LA HIS­TO­RIA DEL CI­NE DO­CU­MEN­TAL

HIS­TO­RIA DEL DO­CU­MEN­TAL EN ECUA­DOR

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA - por Ga­brie­la Ale­mán

En uno de los me­jo­res do­cu­men­ta­les de los úl­ti­mos años, El re­loj de Ve­las­co Iba­rra (2017) de Paúl Nar­váez, se cuen­ta la his­to­ria de un ro­bo en el pa­sa­do; en otro, Au­gus­to San Mi­guel ha muer­to ayer (2003), de Javier Iz­quier­do, se abre una tum­ba si­guien­do la pis­ta de un ru­mor; mien­tras en Mi tía Toty (2017), de León Fe­li­pe Troya, se po­ne en cir­cu­la­ción una vi­da que cru­za los sue­ños y de­cep­cio­nes de la re­cien­te his­to­ria ecua­to­ria­na.

El ci­ne do­cu­men­tal ro­ba his­to­rias, re­ve­la se­cre­tos, ex­hu­ma el pa­sa­do y lo em­bal­sa­ma pa­ra el fu­tu­ro; mu­cho del me­jor va más allá, y lo re­vi­ve: lo lan­za ha­cia ade­lan­te pa­ra que dia­lo­gue con el pre­sen­te. Los des­ta­pes que lo­gra el ci­ne do­cu­men­tal no son re­cien­tes, han es­ta­do con no­so­tros des­de que en 1906 un ita­liano, Car­lo Va­len­ti, lle­ga­ra a Ecua­dor con la in­ten­ción de ha­cer­se de una pla­ta mien­tras re­gis­tra­ba even­tos de im­por­tan­cia. Im­por­tan­tes por cuán­to po­dría co­brar al mos­trar­los; con el pa­so del tiem­po, se des­cu­brie­ron las po­si­bi­li­da­des pro­pa­gan­dís­ti­cas del ci­ne y ya no se fil­mó pa­ra co­brar en­tra­das sino que se co­bró pa­ra fil­mar y pu­bli­ci­tar a en­ti­da­des y go­bier­nos. Des­de que se vie­ron re­sul­ta­dos, la po­lí­ti­ca no de­jó de es­tar pre­sen­te en los me­jo­res y peo­res do­cu­men­ta­les del mun­do, sin ex­cluir los ecua­to­ria­nos.

La his­to­ria del as­cen­so de la ima­gen en mo­vi­mien­to es fas­ci­nan­te y es bas­tan­te más com­ple­ja que su ma­ni­do y ci­ta­do ini­cio de la mano de los her­ma­nos Lu­miè­re. El re­la­to abre­via­do di­ce que en 1895 los her­ma­nos fue­ron a una es­ta­ción de tren y a una fá­bri­ca y co­lo­ca­ron su pe­que­ña má­qui­na so­bre el an­dén de la es­ta­ción y fren­te a la puer­ta de sa­li­da de la fá­bri­ca. Una vez que cap­ta­ron las imá­ge­nes y las re­ve­la­ron, las pro­yec­ta­ron fren­te a los in­cau­tos es­pec­ta­do­res pa­ri­si­nos; a con­ti­nua­ción, la cá­ma­ra via­jó por el mun­do ha­cien­do más de lo mis­mo y, voi­lá, las au­dien­cias se re­co­no­cie­ron en las imá­ge­nes. Pe­ro ni los Lu­miè­re fue­ron los pri­me­ros ni los úni­cos, ni el ci­ne fue res­pe­ta­ble en sus ini­cios. Esas pro­yec­cio­nes for­ma­ron par­te de atrac­cio­nes de fe­ria, y su as­cen­so ha­cia la res­pe­ta­bi­li­dad y su lle­ga­da a los tea­tros y a los pú­bli­cos de cla­ses me­dias y su pos­te­rior triun­fo en el reino de los mass me­dia, fue pau­la­tino.

