Pe­ri­ta en dul­ce

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pa­zos Barrera

Don Fran­cis­co Jo­sé de Cal­das es­tu­vo en Am­ba­to en 1804 y en su li­bro Via­jes, es­cri­be: “A ori­llas y en ve­gas del río se crían las pe­ras, y Am­ba­to go­za del pri­vi­le­gio ex­clu­si­vo en to­da la ex­ten­sión del Vi­rrei­na­to de pro­veer y re­co­ger es­te fru­to de­li­cio­so. La di­fi­cul­tad de ha­llar en­tre los tró­pi­cos un te­rreno are­nis­co y li­ge­ro, con una pre­sión at­mos­fé­ri­ca de 249 líneas ba­ró­me­tro, una tem­pe­ra­tu­ra de diez a die­ci­séis gra­dos Réau­mur y una at­mós­fe­ra ba­ti­da fre­cuen­te­men­te y sin im­pe­tuo­si­dad, po­ne a es­te asien­to en po­se­sión de su pri­vi­le­gio”. No se sa­be cuál va­rie­dad de pe­ra cau­só el en­tu­sias­mo del bo­tá­ni­co pa­ya­nés, pe­ro en lo de­más tam­po­co se pue­de de­cir mu­cho, sal­vo cla­ro eso de “at­mós­fe­ra ba­ti­da fre­cuen­te­men­te y sin im­pe­tuo­si­dad”, ex­pre­sión que su­gie­re un ai­re edé­ni­co que, a pe­sar de to­do, pue­de dis­fru­tar­se en la ac­tua­li­dad.

Pro­pia de la zo­na es la pe­ra uvi­lla que muy bien va en el ju­cho y en el pu­che­ro, es­te úl­ti­mo ra­ro co­ci­do de car­nes, le­gum­bres, raí­ces, es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas. En efec­to, al fi­nal de pu­che­ro se agre­gan pe­ras uvi­llas, du­raz­nos y mem­bri­llos mon­da­dos.

Otras va­rie­da­des de pe­ras se dan en los huer­tos de Am­ba­to y de sus ale­da­ños. Las me­jo­res fru­tas las se­lec­cio­nan pa­ra con­ser­var­las en al­mí­bar. En ca­jas de ma­de­ra vie­nen a Quito y es pre­fe­ri­ble com­prar­las en los mer­ca­dos de San Ro­que y en el Ma­yo­ris­ta. Pe­ro tam­bién las ofre­cen en ca­nas­ti­llas de ca­rri­zo; en es­te ca­so, es bueno cer­cio­rar­se de que no to­do sea pe­rió­di­cos en el fon­do.

Com­pi­ten las pe­ras de Am­ba­to con las que vie­nen de otros paí­ses. Es­tas lle­gan pro­te­gi­das en ca­jas de car­tón y en­vuel­tas con pa­pel de se­da; los co­lo­res de las im­por­ta­das pue­den atraer a los usua­rios, pe­ro has­ta allí lle­ga el fer­vor, pues­to que el sa­bor de las pe­ras de Am­ba­to no tie­ne pa­ran­gón. Co­mo di­jo el sa­bio Cal­das, su sa­bor es de­li­cio­so.

En el Dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la, “pe­ras en dul­ce” se re­fie­re a “per­so­na o ani­mal de ex­ce­len­tes cua­li­da­des”. Sin em­bar­go, en­tre no­so­tros, no es pe­ra sino pe­ri­ta, y el di­cho siem­pre se acom­pa­ña con la ne­ga­ción, de mo­do que de­cir “no es pe­ri­ta en dul­ce” quiere de­cir que pe­se a la apa­rien­cia la per­so­na o ani­mal ca­re­ce de ex­ce­len­tes cua­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.