Una nue­va área de con­ser­va­ción en Ma­na­bí

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

Al pai­sa­je del no­roc­ci­den­te de Ma­na­bí lo de­fi­nen las ex­ten­sas pla­yas, los es­pe­sos man­gla­res y los úl­ti­mos par­ches de bos­ques se­mi­de­ci­duos del país (uno de los me­jo­res re­ma­nen­tes se en­cuen­tra en la re­ser­va La­lo Loor, en el can­tón Ja­ma). Allí, le­van­tar­se con el ulu­lar del búho de an­te­ojos, la bu­lla de las gua­cha­ra­cas y los ron­qui­dos de los mo­nos au­lla­do­res es pla­to de to­dos los días. Pe­se a la im­por­tan­cia de es­tos eco­sis­te­mas, que in­clu­yen los ma­rino-cos­te­ros, no exis­tía un área re­pre­sen­ta­ti­va que pro­mue­va su con­ser­va­ción. Tam­po­co ha­bía un co­rre­dor pro­te­gi­do en­tre los re­fu­gios de vi­da sil­ves­tre Pa­co­che e Is­la Co­ra­zón, al cen­tro de la pro­vin­cia, con la re­ser­va eco­ló­gi­ca Ma­che Chin­dul, al nor­te.

Ha­ce cin­co años sur­gió el an­he­lo de crear di­cho co­rre­dor. En 2019, el es­fuer­zo con­jun­to de la fun­da­ción Cei­ba, el go­bierno pro­vin­cial de Ma­na­bí y los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les de Ja­ma,

San Vi­cen­te, Su­cre y Pe­der­na­les de­ri­vó en la crea­ción de un área de con­ser­va­ción y uso sus­ten­ta­ble (ACUS). El ACUS del no­roc­ci­den­te de Ma­na­bí be­ne­fi­cia­rá a más de 150 mil per­so­nas en la re­gión, y ser­vi­rá pa­ra el desa­rro­llo de in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas vin­cu­la­das con las ne­ce­si­da­des y re­tos del te­rri­to­rio. Es­ta nue­va área de con­ser­va­ción, crea­da me­dian­te or­de­nan­za pro­vin­cial y can­to­nal, abar­ca más de 225 mil hec­tá­reas, la mi­tad de las cua­les son bos­ques re­ma­nen­tes.

Es una re­gión crí­ti­ca pa­ra la bio­di­ver­si­dad por en­con­trar­se en la con­fluen­cia de dos áreas de en­de­mis­mo muy im­por­tan­tes: el Cho­có y los bos­ques se­cos de Ma­na­bí-tum­bes. Es­ta no­ta­ble tran­si­ción eco­ló­gi­ca se da gra­cias a un mar­ca­do gra­dien­te cli­má­ti­co (nor­te hú­me­do, sur se­co). Al­gu­nas es­pe­cies em­ble­má­ti­cas que se pro­te­gen en el ACUS son el ga­vi­lán de dor­so gris, la cha­cha­la­ca de ca­be­za co­lo­ra­da, el mos­que­ro real del Pa­cí­fi­co y el mono ma­chín blan­co de oc­ci­den­te. En su por­ción ma­ri­na vi­ven man­tas gi­gan­tes, ti­bu­ro­nes ba­lle­na y tor­tu­gas ver­des, gol­fi­nas y laú­des.

ELACUS en­fren­ta una agre­si­va de­fo­res­ta­ción, prin­ci­pal­men­te pa­ra ac­ti­vi­da­des agrí­co­las in­dus­tria­les, lo cual de­ri­va en la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y de ser­vi­cios eco­ló­gi­cos co­mo la cap­ta­ción y pro­vi­sión de agua. Ade­más, las co­mu­ni­da­des lo­ca­les su­frie­ron una dra­má­ti­ca cri­sis eco­nó­mi­ca a par­tir del te­rre­mo­to de 2016, que pro­vo­có una ace­le­ra­da mi­gra­ción ha­cia las gran­des ciu­da­des, pe­ro tam­bién ma­yor pre­sión so­bre los bos­ques. El ACUS del no­roc­ci­den­te de Ma­na­bí se­rá la pri­me­ra área de con­ser­va­ción en Ecua­dor crea­da por un go­bierno pro­vin­cial y va­rios mu­ni­ci­pa­les, y que pro­te­ge áreas con­ti­nen­ta­les y ma­rino-cos­te­ras. Por es­tas in­no­va­cio­nes es­tá des­per­tan­do el in­te­rés de otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos, pa­ra es­ta­ble­cer alian­zas y pro­yec­tos de con­ser­va­ción y de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que sus­ten­ten a los ha­bi­tan­tes de sus co­mu­ni­da­des.( Ca­ro­li­na y Au­gus­to Toa­pan­ta)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.