ECUA­DOR

El ci­ne lle­gó a Ecua­dor en 1901, cin­co años des­pués de su crea­ción. Pri­me­ro a Gua­ya­quil, don­de se pro­yec­ta­ron las imá­ge­nes del bió­gra­fo de Edi­son y, un po­co des­pués, a Quito, de mano de un cir­que­ro me­xi­cano. En su es­pec­tácu­lo las to­mas com­pe­tían por la aten­ción del pú­bli­co jun­to a los ma­la­ba­res de los acró­ba­tas y las gra­cias de los ca­ba­llos que re­mon­ta­ban obs­tácu­los. Cin­co años des­pués, el ita­liano Car­lo Va­len­ti re­gis­tra­ba en el puer­to prin­ci­pal las pri­me­ras “vis­tas” ecua­to­ria­nas: La pro­ce­sión del Cor­pus en Gua­ya­quil y los Ejer­ci­cios del Cuer­po de Bom­be­ros y el ama­go de un in­cen­dio. Un mes des­pués se en­con­tra­ba en Quito fil­man­do To­mas del Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca y Las Fes­ti­vi­da­des Patrias del 10 de Agos­to.

Esas “vis­tas” fue­ron el an­te­ce­den­te del do­cu­men­tal; en ellas ya es­ta­ba el ger­men del in­te­rés por re­gis­trar la ac­tua­li­dad y por la elec­ción de los te­mas “vá­li­dos” pa­ra la cons­truc­ción (y ven­ta) de la me­mo­ria na­cio­nal. Re­cién en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX se crea, en Gua­ya­quil, una dis­tri­bui­do­ra y pro­duc­to­ra, la Em­pre­sa Na­cio­nal de Ci­ne Ambos Mun­dos. Pa­ra 1911 ellos gra­ban y pro­yec­tan vis­tas de la Re­cep­ción del Exc­mo. Se­ñor Víctor East­man Cox con to­mas del pre­si­den­te Eloy Al­fa­ro, sus mi­nis­tros y el di­plo­má­ti­co de los Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra la ter­ce­ra dé­ca­da de ese si­glo el ci­ne co­mien­za a con­si­de­rar­se un ar­ma pro­pa­gan­dís­ti­ca y de­ja de pen­sar­se so­lo en tér­mi­nos de en­tre­te­ni­mien­to. En 1920 el pre­si­den­te Jo­sé Luis Ta­ma­yo di­ce, en su dis­cur­so inau­gu­ral: “doy mi de­ci­di­do apo­yo a la ci­ne­ma­to­gra­fía que po­pu­la­ri­za la ma­ra­vi­lla de la cien­cia, las le­tras y las in­dus­trias y ha­ce co­no­cer el pro­gre­so de las na­cio­nes. (…) He­mos de con­fiar en que muy pron­to se­rá reali­dad el pro­pó­si­to de que la cin­ta má­gi­ca lle­ve al ex­te­rior la pro­pa­gan­da que es ne­ce­sa­rio ha­cer de nues­tro ge­ne­ro­so país”. Ambos Mun­dos fil­ma

en 1922 las Fies­tas del Cen­te­na­rio de Quito con su aus­pi­cio. Con la sa­li­da de Ta­ma­yo y la lle­ga­da de la re­vo­lu­ción ju­lia­na, la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pier­de un apo­yo es­ta­tal que, co­mo ejem­plo, ya ha­bía lo­gra­do que la se­rie in­for­ma­ti­va Grá­fi­cos del Ecua­dor se ex­hi­bie­ra en ci­nes co­mer­cia­les.

Esas “vis­tas” tam­bién lo­gran es­ta­ble­cer que la mi­ra­da del crea­dor se en­fren­ta a la in­ter­pre­ta­ción y re­cep­ción de sus imá­ge­nes por par­te del pú­bli­co. Có­mo nos ve­mos y có­mo nos mi­ran y quién ha­ce par­te de ese “nos” que­da pa­ten­te en una car­ta indignada de un ecua­to­riano, re­si­den­te en Chi­le, que vio la pro­yec­ción del do­cu­men­tal De Ita­lia al Ecua­dor (1925) de la em­pre­sa ita­lia­na Pi­ta­lu­ga Fer, de To­rino:

