Las aves que per­si­guen hor­mi­gas

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Juan Frei­le

En­tre las mu­chas di­fi­cul­ta­des que con­lle­va la vi­da en la sel­va es­tá la de en­con­trar el ali­men­to, más cuan­do es­te con­sis­te en los maes­tros del ca­mu­fla­je, los in­sec­tos. Al­gu­nas aves, nos ex­pli­ca Juan Frei­le, han so­lu­cio­na­do es­te pro­ble­ma al per­se­guir a las vo­ra­ces hor­mi­gas le­gio­na­rias, al ace­cho de to­do lo que sal­ta a su de­vas­ta­dor pa­so.

Por­ta­da: Ca­be­za zoo­mór­fi­ca en ce­rá­mi­ca de la cul­tu­ra La To­li­ta (350 a. C.-350 d. C.), del nor­te de Es­me­ral­das. Es pro­ba­ble que re­pre­sen­te una dei­dad hí­bri­da en­tre va­rios ani­ma­les. Fo­to: Ca­sa del Ala­ba­do

Ima­gi­ne que es us­ted un in­sec­to. La vi­da le ha do­ta­do de po­co. No tie­ne un ve­neno pa­ra neu­tra­li­zar a sus de­pre­da­do­res ni co­lo­res pa­ra ame­dren­tar­los. Ca­re­ce de es­pi­nas agu­das o de una cu­bier­ta du­ra que lo pro­te­jan. Es us­ted un in­sec­to sim­plón, no muy rá­pi­do ni de­ma­sia­do mi­mé­ti­co. Y tam­po­co tie­ne mal sa­bor. Pa­ra so­bre­vi­vir, sus op­cio­nes se li­mi­tan a es­con­der­se bien y a cru­zar los de­dos. Ima­gi­ne aho­ra que es us­ted un ave co­me­do­ra de in­sec­tos. Su vis­ta es agu­da, pe­ro su ol­fa­to no. Tie­ne ham­bre, pe­ro a pri­me­ra vis­ta no hay na­da co­mes­ti­ble al al­can­ce. Ese ma­ría-pa­li­to que ca­mi­na en­tre el fo­lla­je es muy gran­de pa­ra su pi­co. Ese es­ca­ra­ba­jo que pa­só rau­do fren­te a sus ojos tie­ne las alas muy du­ras. Las ter­mi­tas que en­tran y salen de agu­je­ros en el tron­co aquel son de­ma­sia­do pe­que­ñas pa­ra sa­ciar su ape­ti­to. Al­go de­be in­ven­tar­se pa­ra en­con­trar co­mi­da.

La vi­da en los bos­ques no es fá­cil ni pa­ra quie­nes bus­can qué co­mer ni pa­ra quie­nes hu­yen de sus pre­da­do­res. Sin em­bar­go, to­das las es­pe­cies que hoy po­bla­mos el pla­ne­ta he­mos lo­gra­do so­bre­vi­vir y per­pe­tuar­nos des­de ha­ce mi­les, in­clu­so mi­llo­nes de años. Pa­ra eva­dir la ex­tin­ción, las es­pe­cies han te­ni­do que ir adap­tán­do­se a los cam­bios am­bien­ta­les y a la pre­sión que ejer­cen otras es­pe­cies. Los pre­da­do­res mol­dean el com­por­ta­mien­to y has­ta el as­pec­to de sus pre­sas. Las pre­sas mol­dean los sen­ti­dos y los há­bi­tos de sus pre­da­do­res. Las plan­tas con flo­res y fru­tos mol­dean los gus­tos y las con­duc­tas de los ani­ma­les que pue­den po­li­ni­zar­las y ayu­dar­les a dis­per­sar su pro­ge­nie. Los ani­ma­les que se ali­men­tan de plan­tas mol­dean las es­truc­tu­ras de es­tas úl­ti­mas y sus tiem­pos de pro­duc­ción. La evo­lu­ción es un pro­ce­so en cur­so, in­fi­ni­to y fas­ci­nan­te, que nos plan­tea in­te­rro­gan­tes so­bre nues­tra pro­pia exis­ten­cia.

Pe­ro no es­ta­mos aquí pa­ra ha­blar de nues­tra exis­ten­cia. Es­ta­mos aquí pa­ra ha­blar de aves que co­men bi­chos. Pa­ra aso­mar la mi­ra­da a la asom­bro­sa eco­lo­gía de un pu­ña­do de aves que han in­ven­ta­do una vi­da coope­ra­ti­va co­mo so­lu­ción al pe­lia­gu­do pro­ble­ma de so­bre­vi­vir en eco­sis­te­mas súper di­ver­sos don­de en­con­trar ali­men­to no es sen­ci­llo –y tam­po­co es sen­ci­llo evi­tar ser ali­men­to de otros.

