Agua y pá­ra­mos: te­mas de fon­do

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Dia­na Ulloa

La pro­vi­sión de agua pa­ra las ciu­da­des an­di­nas de­pen­de del bie­nes­tar de los pá­ra­mos que las ro­dean. Los fon­dos de agua han ga­na­do fa­vor co­mo el me­ca­nis­mo pa­ra pro­te­ger­los. Dia­na Ulloa re­fle­xio­na so­bre su fu­tu­ro a tra­vés de un aná­li­sis de las di­fe­ren­tes for­mas que han to­ma­do en el país.

Cuan­do pien­sa en las fuen­tes del agua que uti­li­za­mos, nues­tra men­te evo­ca un río cris­ta­lino o una la­gu­na en me­dio de las mon­ta­ñas. No es en vano. 5,7 mi­llo­nes de ur­ba­ni­tas ecua­to­ria­nos de­pen­den del agua que pro­vie­ne de las áreas pro­te­gi­das, y 80% del agua que abas­te­ce a Qui­to vie­ne de los pá­ra­mos. Pa­ra que el agua lle­gue a la man­gue­ra con la que al­gu­nos qui­te­ños la­van el ca­rro, es ne­ce­sa­rio que re­co­rra cien­tos de ki­ló­me­tros des­de el pá­ra­mo a tra­vés de un com­pli­ca­do sis­te­ma de ca­na­les, tu­be­rías y plan­tas de tra­ta­mien­to. Es­ta ma­ra­ña es lo que ha­ce po­si­ble que con so­lo mo­ver una pe­ri­lla apa­rez­ca an­te nues­tros ojos el mi­la­gro del pá­ra­mo.

Cer­ca de 2 mi­llo­nes de ca­pi­ta­li­nos apro­ve­cha­mos el agua de las mon­ta­ñas. Da­mos por sen­ta­do que el agua es­tá ahí, siem­pre dis­po­ni­ble. Cuan­do su­fri­mos de desabastecimiento, pro­ta­go­ni­za­mos épi­cas his­to­rias pa­ra con­se­guir el lí­qui­do e in­ter­cam­bia­mos co­men­ta­rios, jo­co­sos o ai­ra­dos, so­bre la in­com­pe­ten­cia de los fun­cio­na­rios. Po­co pen­sa­mos en otros pro­ce­sos que pue­den com­pro­me­ter el abas­te­ci­mien­to más allá de una fa­lla téc­ni­ca pun­tal: los pá­ra­mos que­ma­dos, so­me­ti­dos al pas­to­reo, fo­res­ta­dos o ex­plo­ta­dos de ma­ne­ras in­com­pa­ti­bles con su ca­pa­ci­dad de pro­veer­nos de agua.

Se nos di­ce que de­be­mos cui­dar el agua por­que se ter­mi­na y que las gue­rras fu­tu­ras se­rán por el ac­ce­so al oro azul. Sin em­bar­go, ¿có­mo sa­be­mos que esos aho­rros al ce­rrar la lla­ve mien­tras nos la­va­mos los dien­tes de ver­dad con­tri­bu­yen a pre­cau­te­lar el agua de Qui­to? Pa­ra es­tar se­gu­ros, nos ser­vi­rá sa­ber de dón­de vie­ne, qué se ha­ce pa­ra ase­gu­rar su su­mi­nis­tro fu­tu­ro y quién es­tá a car­go.

Po­de­mos em­pe­zar en la pla­ni­lla que nos lle­ga de la em­pre­sa me­tro­po­li­ta­na de Agua Po­ta­ble y Sa­nea­mien­to (EPMAPSQ). Un por­cen­ta­je de lo que pa­ga­mos mes a mes fi­nan­cia, en par­te, el Fon­do pa­ra la Pro­tec­ción del Agua pa­ra Qui­to (FONAG). Es­te fon­do, en co­rres­pon­sa­bi­li­dad con la EPMAPSQ, ges­tio­na cer­ca de 20 mil hec­tá­reas de pá­ra­mos y bos­ques cru­cia­les pa­ra el man­te­ni­mien­to a lar­go pla­zo de la pro­vi­sión de agua pa­ra la ca­pi­tal.

