Mar­tín Cham­bi: es­pe­jos, re­tra­tos

es­pe­jos, re­tra­tos

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por An­drés Va­lle­jo

La fo­to­gra­fía fue cen­tral en la ges­ta­ción de las na­cio­nes mo­der­nas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Esa mo­der­ni­dad se ca­rac­te­ri­zó por la ne­ga­ción de lo in­dio o su re­pre­sen­ta­ción co­mo un es­co­llo por su­pe­rar. En ese con­tex­to, nos cuen­ta An­drés Va­lle­jo, irrum­pe la cá­ma­ra de Mar­tín Cham­bi, fo­tó­gra­fo kich­wa, pa­ra es­ta­ble­cer al pa­sa­do in­dí­ge­na y al in­dio en el cen­tro de la iden­ti­dad del Pe­rú.

Mar­tín Cham­bi era un ni­ño de ocho años que pas­to­rea­ba lla­mas en el al­ti­plano pe­ruano cuan­do Jo­sé Do­min­go La­so es­ta­ble­cía su pri­mer es­tu­dio fo­to­grá­fi­co en la ca­lle Bo­lí­var de Qui­to. Trans­cu­rría el úl­ti­mo año del si­glo XIX. La­so pron­to se con­ver­ti­ría en el re­tra­tis­ta pre­fe­ri­do de la aris­to­cra­cia qui­te­ña y en el crea­dor de la ima­gen ca­nó­ni­ca de la ciu­dad. Pa­ra lo­grar esa ima­gen el fo­tó­gra­fo in­cu­rría en una prác­ti­ca que, cu­rio­sa y vio­len­ta co­mo nos pue­de pa­re­cer aho­ra, re­ve­la una fa­ce­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de la mo­der­ni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na: me­dian­te el re­to­que, La­so bo­rra­ba (o los dis­fra­za­ba de se­ño­ras en­co­pe­ta­das) los cuer­pos in­dí­ge­nas que se cru­za­ban en sus pa­no­ra­mas de la ciu­dad. El fo­tó­gra­fo, emi­sa­rio de la mo­der­ni­dad gra­cias a su do­mi­nio de la téc­ni­ca, ima­gi­na­ba, tam­bién en el sen­ti­do de pro­por­cio­nar imá­ge­nes con­cre­tas de ella, la ciu­dad blan­ca y mo­der­na de las éli­tes.

La sin­cro­nía en­tre La­so y Cham­bi sir­ve pa­ra des­ta­car aún más la pe­cu­liar bio­gra­fía del pe­ruano y de su obra, y tam­bién pa­ra en­ten­der me­jor el pro­pó­si­to y sig­ni­fi­ca­do de su tra­ba­jo.

Cham­bi na­ce en 1891 en Coa­sa, un pue­blo cer­cano al la­go Ti­tica­ca, en el seno de una fa­mi­lia de cam­pe­si­nos de ha­bla kich­wa. La gen­te de la re­gión com­ple­men­ta­ba su ac­ti­vi­dad agrí­co­la con tra­ba­jos tem­po­ra­les en las mi­nas de oro de las zo­nas ba­jas. Cuan­do mue­re su pa­dre, un Mar­tín de ca­tor­ce años se de­di­ca a re­par­tir vian­das en­tre los mi­ne­ros de la San­to Do­min­go Mi­ning Com­pany, ins­ta­la­da jun­to

al río Inam­ba­ri. Allí co­no­ce a dos fo­tó­gra­fos in­gle­ses que do­cu­men­ta­ban las ope­ra­cio­nes y que le per­mi­tie­ron ju­gue­tear con las cá­ma­ras y len­tes. Ese en­cuen­tro mar­ca­ría su des­tino.

A los die­ci­sie­te años su pru­ri­to por crear imá­ge­nes lo lle­va a Are­qui­pa, don­de la ac­ti­vi­dad fo­to­grá­fi­ca te­nía un desa­rro­llo no­ta­ble. La ciu­dad era prós­pe­ra gra­cias al aco­pio y ex­por­ta­ción de la­na de al­pa­ca y ove­ja de las tie­rras al­tas. Al po­co tiem­po, Cham­bi en­tra co­mo apren­diz al prin­ci­pal es­tu­dio fo­to­grá­fi­co de la ciu­dad, el de Max T. Var­gas. De él apren­de no so­lo un de­pu­ra­do ma­ne­jo del ofi­cio, sino tam­bién su fu­tu­ra ha­bi­li­dad pa­ra co­mer­cia­li­zar su obra. De igual im­por­tan­cia pa­ra su éxi­to pos­te­rior, el en­torno de Var­gas y de sus clien­tes le per­mi­te al jo­ven dis­cí­pu­lo per­fec­cio­nar su es­pa­ñol y ad­qui­rir las ha­bi­li­da­des cul­tu­ra­les pa­ra desen­vol­ver­se en el mun­do mes­ti­zo.

