Ar­chi­pié­la­go de es­ca­mas

Ecuador Terra Incógnita - - CONTENIDO - por Da­vid Sa­la­zar

El más re­cien­te in­ven­ta­rio de rep­ti­les en las is­las Ga­lá­pa­gos, com­pi­la­do en un nue­vo li­bro, con­ta­bi­li­zó 58 es­pe­cies, des­de la su­rreal igua­na ro­sa­da has­ta la ser­pien­te ma­ri­na, po­see­do­ra del ve­neno más po­ten­te en­tre las ser­pien­tes ecua­to­ria­nas. Da­vid Sa­la­zar re­pa­sa al­gu­nas de las más no­ta­bles ca­rac­te­rís­ti­cas de la fau­na que más no­to­rie­dad ha da­do al ar­chi­pié­la­go en­can­ta­do.

“Ya he di­cho que no son tan no­ta­bles es­tas is­las por el nú­me­ro de es­pe­cies de rep­ti­les, co­mo por el de in­di­vi­duos de ta­les es­pe­cies. Re­cor­dan­do los des­gas­ta­dos sen­de­ros cons­trui­dos por las mi­les de tor­tu­gas gi­gan­tes de tie­rra, las mu­chas tor­tu­gas ma­ri­nas, las gran­des agru­pa­cio­nes de Amblyrhyn­chus te­rres­tres, y la in­nu­me­ra­ble se­rie de re­pre­sen­tan­tes de la es­pe­cie ma­ri­na que to­man el sol en las ro­cas de la cos­ta de ca­da is­la, hay que ad­mi­tir que en nin­gu­na otra par­te del mun­do re­em­pla­za es­te or­den a los ma­mí­fe­ros her­bí­vo­ros de un mo­do tan ex­tra­or­di­na­rio”. Char­les Dar­win, Dia­rio y ob­ser­va­cio­nes, 1839

Ha­ce ya 180 años, el en­ton­ces jo­ven Char­les Dar­win re­fle­xio­na­ba so­bre la ex­cep­cio­nal abun­dan­cia de in­di­vi­duos de las di­fe­ren­tes es­pe­cies de rep­ti­les en las is­las Ga­lá­pa­gos. Una abun­dan­cia tal de ani­ma­les –co­men­ta­ba, ad­mi­ra­do– sue­le pro­vo­car cam­bios dra­má­ti­cos en el pai­sa­je, co­mo su­ce­de con los ma­mí­fe­ros her­bí­vo­ros en las sa­ba­nas afri­ca­nas. A Dar­win tam­bién le sor­pren­dió la sin­gu­lar apa­rien­cia de los rep­ti­les ga­la­pa­gue­ños. De las igua­nas ma­ri­nas opi­na­ba: “un ani­mal ho­rri­ble, de co­lor ne­gro, su­cio; pa­re­ce es­tú­pi­do y sus mo­vi­mien­tos son muy len­tos”, y so­bre su pri­mer en­cuen­tro en la is­la San Cris­tó­bal con las tor­tu­gas Ga­lá­pa­gos: “es­tos rep­ti­les in­men­sos, ro­dea­dos de la­vas ne­gras, de ar­bus­tos sin ho­jas y de co­lo­sa­les cac­tus, me pa­re­cen ver­da­de­ros ani­ma­les an­te­di­lu­via­nos”.

