La vida en los An­des

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cio Me­na Vás­co­nez

Ha­ce 250 mi­llo­nes de años se em­pe­zó a for­mar la enor­me arru­ga que hoy co­no­ce­mos co­mo los An­des; des­de en­ton­ces ha si­do un in­me­jo­ra­ble la­bo­ra­to­rio pa­ra la vida. Pa­tri­cio Me­na re­ca­pi­tu­la la tra­yec­to­ria de es­te vas­to es­pa­cio que atra­vie­sa sie­te na­cio­nes y sig­na sus his­to­rias y cul­tu­ras.

¿Có­mo lle­ga­mos a vi­vir en la cor­di­lle­ra más lar­ga del mun­do, con al­gu­nos de los pi­cos más al­tos del pla­ne­ta, con una va­rie­dad de plan­tas y ani­ma­les alu­ci­nan­te, una es­ca­le­ra de eco­sis­te­mas po­cas ve­ces vis­ta, ríos po­de­ro­sí­si­mos, va­lles de al­tu­ra que acu­nan me­ga­ciu­da­des tan caó­ti­cas co­mo her­mo­sas jun­to a blan­cos pue­bli­tos es­tan­ca­dos en el tiem­po, una his­to­ria que co­mien­za ha­ce mu­cho tiem­po y que aho­ra con­ti­núa tan pro­me­te­do­ra co­mo in­cier­ta, un mo­sai­co hu­mano que re­cuer­da al más lla­ma­ti­vo vi­tral gó­ti­co?

To­do co­men­zó cuan­do la Tie­rra era muy di­fe­ren­te que aho­ra. La cor­te­za de nues­tro pla­ne­ta es un rom­pe­ca­be­zas mal he­cho; des­de ha­ce eo­nes las fuer­zas cós­mi­cas no ati­nan a ar­mar­lo. Los con­ti­nen­tes y los ma­res han ido cam­bian­do, y si­guen cam­bian­do. La piel de la Tie­rra de hoy no es la mis­ma que la que exis­tía ha­ce diez, cien o mil mi­llo­nes de años.

Esa piel es­tá he­cha de va­rias pla­cas tec­tó­ni­cas, las pie­zas rí­gi­das del rom­pe­ca­be­zas, enor­mes co­mo con­ti­nen­tes, que flo­tan y se des­li­zan so­bre el man­to flui­do que las sub­ya­ce. La ve­lo­ci­dad a la que se mue­ven es­tas pla­cas es muy len­ta co­mo pa­ra ser per­ci­bi­da a sim­ple vis­ta (unos po­cos cen­tí­me­tros al año), pe­ro su­fi­cien­te pa­ra que con el tiem­po, mu­cho tiem­po, los con­ti­nen­tes, que al ini­cio fue­ron uno so­lo, se ha­yan se­pa­ra­do y al­gún día vuel­van a unir­se. No es coin­ci­den­cia, en­ton­ces, cuan­do en un ma­pa a uno le pa­re­ce que, por ejem­plo, las cos­tas de Bra­sil en­ca­jan más o me­nos bien en las cos­tas oc­ci­den­ta­les de Áfri­ca; al­gu­na vez for­ma­ron una so­la ma­sa.