En 1917, ya ca­sa­do con la are­qui­pe­ña Ma­nue­la Ló­pez y con sus dos pri­me­ros hi­jos (de los seis que ten­dría), de­ci­de in­de­pen­di­zar­se y es­ta­ble­ce su pri­mer es­tu­dio en Si­cua­ni, una ciu­dad cer­ca­na al Cus­co. Ade­más de dar­le ac­ce­so a una clien­te­la en­tre la bur­gue­sía re­la­cio­na­da a la la­na, Si­cua­ni le per­mi­te a Cham­bi ex­plo­rar el mun­do an­dino, que tan­ta im­por­tan­cia ten­dría en su obra. Aquí tam­bién em­pie­za su co­la­bo­ra­ción con pe­rió­di­cos y re­vis­tas lo­ca­les, na­cio­na­les y ex­tran­je­ros que se­ría ha­bi­tual du­ran­te las si­guien­tes tres dé­ca­das. Tras tres años en Si­cua­ni, cam­bia su re­si­den­cia de for­ma de­fi­ni­ti­va al Cus­co.

La ciu­dad im­pe­rial lo es­ti­mu­la. Los avan­ces de la mo­der­ni­dad ha­bían lle­ga­do ha­ce po­cos años:

el tren, la elec­tri­ci­dad, las pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas y el pri­mer es­tu­dio fo­to­grá­fi­co (el del pin­tor Juan Fi­gue­roa, en 1909, con quien Cham­bi co­la­bo­ró a su arri­bo). Aquí Cham­bi en­cuen­tra, por un la­do, una ani­ma­da ac­ti­vi­dad cul­tu­ral iden­ti­fi­ca­da con el mo­vi­mien­to en bo­ga, el in­di­ge­nis­mo. Tan­to por sus in­tere­ses fo­to­grá­fi­cos per­so­na­les –la vi­da co­ti­dia­na de los in­dios y los ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos in­cas– co­mo por su con­di­ción de in­dí­ge­na, el fo­tó­gra­fo pron­to se in­vo­lu­cra con es­tos círcu­los. Por otro la­do, en la ciu­dad ha­bía un di­ná­mi­co cul­to de la fo­to­gra­fía, des­de ar­te­sa­nos con me­ros ob­je­ti­vos co­mer­cia­les has­ta pic­to­ria­lis­tas afran­ce­sa­dos, al­gu­nos de ellos tam­bién dis­cí­pu­los de los ta­lle­res de Are­qui­pa. Con ellos Cham­bi po­día com­pe­tir, dis­cu­tir so­bre fo­to­gra­fía y co­la­bo­rar en pro­yec­tos. Al mis­mo tiem­po, Cham­bi se en­con­tra­ba en la cu­na del im­pe­rio in­ca, el epi­cen­tro de la cul­tu­ra in­dí­ge­na del Pe­rú. Y el Cus­co ya es­ta­ba con­vir­tién­do­se en el fo­co del tu­ris­mo en Su­da­mé­ri­ca (la ex­pe­di­ción de Hi­ram Bing­ham de 1911 a Ma­chu Pic­chu la ha­bía pro­yec­ta­do en la ima­gi­na­ción mun­dial), lo que brin­da­ba in­tere­san­tes opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les a un fo­tó­gra­fo des­co­llan­te.

En efec­to, es el re­gis­tro de los ves­ti­gios in­cas lo que ocu­pa la aten­ción ini­cial del fo­tó­gra­fo fuera del es­tu­dio. Vi­si­ta Ma­chu Pic­chu en 1924