En efec­to, ex­pe­ri­men­tar la na­tu­ra­le­za de Ga­lá­pa­gos por pri­me­ra vez es trans­por­tar­se a un mun­do di­fe­ren­te, don­de es­tos se­res que do­mi­nan el pai­sa­je (igua­nas y tor­tu­gas gi­gan­tes) con­tras­tan con lo co­no­ci­do en otros lu­ga­res. Es po­si­ble que quie­nes vi­ven en es­te ar­chi­pié­la­go o han te­ni­do la for­tu­na de vi­si­tar­lo tam­bién ha­yan re­pa­ra­do en es­ta gran abun­dan­cia de rep­ti­les o en su par­ti­cu­lar mor­fo­lo­gía. Pa­ra mí, en cam­bio, hay otro as­pec­to igual de fas­ci­nan­te que no me fue tan evi­den­te sino has­ta mi ter­ce­ra vi­si­ta a las is­las. Du­ran­te do­ce días de cru­ce­ro cien­tí­fi­co pa­ra es­tu­diar ser­pien­tes, vi­si­ta­mos si­tios tu­rís­ti­cos y aque­llos res­trin­gi­dos so­la­men­te pa­ra in­ves­ti­ga­ción, en ca­tor­ce is­las. A pe­sar de ha­ber es­tu­dia­do co­mu­ni­da­des de rep­ti­les en di­fe­ren­tes lu­ga­res del con­ti­nen­te du­ran­te ca­si dos dé­ca­das, no po­día con­te­ner mi asom­bro: qué enor­me di­ver­si­dad se ha ge­ne­ra­do en es­ta pe­que­ña ma­sa de tie­rra, con un área al­go me­nor que la pro­vin­cia del Azuay. Du­ran­te el bre­ve re­co­rri­do sal­tan­do de is­la en is­la, cons­ta­té, em­be­le­sa­do, la va­rie­dad de for­mas, ta­ma­ños, co­lo­res y es­tra­te­gias de es­tos ani­ma­les. Lo más im­pac­tan­te pa­ra mí es que

una con­si­de­ra­ble par­te de es­ta di­ver­si­dad ha si­do des­cu­bier­ta ape­nas en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Un ca­so co­no­ci­do son las igua­nas. De un so­lo an­ces­tro de igua­na que lle­gó al ar­chi­pié­la­go en­tre 8 y 5 mi­llo­nes de años atrás, se han ori­gi­na­do en Ga­lá­pa­gos una es­pe­cie ma­ri­na (el úni­co la­gar­to en el mun­do que ha co­lo­ni­za­do el mar) y tres es­pe­cies te­rres­tres: una ama­ri­llo mos­ta­za, una muy pá­li­da y has­ta una ¡ro­sa­da! Un po­co me­nos co­no­ci­das son las di­fe­ren­tes es­pe­cies de la­gar­ti­jas de la­va, tor­tu­gas gi­gan­tes, ser­pien­tes te­rres­tres y sa­la­man­que­sas o ge­cos que tie­nen, por lo ge­ne­ral, una es­pe­cie con­fi­na­da a una is­la o áreas res­trin­gi­das den­tro de las is­las más gran­des. Hay unas po­cas es­pe­cies que es­tán pre­sen­tes en más de una is­la, usual­men­te por el es­ta­ble­ci­mien­to

de co­ne­xio­nes tem­po­ra­les de tie­rra en­tre is­las de­bi­do a des­cen­sos his­tó­ri­cos del ni­vel del mar.

¿Có­mo se ex­pli­ca es­te éxi­to de los rep­ti­les en Ga­lá­pa­gos? A di­fe­ren­cia de mu­chas otras is­las o ar­chi­pié­la­gos al­re­de­dor del mun­do que se ori­gi­na­ron por es­ci­sión de las ma­sas con­ti­nen­ta­les y que no es­tán muy dis­tan­tes de ellas, las Ga­lá­pa­gos, de ori­gen vol­cá­ni­co, es­tán muy ale­ja­das de cual­quier con­ti­nen­te; los or­ga­nis­mos que las ha­bi­tan tu­vie­ron que sor­tear una con­si­de­ra­ble dis­tan­cia a tra­vés del ai­re o del agua pa­ra lle­gar a ellas. Quie­nes no vo­la­ban o na­da­ban, so­lo po­dían re­sis­tir el lar­go via­je si eran tan pe­que­ños co­mo pa­ra ser arras­tra­dos por pe­da­zos de ve­ge­ta­ción flo­tan­te, si eran re­sis­ten­tes a la des­hi­dra­ta­ción y, en el ca­so de hue­vos, si es­ta­ban pro­te­gi­dos por una cás­ca­ra co­riá­cea du­ra –co­mo tor­tu­gas, la­gar­tos y ser­pien­tes. Es­tos rep­ti­les lo­gra­ron pros­pe­rar en los am­bien­tes te­rres­tres pre­do­mi­nan­te­men­te se­cos de las is­las Ga­lá­pa­gos. Mien­tras tan­to, los ma­mí­fe­ros (so­lo exis­ten dos es­pe­cies de mur­cié­la­gos na­ti­vos y sie­te ra­to­nes en­dé­mi­cos) o an­fi­bios (no hay es­pe­cies na­ti­vas) no lo­gra­ron sor­tear la ba­rre­ra oceá­ni­ca con tan­ta efi­ca­cia.