Es­ta de­ri­va con­ti­nen­tal, co­mo se lla­ma el fe­nó­meno, no es la úni­ca con­se­cuen­cia de la aco­mo­da­ción de las pla­cas. Otros desen­la­ces más im­por­tan­tes en tér­mi­nos co­ti­dia­nos son los te­rre­mo­tos, las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y el apa­re­ci­mien­to de is­las co­mo las Ga­lá­pa­gos. Al to­par­se dos pla­cas, una se hun­de de­ba­jo de la otra y la em­pu­ja ha­cia arri­ba. La fric­ción y frac­tu­ras ge­ne­ra­das por es­te cho­que per­mi­ten que se pro­duz­ca y se li­be­re mag­ma a la su­per­fi­cie. Ade­más, la pla­ca que ce­de se do­bla co­mo un pa­pel de pro­por­cio­nes mo­nu­men­ta­les. Así su­ce­dió ha­ce unos 250 mi­llo­nes de años, cuan­do la pla­ca de Naz­ca –que avan­za ha­cia el es­te en el océano Pa­cí­fi­co– se em­pe­zó a me­ter de­ba­jo de la pla­ca sud­ame­ri­ca­na que em­pu­ja ha­cia el oes­te: se pro­du­jo la co­lo­sal arru­ga que lla­ma­mos cor­di­lle­ra de los An­des. Los Hi­ma­la­ya y mu­chas otras gran­des cor­di­lle­ras tie­nen un ori­gen pa­re­ci­do. Los An­des cre­cie­ron así des­de aba­jo ha­cia arri­ba, pe­ro tam­bién lo hi­cie­ron des­de arri­ba ha­cia aba­jo. La piel arru­ga­da

se fue cu­brien­do de nue­vos sue­los pro­duc­to de la caí­da de la ceniza de las erup­cio­nes.

Sin em­bar­go, los An­des son mu­cho más que una cor­di­lle­ra de roca de 7 mil ki­ló­me­tros en­tre Mé­ri­da y el ca­bo de Hor­nos, el tes­ti­mo­nio de es­tos ca­ta­clis­mos geo­ló­gi­cos. Son tam­bién la re­gión más bio­di­ver­sa de la Tie­rra, la co­lum­na ver­te­bral de la cul­tu­ra de al me­nos sie­te paí­ses e in­con­ta­bles pue­blos y co­mu­ni­da­des, el es­ce­na­rio de even­tos his­tó­ri­cos y so­cia­les que cam­bia­ron el de­ve­nir de na­cio­nes y te­rri­to­rios. Pá­gi­nas an­te­rio­res. El San­gay, des­de las cum­bres del An­ti­sa­na. A la de­re­cha se ve al Ce­rro Her­mo­so, en el Llan­ga­na­ti. Arri­ba. Fies­ta de Ca­po­ra­les, en Sa­la­sa­ca, con el Tun­gu­rahua al fon­do.

Ecua­dor es uno de los paí­ses ca­ta­lo­ga­dos co­mo me­ga­di­ver­sos. Su si­tua­ción tro­pi­cal es la cau­sa pri­ma­ria de es­ta gran va­rie­dad de se­res vi­vos. Pe­ro si pen­sa­mos por un mo­men­to en nues­tro país –o cual­quie­ra de las na­cio­nes

an­di­nas tro­pi­ca­les– sin la pre­sen­cia de los An­des ten­dría­mos una gran pla­ni­cie más o me­nos ho­mo­gé­nea en­tre el Pa­cí­fi­co y la Ama­zo­nía. De­fi­ni­ti­va­men­te ha­bría di­ver­si­dad, pe­ro los An­des hi­cie­ron que es­ta se po­ten­cia­ra; crea­ron una den­sa es­ca­le­ra de há­bi­tats don­de han evo­lu­cio­na­do or­ga­nis­mos en nú­me­ros ca­si in­fi­ni­tos, tan­to aque­llos que se ori­gi­na­ron aquí mis­mo, co­mo los que han lle­ga­do de nor­te, sur y orien­te en olea­das de mi­gra­cio­nes na­tu­ra­les.

