Una alian­za en­tre cul­ti­vos y bos­ques

EL BOS­QUE CO­MO ALIA­DO

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Va­le­ria Sor­ga­to fo­tos: An­drés Vallejo

El abu­so de mu­chos eco­sis­te­mas an­di­nos los ha lle­va­do a la de­gra­da­ción, al pun­to que in­clu­so las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que tie­nen aso­cia­das se ven com­pro­me­ti­das. Va­le­ria Sor­ga­to re­co­rre al­gu­nas ini­cia­ti­vas en el no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha que pre­ten­den vol­ver a tra­ba­jar con los bos­ques, no con­tra ellos.

Mi­chiel Ver­ka­de te­nía 32 años cuan­do com­pró vein­te hec­tá­reas de po­tre­ros ex­haus­tos en el no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha. Ha­bía de­ja­do atrás su na­ti­va Ho­lan­da y un tra­ba­jo de in­ge­nie­ro fo­res­tal pa­ra em­pren­der la mi­sión que le to­ma­ría una vida. Die­ci­nue­ve años más tar­de re­co­rre­mos con él aque­lla mis­ma fin­ca en el sec­tor de Tan­da­ya­pa; aho­ra al­ber­ga un cul­ti­vo de ca­fé de ex­por­ta­ción ba­jo un bos­que en que ca­da ár­bol ha si­do sem­bra­do con sus ma­nos.

Cuan­do Ver­ka­de se hi­zo car­go de la fin­ca, es­ta es­ta­ba do­mi­na­da por pas­ti­za­les ama­ri­llen­tos so­bre tie­rras de­gra­da­das. Du­ran­te ca­si tres dé­ca­das las pi­sa­das del ga­na­do ha­bían com­pac­ta­do el sue­lo y lo ha­bían ex­pues­to a la ero­sión, so­bre to­do en las áreas más em­pi­na­das. Cuan­do llo­vía, la ca­pa or­gá­ni­ca se la­va­ba al no exis­tir raí­ces que la su­je­ta­ran. Por los arro­yos, otro­ra cris­ta­li­nos, ba­ja­ba lo­do y el sue­lo se vol­vía más ava­ro ca­da año.

La di­ná­mi­ca que lle­vó a es­ta fin­ca a tal es­ta­do de de­gra­da­ción se re­pi­tió a lo an­cho de los An­des, ca­da vez que se abría una ca­rre­te­ra en sus flan­cos. Aquí, en el no­roc­ci­den­te, la sus­ti­tu­ción de bos­ques mon­ta­nos se ini­ció en los años se­sen­ta del siglo pa­sa­do. Al prin­ci­pio se ex­traía ma­de­ra pa­ra la cons­truc­ción y pa­ra la pro­duc­ción de car­bón. En las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, en el no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha se per­die­ron un pro­me­dio de 1500 hec­tá­reas de bos­ques al año, se­gún da­tos del Con­sor­cio pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la Eco­rre­gión An­di­na (CONDESAN), una fun­da­ción que tra­ba­ja en la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas an­di­nos. Fran­cis­co Cues­ta, coor­di­na­dor del Área de Bio­di­ver­si­dad en esa ins­ti­tu­ción, se­ña­la que des­de 1990 se han per­di­do un mi­llón de hec­tá­reas de bos­que mon­tano en el país, una ex­ten­sión equi­va­len­te a to­do el par­que na­cio­nal Ya­su­ní. Tras la de­fo­res­ta­ción vi­nie­ron los mo­no­cul­ti­vos y las fin­cas ga­na­de­ras, que con­ta­mi­nan las ver­tien­tes y ago­tan el sue­lo en po­cos años.