Aho­ra bien, Dar­win ha­bla­ba del or­den de los rep­ti­les, co­mo mu­chos lo si­guen ha­cien­do has­ta aho­ra, pa­ra re­fe­rir­se al gru­po que in­clu­ye tua­ta­ras, tor­tu­gas, la­gar­tos, ser­pien­tes y co­co­dri­los. Sin em­bar­go, y ya que es­ta­mos ha­blan­do de Ga­lá­pa­gos y sus rep­ti­les, es qui­zá una bue­na idea to­mar una pers­pec­ti­va evo­lu­ti­va pa­ra en­ten­der me­jor la his­to­ria de es­te gru­po en la Tie­rra. Re­sul­ta fas­ci­nan­te ima­gi­nar lo que di­ría el na­tu­ra­lis­ta in­glés si su­pie­se, a la luz de la evi­den­cia que po­see­mos aho­ra, que los pá­ja­ros cu­cu­ves que tan­to lla­ma­ron su aten­ción cuan­do arri­bó a las is­las, o los pin­zo­nes que aho­ra lle­van su nom­bre, tam­bién son rep­ti­les. De he­cho, no so­lo que son rep­ti­les, sino que de­ri­van de un gru­po de di­no­sau­rios que po­seían plu­mas, por lo que aho­ra se con­si­de­ra a las aves co­mo el úni­co ti­po de di­no­sau­rios que so­bre­vi­vió a la ex­tin­ción ma­si­va de ha­ce 65 mi­llo­nes de años (ver ETI 77).

Una vez cla­ri­fi­ca­da es­ta re­la­ción, re­to­me­mos la dis­cu­sión de los rep­ti­les en Ga­lá­pa­gos. Los rep­ti­les avia­res (es­to es, los pá­ja­ros) han si­do am­plia­men­te in­ves­ti­ga­dos e in­clui­dos en di­fe­ren­tes guías de cam­po pa­ra cien­tí­fi­cos, afi­cio­na­dos, re­si­den­tes y tu­ris­tas que vi­si­tan el ar­chi­pié­la­go. En com­pa­ra­ción, los rep­ti­les no avia­res han si­do mu­cho me­nos es­tu­dia­dos y ca­si no hay guías pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción. De ahí lo des­ta­ca­ble de la re­cien­te pu­bli­ca­ción del li­bro Rep­ti­les of the Ga­la­pa­gos, por Tro­pi­cal

Her­ping, en el que se des­cri­ben ca­da una de las 58 es­pe­cies de rep­ti­les no avia­res has­ta aho­ra re­gis­tra­das en las is­las. Es­to in­clu­ye ca­tor­ce es­pe­cies de tor­tu­gas te­rres­tres, cin­co tor­tu­gas ma­ri­nas, diez la­gar­ti­jas de la­va, tres igua­nas te­rres­tres, una igua­na ma­ri­na, quin­ce sa­la­man­que­sas o ge­cos (cua­tro de ellos in­tro­du­ci­dos en las is­las con asen­ta­mien­tos hu­ma­nos: Bal­tra, Flo­rea­na, Isa­be­la, San Cris­tó­bal y San­ta Cruz), nue­ve cu­le­bras te­rres­tres y una ser­pien­te ma­ri­na ve­ne­no­sa.