Uno de los me­ca­nis­mos pa­ra la apa­ri­ción de nue­vas es­pe­cies es el ais­la­mien­to en­tre po­bla­cio­nes. Es­to lo cons­ta­tó Dar­win cuan­do en ca­da is­la de las Ga­lá­pa­gos en­con­tró es­pe­cies em­pa­ren­ta­das pe­ro di­fe­ren­tes. En los An­des, las ba­rre­ras crea­das por la ru­go­si­dad del te­rreno y los cam­bios pe­que­ños pe­ro im­por­tan­tes en las con­di­cio­nes de si­tios re­la­ti­va­men­te cer­ca­nos han he­cho que, pa­ra al­gu­nos or­ga­nis­mos, las mon­ta­ñas se cons­ti­tu­yan en ver­da­de­ros ar­chi­pié­la­gos en tie­rra: las ci­mas de las mon­ta­ñas, mu­chas ve­ces con pá­ra­mos y nie­ve, son Aba­jo. Fies­ta de la Ma­ma Ne­gra, La­ta­cun­ga. De­re­cha. Una de las in­nu­me­ra­bles cas­ca­das en el bos­que nu­bla­do de Mash­pi. las is­las. El mar son las sá­ba­nas de bos­ques, des­ten­di­das y enor­mes. Es­tas “is­las” han si­do cri­so­les de evo­lu­ción: “ca­da que­bra­da tie­ne su ra­ni­ta”, di­cen los her­pe­tó­lo­gos, y al­go pa­re­ci­do pro­cla­man quie­nes es­tu­dian las or­quí­deas.

Un ma­pa de eco­sis­te­mas del país nos en­se­ña una abi­ga­rra­da mez­cla de co­lo­res. La zo­na an­di­na es un ma­re­mág­num de to­na­li­da­des que no so­la­men­te se ma­ni­fies­ta a am­bos la­dos de la cor­di­lle­ra, sino en el ca­lle­jón in­ter­an­dino. No es so­lo la di­fe­ren­te al­ti­tud la cau­sa bá­si­ca de es­ta di­ver­si­dad. En cier­tas zo­nas in­ter­an­di­nas, más ba­jas y ale­ja­das de las fuen­tes de hu­me­dad al es­te y oes­te, los vien­tos que traen la llu­via no pue­den flan­quear las al­ti­tu­des de los gran­des vol­ca­nes y así se pro­du­cen va­lles re­la­ti­va­men­te ári­dos, co­mo los del Cho­ta y del Guay­lla­bam­ba. No­ta­bles por su al­ta hu­me­dad, los eco­sis­te­mas an­di­nos tie­nen tam­bién su con­tra­par­te en es­tas zo­nas, al­gu­nas de las cua­les al­can­zan gran­des ele­va­cio­nes co­mo en los pá­ra­mos del Chim­bo­ra­zo, más pa­re­ci­dos a una pu­na pe­rua­na o bo­li­via­na que a un clá­si­co pá­ra­mo de pa­jo­nal, hú­me­do y llu­vio­so.

Los pá­ra­mos son la pun­ta de es­te ice­berg de eco­sis­te­mas an­di­nos. Con­tie­nen la más al­ta bio­di­ver­si­dad en­tre los eco­sis­te­mas de al­ta mon­ta­ña

Arri­ba. El ca­rác­ter de Qui­to, co­mo el de to­das las gran­des ciu­da­des an­di­nas, es in­se­pa­ra­ble de su oro­gra­fía. Aba­jo. El guan­to ( Brug­man­sia sp.) es una plan­ta sa­gra­da uti­li­za­da por los ya­chacs de los An­des. Es fuen­te del po­de­ro­so alu­ci­nó­geno es­co­po­la­mi­na. De­re­cha. El yum­bo ( Sem­nor­nis ramp­has­ti­nus) ha­bi­ta los flan­cos oc­ci­den­ta­les de la cor­di­lle­ra.

del mun­do, di­ver­si­dad que in­clu­ye al cón­dor y al re­cién des­cu­bier­to co­li­brí es­tre­lla de gar­gan­ta azul (ver pá­gi­na 8). Son la fuen­te prin­ci­pal de agua pa­ra cul­ti­vos, ciu­da­des e hi­dro­eléc­tri­cas en to­da la zo­na an­di­na tro­pi­cal; ciu­da­des co­mo Mé­ri­da, Bo­go­tá, Qui­to y Ca­ja­mar­ca de­pen­den en su to­ta­li­dad del agua re­co­gi­da por sus sue­los ca­si má­gi­ca­men­te es­pon­jo­sos. Exis­ten mu­chos ti­pos de pá­ra­mo: los sú­per pá­ra­mos, cer­ca de las nieves eter­nas, tie­nen al­gu­nas de las plan­tas más re­sis­ten­tes del mun­do; los pá­ra­mos tí­pi­cos, con una al­ta do­mi­nan­cia de pa­jo­nal (pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra mo­nó­to­nos), y los mí­ti­cos pá­ra­mos de frai­le­jo­nes en el nor­te y en el Llan­ga­na­ti, son so­lo par­te de la di­ver­si­dad in­trín­se­ca de es­tos lu­ga­res ex­tra­or­di­na­rios.