Ver­ka­de sa­bía que el re­to era re­cu­pe­rar el bos­que al tiem­po que ob­te­nía un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co del te­rreno. Sem­bró plan­tas pro­ve­nien­tes de va­rios sec­to­res ale­da­ños con la idea de crear un jar­dín bo­tá­ni­co pa­ra los tu­ris­tas. Al no lo­grar que es­ta ac­ti­vi­dad le ge­ne­re in­gre­sos es­ta­bles, se de­di­có al negocio del ca­fé. Cons­tru­yó cua­ren­ta ki­ló­me­tros de te­rra­zas en las la­de­ras pa­ra evi­tar el des­la­ve del sue­lo y, a me­di­da que iba cre­cien­do el bos­que, sem­bra­ba plan­tas de ca­fé. Hoy, 24 mil ca­fe­tos fruc­ti­fi­can en­tre emi­nen­tes ali­sos, ba­na­nos, lau­re­les, ce­dros, pal­mas de ra­mo y gua­ya­bi­llos. To­da su pro­duc­ción de ca­fé la ven­de di­rec­ta­men­te a su her­mano, quien tie­ne una ca­fe­te­ría en Di­na­mar­ca. En 2014 la co­mer­cia­li­za­do­ra ho­lan­de­sa de ca­fé Tra­boc­ca ca­li­fi­có su ca­fé co­mo “es­pe­cial”, lo que le ha per­mi­ti­do ac­ce­der a mer­ca­dos me­jor re­mu­ne­ra­dos.

El pro­pó­si­to de Ver­ka­de es crear al­re­de­dor de su cul­ti­vo un am­bien­te con la ma­yor di­ver­si­dad de plan­tas y ani­ma­les po­si­ble. Jen­gi­bres, he­li­co­nias, an­tu­rios, bro­me­lias, más de 76 es­pe­cies

de or­quí­deas, cien ár­bo­les di­fe­ren­tes, en­tre otros or­ga­nis­mos, for­man par­te in­te­gral de su plan­ta­ción de ca­fé. El bos­que le pro­vee po­li­ni­za­do­res, fer­ti­li­dad pa­ra el sue­lo, un con­trol na­tu­ral de pla­gas y el mi­cro­cli­ma ideal pa­ra el cre­ci­mien­to y bie­nes­tar de sus plan­tas.

Du­ran­te años, el ho­lan­dés ha ob­ser­va­do las in­ter­ac­cio­nes en­tre plan­tas y ani­ma­les y el pa­pel que ca­da or­ga­nis­mo desem­pe­ña en su cul­ti­vo. Co­mo re­sul­ta­do, es­tá con­ven­ci­do de las bon­da­des de la com­ple­ji­dad pro­pia de los am­bien­tes di­ver­sos. Po­ne co­mo ejem­plo al azo­te de los ca­fi­cul­to­res: la ro­ya, un hon­go anaran­ja­do que se pe­ga de­ba­jo de la ho­ja y la de­bi­li­ta. “Hay un escarabajo chi­qui­to que cul­ti­va un hon­go blan­co –ex­pli­ca Ver­ka­de– y es­te hon­go ata­ca al hon­go de la ro­ya”. Pe­ro pa­ra que es­te escarabajo es­té pre­sen­te tie­ne que ha­ber cier­to ti­po de hor­mi­gas que lo pro­te­jan de unas avis­pas que de­vo­ran al escarabajo. Pa­ra atraer a las hor­mi­gas, Ver­ka­de siem­bra gua­ru­mos. Sin em­bar­go, el am­bien­te no pue­de ser del to­do hos­til pa­ra las avis­pas, pues es­tas tam­bién ata­can a otro escarabajo que es pla­ga, la bro­ca del ca­fé. Es la som­bra de los ár­bo­les y el mi­cro­cli­ma que ge­ne­ra lo que per­mi­te a es­tas de­li­ca­das in­ter­co­ne­xio­nes sub­sis­tir. Pa­ra los ca­fe­ta­le­ros con­ven­cio­na­les, en cam­bio, la som­bra es un pro­ble­ma, pues ale­gan que alien­ta la hu­me­dad que ayu­da a que el hon­go de la ro­ya se pro­pa­gue.