y otras va­rias ve­ces en las si­guien­tes dé­ca­das, y do­cu­men­ta los com­ple­jos ar­queo­ló­gi­cos que ro­dean al Cus­co. Cham­bi, ade­más de se­guir la in­fluen­cia de Max T. Var­gas, quien ya desa­rro­lló es­tos mo­ti­vos, res­pon­día a una cre­cien­te cu­rio­si­dad en­tre el pú­bli­co. Sus imá­ge­nes ar­queo­ló­gi­cas apa­re­cie­ron en me­dios de Li­ma y Ar­gen­ti­na, y ha­bía un mer­ca­do en­tre los cien­tí­fi­cos ex­tran­je­ros –co­mo Max Uh­le, Hans Stef­fen o Eduard Se­ler– cu­yo pe­ri­plo in­cluía la vi­si­ta a los es­tu­dios pa­ra ad­qui­rir imá­ge­nes. Las pos­ta­les que pu­bli­có Cham­bi con vis­tas del Cus­co y de los ves­ti­gios in­cai­cos tu­vie­ron am­plí­si­ma cir­cu­la­ción y fue­ron un fac­tor im­por­tan­te pa­ra que lo in­ca se es­ta­blez­ca co­mo fun­da­men­to de la iden­ti­dad pe­rua­na.

Sin em­bar­go, su ac­ti­vi­dad co­mer­cial se cen­tra­ba en los re­tra­tos, en su es­tu­dio o en ex­te­rio­res, por en­car­go o por in­te­rés per­so­nal. Es es­ta por­ción de su obra la más in­tere­san­te y la que con­lle­va un rom­pi­mien­to con la fo­to­gra­fía que se ha­cía en­ton­ces. Por un la­do, Cham­bi se

ale­ja del pic­to­ria­lis­mo en el que se for­mó; por otro, man­tie­ne un ten­so diá­lo­go con el in­di­ge­nis­mo, la van­guar­dia de su tiem­po. El in­di­ge­nis­mo, un mo­vi­mien­to mes­ti­zo, re­pre­sen­ta­ba al in­dio co­mo me­nes­te­ro­so o re­bel­de. Nin­guno de esos atri­bu­tos en­con­tra­mos en las imá­ge­nes de Cham­bi. En su ar­chi­vo no en­con­tra­mos, por ejem­plo, re­gis­tro al­guno de los múl­ti­ples le­van­ta­mien­tos in­dí­ge­nas que se die­ron al­re­de­dor del Cus­co mien­tras él es­tu­vo ac­ti­vo. La po­lí­ti­ca del fo­tó­gra­fo pe­ruano era dis­tin­ta, más su­til e in­ci­si­va. La ex­pli­ci­ta en una en­tre­vis­ta en San­tia­go: He leí­do que en Chi­le se pien­sa que los in­dios no tie­nen cul­tu­ra, que son in­ci­vi­li­za­dos, que son in­te­lec­tual y ar­tís­ti­ca­men­te in­fe­rio­res en com­pa­ra­ción a los blan­cos y los eu­ro­peos. Más elo­cuen­te que mi opi­nión, en to­do ca­so, son los tes­ti­mo­nios grá­fi­cos. Es mi es­pe­ran­za que un ates­ta­do im­par­cial y ob­je­ti­vo exa­mi­na­rá es­ta evi­den­cia. Sus per­so­na­jes son reales, cap­ta­dos en un al­to de su vi­da co­ti­dia­na o sa­ca­dos de ella por Cham­bi pa­ra que la de­cla­ren en su es­tu­dio. Sus co­le­gas cus­que­ños tam­bién re­tra­tan

in­dí­ge­nas, pe­ro los trans­for­man en sím­bo­los. Exa­ge­ran sus ras­gos pin­to­res­cos o, por el con­tra­rio, los des­po­jan de ellos: fo­to­gra­fían men­di­gos. En Cham­bi, en sus re­tra­tos más lo­gra­dos, las ves­ti­men­tas, los ins­tru­men­tos, los ofi­cios, son atri­bu­tos de los per­so­na­jes y no al re­vés, cuan­do los mo­de­los son so­lo pre­tex­tos pa­ra ex­hi­bir unos atri­bu­tos. Cham­bi era in­dí­ge­na y, co­mo tal, po­día pres­cin­dir del co­lor lo­cal. (En un ci­ta­do pa­sa­je, Bor­ges di­ce que la au­sen­cia de ca­me­llos en el Co­rán bas­ta­ría pa­ra cer­ti­fi­car que es un tex­to ára­be au­tén­ti­co: “fue es­cri­to por Maho­ma, y Maho­ma, co­mo ára­be (...), es­ta­ba tran­qui­lo; sa­bía que po­día ser ára­be sin ca­me­llos.”)