Por de­ba­jo de los pá­ra­mos es­tá un re­per­to­rio de bos­ques an­di­nos ca­rac­te­ri­za­dos to­dos por una al­ta bio­di­ver­si­dad y la pre­sen­cia de nie­bla día a día, lo que les pro­por­cio­na un as­pec­to de fá­bu­la. Va­le la pe­na re­vi­sar por un mo­men­to el ma­pa eco­ló­gi­co del dis­tri­to me­tro­po­li­tano de Qui­to co­mo un ejem­plo de la com­ple­ji­dad de es­tos pai­sa­jes. Se­gún la se­cre­ta­ría de Am­bien­te, des­de la pun­ta del Sin­cho­la­gua (a 4780 me­tros de al­ti­tud) has­ta las tie­rras más ba­jas en el oc­ci­den­te, en Pac­to y Gua­lea (a unos se­te­cien­tos me­tros), exis­te hoy un te­rri­to­rio de cam­pos y ciu­da­des, pe­ro que aún con­tie­ne re­ma­nen­tes im­por­tan­tes de lo que de­bió ha­ber si­do un con­ti­nuo de sel­vas mon­ta­nas, aho­ra ca­te­go­ri­za­das en die­ci­sie­te ti­pos de ve­ge­ta­ción. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, a más de los pá­ra­mos, hay bos­ques mon­ta­nos al­tos y ba­jos, bos­ques de pie­de­mon­te, zo­nas con ma­to­rral y bos­ques de zo­nas se­mi­ári­das, a más de la ve­ge­ta­ción aso­cia­da con ríos, que­bra­das y la­gu­nas. La pro­pia ciu­dad de Qui­to es, de al­gu­na ma­ne­ra, una zo­na de tran­si­ción en­tre los eco­sis­te­mas muy hú­me­dos del sur ha­cia el Ata­ca­zo, y los eco­sis­te­mas se­mi­ári­dos ha­cia Guay­lla­bam­ba en el nor­te. Un mo­sai­co igual de co­pio­so en­con­tra­re­mos ya sea que si­ga­mos la cor­di­lle­ra ha­cia el nor­te, ha­cia Im­ba­bu­ra y Car­chi, o ha­cia el sur del Ecua­dor.

Los se­res vi­vos en­con­tra­ron en los An­des tan­to una ba­rre­ra co­mo un pa­sa­di­zo. Co­mo pro­duc­to de su efec­to de ba­rre­ra, las sel­vas es­me­ral­de­ñas son pa­re­ci­das a las sel­vas orien­ta­les, pe­ro su com­po­si­ción flo­rís­ti­ca y fau­nís­ti­ca es has­ta cier­to pun­to di­fe­ren­te. Por ejem­plo, los ta­pi­res ama­zó­ni­cos no lle­ga­ron a la cos­ta pa­cí­fi­ca, pe­ro ahí hay, o ha­bía, un ta­pir pro­pio, con pa­rien­tes en la fau­na cen­troa­me­ri­ca­na. Por otro la­do, al ele­var­se, los An­des re­pli­ca­ron cier­tas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que se en­con­tra­ban más al nor­te o al sur de los tró­pi­cos, y plan­tas tí­pi­cas de zo­nas tem­pla­das pu­die­ron avan­zar ha­cia la zo­na ecua­to­rial: los nue­vos cli­mas, más fríos, les per­mi­tían co­lo­ni­zar y adap­tar­se. Un aná­li­sis clá­si­co de los orí­ge­nes de la flo­ra an­di­na en la cor­di­lle­ra orien­tal de Co­lom­bia, rea­li­za­do por