Si no he­mos oí­do ha­blar de una ins­ti­tu­ción que cum­ple fun­cio­nes que nos son vi­ta­les, qui­zá sea por­que tan­to el FONAG –es­ta­ble­ci­do so­lo en el año 2000– co­mo la es­tra­te­gia de la que for­ma par­te –los fon­dos de agua– son ini­cia­ti­vas más bien re­cien­tes. Los fon­dos de agua son ins­ti­tu­cio­nes que com­bi­nan me­ca­nis­mos fi­nan­cie­ros con es­truc­tu­ras de gestión que bus­can in­vo­lu­crar a to­dos los ac­to­res re­la­cio­na­dos con el agua de una cuen­ca: el es­ta­do, el sec­tor pri­va­do, la so­cie­dad ci­vil y los ha­bi­tan­tes. Su ob­je­ti­vo es ase­gu­rar la pro­vi­sión de agua pa­ra las ciu­da­des a tra­vés de la gestión de un fi­dei­co­mi­so cu­yo ca­pi­tal se­mi­lla ge­ne­ra re­cur­sos pa­ra la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas que pro­du­cen esa agua.

Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les vin­cu­la­dos al desa­rro­llo que pro­mo­cio­nan los fon­dos de agua co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca, pron­to to­ma­ron al fon­do de Qui­to co­mo re­fe­ren­te re­gio­nal. El FONAG lo­gró ase­gu­rar al­re­de­dor de US$ 11 mi­llo­nes pa­ra con­ser­var las fuen­tes de agua pa­ra la ca­pi­tal, y fue la es­tre­lla de mu­chos fo­ros y en­cuen­tros. Lo que lo des­ta­ca es la efec­ti­vi­dad con que se han uti­li­za­do sus re­cur­sos: por ca­da dó­lar in­ver­ti­do se han re­cu­pe­ra­do US$ 2,5 (es de­cir, el agua lo­gró mul­ti­pli­car los re­cur­sos in­ver­ti­dos en la con­ser­va­ción). La re­ce­ta ga­na­do­ra del FONAG se ba­só en la ad­qui­si­ción de mi­les de hec­tá­reas que es­ta­ban en ma­nos de po­cos te­rra­te­nien­tes que uti­li­za­ban los pá­ra­mos co­mo pas­ti­za­les. Fue el ca­so de las ha­cien­das Cam­po Ale­gre y Mu­da­de­ro en las ca­be­ce­ras del río Pi­ta; Pa­lu­gui­llo, en­tre Pi­fo y Pa­pa­llac­ta; y An­ti­sa­na, An­ti­sa­ni­lla Con­ta­de­ro Gran­de y Pi­nan­tu­ra, al­re­de­dor de La Mi­ca. Es­tas áreas de con­ser­va­ción hí­dri­ca, que es­tán en pro­ce­so de res­tau­ra­ción, con­so­li­dan los be­ne­fi­cios de las gran­des áreas pro­te­gi­das de las que vie­ne nues­tra agua: Ca­yam­be Co­ca, An­ti­sa­na y Co­to­pa­xi.

El ries­go es que, an­te el éxi­to de la re­ce­ta, se la in­ten­te apli­car en lu­ga­res con reali­da­des par­ti­cu­la­res que de­man­dan en­fo­ques dis­tin­tos.

Otros pá­ra­mos, ade­más de pro­du­cir agua, al­ber­gan la vida de de­ce­nas de co­mu­ni­da­des, en su ma­yo­ría in­dí­ge­nas, y no son, co­mo en el ca­so que afron­tó el FONAG, par­te de la­ti­fun­dios ga­na­de­ros.