Aun­que la pu­bli­ca­ción de un li­bro po­dría su­ge­rir que ya se co­no­ce to­do lo que hay que sa­ber so­bre los rep­ti­les de Ga­lá­pa­gos, la ver­dad es otra. Su di­ver­si­dad to­da­vía dis­ta de co­no­cer­se por com­ple­to. Es po­si­ble, por ejem­plo, que exis­tan es­pe­cies de sa­la­man­que­sas o ser­pien­tes por des­cu­brir. Ade­más, es pro­ba­ble que, me­dian­te ex­plo­ra­cio­nes más ex­haus­ti­vas de las is­las, se com­pren­da me­jor la dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca y eco­ló­gi­ca de es­pe­cies muy po­co co­no­ci­das (a par­tir de unos po­cos es­pe­cí­me­nes). Pa­ra ci­tar dos ca­sos de es­pe­cies crí­ti­ca­men­te ame­na­za­das de ex­tin­ción: la tor­tu­ga de Fer­nan­di­na Che­lo­noi­dis phan­tas­ti­cus, de la cual se co­no­ce en la ac­tua­li­dad una so­la hem­bra en­con­tra­da ha­ce po­co, y la igua­na ro­sa­da del vol­cán Wolf, en Isa­be­la ( Co­no­lop­hus mart­hae), con una so­la po­bla­ción de cer­ca de 190 in­di­vi­duos adul­tos; has­ta aho­ra no se co­no­cen sus ju­ve­ni­les.

Si de di­ver­si­dad y dis­tri­bu­ción en­ten­de­mos po­co, de la his­to­ria na­tu­ral de las es­pe­cies com­pren­de­mos to­da­vía me­nos. Con la hon­ro­sa ex­cep­ción de la igua­na ma­ri­na, so­bre la cual exis­ten va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes de su ex­cep­cio­nal eco­lo­gía, de ca­si to­do el res­to sa­be­mos muy po­co. Un re­cien­te do­cu­men­tal de la ca­de­na in­gle­sa BBC, en su se­rie “Pla­net Earth II”, nos mues­tra la es­ca­lo­frian­te per­se­cu­ción de va­rias cu­le­bras te­rres­tres oc­ci­den­ta­les de Ga­lá­pa­gos ( Pseu­dal­sop­his oc­ci­den­ta­lis) a una cría de igua­na ma­ri­na. La igua­na lo­gra es­ca­par con las jus­tas de una do­ce­na de ve­lo­ces cu­le­bras, cu­yas to­xi­nas pue­den ser pe­li­gro­sas pa­ra un ani­mal tan

El en­de­mis­mo de rep­ti­les en Ga­lá­pa­gos es­tá en­tre los más al­tos del mun­do: el 82% de sus rep­ti­les na­ti­vos te­rres­tres vi­ven so­lo allí.

Arri­ba: Dos ma­chos de igua­na ma­ri­na en com­ba­te, is­la Fer­nan­di­na. Los ma­chos sue­len mor­der­se a sí mis­mos e l la­bio pa­ra in­ti­mi­dar con su pro­pia san­gre al opo­nen­te.

pe­que­ño (mas no pa­ra los hu­ma­nos). Es­tas ser­pien­tes, abun­dan­tes en las cos­tas de Fer­nan­di­na e Isa­be­la, sue­len ser so­li­ta­rias, sal­vo en el ex­cep­cio­nal mo­men­to en que eclo­sio­nan los hue­vos de las igua­nas ma­ri­nas. Es allí cuan­do se con­gre­gan cer­ca de la cos­ta y ata­can en gru­pos. Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­nan es­tas aso­cia­cio­nes tem­po­ra­les de ser­pien­tes y qué tan fre­cuen­tes son? ¿Có­mo se hu­bie­sen re­par­ti­do el bo­tín si al­gu­na lo­gra­ba cap­tu­rar a la igua­na?