De Ita­lia al Ecua­dor, así se in­ti­tu­la una pe­lí­cu­la pa­sa­da úl­ti­ma­men­te en los di­ver­sos ci­nes de Val­pa­raí­so y que los ecua­to­ria­nos fui­mos a ver, cre­yen­do en­con­trar al­go que sig­ni­fi­que una pro­pa­gan­da fa­vo­ra­ble a nues­tro país. Des­gra­cia­da­men­te no es así. Se tra­ta de una cin­ta lle­na de inexac­ti­tu­des en sus le­yen­das y de es­ce­nas re­pug­nan­tes en los cua­dros que re­pro­du­ce. (…) Di­ce lue­go que 12

[Ecua­dor] tie­ne una po­bla­ción de 1 300 000 ha­bi­tan­tes, com­pues­ta de 50 mil eu­ro­peos y 250 mil in­dios sal­va­jes. (...) Hay tam­bién en es­to una ma­ni­fies­ta mala fe, por­que el Ecua­dor tie­ne en la ac­tua­li­dad apro­xi­ma­da­men­te unos 2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de los cua­les ha­brá unos 200 mil in­dios, sien­do la gran ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes blan­cos. (…) [A]l lle­gar a Gua­ya­quil, los que to­ma­ron la pe­lí­cu­la se di­ri­gie­ron a don­de lle­gan las bal­sas, ca­noas y lan­chas con fru­tas, to­do lo cual ofre­ce un es­pec­tácu­lo pri­mi­ti­vo. (…) Co­mo ecua­to­riano pro­tes­to por el in­sul­to que en­tra­ña la pe­lí­cu­la De Ita­lia al Ecua­dor. Nues­tro país cuen­ta con más de un mi­llón de hom­bres ci­vi­li­za­dos y sus ar­tes, sus le­tras, su co­mer­cio e in­dus­tria se ha­llan muy ade­lan­ta­das.

En los vein­te tam­bién ha­ce una im­por­tan­tí­si­ma in­cur­sión en el ci­ne do­cu­men­tal el pa­dre Car­lo Cres­pi, sa­le­siano ita­liano re­si­den­te en Ecua­dor, que fil­ma­rá en 1926 Los in­ven­ci­bles shua­ras del Al­to Ama­zo­nas, la­men­ta­ble­men­te mu­ti­la­da por un in­cen­dio y de la que so­lo que­da­ron sie­te mi­nu­tos, uti­li­za­dos en 1995 por Uli­ses Es­tre­lla en una edi­ción que in­clu­ye otro ma­te­rial.

Tam­bién des­ta­can las vis­tas fil­ma­das por Mi­guel Ángel Álvarez (en­tre 1922 y 1935) y el no­ti­cie­ro Ecua­dor No­ti­cie­ro de Oca­ña Film de 1929. Las dé­ca­das del cin­cuen­ta y se­sen­ta es­ta­rán mar­ca­das por tres nom­bres: De­me­trio Aguilera Mal­ta, Ga­briel Tra­mon­ta­na y Agus­tín Cues­ta. El re­co­no­ci­do es­cri­tor Aguilera Mal­ta, una de las fi­gu­ras cla­ves del rea­lis­mo so­cial en el país, ha­ce va­rios re­gis­tros do­cu­men­ta­les a lo lar­go de la dé­ca­da del cin­cuen­ta: Va­rias vis­tas del Ecua­dor (1950-1955), Inau­gu­ra­ción Mu­seo Ins­tru­men­tos Mu­si­ca­les Pe­dro Pa­blo Tra­ver­sa­ri (1950) y Ar­tes ma­nua­les po­pu­la­res (1952), mien­tras Tra­mon­ta­na y Cues­ta crea­rán ar­chi­vos in­va­lua­bles de la ac­tua­li­dad na­cio­nal. El registro do­cu­men­tal de los se­ten­ta co­rre­rá, en su ma­yo­ría, a car­go de las ins­ti­tu­cio­nes del na­cien­te es­ta­do pe­tro­le­ro y se con­cen­tra­rá en la pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal.

