Puer­to Qui­to ex­clui­do del Cho­có

Ecuador Terra Incógnita - - CORREO -

El co­rre­dor del Cho­có An­dino, re­co­no­ci­do por la UNESCO en 2018 co­mo re­ser­va de la bios­fe­ra, cu­bre las pa­rro­quias ru­ra­les oc­ci­den­ta­les de Qui­to, y los can­to­nes Los Ban­cos y Pe­dro Vi­cen­te Mal­do­na­do. Puer­to Qui­to fue ex­clui­do. La ta­la in­dis­cri­mi­na­da de sus bos­ques pa­ra mo­no­cul­ti­vos y la cons­truc­ción des­co­mu­nal de ur­ba­ni­za­cio­nes, las cua­les han con­tri­bui­do a la con­ta­mi­na­ción y re­duc­ción de cau­dal de los ríos, la fal­ta de es­tu­dios de la vi­da sil­ves­tre en sus di­fe­ren­tes for­mas, la fal­ta de or­de­nan­zas que exi­jan re­gu­la­ri­za­cio­nes, pa­re­cen ser los cau­sa­les pa­ra es­ta ex­clu­sión. To­do es­to es, ade­más, un cri­men que al­te­ra el eco­sis­te­ma del can­tón, del país y, ob­via­men­te, del pla­ne­ta. Es tris­te ob­ser­var lu­ga­res an­te­rior­men­te her­mo­sos y lle­nos de vi­da, co­mo la muy re­cor­da­da Pie­dra de Va­por, con­ver­tir­se en sim­ples pa­ra­jes de­sola­dos, to­tal­men­te des­pro­vis­tos de en­can­to.

Si to­ma­mos en cuen­ta la edad de la Tie­rra, es im­por­tan­te re­cor­dar que los mi­cro­bios, in­sec­tos y plan­tas en to­dos los eco­sis­te­mas son los pri­me­ros in­qui­li­nos de es­te pla­ne­ta azul. Nues­tro país tie­ne el pri­vi­le­gio de es­tar lo­ca­li­za­do en el cen­tro del mun­do, don­de la po­ten­cia uni­ver­sal cós­mi­ca des­car­ga su ener­gía pa­ra que to­das las cria­tu­ras go­cen de una es­pec­ta­cu­lar zo­na de vi­da, con múl­ti­ples es­pe­cies de for­mas ca­pri­cho­sas, co­mo las or­quí­deas, las ca­ñas de gua­dúa, di­ver­si­dad de ho­jas y ta­llos, es­pe­cies en­dé­mi­cas y mi­cro­or­ga­nis­mos que, por su cons­ti­tu­ción, so­lo pue­den so­bre­vi­vir en es­te cli­ma hú­me­do. Por ello, es­tas zo­nas es­tán po­bla­das de es­pe­cies úni­cas de ma­mí­fe­ros, in­sec­tos, an­fi­bios, rep­ti­les y aves. La ma­gia del bos­que hú­me­do pro­du­ce oxí­geno pu­ro y lo con­vier­ten en un tem­plo de­di­ca­do a la vi­da en con­jun­to, for­man­do una ca­de­na de vi­da.

El no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha es uno de los gran­des pul­mo­nes del Ecua­dor, pe­ro hoy en día es­ta­mos vi­vien­do la des­es­ta­bi­li­za­ción de la ca­de­na de vi­da, an­te la in­com­pe­ten­cia e inac­ción de las au­to­ri­da­des, quie­nes en lu­gar de ve­lar por es­tos es­pa­cios y pro­te­ger­los nos mues­tran su evi­den­te que­meim­por­tis­mo. No en­ten­de­mos

a cam­bio de qué o por qué se si­gue per­mi­tien­do la ex­pan­sión in­mo­bi­lia­ria en Puer­to Qui­to, la ta­la de los po­cos re­ma­nen­tes de bos­que que que­dan, la ex­pan­sión in­dis­cri­mi­na­da de los cul­ti­vos de te­ca, pal­ma afri­ca­na o pal­mi­to, la con­ta­mi­na­ción de que­bra­das y ríos con ba­su­ra y aguas de desecho. ¿Aca­so tie­ne más pe­so el di­ne­ro pa­ra unos po­cos que el bie­nes­tar de la co­mu­ni­dad y el fu­tu­ro de ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras? ¿A dón­de va nues­tro país? ¿Nues­tro pla­ne­ta? Ro­ga­mos, en nom­bre de nues­tros hi­jos, que pa­ren es­te cri­men am­bien­tal. Exi­gi­mos la re­fo­res­ta­ción ur­gen­te de la zo­na.

Jor­ge Clau­dio

Co­lec­ti­vo de Res­ca­te Am­bien­tal y So­cial Mue­las hu­ma­nas

Siem­pre sos­pe­ché que el ve­ge­ta­ria­nis­mo o la cru­di­vo­ría fun­da­men­ta­dos en nues­tra die­ta pri­mi­ti­va te­nían po­co sus­ten­to cien­tí­fi­co. Si los pri­ma­tes ac­tua­les más cer­ca­nos a no­so­tros, co­mo go­ri­las, bo­no­bos y chim­pan­cés, co­men de to­do, ¿por qué no­so­tros ten­dría­mos que ha­ber evo­lu­cio­na­do ha­cia la her­bi­vo­ría? In­clu­so pu­do su­ce­der que al­gún día fui­mos her­bí­vo­ros y que co­mía­mos to­do cru­do, pe­ro nues­tra evo­lu­ción es tam­bién cul­tu­ral, y cuan­do apren­di­mos a co­ci­nar, apren­di­mos tam­bién a co­mer las co­sas co­ci­das. En es­ta era del eso­te­ris­mo, no sor­pren­de­ría que al­guien su­gie­ra re­la­cio­nar­nos “afec­ti­va­men­te” co­mo en la era pa­leo­lí­ti­ca o de­jar de la­do to­da ex­pre­sión cul­tu­ral que no es­té su­ge­ri­da en nues­tros ge­nes más an­ti­guos.

Una in­for­ma­ción que me hi­zo fal­ta en el ar­tícu­lo so­bre la evo­lu­ción de la die­ta hu­ma­na ( ETI 116) es so­bre las mue­las del jui­cio. ¿Es cier­to que son re­za­gos de la evo­lu­ción? ¿Pa­ra qué les ser­vían a nues­tros an­ces­tros? ¿Qué otras es­pe­cies de ho­mí­ni­dos las te­nían? ¿Son “me­nos evo­lu­cio­na­dos” los hu­ma­nos que to­da­vía las tie­nen? ¿Es­tá bien ex­traér­se­las? Re­na­to Gar­zón, Cum­ba­yá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.