Tho­mas van der Ham­men y An­toi­ne Cleef en 1983, mues­tra que la ma­yo­ría de los gé­ne­ros son tro­pi­ca­les, pe­ro que hay va­rios que lle­ga­ron des­de el nor­te, co­mo por ejem­plo el mor­ti­ño ( Vac­ci­nium) y el ali­so ( Al­nus), y des­de el sur, en­tre otros el si­sín o ro­me­ri­llo ( Po­do­car­pus), el úni­co ár­bol pa­rien­te de los pi­nos pro­pio de nues­tras tie­rras, y el pre­cio­so aru­po ( Chio­nant­hus); des­de el orien­te lle­gó el gé­ne­ro de la na­ran­ji­lla ( So­la­num), que tam­bién in­clu­ye es­pe­cies tan im­por­tan­tes y an­di­nas co­mo el to­ma­te, la pa­pa, el to­ma­te de ár­bol o el pe­pino. Es­ta gra­dien­te al­ti­tu­di­nal, que se tra­du­ce en una gra­dien­te de con­di­cio­nes am­bien­ta­les, pue­de ser im­por­tan­tí­si­ma si se pre­sen­tan es­ce­na­rios de cam­bio cli­má­ti­co ca­tas­tró­fi­co. Las par­tes al­tas de los An­des po­drían con­ver­tir­se en re­fu­gios de la flo­ra y fau­na exi­lia­da de los lla­nos a am­bos la­dos de la

Los al­re­de­do­res de la la­gu­na de Col­ta, en Chim­bo­ra­zo, ero­sio­na­dos por la pér­di­da de co­ber­tu­ra ve­ge­tal y las ma­las prác­ti­cas agrí­co­las.

Tai­ta Chim­bo­ra­zo. cor­di­lle­ra por las even­tua­les con­di­cio­nes muy ca­lien­tes o muy se­cas.

En al­gún mo­men­to lle­gó otra es­pe­cie: la nues­tra. La teo­ría clá­si­ca di­ce que ha­ce unos 13 500 años apa­re­ció el ser hu­mano en las Amé­ri­cas, tras ha­ber cru­za­do el con­ge­la­do es­tre­cho de Be­ring. Po­co a po­co se dis­tri­bu­yó y lle­gó con re­la­ti­va ra­pi­dez a Su­da­mé­ri­ca. Sin em­bar­go, hay evi­den­cias que pro­mue­ven la teo­ría de que in­clu­so an­tes, ha­ce 18 mil años o más, ya ha­bía gen­te en tie­rras ame­ri­ca­nas. En cual­quier ca­so, los An­des se fue­ron po­blan­do, es po­si­ble que des­de va­rios flan­cos. Si­tios co­mo El In­ga en Pi­chin­cha, Cu­bi­lán en Lo­ja y Chob­si en Azuay dan cuen­ta de ac­ti­vi­dad hu­ma­na des­de ha­ce unos 8 mil años. Eran ca­za­do­res-re­co­lec­to­res que ha­cían uso ex­ten­si­vo de la bio­di­ver­si­dad bos­co­sa y pa­ra­me­ra. Se han en­con­tra­do, por

ejem­plo, pun­tas de lan­za de ob­si­dia­na con las que pa­re­cen ha­ber ca­za­do, en­tre otros, za­ri­güe­ya, co­ne­jo, puer­coes­pín y ta­pir. El uso de plan­tas co­mo uvi­lla, ta­xo, no­gal, ni­gua, ca­pu­lí, ata­co, qui­nua, cho­cho y me­llo­co pue­de ha­ber si­do el ini­cio de un pro­ce­so de do­mes­ti­ca­ción que le­gó al mun­do en­te­ro la pa­pa, el to­ma­te, el ba­ba­co, el fré­jol, la chi­ri­mo­ya y el to­ma­te de ár­bol.