Ima­gi­ne­mos, en­ton­ces, que el pá­ra­mo es la fron­te­ra de nues­tra cha­cra de maíz y el pas­ti­zal de las va­cas de las que de­pen­de bue­na par­te de nues­tro in­gre­so. Ade­más, co­mo pa­ra nues­tros pa­dres y abue­los, esas y otras ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­mos en el pá­ra­mo son par­te de nues­tra cul­tu­ra, de nues­tra for­ma de ser. Nos va­mos a re­sis­tir, con ra­zón, si nos in­for­man que de­be­mos de­jar de usar el pá­ra­mo, qui­tar nues­tro ga­na­do y sa­lir de nues­tras tie­rras pa­ra que la gen­te de la ciu­dad ten­ga agua lim­pia.

La re­sis­ten­cia de las co­mu­ni­da­des an­te las de­ci­sio­nes ar­bi­tra­rias so­bre sus te­rri­to­rios ha obli­ga­do a desa­rro­llar va­rian­tes en la re­ce­ta de la con­ser­va­ción, más allá de la co­ti­za­ción mo­ne­ta­ria de la tie­rra y la po­si­bi­li­dad de pa­gar pa­ra ad­qui­rir­la. De es­tas di­ná­mi­cas na­ce, por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia del Fon­do de Ma­ne­jo de Pá­ra­mos y Lu­cha con­tra la Po­bre­za de Tun­gu­rahua (FMPLPT), con­for­ma­do por tres or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas de la Uni­dad de los Mo­vi­mien­tos In­dí­ge­nas y Cam­pe­si­nos de Tun­gu­rahua. Ellas li­de­ra­ron la crea­ción de es­te fon­do con la par­ti­ci­pa­ción de la em­pre­sa mu­ni­ci­pal de Agua Po­ta­ble y Al­can­ta­ri­lla­do de Am­ba­to, el gobierno pro­vin­cial y otros ac­to­res. La par­ti­cu­la­ri­dad de es­ta ini­cia­ti­va es la al­ta par­ti­ci­pa­ción de sus so­cios y el fo­men­to de al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción que per­mi­ten que las co­mu­ni­da­des tam­bién se be­ne­fi­cien de la con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción del pá­ra­mo.

Es­te es­que­ma, a di­fe­ren­cia de fon­dos co­mo el FONAG don­de las de­ci­sio­nes gra­vi­tan en torno a una se­cre­ta­ría téc­ni­ca cen­tra­li­za­da, re­quie­re de la cons­truc­ción de di­fi­cul­to­sos con­sen­sos. Al­gu­nos de los gran­des usua­rios pre­fe­ri­rían evi­tar el tiem­po adi­cio­nal y las ne­go­cia­cio­nes in­vo­lu­cra­dos en un ma­ne­jo

par­ti­ci­pa­ti­vo co­mo es­te; sin em­bar­go, han te­ni­do que ce­der an­te la exi­gen­cia de los po­bla­do­res lo­ca­les de que sus in­tere­ses y pun­tos de vis­ta sean to­ma­dos en cuen­ta.

Ba­jo es­te con­tex­to, es po­si­ble in­ver­tir los re­cur­sos re­cau­da­dos pa­ra la con­ser­va­ción del pá­ra­mo en plan­tas pro­ce­sa­do­ras de lác­teos, or­de­ña­do­ras, mer­ca­dos y fe­rias, tan­to co­mo en la cons­truc­ción de acuer­dos pa­ra de­jar de usar zo­nas sen­si­bles del eco­sis­te­ma. ¿Es eso con­ser­var el agua? Si me­di­mos los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por es­te fon­do po­de­mos de­cir que es­tas ac­cio­nes han lo­gra­do su co­me­ti­do de ga­ran­ti­zar el agua pa­ra la gen­te de la ciu­dad y pa­ra sus cus­to­dios en el pá­ra­mo, quie­nes ade­más ac­ce­den a al­ter­na­ti­vas jus­tas pa­ra su sub­sis­ten­cia. Se com­bi­na la pre­sen­cia de los go­bier­nos lo­ca­les con el li­de­raz­go de las co­mu­ni­da­des pa­ra lo­grar el mis­mo ob­je­ti­vo: ase­gu­rar la ca­li­dad y can­ti­dad de agua dis­po­ni­ble a lar­go pla­zo. Es­ta com­bi­na­ción ha­ce del fon­do de Tun­gu­rahua un ejem­plo de con­ser­va­ción par­ti­ci­pa­ti­va.

