ilus­trar su in­for­me al vi­rrey del Pe­rú so­bre el ver­da­de­ro cur­so del Gran Río y so­bre el al­can­ce de los de­re­chos de la co­ro­na de Es­pa­ña, ame­na­za­dos por los avan­ces de los por­tu­gue­ses es­ta­ble­ci­dos en Pa­rá.

Es sor­pren­den­te que Fritz ha­ya po­di­do con­fec­cio­nar un ma­pa en me­dio de sus in­ce­san­tes ac­ti­vi­da­des mi­sio­ne­ras con la so­la ayu­da de dos pri­mi­ti­vos ins­tru­men­tos: la brú­ju­la y el as­tro­la­bio. Con ra­zón pu­do de­cir Teodoro Wolf, “es ad­mi­ra­ble có­mo es­te

ilus­tra­do Mi­sio­ne­ro pu­do ha­cer lo que hi­zo con los in­sig­ni­fi­can­tes e im­per­fec­tos ins­tru­men­tos que te­nía a su dis­po­si­ción”. Mar­cos Ji­mé­nez de la Es­pa­da se ex­pre­sa en si­mi­la­res tér­mi­nos:

Es el pri­me­ro cien­tí­fi­ca­men­te tra­za­do con las ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas y lle­van­do por mi­ras principales la más exac­ta des­crip­ción hi­dro­grá­fi­ca de aquel vas­tí­si­mo te­rri­to­rio, y la si­tua­ción re­la­ti­va de las principales re­duc­cio­nes o cen­tros de re­duc­ción evan­gé­li­ca en él fun­da­das.

El ori­gi­nal ma­nus­cri­to mi­de 126 x 46,2 cen­tí­me­tros. El au­tor qui­so gra­bar­lo en Li­ma, pe­ro ante el po­co apo­yo del vi­rrey, pa­só a Quito don­de fue gra­ba­do por otro mi­sio­ne­ro, el pa­dre Juan de Nar­váez, en 1707. De las po­cas co­pias que se sa­ca­ron, una fue en­via­da al rey Fe­li­pe V, a quien es­ta­ba de­di­ca­do el ma­pa, y dos co­pias fue­ron do­na­das jun­to con el ori­gi­nal ma­nus­cri­to de 1691 a Car­los Ma­ría de La Con­da­mi­ne, quien que­dó sor­pren­di­do de la re­la­ti­va per­fec­ción de la obra de Fritz. El ori­gi­nal y las co­pias re­po­san en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pa­rís.

El ma­pa del pa­dre Fritz, pe­se a su exac­ti­tud, no tu­vo la re­per­cu­sión que se po­día su­po­ner, y mu­chos car­tó­gra­fos eu­ro­peos si­guie­ron el di­se­ño de los ma­pas fran­ce­ses an­ti­guos. Los hom­bres que des­cu­brie­ron el gran va­lor del ma­pa fue­ron el pa­dre Juan Mag­nin, mi­sio­ne­ro en Mai­nas, y, so­bre to­do, Car­los Ma­ría de La Con­da­mi­ne.

El ma­pa del pa­dre Mag­nin (1740) es el se­gun­do de la Au­dien­cia y del Ma­ra­ñón qui­te­ño. Juan Mag­nin era tam­bién mi­sio­ne­ro, sui­zo de na­ci­mien­to e ín­ti­mo ami­go de Pe­dro Vi­cen­te Mal­do­na­do y de los aca­dé­mi­cos fran­ce­ses. Es un ma­pa va­lio­so con ob­ser­va­cio­nes pro­pias, aun­que es­tá in­com­ple­to en al­gu­nas sec­cio­nes. La Con­da­mi­ne se sir­vió de él pa­ra tra­zar su ma­pa del Ama­zo­nas du­ran­te su regreso a Eu­ro­pa. El ori­gi­nal ma­nus­cri­to del pa­dre Mag­nin per­te­ne­ce a la ma­po­te­ca de don Car­los Ma­nuel La­rrea, aun­que se sos­pe­cha que de­be ha­ber otro en Pa­rís, do­na­do por el au­tor a La Con­da­mi­ne y Mal­do­na­do. La úni­ca pu­bli­ca­ción del ma­pa fue he­cha en 1986 en el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Mi­li­tar de Quito.