Al­gu­nas de­ce­nas de es­pe­cies (has­ta se­ten­ta u ochen­ta en cier­tos bos­ques tro­pi­ca­les) se mue­ven en ban­da­das mix­tas; es de­cir, ban­da­das que in­clu­yen nor­mal­men­te una pa­re­ja o dos de va­rias es­pe­cies. Su ac­ti­vi­dad es fre­né­ti­ca, pe­ro coor­di­na­da. No es un con­jun­to al­bo­ro­ta­do de aves. Tam­po­co un mon­tón de pá­ja­ros com­pi­tien­do por pre­sas. Ca­da ban­da­da tie­ne unas po­cas es­pe­cies nu­clea­res, en­tre cin­co y diez, que son sus in­te­gran­tes per­ma­nen­tes. En­tre to­das de­li­mi­tan el te­rri­to­rio de la ban­da­da y lo de­fien­den de ban­da­das ve­ci­nas. En es­te te­rri­to­rio

anidan, y per­mi­ten que in­gre­sen en él es­pe­cies que se aso­cian so­lo tem­po­ral­men­te, pe­ro no de es­pe­cies nu­clea­res de otros ban­dos.

An­dar en pan­di­lla au­men­ta la efi­cien­cia de fo­rra­jeo, por­que ca­da ave de­be pa­sar me­nos tiem­po vi­gi­lan­do a los de­pre­da­do­res, y por­que ca­da ave se aho­rra el es­fuer­zo de bus­car a ton­tas y a lo­cas don­de otros in­di­vi­duos no ha­lla­ron pre­sas. Sin em­bar­go, hay otros mo­ti­vos me­nos so­li­da­rios: mo­ver­se en gru­po tam­bién per­mi­te pi­ra­tear­le las pre­sas a al­gún des­pis­ta­do o atra­par lo que otro miem­bro de la ban­da­da

de­jó es­ca­par. Eso ha­cen las es­pe­cies cen­ti­ne­la de los bos­ques llu­vio­sos tro­pi­ca­les, cu­yo rol en la ban­da­da es fun­da­men­tal. Co­mo su ape­la­ti­vo im­pli­ca, es­tas es­pe­cies pa­san más tiem­po vi­gi­lan­do que ali­men­tán­do­se. An­te cual­quier pe­li­gro, emi­ten lla­ma­das de aler­ta que el res­to de in­te­gran­tes de la ban­da­da obe­de­ce. Con sus lla­ma­dos man­tie­nen la cohe­sión de la ban­da­da (y la jun­tan al ini­ciar el día). Ese rol de vi­gi­lan­cia no vie­ne gra­tis, des­de lue­go. Los cen­ti­ne­las vue­lan rá­pi­do y son efi­cien­tes pa­ra atra­par al vue­lo las pre­sas que otros miem­bros de la ban­da­da ahu­yen­tan. Has­ta pue­den emi­tir aler­tas fal­sas pa­ra obli­gar a otras es­pe­cies a huir con lo pues­to, de­jan­do suel­tas a sus pre­sas.

Pe­se a las ven­ta­jas que ofre­ce mo­ver­se en ban­da­da, ca­da es­pe­cie to­da­vía de­be re­sol­ver por cuen­ta pro­pia un as­pec­to crí­ti­co: en­con­trar co­mi­da. Co­mo vi­mos de en­tra­da, hay in­ver­te­bra­dos in­co­mi­bles por du­ros, ve­ne­no­sos, ve­llu­dos o de mal sa­bor. To­dos los de­más, los co­mes­ti­bles, se di­vi­den en­tre aque­llos que se ca­mu­flan es­tu­pen­da­men­te, aque­llos que si­mu­lan ser ve­ne­no­sos y aque­llos que bus­can es­con­di­tes. Es­ta in­men­sa di­ver­si­dad de in­ver­te­bra­dos pro­mue­ve la es­pe­cia­li­za­ción en las aves in­sec­tí­vo­ras que son, a su vez, el gru­po más di­ver­so en­tre las aves.

