Quim­sa­co­cha y de­mo­cra­cia

Ecuador Terra Incognita - - CORREO - * Co­rreo es un es­pa­cio de diá­lo­go. En­vía tus opi­nio­nes o no­ti­cias a ecua­dor­te­rrain­cog­ni­[email protected] Por es­pa­cio o cla­ri­dad, las car­tas pue­den ser edi­ta­das.

Ce­le­bro que ETI, a tra­vés del ar­tícu­lo de Daisy Ma­sa­pan­ta (114), dé a co­no­cer la lu­cha que des­de los pá­ra­mos del Azuay es­tán li­bran­do las co­mu­ni­da­des y, por otro la­do, las preo­cu­pa­cio­nes am­bien­ta­les y so­cia­les que sur­jen por el em­ba­te me­ga­mi­ne­ro que en­fren­ta Ecua­dor. Las con­ce­sio­nes mi­ne­ras a gran es­ca­la, a cie­lo abier­to o pa­ra mi­ne­ría sub­te­rrá­nea, im­pli­can enor­mes afec­ta­cio­nes en es­tos ám­bi­tos. De es­pe­cial cui­da­do es el agua, que es el ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra la vi­da y a la vez cons­ti­tu­ye la vía más efec­ti­va pa­ra la pro­pa­ga­ción de la con­ta­mi­na­ción.

Nues­tra cons­ti­tu­ción brin­da una pro­tec­ción es­pe­cial a la na­tu­ra­le­za, ga­ran­ti­zán­do­le el de­re­cho a que “se res­pe­te in­te­gral­men­te su exis­ten­cia y el man­te­ni­mien­to y re­ge­ne­ra­ción de sus ci­clos vi­ta­les, es­truc­tu­ra, fun­cio­nes y pro­ce­sos evo­lu­ti­vos”. La gran in­dus­tria mi­ne­ra que se pre­ten­de ins­ta­lar a la fuer­za en Ecua­dor pre­vé la mo­di­fi­ca­ción de cur­sos de agua co­mo, por ejem­plo, en el proyecto Mi­ra­dor en Za­mo­ra Chin­chi­pe. ¿Mo­di­fi­car el cur­so del río Tun­day­me de qué ma­ne­ra res­pe­ta su exis­ten­cia, es­truc­tu­ra o fun­cio­nes? Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en pá­ra­mos y otros eco­sis­te­mas frá­gi­les.

La con­ce­sión de mi­llo­nes de hec­tá­reas des­de un es­cri­to­rio mi­nis­te­rial a fa­vor de los in­tere­ses de una de­ter­mi­na­da em­pre­sa no to­ma en cuen­ta las reali­da­des par­ti­cu­la­res, co­mo la de Bo­lí­var Que­za­da y su co­mu­ni­dad, que han su­fri­do y so­lu­cio­na­do gra­cias a su tra­ba­jo la es­ca­sez del lí­qui­do vi­tal, co­mo des­cri­be el ar­tícu­lo.

En tér­mi­nos le­ga­les, co­mo se­ña­la la au­to­ra, las con­sul­tas po­pu­la­res son de obli­ga­to­rio e in­me­dia­to cum­pli­mien­to (ar­tícu­lo 106 de la cons­ti­tu­ción). Es­to tie­ne re­la­ción con los cri­te­rios de par­ti­ci­pa­ción que ema­nan de la cons­ti­tu­ción, que brin­dan a los ciu­da­da­nos un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la to­ma de de­ci­sio­nes de in­te­rés pú­bli­co a tra­vés de la de­mo­cra­cia di­rec­ta y co­mu­ni­ta­ria (ar­tícu­lo 95).

En Azuay, una de las pro­vin­cias más afec­ta­das por el ma­si­vo con­ce­sio­na­mien­to mi­ne­ro (jun­to a Im­ba­bu­ra, Za­mo­ra Chin­chi­pe y Mo­ro­na San­tia­go) se plan­tea rea­li­zar una con­sul­ta po­pu­lar

pro­vin­cial pa­ra prohi­bir la mi­ne­ría me­tá­li­ca en su ju­ris­dic­ción. Por su par­te, el mu­ni­ci­pio del can­tón azua­yo Pon­ce En­rí­quez ya ha in­di­ca­do que con­vo­ca­rá a una con­sul­ta pa­ra ra­ti­fi­car su apoyo a la mi­ne­ría, y ame­na­za in­clu­so con “cam­biar­se de pro­vin­cia”. Ca­sos co­mo es­te avi­so­ran un Ecua­dor a las puer­tas de una con­fron­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal pa­ra di­ri­mir si se res­pe­tan los pro­nun­cia­mien­tos ciu­da­da­nos res­pec­to a te­mas mi­ne­ros, en el que se en­fren­ta­rán de­re­chos con­tra in­tere­ses mo­ne­ta­rios.

Por otro la­do, la nor­ma má­xi­ma tam­bién pre­vé otro ti­po de con­sul­ta: la con­sul­ta am­bien­tal a las co­mu­ni­da­des (ar­tícu­lo 398). Sin em­bar­go, es­ta ca­re­ce de una ade­cua­da re­gu­la­ción; al ser un de­re­cho, de­be­ría ser tra­ta­da me­dian­te una ley or­gá­ni­ca. En la prác­ti­ca, nin­gu­na de las le­yes que po­drían ha­cer­lo –la de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, la de Mi­ne­ría o el có­di­go or­gá­ni­co Am­bien­tal– de­ter­mi­nan la tem­po­ra­li­dad, los su­je­tos con­sul­ta­dos, los cri­te­rios de va­lo­ra­ción o el pe­so de la ob­je­ción a una ac­ti­vi­dad so­me­ti­da a con­sul­ta. De he­cho, la nor­ma­ti­va se­cun­da­ria (re­gla­men­tos y acuer­dos mi­nis­te­ria­les) ha­cen in­sus­tan­cial el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, al es­ta­ble­cer que la opi­nión ciu­da­da­na se­rá to­ma­da en cuen­ta so­lo cuan­do ha­cer­lo sea téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te via­ble (sin es­pe­ci­fi­car quién o có­mo de­ter­mi­na­rá si lo es).

En ca­si to­dos los pro­yec­tos mi­ne­ros en el país se han rea­li­za­do pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción so­cial que, de con­for­mi­dad con la nor­ma­ti­va vi­gen­te, com­pren­dían au­dien­cias; pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas; reunio­nes in­for­ma­ti­vas; asam­bleas; me­sas am­plia­das; fo­ros pú­bli­cos de diá­lo­go; ta­lle­res de in­for­ma­ción, ca­pa­ci­ta­ción y so­cia­li­za­ción am­bien­tal; cam­pa­ñas de di­fu­sión y sen­si­bi­li­za­ción; co­mi­sio­nes ciu­da­da­nas ase­so­ras y vee­du­rías de ges­tión am­bien­tal; me­ca­nis­mos de in­for­ma­ción pú­bli­ca; re­par­to de do­cu­men­ta­ción; pá­gi­na web; cen­tro de in­for­ma­ción pú­bli­ca, que en nin­gún ca­so com­pren­den o im­pli­can el ejer­ci­cio del de­re­cho de con­sul­ta que or­de­na la cons­ti­tu­ción. Fred La­rreá­te­gui, Qui­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.