Uno de los pri­me­ros y más atrac­ti­vos en­cuen­tros pa­ra quie­nes vi­si­tan las Ga­lá­pa­gos es con es­tas cán­di­das igua­nas. Amon­to­na­das unas so­bre otras, con­ver­ti­das en pie­dras que se aso­lean so­bre pie­dras vol­cá­ni­cas de co­lor be­tún, las igua­nas per­ma­ne­cen in­mó­vi­les por ho­ras. Sin em­bar­go, un 5% de su tiem­po per­ma­ne­cen bu­cean­do en el mar (en in­mer­sio­nes de has­ta vein­te mi­nu­tos), pas­to­rean­do al­gas y hier­bas ma­ri­nas que se pren­den de las ro­cas. De vez en cuan­do de­vo­ran al­gún crus­tá­ceo, pul­po e in­clu­so in­sec­tos te­rres­tres.

Otro de los en­cuen­tros que más cau­ti­van es con las tor­tu­gas gi­gan­tes, que por al­go dan su nom­bre a las is­las. Las ga­lá­pa­gos son uno de los ani­ma­les más lon­ge­vos del mun­do. El ré­cord en­tre las gi­gan­tes de Ga­lá­pa­gos le per­te­ne­ce a una tor­tu­ga de San­ta Cruz ( Che­lo­noi­dis por­te­ri) de 175 años. La lon­ge­vi­dad de es­tos rep­ti­les, y su

ca­pa­ci­dad pa­ra vi­vir sin agua du­ran­te me­ses, les ju­gó en con­tra. Pi­ra­tas y ba­lle­ne­ros que sur­ca­ban el Pa­cí­fi­co ha­ce dos­cien­tos años o más se las lle­va­ban en sus bar­cos pa­ra man­te­ner pro­vi­sio­nes de car­ne fres­ca. Su ma­sa cor­po­ral y la can­ti­dad de gra­sa que acu­mu­lan, en cam­bio, las con­vir­tió en fuen­tes de acei­te pa­ra alum­brar los fa­ro­les en las ca­lles de Qui­to y Gua­ya­quil ha­cia 1810 (y has­ta 1850). No ca­be du­da que su ta­ma­ño, lon­ge­vi­dad, re­sis­ten­cia a con­di­cio­nes am­bien­ta­les se­ve­ras, en­de­mis­mo ex­tre­mo y ex­ce­si­va do­ci­li­dad, que en su mo­men­to fue­ron es­tra­te­gias evo­lu­ti­vas exi­to­sas en un ar­chi­pié­la­go dis­tan­te, ca­ren­te de agua dul­ce y sin de­pre­da­do­res, de­ja­ron de ser­lo cuan­do lle­gó la es­pe­cie hu­ma­na.

Si de tor­tu­gas se tra­ta, las ma­ri­nas son mu­cho me­nos em­ble­má­ti­cas de las is­las. Sal­vo en­cuen­tros re­gu­la­res con la tor­tu­ga prie­ta ( Che­lo­nia my­das) y más ca­sua­les con la ca­rey ( Eret­mo­chelys im­bri­ca­ta) al bu­cear, ha­cer es­nór­quel, aso­mar­se a mue­lles o a la cu­bier­ta de los bar­cos, ver otras tor­tu­gas ma­ri­nas es ex­cep­cio­nal. Nin­gu­na de ellas es en­dé­mi­ca de Ga­lá­pa­gos; to­das ha­bi­tan en enor­mes ex­ten­sio­nes oceá­ni­cas al­re­de­dor del mun­do. Y en las pla­yas de

Ga­lá­pa­gos anidan dos de las cin­co es­pe­cies, las otras son vi­si­tan­tes tem­po­ra­les.