En su ma­yo­ría, es­ta es­pe­cia­li­za­ción no se ex­pli­ca por lo que co­men, sino por los es­tra­tos o sus­tra­tos don­de bus­can su ali­men­to y por el mo­do en que lo ha­cen. Hay unas in­sec­tí­vo­ras que bus­can en­tre el fo­lla­je den­so, otras que lo ha­cen en los en­ve­ses de las ho­jas, en­tre epi­fi­tas, de­ba­jo de ellas, en las ra­mas ter­mi­na­les, en los tron­cos y ra­mas mus­go­sos más grue­sos, cer­ca del sue­lo, le­jos de él, en en­re­da­de­ras de lia­nas, en ho­jas muer­tas que que­dan col­gan­do le­jos del sue­lo, so­bre la ho­ja­ras­ca te­rres­tre, cer­ca de char­cas de agua en el bos­que o le­jos de ellas. Pa­ra no que­dar­me cor­to, de­jo a su ima­gi­na­ción el sin­fín de po­si­bles sus­tra­tos don­de las aves po­drían bus­car su ali­men­to. Pa­ra ter­mi­nar, es­tá la tre­men­da va­rie­dad de com­por­ta­mien­tos pa­ra bus­car y atra­par: unas ata­can en vue­lo, otras ex­ca­van, re­co­lec­tan, hur­gan, se es­ti­ran pa­ra al­can­zar pre­sas en es­con­di­tes al­tos, re­vuel­ven, fis­gan, arran­can pe­da­zos de cor­te­zas o mus­gos; unas otean des­de una per­cha, per­si­guen a lo que es­ca­pa, cuel­gan de ca­be­za, tre­pan en ver­ti­cal, dan bre­ves sal­tos ha­cia arri­ba o ha­cia el fren­te, y otras si­guen hor­mi­gas.

Per­se­guir hor­mi­gas sue­na ne­cio. ¿Pa­ra qué per­se­guir­las si es más fá­cil es­pe­rar­las o em­bos­car­las al an­dar y atra­par­las, una por una? Es más, vis­to en pers­pec­ti­va, co­mer hor­mi­gas pa­re­ce de lo más sen­ci­llo. Po­cos in­sec­tos son tan me­tó­di­cos y por­fia­dos. Quie­nes he­mos ju­ga­do a po­ner obs­tácu­los en el ca­mino de las hor­mi­gas o a to­mar una y des­viar­la de su sen­da sa­be­mos que la ter­ca en­con­tra­rá la ma­ne­ra de vol­ver so­bre sus pa­sos. Re­co­lec­tar­las en sus re­pe­ti­ti­vas sen­das pa­re­ce fá­cil. Re­sul­ta, pues, que las aves no per­si­guen hor­mi­gas pa­ra co­mér­se­las, por­que el áci­do fór­mi­co que con­tie­nen les da un mal sa­bor. Lo ha­cen pa­ra atra­par to­do aque­llo que sale des­pa­vo­ri­do cuan­do las hor­mi­gas pa­san.

De las 20 mil o más es­pe­cies de hor­mi­gas que hay en la Tie­rra, en­tre 150 y 200 es­pe­cies per­te­ne­cen al gru­po de las le­gio­na­rias o ma­ra­bun­tas. Es­tas hor­mi­gas son vo­ra­ces de­pre­da­do­ras que an­dan en tro­pas de al­gu­nos cien­tos de mi­les y sa­quean to­do a su pa­so. Son con­si­de­ra­das, de he­cho, co­mo una de las fuer­zas de­pre­da­do­ras más gran­des en los bos­ques tro­pi­ca­les. Ade­más, son nó­ma­das. No tie­nen un ni­do per­ma­nen­te co­mo las hor­mi­gas “nor­ma­les”. Más bien, con sus pro­pios cuer­pos for­man un ni­do co­no­ci­do co­mo vi­va­que. Mi­les de hor­mi­gas hem­bras de la cas­ta de las obre­ras se aga­rran de las pa­tas pa­ra for­mar una es­truc­tu­ra cir­cu­lar que al­ber­ga den­tro a una úni­ca rei­na y su des­cen­den­cia. Los vi­va­ques se ar­man y des­ar­man ca­da día. Al des­ar­mar­se, obre­ras y sol­da­dos se en­fi­lan, y las fi­las se par­ten pro­gre­si­va­men­te pa­ra avan­zar en dis­tin­tas di­rec­cio­nes. Na­da de­tie­ne a las hor­mi­gas en avan­za­da. An­te un obs­tácu­lo ha­cen puen­tes, es­ca­le­ras o rá­pe­les con sus cuer­pos pa­ra per­mi­tir que pro­si­gan las que vie­nen de­trás.