Hay am­plio con­sen­so en­tre los aca­dé­mi­cos en que la prin­ci­pal con­tri­bu­ción de Cham­bi es ha­ber vi­si­bi­li­za­do al in­dí­ge­na en la es­fe­ra pú­bli­ca pe­rua­na, do­tán­do­lo de dig­ni­dad, en pa­la­bras del do­cu­men­ta­lis­ta Luis En­ri­que Cam, “pre­sen­tán­do­lo no ago­bia­do sino se­reno, no tris­te sino fe­liz, no de­pen­dien­te sino li­bre, no sin ini­cia­ti­va sino vi­tal.”

Po­cas fo­to­gra­fías lo evi­den­cian más que la se­rie de “El gi­gan­te de Llus­co”. Se llamó Juan de la Cruz Sihua­na y me­día dos me­tros con diez cen­tí­me­tros. A pe­sar de su mar­gi­na­li­dad múl­ti­ple (por enor­me, por ha­ra­pien­to, por in­dí­ge­na), Cham­bi no lo re­tra­ta des­de lo fol­cló­ri­co, des­de lo mi­li­tan­te o des­de lo cien­tí­fi­co. Juan de la Cruz no es una atrac­ción de cir­co. Es un hom­bre ca­ri­ño­so, jo­vial

y dis­tin­gui­do que nos sos­tie­ne la mi­ra­da. A tra­vés de la em­pa­tía, la ima­gen de Cham­bi lo­gra que sea su ayu­dan­te, Víc­tor Me­dí­vil ves­ti­do de es­mo­quin, el inade­cua­do, el en­clen­que, y a quien la con­fu­sión em­bar­ga.

Por otro la­do, el es­tu­dio de Cham­bi era el si­tio en el que te­rra­te­nien­tes y co­mer­cian­tes se ha­cían re­tra­tar. Era el lo­cus don­de quien te­nía dis­tin­ción la os­ten­ta­ba, y tam­bién el lo­cus que con­fe­ría dis­tin­ción a quien pre­ci­sa­ba de ella. Es fa­mo­so el há­bi­to de Cham­bi de uti­li­zar siem­pre el mis­mo fon­do de cor­ti­nas y flo­res. Al in­vi­tar a in­dí­ge­nas pa­ra que se apro­pien del lu­gar que real­za­ba a la aris­to­cra­cia blan­ca, con el mis­mo fon­do, con igual ilu­mi­na­ción, Cham­bi ha­cía añi­cos las je­rar­quías y las se­gre­ga­cio­nes. Es la an­tí­po­da de la mo­vi­da de Jo­sé Do­min­go La­so, quien pro­du­cía un es­pa­cio blan­co me­dian­te la ex­clu­sión de los cuer­pos in­dios. Cham­bi ins­ta­ló esos cuer­pos en el pre­ci­so es­pa­cio don­de la bur­gue­sía in­ter­pre­ta­ba su blan­cu­ra, y así abrió una bre­cha pa­ra que se ins­ta­len en­tre las iden­ti­da­des le­gí­ti­mas pa­ra el pe­ruano del fu­tu­ro.

Ba­jo es­ta luz, la mul­ti­pli­ci­dad de per­so­na­jes y su­je­tos en la fo­to­gra­fía de Cham­bi se re­ve­la co­mo una bús­que­da por re­sol­ver su pro­pia pa­ra­do­ja. Él era, co­mo tan­tos otros la­ti­noa­me­ri­ca­nos des­de Eu­ge­nio Es­pe­jo has­ta Ale­jan­dro To­le­do, un in­dí­ge­na que adop­tó las ma­ne­ras y las cos­tum­bres mes­ti­zas pa­ra desen­vol­ver­se con éxi­to en un mun­do de blan­cos. Era, a tra­vés de la tau­ma­tur­gia tec­no­ló­gi­ca de la fo­to­gra­fía, un he­ral­do de la mo­der­ni­dad; al mis­mo tiem­po, su in­dia­ni­dad re­pre­sen­ta­ba pa­ra la cul­tu­ra ofi­cial el pa­sa­do que ha­bía que su­pe­rar. Asi­mis­mo, Cham­bi ha­ce par­te de esa es­tir­pe de pin­to­res e ima­gi­ne­ros in­dí­ge­nas que a lo lar­go de los An­des se apro­pia­ron de las téc­ni­cas y len­gua­jes eu­ro­peos pa­ra, es­cu­da­dos en los ve­ri­cue­tos del ba­rro­co, ase­gu­rar a sus dio­ses y su cul­tu­ra un lu­gar pri­vi­le­gia­do en los al­ta­res de los ven­ce­do­res (pien­so en el re­tra­to de la cho­la con su enor­me va­so de chi­cha que ha­ce par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York, el ca­non de la fo­to­gra­fía uni­ver­sal).