En la agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal, co­mo di­ce Ver­ka­de, se bus­ca com­pen­sar con pes­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y her­bi­ci­das to­do lo que el bos­que ofre­ce­ría si se lo hu­bie­ra de­ja­do en pie. Re­ver­tir ese em­po­bre­ci­mien­to es lo que bus­ca la res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca en la que él, y otros co­mo él, es­tán em­pe­ña­dos: res­ti­tuir la ca­pa­ci­dad de eco­sis­te­mas que han si­do de­gra­da­dos pa­ra per­pe­tuar­se a sí mis­mos y, en el ca­mino, pro­veer de ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos a los sis­te­mas pro­duc­ti­vos a los que es­tán aso­cia­dos. Es­tos be­ne­fi­cios van más allá de la fin­ca; re­per­cu­ten, aguas aba­jo por ejem­plo, en las vi­das de otra gen­te que de­ja de su­frir la con­ta­mi­na­ción. Pa­ra es­te ar­tícu­lo vi­si­ta­mos va­rias ini­cia­ti­vas que in­cor­po­ran prác­ti­cas agrí­co­las sos­te­ni­bles en el no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha, per­so­nas que se dis­tan­cian del “ex­trac­ti­vis­mo agrí­co­la”, co­mo al­gu­nos de ellos lla­man a la agri­cul­tu­ra ba­sa­da en agro­quí­mi­cos.

Mar­co Tai­pe, pal­mi­cul­tor en Mash­pi, a unos trein­ta ki­ló­me­tros al no­roes­te de Tan­da­ya­pa, ne­ce­si­tó diez años pa­ra cons­ta­tar las se­cue­las de los her­bi­ci­das en su plan­ta­ción. El te­rreno se pu­so pá­li­do, ama­ri­llo; que­dó se­co e in­fér­til. Los pal­mi­tos ca­si no te­nían raí­ces y sus hi­jue­los no desa­rro­lla­ban. Tai­pe uti­li­za­ba gli­fo­sa­to pa­ra eli­mi­nar la ma­la yer­ba. Más tar­de tu­vo que bus­car nue­vos

quí­mi­cos, más ca­ros, pues ca­da año la ma­le­za se vol­vía más re­sis­ten­te al gli­fo­sa­to. Ha­ce un año de­ci­dió no vol­ver a uti­li­zar her­bi­ci­das.

A pe­sar de que eli­mi­nar la ma­la yer­ba a mano es más ca­ro, Tai­pe es­tá fe­liz con los re­sul­ta­dos: la tie­rra es­tá hú­me­da, de un co­lor ca­fé os­cu­ro, los re­to­ños del pal­mi­to cre­cen, e in­clu­so aho­ra bro­ta una plan­ta que apor­ta ni­tró­geno a su cul­ti­vo. Tam­po­co ne­ce­si­ta de­sin­fec­tar los pal­mi­tos ya cor­ta­dos; sin her­bi­ci­das, ha vuel­to una es­pe­cie de mos­qui­to cu­yas se­cre­cio­nes le­cho­sas im­pi­den a un escarabajo que de­po­si­te sus hue­vos en los ta­llos del pal­mi­to y que los eche a per­der. “La na­tu­ra­le­za me ayu­da”, co­men­ta el agri­cul­tor. Tai­pe re­co­no­ce, sin em­bar­go, que su pro­duc­ción dis­mi­nu­yó un 30%, ya sea por la se­quía o por el nue­vo sis­te­ma. Tie­ne que es­pe­rar pa­ra sa­ber. Por otro la­do, tie­ne más re­to­ños que cre­cen sa­nos y con­fía en que es­tos ayu­den a au­men­tar su pro­duc­ción.

Cuan­do Tai­pe com­pró es­tas se­ten­ta hec­tá­reas te­nía vein­ti­cua­tro años. Mi­gró de Qui­to ha­ce trein­ta, des­pués de que su negocio que­bró. En­con­tró un bos­que prís­tino. Él mis­mo con­vir­tió ca­si 35 hec­tá­reas en po­tre­ros. “Si no se

cul­ti­va­ba, no se de­fo­res­ta­ba y no se ha­cía pas­tos en un cier­to pla­zo, la tie­rra se re­ver­tía al es­ta­do”, re­cuer­da. Sin em­bar­go, con­ser­vó unas cua­ren­ta hec­tá­reas de bos­que. Él em­pe­zó con la ga­na­de­ría, y en los úl­ti­mos diez años sem­bró vein­ti­trés hec­tá­reas de pal­mi­to. Tai­pe es­pe­ra que sus tres hi­jos pro­fun­di­cen la bús­que­da de sos­te­ni­bi­li­dad cuan­do se ha­gan car­go de la fin­ca.