Vis­to con otros ojos, per­se­guir­las sue­na as­tu­to. El pa­so vo­raz y de­ter­mi­na­do de las ma­ra­bun­tas ha­ce que in­ver­te­bra­dos y ver­te­bra­dos hu­yan en es­tam­pi­da pa­ra eva­dir una muer­te se­gu­ra. Aun­que es­tas hor­mi­gas son vir­tual­men­te cie­gas, cuan­do atra­pan una pre­sa se arre­jun­tan en­tre cer­ca­nas. A las pre­sas pe­que­ñas las ma­tan y se las lle­van en an­das al ni­do; a las gran­des las des­cuar­ti­zan

vi­vas an­tes de lle­vár­se­las. Las aves aso­cia­das a es­tas hor­mi­gas apro­ve­chan el des­pe­lo­te pa­ra atra­par a los que hu­yen. Lo sor­pren­den­te es que unas trein­ta es­pe­cies de aves se adap­ta­ron tan bien a es­te “re­cur­so”, que se con­vir­tie­ron en se­gui­do­ras pro­fe­sio­na­les de hor­mi­gas. Es­to sig­ni­fi­ca que pa­san ca­si to­do su tiem­po tras las ma­ra­bun­tas, y que tie­nen adap­ta­cio­nes que les per­mi­ten ex­plo­tar es­ta fuen­te de co­mi­da de la me­jor ma­ne­ra. La mus­cu­la­tu­ra de sus pa­tas lar­gas y cier­tas “ca­llo­si­da­des” en los de­dos les per­mi­ten su­je­tar­se en va­rias po­si­cio­nes, in­clu­so en ra­mas ver­ti­ca­les, pa­ra no per­der­le el pa­so a la in­con­te­ni­ble ma­ra­bun­ta por de­mo­rar­se en bus­car una per­cha ho­ri­zon­tal. Tal es su fi­de­li­dad a las hor­mi­gas le­gio­na­rias, que su éxi­to de fo­rra­jeo de­pen­de de ellas. In­clu­so han apren­di­do a aguai­tar a los vi­va­ques y has­ta es­piar la ac­ti­vi­dad en su in­te­rior pa­ra de­ci­dir a cuál vi­va­que se­gui­rán el día en­te­ro.

Las trein­ta es­pe­cies de se­gui­do­ras pro­fe­sio­na­les de ma­ra­bun­tas per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de los pá­ja­ros hor­mi­gue­ros (Tham­nop­hi­li­dae), una fa­mi­lia muy di­ver­sa en los tró­pi­cos de Amé­ri­ca. Pe­ro no son los úni­cos que se aso­cian a las tro­pas de le­gio­na­rias. Va­rias es­pe­cies de tre­pa­tron­cos, cu­cos y tan­ga­ras son asi­duos se­gui­do­res de es­tas hor­mi­gas, y un nú­me­ro im­por­tan­te de es­pe­cies de otros gru­pos (tro­go­nes, mos­que­ros, hal­co­nes, so­te­rre­yes, mir­los y más) se jun­tan a ra­tos a la ex­ci­ta­ción hor­mi­gue­ra. El éxi­to pa­ra un hor­mi­gue­ro pro­fe­sio­nal es ocu­par las po­si­cio­nes más pri­vi­le­gia­das en la tro­pa de ma­ra­bun­tas: el fren­te, don­de hay más pre­sas es­ca­pan­do. Es allí don­de es­tá la com­pe­ten­cia. Man­te­ner o ga­nar po­si­cio­nes pri­vi­le­gia­das de fo­rra­jeo es esen­cial, por lo que en­tre las aves hor­mi­gue­ras hay una je­rar­quía mar­ca­da por des­pla­za­mien­tos y con­fron­ta­cio­nes en­tre es­pe­cies y en­tre in­di­vi­duos de una mis­ma es­pe­cie.

Don­de más se ha es­tu­dia­do a las ban­da­das de hor­mi­gue­ros pro­fe­sio­na­les qui­zá es en Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má. Ahí, tres es­pe­cies pre­do­mi­nan: los hor­mi­gue­ros bi­co­lor, pun­tea­do y oce­la­do. El pun­tea­do es bas­tan­te fiel a su te­rri­to­rio, que es ocu­pa­do por una pa­re­ja, pe­ro es po­co com­ba­ti­vo con otras es­pe­cies, qui­zá por ser el más pe­que­ño de los tres; más bien, op­ta por que­dar­se más atrás en la tro­pa de hor­mi­gas, bus­ca cua­dri­llas más pe­que­ñas de ma­ra­bun­tas o sim­ple­men­te aban­do­na la tro­pa cuan­do se ha dis­tan­cia­do mu­cho de su te­rri­to­rio. El bi­co­lor, se­gun­do en ta­ma­ño, es re­la­ti­va­men­te be­li­co­so, pe­ro al­go to­le­ran­te con in­di­vi­duos de su pro­pia es­pe­cie. El oce­la­do, en cam­bio, eli­gió ser to­le­ran­te y po­co agre­si­vo. Es el más gran­de de los tres hor­mi­gue­ros cen­troa­me­ri­ca­nos –y uno de los más gran­des de la fa­mi­lia–, pe­ro no es te­rri­to­rial. Lo que le im­por­ta es man­te­ner la po­si­ción más pri­vi­le­gia­da en la tro­pa de hor­mi­gas, pa­ra lo que for­ma cla­nes en­tre una pa­re­ja do­mi­nan­te, in­di­vi­duos jó­ve­nes y otras pa­re­jas. Los do­mi­nan­tes per­mi­ten a otros in­di­vi­duos fo­rra­jear cer­ca, ocu­par sus per­chas y ade­lan­tar­se. In­clu­so to­le­ran a otros cla­nes. Es­to ilus­tra di­fe­ren­tes es­tra­te­gias que per­mi­ten a va­rias es­pe­cies apro­ve­char de for­ma di­fe­ren­cia­da el al­bo­ro­to cau­sa­do por las hor­mi­gas.