En el Aus­tro se en­sa­ya aún otra fór­mu­la pa­ra la con­ser­va­ción del agua. Do­ce mu­ni­ci­pios

–Lo­ja, Ce­li­ca, Pu­yan­go, Pin­dal, Ma­ca­rá, Zamora, Pa­la­da, Chin­chi­pe, El Pan­gui, Cen­ti­ne­la del Cón­dor, Za­ru­ma y Yan­tza­za– he­te­ro­gé­neos en cuan­to a su ta­ma­ño y re­cur­sos, que abar­can te­rri­to­rios de la Cos­ta a la Ama­zo­nía, se unie­ron pa­ra crear el Fon­do Re­gio­nal del Agua (FORAGUA). Los mu­ni­ci­pios es­ta­ble­cen una ta­sa am­bien­tal que nu­tre un fi­dei­co­mi­so re­gio­nal. En gran me­di­da, la sos­te­ni­bi­li­dad de es­te fon­do de­pen­de de los apor­tes de los mu­ni­ci­pios gran­des, co­mo Lo­ja, ade­más de la mo­vi­li­za­ción de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal; con los re­cur­sos se pro­mue­ven me­ca­nis­mos de diá­lo­go y gestión, y se es­ta­ble­cen be­ne­fi­cios e in­cen­ti­vos pa­ra las co­mu­ni­da­des im­pli­ca­das en la con­ser­va­ción. Es­te fon­do no so­lo ha lo­gra­do con­so­li­dar su pa­pel en la con­ser­va­ción del agua en su re­gión sino que, de­bi­do a su ca­rác­ter abier­to (otros mu­ni­ci­pios que deseen ad­he­rir­se y cum­plan con las con­di­cio­nes, pue­den ha­cer­lo), tie­ne un efec­to ex­pan­si­vo y mul­ti­pli­ca­dor.

Du­ran­te una reunión pa­ra cons­truir la pro­pues­ta de un fon­do de agua pa­ra el río Gran­de (tam­bién co­no­ci­do co­mo río Por­to­vie­jo, y que abas­te­ce de agua a la ciu­dad ho­mó­ni­ma), An­to­nio Pi­co, mon­tu­vio de­fen­sor del agua y las se­mi­llas, al­zó su voz des­de el fon­do de la sa­la. Pi­dió que se pre­vea uti­li­zar los re­cur­sos pa­ra be­ne­fi­ciar a las co­mu­ni­da­des aguas arri­ba de Po­za Hon­da, don­de na­ce el río. Es­te se­ría el se­gun­do fon­do de agua de la Cos­ta; el que exis­te es el del río Dau­le, que se ocu­pa de la pro­vi­sión de agua pa­ra Gua­ya­quil. Aun­que en Ma­na­bí no hay pá­ra­mos, la gen­te tie­ne cla­ro que es ne­ce­sa­rio con­ser­var las ca­be­ce­ras y que es jus­to, ade­más, que se com­pen­se a sus mo­ra­do­res, que de­ben cam­biar sus ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o aban­do­nar­las pa­ra que las ciu­da­des ten­gan agua.