El cul­ti­vo de Tai­pe es­tá en­tre el bos­que pro­tec­tor Mash­pi y al­gu­nas ini­cia­ti­vas agro­fo­res­ta­les que es­tán ha­cia el oc­ci­den­te, por lo que ac­túa co­mo una ba­rre­ra. Si Tai­pe tam­bién adop­ta­ra la agro­fo­res­te­ría, se crea­ría un co­rre­dor de ve­ge­ta­ción pa­ra que los ani­ma­les pue­dan mi­grar en­tre dis­tin­tos re­ma­nen­tes de bos­que en la zo­na. Las ini­cia­ti­vas agro­fo­res­ta­les men­cio­na­das es­tán a car­go de cua­tro fa­mi­lias; en con­jun­to, bus­can res­tau­rar más de se­ten­ta hec­tá­reas de cul­ti­vos, pas­ti­za­les y que­bra­das. A su vez, sus pro­pie­da­des es­tán den­tro del área de con­ser­va­ción y uso sos­te­ni­ble Mash­piGuay­cu­ya­cu-sahuan­gal (ver re­cua­dro).

Las cua­tro fin­cas-re­ser­va –Pam­bi­li­ño, Mash­pi Shun­go, Ya­ku Ni­na y Chon­ta Lo­ma– se de­di­can a la con­ser­va­ción del bos­que com­bi­na­da con sis­te­mas agrí­co­las sos­te­ni­bles co­mo la agro­fo­res­te­ría, la per­ma­cul­tu­ra y los bos­ques análo­gos. Se­gún Oli­ver Torres, de Pam­bi­li­ño, lo que bus­can es re­pli­car en los cul­ti­vos la es­truc­tu­ra (y pro­ce­sos) de un bos­que na­tu­ral. En su fin­ca tie­ne más de

dos­cien­tas es­pe­cies de plan­tas me­di­ci­na­les, fru­ta­les, or­na­men­ta­les y ma­de­ra­bles. Una de las ven­ta­jas, se­gún Torres, es que im­pli­ca me­nos tra­ba­jo que la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal. Su ve­ci­na, Pau­li­na Las­so, es­pe­cia­lis­ta en per­ma­cul­tu­ra y pro­pie­ta­ria de Ya­ku Ni­na, lo ex­pli­ca así: es­tos cul­ti­vos quie­ren ser bos­que, no pe­lean con­tra él. En­tre la yu­ca, el ba­nano y la pi­ña, Las­so tam­bién cul­ti­va pal­mi­to, que ocu­pa la po­si­ción es­truc­tu­ral de otras pal­me­ras en un bos­que na­tu­ral. Sus dos hec­tá­reas pro­du­cen tan­tos in­gre­sos co­mo seis hec­tá­reas en el ale­da­ño mo­no­cul­ti­vo de Tai­pe, pues Pau­li­na ven­de el pal­mi­to en con­ser­va, di­rec­to al con­su­mi­dor. Lo mis­mo su­ce­de en Mash­pi Shun­go, de Agustina Ar­cos y Ale­jan­dro

So­lano, que co­mer­cia­li­zan ellos mis­mos los pro­duc­tos que ela­bo­ran de su ca­cao.