Es que, des­de el pun­to de vis­ta de las aves, las ma­ra­bun­tas son un re­cur­so ex­cep­cio­nal pa­ra atra­par pre­sas que, de otro mo­do, es­ta­rían ocul­tas en los re­co­ve­cos del bos­que. De no ser por las hor­mi­gas, es­tas aves ten­drían que apren­der a bus­car. Aho­ra pon­gá­mo­nos en los za­pa­tos (las pa­tas) de las hor­mi­gas le­gio­na­rias. ¿Qué pro­ve­cho pue­de sa­car una tro­pa de cien­tos de mi­les de vo­ra­ces hor­mi­gas de la pre­sen­cia de unas po­cas de­ce­nas de aves hor­mi­gue­ras? ¿Pro­tec­ción con­tra de­pre­da­do­res? Di­fí­cil, si pen­sa­mos que la sel­va en­te­ra te­me a la fe­ro­ci­dad de­pre­da­do­ra de las ma­ra­bun­tas. ¿Ayu­da pa­ra de­tec­tar pre­sas? Du­do­so. En reali­dad, su­ce­de que las aves son pa­rá­si­tas de las hor­mi­gas. Sin dar na­da a cam­bio, to­man par­te del bo­tín que per­si­guen las hor­mi­gas. De he­cho, la can­ti­dad de pre­sas dis­po­ni­bles pa­ra las hor­mi­gas pue­de dis­mi­nuir has­ta en un 30% por cau­sa de las aves hor­mi­gue­ras. Es­tas asom­bro­sas aves no son más que re­fi­na­dos pi­ra­tas.

Pa­ra las aves que se ali­men­tan de in­ver­te­bra­dos, la vi­da se de­ci­de –pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos– en su éxi­to pa­ra en­con­trar pre­sas. To­das po­drían ha­cer­lo por cuen­ta pro­pia, co­mo lo ha­cen mu­chas otras es­pe­cies, pe­ro la vi­da en so­cie­dad trae va­rios be­ne­fi­cios, in­clu­so si esa coope­ra­ción in­vo­lu­cra a in­di­vi­duos aje­nos a la pro­pia es­pe­cie. Pa­ra los in­ver­te­bra­dos, en cam­bio, la vi­da se re­suel­ve por su ca­pa­ci­dad pa­ra evi­tar la de­pre­da­ción. Sa­ber es­con­der­se es cru­cial, pe­ro una bue­na do­sis de suer­te pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia; co­mo en to­do

Juan Frei­le es di­rec­tor de ETI, bió­lo­go pa­ja­re­ro, co­mu­ni­ca­dor y con­ser­va­cio­nis­ta. Es au­tor de Birds of Ecua­dor, guía edi­ta­da por Helm Gui­des. jfrei­[email protected]

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Hor­mi­gue­ro de pe­na­cho blan­co ( Pithys al­bi­frons). La ma­yor di­ver­si­dad de hor­mi­gue­ros pro­fe­sio­na­les se con­cen­tra en la Ama­zo­nía. Arri­ba. El cu­co hor­mi­gue­ro ban­dea­do ( Neo­morp­hus ra­dio­lo­sus) se aso­cia a ma­ra­bun­tas de sel­va pri­ma­ria y oca­sio­nal­men­te si­gue a ma­na­das de saí­nos.

Una co­lum­na de la es­pe­cie más co­mún de ma­ra­bun­tas ame­ri­ca­nas ( Eci­ton bur­che­llii), en una ex­pe­di­ción de ba­rri­da en Ma­qui­pu­cu­na, en el no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.