Las ex­pe­rien­cias men­cio­na­das en los pá­rra­fos an­te­rio­res re­sal­tan que ca­da fon­do tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Mu­chos han si­do exi­to­sos en la captación de re­cur­sos y, en un balance pre­li­mi­nar, en su co­me­ti­do úl­ti­mo de res­guar­dar los na­ci­mien­tos del agua. Qui­zá por esa efi­ca­cia hoy se sue­le to­mar a los fon­dos de agua co­mo la úni­ca ma­ne­ra de ges­tio­nar la con­ser­va­ción de las fuen­tes. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so se los ve co­mo un me­ca­nis­mo me­dian­te el que las gran­des em­pre­sas que usan el agua re­tri­bu­yan a las co­mu­ni­da­des ru­ra­les, sin que se ten­ga cla­ro có­mo se van a usar esos re­cur­sos y cuál se­rá su im­pac­to en la con­ser­va­ción.

Es­tas reali­da­des nos lle­van a pen­sar, ¿qué pa­sa con las co­mu­ni­da­des que con­ser­van sus fuen­tes de agua (y las fuen­tes de agua de otros) sin nin­gu­na retribución? Pa­re­ce­ría que ase­gu­rar el

agua pa­ra to­dos y pa­ra siem­pre pa­sa por man­te­ner dis­po­ni­ble un ca­pi­tal pa­ra la con­ser­va­ción o ad­qui­rir los si­tios don­de es­tán las na­cien­tes. Los fon­dos de agua co­mo me­ca­nis­mos téc­ni­cos y fi­nan­cie­ros han ser­vi­do a va­rias ciu­da­des pa­ra ges­tio­nar su agua y a las co­mu­ni­da­des pa­ra ser com­pen­sa­das por otros usua­rios que se be­ne­fi­cian de sus bue­nas prác­ti­cas, pe­ro no es­tá cla­ro que sean me­ca­nis­mos apli­ca­bles a cual­quier con­tex­to, que su fi­nan­cia­ción va­ya a ser sos­te­ni­ble o que siem­pre re­sul­ten en la con­ser­va­ción del re­cur­so.

Es­to nos lle­va a cues­tio­nar, ade­más, la per­ti­nen­cia de de­ci­dir so­bre los me­dios de vida de quie­nes tie­nen el pri­vi­le­gio an­ces­tral de vi­vir jun­to a una fuen­te de agua. La con­cep­ción de mu­chos fon­dos pa­sa por la com­pra de tie­rras en las ca­be­ce­ras. En la ma­yo­ría de ca­sos, eso im­pli­ca el des­pla­za­mien­to de la gen­te que las ha­bi­ta, con las in­jus­ti­cias y pro­ble­mas so­cia­les aso­cia­dos.

Otro ries­go in­he­ren­te a los fon­dos de agua es, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la am­plia dis­po­ni­bi­li­dad

de re­cur­sos que pue­den ge­ne­rar. Si no es­tán ma­ne­ja­dos de ma­ne­ra téc­ni­ca, o si caen pre­sa de in­tere­ses em­pre­sa­ria­les o po­lí­ti­cos, esos re­cur­sos pue­den fo­men­tar el clien­te­lis­mo y la co­rrup­ción. Tam­bién se los pue­de des­ti­nar a ha­cer “obra”, que aun­que pue­da no ser lo ade­cua­do, ge­ne­ra ré­di­tos eco­nó­mi­cos a las em­pre­sas cons­truc­to­ras y elec­to­ra­les a las au­to­ri­da­des a car­go. El fon­do del río Dau­le es un ejem­plo. Se plan­tea uti­li­zar cer­ca de la mi­tad de los US$ 118 mi­llo­nes que se re­cau­da­rán, en en­cau­zar el río con di­ques pa­ra “evi­tar” las inun­da­cio­nes, cuan­do lo acon­se­ja­do es con­ser­var la per­mea­bi­li­dad de las ori­llas y res­pe­tar la lla­nu­ra de inun­da­ción. O co­mo en Qui­to, don­de en lu­gar de tra­ba­jar en la re­duc­ción del enor­me des­per­di­cio de agua –ron­da en­tre el 30 y 40%– se pre­fie­re bus­car fuen­tes ca­da vez más le­ja­nas a tra­vés pro­yec­tos co­mo el de Ríos Orien­ta­les de la EPMAPSQ (aun­que no se lo reali­ce con fon­dos del FONAG).