El her­mano de Agustina, Inty Ar­cos, en cam­bio, desa­rro­lla sus en­sa­yos de agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble en la re­ser­va In­ti­llac­ta, en Na­ne­ga­li­to. Cuan­do era ni­ño, sus pa­dres com­pra­ron es­ta fin­ca ga­na­de­ra, que con­ser­va­ba cier­tas áreas de bos­que. Cuan­do Inty y sus dos her­ma­nas re­gre­sa­ron de es­tu­diar en el ex­tran­je­ro, de­ci­die­ron dar­le un gi­ro a su ma­ne­jo, apos­tán­do­le al tu­ris­mo y la con­ser­va­ción. Ven­die­ron unas va­cas y cons­tru­ye­ron un ca­ble de do­sel pa­ra los tu­ris­tas. “To­do fue mano de obra fa­mi­liar: pa­sar los ca­bles, car­gar pie­dras, ca­var…”, cuen­ta con su acen­to bra­si­le­ño Ni­na Duar­te, es­po­sa de Inty, a quien co­no­ció du­ran­te sus es­tu­dios en Cos­ta Ri­ca. La idea era que el tu­ris­mo sub­si­die la con­ser­va­ción del bos­que. Res­tau­ra­ron diez hec­tá­reas de po­tre­ro y cons­tru­ye­ron sen­de­ros y alo­ja­mien­to pa­ra los tu­ris­tas. Cer­ca de la ca­sa cul­ti­van ca­fé en­tre­ve­ra­do con ali­sos y man­tie­nen un huer­to que pro­vee pa­ra los hués­pe­des.

Con­ti­nua­ron con la ga­na­de­ría, pe­ro ha­cién­do­la, des­de ha­ce una dé­ca­da, par­te de un la­bo­ra­to­rio al ai­re li­bre. Los en­sa­yos bus­can for­mas efec­ti­vas de aca­bar con el pas­to afri­cano, que se in­tro­du­jo en la ma­yo­ría de po­tre­ros del no­roc­ci­den­te, y dar pa­so a sis­te­mas sil­vo­pas­to­ri­les, que po­drían tam­bién lla­mar­se bos­ques-po­tre­ro. Se ba­san en la ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za. Iden­ti­fi­can las plan­tas que cre­cen es­pon­tá­neas des­pués de al­gún dis­tur­bio, co­mo un des­la­ve, y las uti­li­zan pa­ra em­pe­zar una su­ce­sión eco­ló­gi­ca asis­ti­da (ver in­fo­gra­fía). Uno de los ár­bo­les de cre­ci­mien­to más efi­cien­te es el ali­so. Es­tos ár­bo­les hos­pe­dan en sus raí­ces unos hon­gos que cap­tan el ni­tró­geno de la at­mós­fe­ra y lo fi­jan en el sue­lo. Ade­más, sus raí­ces ayu­dan

a des­com­pac­tar te­rre­nos que han si­do pi­so­tea­dos por va­cas du­ran­te dé­ca­das y la som­bra que ge­ne­ran in­hi­be el cre­ci­mien­to del pas­to. So­lo cuan­do se crean es­tas con­di­cio­nes se pue­de sem­brar otras es­pe­cies que de­ven­gan bos­que. Si bien se em­pe­ñan en di­fun­dir sus téc­ni­cas, Duar­te ex­pli­ca que “en res­tau­ra­ción nun­ca te­ne­mos re­ce­tas, te­ne­mos ex­pe­rien­cias que se pue­den to­mar en cuen­ta pa­ra adap­tar­las a di­fe­ren­tes reali­da­des”.

I n t y a d e más e s e l c o o r d i n a d o r d e l a man­co­mu­ni­dad del Cho­có An­dino, un es­pa­cio de go­ber­nan­za te­rri­to­rial intermedio en­tre el mu­ni­ci­pio del dis­tri­to me­tro­po­li­tano de Qui­to y otros seis go­bier­nos lo­ca­les (Ca­la­ca­lí, Nono, Na­ne­ga­li­to, Na­ne­gal, Gua­lea y Pac­to), den­tro de la re­ser­va de bios­fe­ra del Cho­có An­dino, re­cién de­cla­ra­da el 25 de ju­lio de es­te año. El ob­je­ti­vo, se­gún Ar­cos, es crear un ám­bi­to don­de se pue­dan com­par­tir ex­pe­rien­cias y unir es­fuer­zos en­tre las di­fe­ren­tes ins­tan­cias pa­ra pro­te­ger la na­tu­ra­le­za mien­tras se im­ple­men­tan prác­ti­cas sos­te­ni­bles de pro­duc­ción.