Los An­des, con sus reali­da­des bio­ló­gi­cas y fí­si­cas úni­cas, son la ba­se pa­ra en­ten­der la his­to­ria, la cul­tu­ra y la reali­dad de nues­tros paí­ses y pue­blos. Tras la con­so­li­da­ción de va­rias na­cio­na­li­da­des a lo lar­go de la cor­di­lle­ra, des­de los pal­tas en Lo­ja has­ta los pas­tos en Car­chi –pa­san­do por ka­ña­ris, pu­ruháes, pan­za­leos, ka­yam­bis y ca­ran­quis–, la lle­ga­da de los in­cas so­lo fue el pre­sa­gio de que un cam­bio ra­di­cal es­ta­ba por ve­nir. Co­bi­ja­dos por la ma­jes­tuo­si­dad de Ma­chu Pic­chu, a lo lar­go de nues­tros va­lles in­ter­an­di­nos te­ne­mos los res­tos mix­tos de In­ga­pir­ca y mu­chos otros pu­ca­rás, pi­rá­mi­des, to­las y mo­nu­men­tos. En los An­des es­tán los Llan­ga­na­tes, don­de tal vez es­té en­te­rra­do el te­so­ro de Atahual­pa, pe­ro don­de exis­te con cer­te­za un te­so­ro na­tu­ral con gar­gan­tas pro­fun­das y frai­le­jo­nes gi­gan­tes.

Los in­cas es­tu­vie­ron por acá po­co tiem­po, pe­ro de­ja­ron una hue­lla hon­da que in­clu­ye sis­te­mas de riego an­ti­guos y el ru­na­si­mi, el kich­wa, que aún se ha­bla en las al­tu­ras an­di­nas. Su im­pac­to fue me­nor en com­pa­ra­ción con lo que ven­dría con la in­va­sión eu­ro­pea. Es­tas mon­ta­ñas se vie­ron po­bla­das de se­res ex­tra­ños: ca­ba­llos, va­cas, cer­dos, ove­jas… Jun­to a los tu­bércu­los an­di­nos em­pe­za­ron a cu­brir los cam­pos los ce­rea­les del Vie­jo Mun­do. Una fu­sión cul­tu­ral ini­cua pe­ro ri­ca em­pe­zó a ge­ne­rar­se, la cu­na de la com­ple­ja idio­sin­cra­sia ac­tual de la gen­te de los An­des. Las lu­chas por la li­ber­tad de los paí­ses an­di­nos se ma­ni­fes­ta­ron en las icó­ni­cas ba­ta­llas de in­de­pen­den­cia, mu­chas de ellas en las la­de­ras an­di­nas: Bo­ya­cá, Pi­chin­cha, Ju­nín, Aya­cu­cho y Mai­pú. Des­de en­ton­ces, y en to­da la his­to­ria re­pu­bli­ca­na, los An­des han si­do protagonistas.

Hoy en día los An­des si­guen cre­cien­do, si­guen tem­blan­do, si­guen es­cu­pien­do la­va. Aho­ra hay mu­cha más gen­te, mu­cha me­nos na­tu­ra­le­za, más ca­rre­te­ras, más tú­ne­les, más puen­tes y me­nos que­bra­das. No so­lo es la de­ri­va con­ti­nen­tal la que los cam­bia: aho­ra hay fuer­zas más in­me­dia­tas, ries­gos más in­mi­nen­tes, pe­ro na­da qui­ta­rá que des­de cual­quie­ra de las ciu­da­des se­rra­nas, e in­clu­so des­de Gua­ya­quil en un día des­pe­ja­do, po­da­mos dar­nos el lu­jo de ob­ser­var, dis­fru­tar y a ra­tos te­mer es­ta gran­dio­si­dad tras­cen­den­te

Pa­tri­cio Me­na es bo­tá­ni­co, pe­rio­dis­ta y edi­tor; es­pe­cia­lis­ta en pá­ra­mos, miem­bro fun­da­dor de Eco­cien­cia y de la so­cie­dad del Ár­bol de Qui­to. [email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.