Tem­po­ra­da de osos en Ma­qui­pu­cu­na

Ecuador Terra Incógnita - - NOTAS -

En la ca­rre­te­ra Ca­la­ca­lí-la In­de­pen­den­cia el bos­que do­mi­na el pai­sa­je. Los mon­tes al nor­te de es­ta ca­rre­te­ra, has­ta Na­ne­ga­li­to, for­man par­te de Ma­qui­pu­cu­na, una de las re­ser­vas pri­va­das más an­ti­guas del Ecua­dor (ca­si 5600 hec­tá­reas de bos­ques nu­bla­dos). Ma­qui­pu­cu­na es re­co­no­ci­da por su bio­di­ver­si­dad (un 10% de las or­quí­deas ecua­to­ria­nas) y al­to en­de­mis­mo, in­clu­yen­do es­pe­cies ex­clu­si­vas de la re­ser­va co­mo la ra­na cohe­te Hy­lo­xa­lus ma­qui­pu­cu­na.

El re­nom­bre de Ma­qui­pu­cu­na cre­ció des­de 2008 por el ha­llaz­go for­tui­to de nue­ve osos de an­te­ojos tre­pa­dos en ár­bo­les de pac­che, co­mien­do sus fru­tos. Des­de en­ton­ces, Ma­qui­pu­cu­na es­tá en el ma­pa de la in­ves­ti­ga­ción y con­ser­va­ción de es­ta es­pe­cie, y ofre­ce a los afi­cio­na­dos a la na­tu­ra­le­za una ex­pe­rien­cia inigua­la­ble: ver osos de an­te­ojos en su en­torno na­tu­ral.

Re­cién ha­ce dos dé­ca­das em­pe­za­ron los es­tu­dios de osos sil­ves­tres me­dian­te ra­dio­trans­mi­so­res. Es­tos es­tu­dios, desa­rro­lla­dos en Ín­tag y otras re­gio­nes del país, per­mi­tie­ron de­ter­mi­nar áreas de vi­da, com­por­ta­mien­to y die­ta. Lue­go vi­nie­ron las pri­me­ras li­be­ra­cio­nes de osos cau­ti­vos, re­cu­pe­ra­dos, a zo­nas re­mo­tas (ver ETI 60). Los es­tu­dios eco­ló­gi­cos de osos en Ma­qui­pu­cu­na, des­de 2008, han per­mi­ti­do es­ti­mar una po­bla­ción ma­yor a cua­ren­ta osos en el no­roc­ci­den­te de Qui­to. Des­de allí sur­gió el mo­ni­to­reo de es­ta po­bla­ción y la crea­ción, en 2013, del área de con­ser­va­ción Co­rre­dor Eco­ló­gi­co del Oso An­dino.

El oso es un em­ble­ma de con­ser­va­ción. El nú­me­ro de ob­ser­va­cio­nes re­cien­tes ha au­men­ta­do en Pi­mam­pi­ro, Pa­pa­llac­ta, An­ti­sa­na, Ín­tag... No obs­tan­te, Ma­qui­pu­cu­na si­gue sien­do uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra ver­los. La tem­po­ra­da de osos coin­ci­de con la fruc­ti­fi­ca­ción del pac­che, que no es re­gu­lar año tras año. La opor­tu­ni­dad de ob­ser­var osos ha­ce obli­ga­to­rio vi­si­tar Ma­qui­pu­cu­na. La úl­ti­ma tem­po­ra­da de osos (no­viem­bre) ter­mi­nó cuan­do los agua­ce­ros los obli­ga­ron a dis­per­sar­se ha­cia el bos­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.