La man­co­mu­ni­dad se em­pe­ña en re­for­mar una de las prác­ti­cas más da­ñi­nas pa­ra los bos­ques mon­ta­nos a lo lar­go de los An­des ecua­to­ria­nos: la ga­na­de­ría ex­ten­si­va tra­di­cio­nal. Se­gún da­tos del CONDESAN, en el no­roc­ci­den­te se ma­ne­ja un pro­me­dio de una so­la vaca por hec­tá­rea. Las va­cas pas­tan du­ran­te se­ma­nas en un mis­mo po­tre­ro enor­me. So­lo co­men las ma­tas de yer­ba que más les gus­ta, y re­gre­san una y otra vez a las mis­mas, sin de­jar­les que se re­cu­pe­ren; el res­to del pas­to se des­per­di­cia, pi­so­tea­do. El pas­ti­zal con los años va per­dien­do ca­li­dad y los fin­que­ros se ven obli­ga­dos a es­ta­ble­cer nue­vos po­tre­ros a ex­pen­sas del bos­que, in­clu­so en las que­bra­das don­de el ga­na­do ero­sio­na mu­cho más rá­pi­do los sue­los.

Raúl Mar­tí­nez es uno de los tan­tos ga­na­de­ros tra­di­cio­na­les en los al­re­de­do­res de Na­ne­ga­li­to, don­de tie­ne su fin­ca ha­ce unos vein­te años. Ma­ne­ja diez va­cas en diez hec­tá­reas de po­tre­ro. Mar­tí­nez y su es­po­sa se le­van­tan al or­de­ño ca­da ma­dru­ga­da. Los in­gre­sos por la ven­ta de se­sen­ta li­tros dia­rios a una em­pre­sa ar­te­sa­nal ve­ci­na no al­can­zan pa­ra con­tra­tar a un tra­ba­ja­dor. Los ve­ra­nos, cuan­do el pas­to se vuel­ve ama­ri­llen­to, son di­fí­ci­les pa­ra él y su fa­mi­lia.

“En cier­tos me­ses la pro­duc­ción baja por­que no te­ne­mos pas­to. Es­te año ha ba­ja­do unos trein­ta li­tros dia­rios”, cuen­ta preo­cu­pa­do el ga­na­de­ro.

Mar­tí­nez tie­ne unas diez hec­tá­reas de bos­que in­tac­to y ne­ce­si­ta más es­pa­cio pa­ra po­tre­ros. Sa­be, sin em­bar­go, la im­por­tan­cia del bos­que pa­ra man­te­ner los pro­ce­sos de su fin­ca y las de sus ve­ci­nos. “Quie­ro me­jo­rar el ma­ne­jo de mi ga­na­do pa­ra me­jo­rar mi pas­to –di­ce–, “por­que ya no po­de­mos se­guir de­fo­res­tan­do [o] nos que­da­re­mos sin bos­que”. Siem­pre ha in­ten­ta­do ha­cer una ga­na­de­ría sos­te­ni­ble, pe­ro por fal­ta de re­cur­sos y co­no­ci­mien­to no lo ha lo­gra­do. Aho­ra cuen­ta con la ase­so­ría de su ve­cino, Juan Car­los Ca­be­zas, in­ge­nie­ro zoo­tec­nis­ta que im­ple­men­ta prác­ti­cas de ga­na­de­ría sos­te­ni­ble en su fin­ca en Mi­ra­flo­res. Si­guien­do sus di­rec­cio­nes, Mar­tí­nez ha di­vi­di­do sus po­tre­ros en ca­tor­ce más pe­que­ños pa­ra ro­tar a su ga­na­do; así in­ten­si­fi­ca el pas­to­reo al tiem­po que per­mi­te des­can­sar los pas­tos.