Con el regreso a la de­mo­cra­cia en la dé­ca­da del ochen­ta las co­sas cam­bian por com­ple­to; un gru­po de jó­ve­nes ci­neas­tas rom­pen el re­la­to ins­ti­tu­cio­nal, pa­ra­dó­ji­ca­men­te re­ci­bien­do apo­yo del de­par­ta­men­to cul­tu­ral del Ban­co Cen­tral, la Unión Na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas y la Ca­sa de la Cul­tu­ra Ecua­to­ria­na. En esos años, lo in­dí­ge­na se mo­ve­rá del mar­gen al cen­tro del dis­cur­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra re­con­fi­gu­rar, des­de el ci­ne, la re­pre­sen­ta­ción de la na­ción en la pan­ta­lla. Dos do­cu­men­ta­les, Bo­ca de lo­bo (1982), de Raúl Kha­li­fé, y Los hie­le­ros del Chim­bo­ra­zo (1980), de Gus­ta­vo e Igor Gua­ya­sa­mín, son re­gis­tros im­por­tan­tes que no de­jan de te­ner al­go de fan­tas­ma­gó­ri­co, pues sus cá­ma­ras fil­man un Ecua­dor que el dis­cur­so ofi­cial se ha­bía ne­ga­do a ver. Du­ran­te el go­bierno del ge­ne­ral Ro­drí­guez La­ra (19721976) es­te, al ser cues­tio­na­dos so­bre los po­si­bles efec­tos ne­ga­ti­vos de la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra en la Ama­zo­nía, di­ce, “ya no hay más pro­ble­ma in­dí­ge­na, to­dos nos vol­ve­mos blan­cos cuan­do acep­ta­mos los ob­je­ti­vos de la cul­tu­ra na­cio­nal”. Ese “blan­quea­mien­to” desa­rro­llis­ta es­ta­rá pre­sen­te en los re­gis­tros de la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, in­dus­trias y po­zos pe­tro­le­ros de la dé­ca­da an­te­rior; en ellos los ha­bi­tan­tes del país, por de­cre­to, se con­vir­tie­ron to­dos en mes­ti­zos. Bo­ca de lo­bo y Los hie­le­ros del Chim­bo­ra­zo po­nen eso en du­da. El do­cu­men­tal de Kha­li­fé es un via­je por el pa­sa­do-pre­sen­te y fu­tu­ro del pue­blo de Si­mia­tug, en la pro­vin­cia de Bo­lí­var. Un pue­blo que po­co a po­co se des­pue­bla de las fa­mi­lias mes­ti­zas due­ñas de las tie­rras; di­ce una de las en­tre­vis­ta­das cer­ca del fin del do­cu­men­tal: “a mi ma­ne­ra de pen­sar, creo que los que van a vi­vir eter­na­men­te son los na­tu­ra­les. (…) Las cua­tro fa­mi­lias blan­cas que es­ta­mos, nos va­mos a mo­rir (…) es­to va a que­dar co­mo prin­ci­pió, va a que­dar so­la­men­te en ma­nos de los na­tu­ra­les”. Si los que ha­blan a lo lar­go

de la pe­lí­cu­la son los mes­ti­zos, las imá­ge­nes en­fa­ti­zan ese “regreso” que men­cio­na la en­tre­vis­ta­da; el do­cu­men­tal ga­nó el pre­mio al me­jor do­cu­men­tal del Festival de Ober­hau­sen en Ale­ma­nia. El do­cu­men­tal de los Gua­ya­sa­mín no es ha­bla­do, ape­nas es­cu­cha­mos unas po­cas pa­la­bras re­gis­tra­das al azar; son las imá­ge­nes las que nos asal­tan has­ta que, al lle­gar al fin, lee­mos so­bre la pan­ta­lla:

En tiem­pos de la Co­lo­nia, los hie­le­ros del Chim­bo­ra­zo ba­ja­ban con 150 mu­las a las po­bla­cio­nes cos­te­ñas de Ba­baho­yo, Pue­blo Vie­jo y Vin­ces. Los hie­le­ros par­ti­ci­pa­ron en las lu­chas de In­de­pen­den­cia. Em­bos­ca­ron al ejér­ci­to es­pa­ñol y guia­ron por sus cha­qui­ña­nes a las tro­pas pa­trio­tas que ob­tu­vie­ron su pri­me­ra vic­to­ria en las cer­ca­nías de Gua­ran­da el 9 de no­viem­bre de 1820. Han trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces: 160 años 195 go­bier­nos El pre­su­pues­to na­cio­nal se ha in­cre­men­ta­do de me­nos de 400 mil pe­sos en la pre­si­den­cia de Flo­res a más de 47 mil mi­llo­nes de su­cres pa­ra 1980. Sin em­bar­go, pa­ra ellos, la his­to­ria se que­dó en la Co­lo­nia.