IN­FLUEN­CIA DE LOS ACA­DÉ­MI­COS FRAN­CE­SES

La­lle­ga­da de los sa­bios fran­ce­ses a Quito pa­ra me­dir el ar­co del meridiano pro­du­jo un gran en­tu­sias­mo por los es­tu­dios geo­grá­fi­cos, es­pe­cial­men­te al­re­de­dor de la universidad de San Gre­go­rio. Allí fue­ron acu­mu­lán­do­se mu­chos da­tos y ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas pa­ra uti­li­za­ción pos­te­rior. Ese li­bro de da­tos se con­ser­va­ba en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal has­ta el si­glo pa­sa­do, mas aho­ra ha des­apa­re­ci­do.

Co­mo fru­to del en­tu­sias­mo por la geo­gra­fía, as­tro­no­mía y car­to­gra­fía, se hi­cie­ron va­rios ma­pas, al­gu­nos de los cua­les han lle­ga­do has­ta no­so­tros, co­mo los de los pa­dres Car­los Bren­tán y Ni­co­lás de la To­rre (1751), el de Gean­do­me­ni­co Co­le­ti (1771), el del pa­dre Fran­cis­co J. Wei­gel (1769) y el del pa­dre Juan de Ve­las­co (1789). Otros mu­chos de los que se tie­ne no­ti­cia han des­apa­re­ci­do.

For­man gru­po apar­te los au­to­res ci­ta­dos, La Con­da­mi­ne y Mal­do­na­do. Mal­do­na­do era ín­ti­mo ami­go del pa­dre Juan Mag­nin y co­la­bo­ra­dor de La Con­da­mi­ne du­ran­te las me­di­cio­nes de Quito. Ra­ra vez se ha da­do el ca­so de tres cien­tí­fi­cos que co­la­bo­ra­ran tan de­sin­te­re­sa­da­men­te co­mo el de La Con­da­mi­ne, Mag­nin y Mal­do­na­do. Mag­nin ayu­dó a La Con­da­mi­ne en el tra­za­do del Ama­zo­nas y es­te úl­ti­mo trabajó con Mal­do­na­do pa­ra per­fec­cio­nar su ma­pa, el de Mal­do­na­do, en Quito y en Pa­rís. La Con­da­mi­ne no so­lo ayu­dó a la per­fec­ción del ma­pa de Mal­do­na­do, sino que se en­car­gó de pu­bli­car­lo lue­go de la súbita muer­te del ecua­to­riano en Lon­dres.

El sa­bio fran­cés pu­bli­có en Pa­rís dos ma­pas pro­pios: el del cur­so del Ama­zo­nas pa­ra ilus­trar el re­la­to de su via­je por el Gran Río (1745) y el ma­pa de la pro­vin­cia de Quito (1751), gra­ba­do por De La Ha­ye y edi­ta­do por D’an­vi­lle. La se­me­jan­za de los ma­pas de Mal­do­na­do y La Con­da­mi­ne lle­vó a Teodoro Wolf a creer que eran ca­si du­pli­ca­ción de una so­la car­ta. Los bo­rra­do­res que se han en­con­tra­do en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pa­rís des­mien­ten tal afir­ma­ción. Las plan­chas

de bron­ce del ma­pa ori­gi­nal de Mal­do­na­do re­po­san en el mu­ni­ci­pio de Rio­bam­ba.

Un es­tu­dio car­to­grá­fi­co pro­fun­do del ma­pa de Mal­do­na­do es­tá por ha­cer­se. La ex­pul­sión de los je­sui­tas de Amé­ri­ca en 1767 cor­tó por su ba­se la co­rrien­te cien­tí­fi­ca ini­cia­da por los aca­dé­mi­cos fran­ce­ses. La úl­ti­ma car­ta del pa­dre Juan de Ve­las­co fue el fi­nal de la épo­ca bri­llan­te. Fue­ra de al­gu­nos ma­pas re­gio­na­les co­mo el de la go­ber­na­ción de Gua­ya­quil de 1804, ape­nas hay al­go digno de to­mar­se en cuen­ta, por lo que en ese en­ton­ces vol­ve­mos a de­pen­der de los ma­pas eu­ro­peos y, pos­te­rior­men­te, co­lom­bia­nos (Res­tre­po, Mos­que­ra y Co­daz­zi).