La gran­ja de Ca­be­zas do­mi­na des­de lo al­to el que­bra­do pai­sa­je de Na­ne­ga­li­to, con su mo­sai­co de pe­que­ñas fin­cas, mo­no­cul­ti­vos y re­ma­nen­tes de bos­que. Ha­ce seis años se ins­ta­ló con su es­po­sa, Ca­ro­li­na Dá­va­los, tam­bién zoo­tec­nis­ta y fun­cio­na­ria de la se­cre­ta­ría de Am­bien­te de Qui­to, en la fin­ca don­de sus sue­gros ma­ne­ja­ron por cua­tro dé­ca­das una ga­na­de­ría ex­ten­si­va. Al prin­ci­pio, la si­tua­ción no fue muy fa­vo­ra­ble: al­gu­nas va­cas se aho­ga­ron en un pan­tano, el sue­lo es­ta­ba de­gra­da­do y la que­bra­da, sin agua.

Pron­to en­ten­die­ron que el pa­ra­dig­ma ga­na­de­ro de los va­lles in­ter­an­di­nos del que ellos ve­nían no era ade­cua­do pa­ra es­ta zo­na. Em­pe­za­ron en­sa­yos con un sis­te­ma co­no­ci­do co­mo Pas­to­reo Ra­cio­nal Voi­sin (PRV), por su in­ven­tor, el fran­cés An­dré Voi­sin. A par­tir de un es­que­ma de ro­ta­ción de las va­cas en los po­tre­ros o, con más pre­ci­sión, en sub­di­vi­sio­nes de po­tre­ros, el PRV in­cor­po­ra el prin­ci­pio de que el ga­na­do de­be per­ma­ne­cer el me­nor tiem­po po­si­ble en ca­da sub­di­vi­sión pa­ra evi­tar la com­pac­ta­ción del sue­lo y de­jar que el pas­to se re­cu­pe­re.

A tra­vés de es­ta téc­ni­ca han lo­gra­do apro­ve­char me­jor –de for­ma más in­ten­si­va, con dos va­cas por hec­tá­rea– los po­tre­ros, y des­ti­nar cin­co hec­tá­reas que an­tes ne­ce­si­ta­ban pa­ra las va­cas, a re­ge­ne­ra­ción del bos­que. Hoy la fin­ca tie­ne en to­tal cua­ren­ta hec­tá­reas de bos­que. Tam­bién den­tro de los po­tre­ros siem­bran ár­bo­les (a ra­zón de trein­ta por hec­tá­rea). Los ár­bo­les cap­tan el agua de la ne­bli­na, ofre­cen som­bra a las va­cas, sus raí­ces re­tie­nen la hu­me­dad del sue­lo, evi­tan su ero­sión en las la­de­ras y su com­pac­ta­ción en el plano y al­gu­nas es­pe­cies, co­mo los ali­sos, in­clu­so ayu­dan a fer­ti­li­zar­lo. ¿El re­sul­ta­do? Sus va­cas pro­du­cen de on­ce a do­ce li­tros dia­rios cuan­do el pro­me­dio en la zo­na es de cin­co. Y to­do sin in­su­mos quí­mi­cos, pues fer­ti­li­zan los po­tre­ros con biol, un lí­qui­do que ob­tie­nen de la ma­ja­da de las va­cas (de la que tam­bién cap­tan el me­tano con el que co­ci­nan y ca­lien­tan el agua).

Se­gún cálcu­los de la FAO, el mun­do gas­ta más de 40 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año por la pér­di­da de sue­lo, sin to­mar en cuen­ta lo que cues­tan los agro­quí­mi­cos que lo de­gra­dan. La de­fo­res­ta­ción y la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad de­bi­das a ma­las prác­ti­cas agrí­co­las tam­bién tie­nen un cos­to enor­me. Se­gún un es­tu­dio de la CEPAL, el 47% de la su­per­fi­cie del país tie­ne al­gún ti­po de de­gra­da­ción de ori­gen hu­mano. En es­te mis­mo es­tu­dio se es­ta­ble­ce que el 22% de los ho­ga­res ru­ra­les son vul­ne­ra­bles a pro­ce­sos de de­ser­ti­fi­ca­ción, en es­pe­cial en las provincias de la Sie­rra. Es di­fí­cil exa­ge­rar, en­ton­ces, la im­por­tan­cia de los es­fuer­zos por es­ta­ble­cer sis­te­mas pro­duc­ti­vos sos­te­ni­bles.