Es­ta per­so­na con­ta­dic­to­ria y com­ple­ja ex­pli­ca la ob­se­sión de Cham­bi con la iden­ti­dad. En­tre los 30 mil ne­ga­ti­vos del ar­chi­vo que su fa­mi­lia con­ser­va en el Cus­co, su nie­to Teo, en­car­ga­do del ar­chi­vo, es­ti­ma que exis­ten cer­ca de mil au­to­rre­tra­tos, in­clui­do aquel en el que el fo­tó­gra­fo in­da­ga su pro­pia ima­gen. De cier­ta ma­ne­ra, to­das sus pla­cas y ne­ga­ti­vos son un au­to­rre­tra­to, una di­la­ta­da re­fle­xión so­bre la im­pro­ba­ble tra­yec­to­ria vi­tal del pas­tor­ci­to de Puno

An­drés Va­lle­jo es edi­tor de ETI, bió­lo­go de la PUCE y más­ter en Desa­rro­llo y Am­bien­te por la uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. ecua­dor­te­rrain­cog­ni­[email protected]

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Uno de los más de mil au­to­rre­tra­tos que se en­cuen­tran en el ar­chi­vo de Mar­tín Cham­bi, 1922. En él se ha­ce evi­den­te tan­to la téc­ni­ca del cla­ros­cu­ro, que pre­fi­rió en sus ini­cios, co­mo su in­te­rés por la iden­ti­dad. Arri­ba. “Chi­cha y sa­po”, Cus­co, 1931. De­re­cha arri­ba. Ni­ño men­di­go, re­tra­to de es­tu­dio, Cus­co, 1934. De­re­cha aba­jo. “Chi­cu­cha y po­li­cía”, Cus­co, 1924.

Iz­quier­da. In­ves­ti­ga­cio­nes recientes re­ve­la­ron que “El gi­gan­te de Pa­ru­ro” (1925) se lla­ma­ba Juan de la Cruz Sihua­na, y era de Llus­co, un po­bla­do cer­cano al Cus­co, y no de Pa­ru­ro. Su acom­pa­ñan­te es Víc­tor Me­dí­vil, ayu­dan­te de Cham­bi de to­da la vi­da. Arri­ba. “Ni­ño con som­bre­ro”, Cus­co, 1928.

Arri­ba. Cho­la con va­so de chi­cha, Cus­co, 1932. De­re­cha. Cham­bi hi­zo ins­ta­lar en su es­tu­dio un sis­te­ma de cla­ra­bo­yas y cor­ti­nas que le per­mi­tía tra­ba­jar con luz na­tu­ral. Se lo ve re­to­can­do im­pre­sio­nes de re­tra­tos (tam­bién lo ha­cía di­rec­to en ne­ga­ti­vos y pla­cas, co­mo lo es­tán ha­cien­do sus apren­di­ces, a la iz­quier­da).

Iz­quier­da arri­ba. Cam­pe­si­nos acu­sa­dos de cua­tre­ris­mo en la cor­te su­pe­rior del Cus­co, 1929. Iz­quier­da. Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Ma­chu Pic­chu, 1941. Arri­ba. Fies­ta de la Cruz, cer­ca del Cus­co, 1930.

Arri­ba. Mu­jer in­dí­ge­na de Q’ero­mar­ka, car­gan­do a su hi­jo, 1934. De­re­cha arri­ba. “La fa­mi­lia de Eze­quiel Ar­ce y su co­se­cha de pa­pas”, Cus­co, 1939. De­re­cha aba­jo. “Cé­sar de Lu­chi Lo­me­lli­ni y su fa­mi­lia”, Col­cam­pa­ta, 1928. Lo­me­lli­ni fue un in­mi­gran­te ita­liano; gra­cias al co­mer­cio y fa­bri­ca­ción de tex­ti­les, lle­gó a ser el hom­bre más ri­co del Cus­co. Es­ta­ble­ció el pri­mer ci­ne de la ciu­dad.

“Bo­da de Ju­lio Ga­dea y Olim­pia Arte­ta”, Cus­co, 1926. Es la fo­to­gra­fías más fa­mo­sas de Cham­bi; for­ma par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.