En re­su­men, los fon­dos pue­den be­ne­fi­ciar a las co­mu­ni­da­des y a las ciu­da­des, o a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res de unos po­cos ac­to­res bien po­si­cio­na­dos. Si el fon­do es­tá bien plan­tea­do, ca­na­li­za­rá re­cur­sos ha­cia al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas pa­ra los cus­to­dios lo­ca­les, la res­tau­ra­ción del pá­ra­mo y el mo­ni­to­reo de los im­pac­tos de la in­ver­sión. De lo con­tra­rio, pue­de con­ver­tir­se en un me­ca­nis­mo de la­va­do de ima­gen pa­ra em­pre­sas que aca­pa­ran el re­cur­so o lo con­ta­mi­nan, de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos≠ pa­ra la bu­ro­cra­cia trans­na­cio­nal de la con­ser­va­ción o de negocio pa­ra las gran­des cons­truc­to­ras.

Es así que la red de tu­be­rías que per­mi­te la ma­gia del cho­rro en la ca­sa nos os­cu­re­ce el ori­gen del agua y los es­fuer­zos pa­ra con­ser­var­la. La des­co­ne­xión con las fuen­tes nos im­pi­de en­ten­der las com­ple­jas di­ná­mi­cas que ro­dean nues­tro ba­ño dia­rio, des­de la co­ti­dia­ni­dad de los ha­bi­tan­tes del pá­ra­mo has­ta los in­tere­ses que es­tán en jue­go. Tal­vez de­ba­mos pa­sar de li­mi­tar­nos a pa­gar nues­tra pla­ni­lla men­sual a in­ten­tar com­pren­der esos pro­ce­sos. Las gue­rras del agua de las que se ha­bla, ¿se­rán en­tre paí­ses del Me­dio Orien­te, o en­tre nues­tra ciu­dad y el cam­po que la ro­dea? La paz qui­zá de­pen­de de que los con­su­mi­do­res tam­bién nos asu­ma­mos co­mo par­te del pá­ra­mo

Dia­na Ulloa es in­ge­nie­ra en Aguas y MSC en Ma­ne­jo de Cuen­cas; fun­dó, con otras per­so­nas, la Red Agua Ecua­dor, y es sub­se­cre­ta­ria téc­ni­ca de Re­cur­sos Hí­dri­cos del mi­nis­te­rio del Am­bien­te y Agua. dia­nau­lloa­ji­me­[email protected]

Aba­jo. Min­ga pa­ra lim­piar las ver­tien­tes del pá­ra­mo de Co­ri­pugllo, de don­de vie­ne el agua pa­ra la co­mu­na Cho­rre­ra Mi­ra­dor, a los pies del Chim­bo­ra­zo. De­re­cha. Las que­bra­das re­ci­ben to­do lo que se es­cu­rre de los cul­ti­vos. Sec­tor de Cum­bi­jín, Co­to­pa­xi.

Iz­quier­da. Ve­na­dos de co­la blan­ca ( Odo­coi­leus pe­ru­via­nus) en Mi­ca­co­cha. Pro­te­ger los pá­ra­mos por el agua tam­bién be­ne­fi­cia a su fau­na y flo­ra.

Los jó­ve­nes se re­co­gen tras un día de tra­ba­jo en el pá­ra­mo, mien­tras es­pe­ran la ce­na con car­ne de al­pa­ca en la ca­sa co­mu­nal de Cho­rre­ra Mi­ra­dor, Chim­bo­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.