NUE­VAS PRO­PUES­TAS

En­tre los do­cu­men­ta­les más re­cien­tes, uno de los que ha te­ni­do ma­yor cir­cu­la­ción den­tro y fue­ra del país es La muer­te de Jai­me Rol­dós (2013), de Li­san­dra Ri­ve­ra y Ma­no­lo Sar­mien­to. En él apa­re­ce Ga­briel Tra­mon­ta­na re­la­tan­do, fren­te a la pan­ta­lla, la des­truc­ción de su pro­pio ar­chi­vo. En una de las es­ce­nas fi­na­les del do­cu­men­tal, cuen­ta có­mo, lue­go de mos­trar­le al pre­si­den­te Camilo Pon­ce las to­mas que él hi­zo de la ma­sa­cre de 1959 en Gua­ya­quil, las des­tru­yó pa­ra que no que­da­ra un registro fíl­mi­co de ellas. Es una es­ce­na car­ga­da don­de que­da abier­ta la re­fle­xión so­bre la im­por­tan­cia del registro fíl­mi­co y el po­der de quien tie­ne la cá­ma­ra, así co­mo tam­bién so­bre los dis­cur­sos que se arman (o se de­jan de ar­mar) de la mano de la cons­ta­ta­ción fíl­mi­ca de los he­chos. Esa re­fle­xión es­tá muy pre­sen­te en la pro­duc­ción do­cu­men­tal de los úl­ti­mos quin­ce años. Una se­rie de fac­to­res –la exis­ten­cia de una ley de ci­ne, la crea­ción de un ins­ti­tu­to que asig­na fon­dos pa­ra la pro­duc­ción, el in­te­rés por el ci­ne en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, la ofer­ta de es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en el país y el festival de ci­ne do­cu­men­tal En­cuen­tros del Otro Ci­ne (EDOC)–

Fo­to­gra­ma del do­cu­men­tal Los in­ven­ci­bles shua­ras del al­to Ama­zo­nas (1927), del pa­dre Car­lo Cres­pi, pe­lí­cu­la des­trui­da en un in­cen­dio de la que so­bre­vi­ven sie­te mi­nu­tos, in­cor­po­ra­dos a una re­crea­ción he­cha por Uli­ses Es­tre­lla en 1995.

Dos ins­tan­cias de Ecua­dor No­ti­cie­ro (1929), pro­du­ci­do por Oca­ña Films, y que es en gran medida un re­co­rri­do por las obras y lo­gros de la pre­si­den­cia de Isidro Ayo­ra. Iz­quier­da. Lec­cio­nes de ba­ñar y en­vol­ver a un ni­ño pa­ra nue­vas obs­te­tri­ces en la ma­ter­ni­dad de Quito. Arri­ba. Ni­ños jue­gan en una pis­ci­na, po­si­ble­men­te en El Se­na, a los pies del Pa­ne­ci­llo, o en uno de los co­le­gios de la ca­pi­tal.

Igor y Gus­ta­vo Gua­ya­sa­mín / Ci­ne­ma­te­ca Na­cio­nal

Iz­quier­da. Las Vis­tas (1922-1935), de Mi­guel Ángel Álvarez, son un registro de mo­men­tos tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos de su épo­ca. De­re­cha. Bo­ca de lo­bo (1982), de Raúl Kha­li­fé, y Los hie­le­ros del Chim­bo­ra­zo (1980), de Igor y Gus­ta­vo Gua­ya­sa­mín son dos ejem­plos de do­cu­men­ta­les de la eta­pa con­si­de­ra­da “in­di­ge­nis­ta”, que coin­ci­dió con el re­torno a la de­mo­cra­cia.

Raúl Kha­li­fé / Ci­ne­ma­te­ca Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.