Mi­chiel Ver k a d e , l a s c u a t r o f i n c a s agro­fo­res­ta­les de Mash­pi, los Ar­cos Duar­te y el ma­tri­mo­nio Ca­be­zas Dá­va­los; no so­lo tie­nen en co­mún una preo­cu­pa­ción se­ria por la na­tu­ra­le­za, la cla­ri­dad de que es po­si­ble la ac­ti­vi­dad hu­ma­na sos­te­ni­ble y la vo­lun­tad co­ti­dia­na pa­ra de­mos­trar­lo. Ade­más, ellos tie­nen una pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca muy su­pe­rior a la del agri­cul­tor pro­me­dio de los An­des. Tam­bién la ex­ten­sión de sus fin­cas ex­ce­de la ex­ten­sión de la ma­yo­ría, don­de qui­zá des­ti­nar una hec­tá­rea pa­ra bos­que com­pro­me­ta in­gre­sos fa­mi­lia­res inapla­za­bles. To­dos tie­nen víncu­los con las ciu­da­des o con el ex­te­rior que les per­mi­ten ac­ce­der a mer­ca­dos di­rec­tos o fi­nan­cia­mien­to im­pro­ba­bles pa­ra cam­pe­si­nos co­mu­nes. Las prác­ti­cas agrí­co­las de avan­za­da que desa­rro­llan en sus fin­cas, to­das de­jan cla­ro que es me­jor tra­ba­jar con la na­tu­ra­le­za que con­tra ella, pe­ro, co­mo di­ce Inty Ar­cos, es di­fí­cil que pue­dan ge­ne­ra­li­zar­se sin po­lí­ti­cas pú­bli­cas que brin­den in­cen­ti­vos, ge­ne­ren eco­no­mías de es­ca­la, fa­ci­li­ten la ac­ción co­lec­ti­va y pro­mue­van mer­ca­dos. Y por su­pues­to, sin una ma­sa crí­ti­ca de con­su­mi­do­res en las ciu­da­des que sean cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias de lo que co­men

Va­le­ria Sor­ga­to ha es­cri­to so­bre am­bien­te en me­dios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Hoy se es­pe­cia­li­za en Sos­te­ni­bi­li­dad y Ma­ne­jo de Re­cur­sos en la uni­ver­si­dad téc­ni­ca de Mu­nich. va­le­ria.sor­ga­[email protected]

3

1

Po­tre­ro con ár­bo­les re­ma­nen­tes y pal­mi­tos de cas­ti­lla ( Pres­toea acu­mi­na­ta) de nue­vo cre­ci­mien­to, Mi­ra­flo­res.

Arri­ba. Oli­ver Torres ex­pli­ca qué es un bos­que análo­go, en Pam­bi­li­ño, Mash­pi. Aba­jo. Mo­sai­co tí­pi­co del pai­sa­je de no­roc­ci­den­te, con po­tre­ros, cul­ti­vos y re­ma­nen­tes de bos­que.

Ni­na Duar­te (de­re­cha), en In­ti­llac­ta, Mi­ra­flo­res, don­de pro­du­ce uno de los me­jo­res ca­fés del no­roc­ci­den­te. Los ali­sos con­fie­ren som­bra a los c afe­tos (aba­jo) y al­ber­gan en sus r aí­ces hon­gos que fi­jan el ni­tró­geno en el sue­lo (cen­tro).

Ca­ro­li­na Dá­va­los y Juan Car­los Ca­be­zas ma­ne­jan una fin­ca ga­na­de­ra sil­vo­pas­to­ril. Uti­li­zan la ma­ja­da de sus va­cas pa­ra pro­du­cir gas me­tano pa­ra la com­bus­tión y biol pa­ra fer­ti­li­zar sus po­tre­ros.

Aba­jo. Re­ser­va Mash­pi, nú­cleo del área de con­ser­va­ción y uso sus­ten­ta­ble Mash­pi, don­de se desa­rro­llan al­gu­nas ini­cia­ti­vas de res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.