El co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do has­ta hoy so­bre los rep­ti­les de Ga­lá­pa­gos, in­clui­do el men­cio­na­do li­bro re­cien­te, nos plan­tea nue­vas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción más allá de sa­ber cuán­tas es­pe­cies exis­ten. Si­gue sien­do pri­mor­dial am­pliar los es­fuer­zos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra tra­tar de res­pon­der pre­gun­tas so­bre qué ha­cen, por qué lo ha­cen y có­mo lo ha­cen. Es­tos as­pec­tos son muy in­tere­san­tes en es­tos or­ga­nis­mos de­bi­do a la abun­dan­cia ex­cep­cio­nal que al­gu­nos pre­sen­tan, a la ra­re­za de otros y a su al­tí­si­mo en­de­mis­mo (¡la gran ma­yo­ría de es­tas es­pe­cies no se en­cuen­tran en nin­gún otro lu­gar del mun­do!). Sus ro­les eco­ló­gi­cos son igual de in­tri­gan­tes. Por ejem­plo, las tor­tu­gas e igua­nas son con­si­de­ra­das las in­ge­nie­ras más im­por­tan­tes de los eco­sis­te­mas te­rres­tres de las is­las, de­bi­do a que mo­di­fi­can los pai­sa­jes por la can­ti­dad de ve­ge­ta­les que co­men, las se­mi­llas que dis­per­san y la ve­ge­ta­ción que pi­so­tean.

Un lu­gar co­mo Ga­lá­pa­gos, con gran di­ver­si­dad y abun­dan­cia de rep­ti­les, co­mo he­mos vis­to, per­mi­te res­pon­der una gran can­ti­dad de pre­gun­tas so­bre la evo­lu­ción, tal co­mo ha su­ce­di­do con las aves. Por ejem­plo, en es­tu­dios re­cien­tes se han es­cla­re­ci­do las re­la­cio­nes evo­lu­ti­vas en­tre las ca­tor­ce es­pe­cies de tor­tu­gas gi­gan­tes que exis­ten o exis­tie­ron. Cu­rio­sa­men­te, se en­con­tró que cier­tos in­di­vi­duos en un vol­cán re­mo­to de Isa­be­la, des­cen­dien­tes de tor­tu­gas trans­por­ta­das has­ta allá por pi­ra­tas y ca­za­do­res de ba­lle­nas ha­ce cien­tos de años, tie­nen al­ta afi­ni­dad ge­né­ti­ca con una es­pe­cie ex­tin­ta: la tor­tu­ga gi­gan­te de la is­la Flo­rea­na ( Che­lo­noi­dis ni­ger). Es­te ha­llaz­go se es­tá con­vir­tien­do en un pro­gra­ma de crian­za en cau­ti­ve­rio que pre­ten­de “re­vi­vir” a la es­pe­cie ex­tin­ta. Así, los es­tu­dios evo­lu­ti­vos nos per­mi­ten en­ten­der el ori­gen de una di­ver­si­dad tan es­pe­cial co­mo la de Ga­lá­pa­gos, pe­ro tam­bién nos pue­den dar res­pues­tas pa­ra re­tos de con­ser­va­ción. Res­pues­tas ne­ce­sa­rias, si pen­sa­mos en que 45 es­pe­cies (77%) es­tán en al­gu­na ca­te­go­ría de ries­go de ex­tin­ción, in­clui­das ocho en pe­li­gro crí­ti­co y dos tor­tu­gas gi­gan­tes ex­tin­tas.