Es­tos son los an­te­ce­den­tes del pri­mer es­fuer­zo car­to­grá­fi­co del Ecua­dor in­de­pen­dien­te rea­li­za­do por Ma­nuel Vi­lla­vi­cen­cio en 1858 pa­ra ilus­trar su obra Geo­gra­fia de la re­pú­bli­ca del Ecua­dor. La car­ta de Vi­lla­vi­cen­cio ten­drá el mé­ri­to del es­fuer­zo per­so­nal en una épo­ca de de­ca­den­cia cien­tí­fi­ca, pe­ro co­mo obra car­to­grá­fi­ca de­ja mu­cho que desear, pues no su­po­ne ma­yor avan­ce con res­pec­to a la car­ta de Mal­do­na­do. Teodoro Wolf, que lo juz­ga muy du­ra­men­te, cree que en reali­dad es un re­tro­ce­so (ver ETI 73).

Nues­tra car­to­gra­fía cien­tí­fi­ca cum­plió tres si­glos, es de­cir, des­de la ela­bo­ra­ción del pri­mer ma­pa del pa­dre Fritz en 1691 has­ta nues­tros días. Ha si­do una lar­ga tra­yec­to­ria de éxi­tos e in­te­rrup­cio­nes, pe­ro sus apor­tes fue­ron ca­da vez más de­ci­si­vos, pues fue­ron re­fle­jan­do el ma­yor co­no­ci­mien­to de nues­tro te­rri­to­rio y con­tri­bu­ye­ron a la po­si­bi­li­dad del uso de los re­cur­sos pa­ra el de­sa­rro­llo

Oc­ta­vio La­to­rre, quien fa­lle­ció el año pa­sa­do, fue his­to­ria­dor y au­tor so­bre car­to­gra­fía, náu­ti­ca y las Ga­lá­pa­gos. Su más cé­le­bre li­bro es La mal­di­ción de la tor­tu­ga, con anéc­do­tas si­nies­tras de las is­las en­can­ta­das. El pre­sen­te tex­to es una adap­ta­ción del ori­gi­nal (1990) y pu­bli­ca­do en el ca­tá­lo­go de las ex­hi­bi­cio­nes car­to­grá­fi­cas que es­tán en cur­so en la igle­sia de la Com­pa­ñía, el Pa­la­cio de Ca­ron­de­let y el Mu­seo de la Ciu­dad, edi­ta­do por Alfonso Or­tiz y Matt­hias Abraham.

Arri­ba. La Car­ta del cor­so del Ma­rag­no­ne (1745) que Car­los Ma­ría de La Con­da­mi­ne hi­zo du­ran­te su regreso de Quito a Eu­ro­pa. De­re­cha. La Car­ta de la pro­vin­cia de Quito, de Pe­dro Vi­cen­te Mal­do­na­do, fue pu­bli­ca­da por La Con­da­mi­ne en Pa­rís, en 1751. Se con­si­de­ra un hi­to en la car­to­gra­fía del que de­ven­dría te­rri­to­rio ecua­to­riano.

Arri­ba. Car­ta ge­ne­ral de las pro­vin­cias del Quito pro­pio (1789) del pa­dre Juan de Ve­las­co. Jun­to con su His­to­ria del reino de Quito, del mis­mo año, se con­si­de­ra a es­te ma­pa co­mo un pre­cur­sor de la na­ción ecua­to­ria­na. De­re­cha. Tras la ex­pul­sión de los je­sui­tas de Amé­ri­ca en 1767, la pro­duc­ción car­to­grá­fi­ca de­ca­yó en ca­li­dad y can­ti­dad. En bue­na medida, la car­to­gra­fía de las úl­ti­mas dé­ca­das de la Co­lo­nia se li­mi­tó a per­fi­les cos­ta­ne­ros he­chos por los na­ve­gan­tes, co­mo es­te del ca­pi­tán Juan Her­vé cer­ca de 1770.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.