Así co­mo Dar­win re­co­no­ció en su mo­men­to la sin­gu­la­ri­dad de es­te pa­ra­je por la abun­dan­cia de sus rep­ti­les no avia­res, es tiem­po de re­co­no­cer más am­plia­men­te que las is­las Ga­lá­pa­gos son un des­tino úni­co en el mun­do por su par­ti­cu­lar bio­di­ver­si­dad y por to­da la his­to­ria de avan­ces cien­tí­fi­cos que se han rea­li­za­do con su es­tu­dio. Los ecua­to­ria­nos te­ne­mos la for­tu­na de lla­mar a es­tas ro­cas vol­cá­ni­cas sue­lo pa­trio, aun­que con ello vie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar su in­te­gri­dad pa­ra que las ame­na­zas tan pre­sen­tes en el con­ti­nen­te no las afec­ten

Da­vid Sa­la­zar es PHD en Bio­lo­gía Evo­lu­ti­va y Eco­lo­gía; es­tu­dia la di­ver­si­dad de ani­ma­les ve­ne­no­sos y la evo­lu­ción de sus to­xi­nas. Es pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor en la uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca In­doa­mé­ri­ca, y edi­tor aso­cia­do de la sec­ción de rep­ti­les de la en­ci­clo­pe­dia elec­tró­ni­ca Fau­na­web Ecua­dor. da­vid­sa­la­[email protected]

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Igua­na ma­ri­na ( Amblyrhyn­chus cris­ta­tus). Arri­ba. El ga­lá­pa­go de San­ta Cruz ( Che­lo­noi­dis por­te­ri) ha­bi­ta prin­ci­pal­men­te la zo­na al­ta de la is­la, don­de la ve­ge­ta­ción abun­da.

Iz­quier­da. Sa­la­man­que­sa de Sa­bin ( Phy­llo­dacty­lus andy­sa­bi­ni), en­dé­mi­ca del vol­cán Wolf, en la is­la Isa­be­la, una de las dos nue­vas es­pe­cies pa­ra las Ga­lá­pa­gos, de las on­ce que ha­bi­tan en el ar­chi­pié­la­go. Arri­ba. Los cac­tus Opun­tia ali­men­tan y brin­dan agua a las igua­nas te­rres­tres de Ga­lá­pa­gos ( Co­no­lop­hus sub­cris­ta­tus) en la is­la Pla­za Sur.

Arri­ba. En las is­las Es­pa­ño­la y Flo­rea­na, los ma­chos re­pro­duc­ti­vos de la igua­na ma­ri­na ( Amblyrhyn­chus cris­ta­tus) ad­quie­ren co­lo­res in­ten­sos, al pa­re­cer pa­ra cor­te­jar a las hem­bras. Aba­jo. La igua­na ro­sa­da ( Co­no­lop­hus mart­hae) es uno de los des­cu­bri­mien­tos más re­cien­tes en las Ga­lá­pa­gos; se des­cri­bió re­cién en 2009, y ha­bi­ta so­lo en el flan­co nor­te del vol­cán Wolf, al nor­te de la is­la Isa­be­la.

Arri­ba. De ca­tor­ce es­pe­cie en­dé­mi­cas de tor­tu­gas gi­gan­tes, dos se han ex­tin­to: la en­dé­mi­ca de Flo­rea­na ( Che­lo­noi­dis ni­ger) y de Pin­ta ( C. abing­do­ni), el cé­le­bre So­li­ta­rio Geor­ge. To­das las de­más, co­mo es­ta de San­ta Cruz, es­tán en al­gu­na ca­te­go­ría de ame­na­za. Aba­jo. Tor­tu­ga gi­gan­te de la is­la Pin­zón ( Che­lo­noi­dis dun­ca­nen­sis).

Con una so­la ex­cep­ción, que tam­bién vi­ve en zo­nas ári­das de Ecua­dor, Pe­rú y Chi­le, to­das las es­pe­cies de Pseu­dal­sop­his son en­dé­mi­cas de Ga­lá­pa­gos; ha­bi­tan en zo­nas ári­das cos­te­ras y de­pre­dan otros rep­ti­les y hue­vos de aves. En la fo­to, P. dor­sa­lis, en la is­la San­ta Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.