Pí­lla­ro, al­tar del ra­yo y del trueno

Ecuador Terra Incógnita - - CONTENIDO - Fo­tos: Paúl Sa­la­zar Tex­to: Su­sa­na Frei­re

La es­pec­ta­cu­la­ri­dad de sus bai­les y más­ca­ras y la re­bel­de ener­gía que ema­na han otor­ga­do fa­ma a la dia­bla­da pi­lla­re­ña, en la que dia­blos y ca­pa­ri­ches se to­man las ca­lles del pue­blo los pri­me­ros días de ca­da año. Paúl Sa­la­zar y Su­sa­na Frei­re via­jan has­ta es­te can­tón de Tun­gu­rahua pa­ra pro­du­cir un re­gis­tro ín­ti­mo y no­ve­do­so de es­ta po­pu­lar fies­ta.

In­da­gar en la his­to­ria de Pí­lla­ro pue­de lle­var­nos por dis­tin­tos cau­ces, em­pe­zan­do por sus pri­me­ros ha­bi­tan­tes has­ta lle­gar al ori­gen de su nom­bre y su re­la­ción con el ge­ne­ral in­ca Ru­mi­ñahui. Se­gún lo re­la­ta­do por Juan de Ve­las­co, exis­tie­ron va­rias tri­bus en la re­gión de lo que hoy es Am­ba­to: los hua­pan­tes, pí­lla­ros, qui­za­pin­chas e izam­bas. Por su par­te, el sa­cer­do­te Jo­sé Ma­ría Co­ba en su Mo­no­gra­fía ge­ne­ral so­bre el can­tón Pí­lla­ro (1929), sos­tu­vo que los ha­bi­tan­tes pri­mi­ge­nios de Pí­lla­ro fue­ron los pan­za­leos. Gra­cias al tes­ti­mo­nio del ca­ci­que Pa­blo Ti­tua­ña (1894), Co­ba pu­do co­no­cer que el an­ti­guo rey de Pí­lla­ro, de San Mi­guel y de Mu­la­li­llo se lla­mó Pi­llahua­zo Ja­ti. La hi­ja que Pi­llahua­zo tu­vo con la rei­na Choa­zan­guil de Hua­na­cu­rí se ca­só, a su vez, con el in­ca Huay­na Cá­pac, de cu­ya unión na­ce­ría Ru­mi­ñahui. El ati Pi­llahua­zo y su fa­mi­lia go­za­ron de res­pe­ta­bi­li­dad du­ran­te el rei­na­do de trein­ta años de Huay­na Cá­pac, y Pi­llahua­zo tal­vez fue par­te del con­se­jo de an­cia­nos y uno de los de­po­si­ta­rios del tes­ta­men­to del in­ca. Apo­yó a Atahual­pa en su en­fren­ta­mien­to con Huás­car y, más tar­de, a su nie­to Ru­mi­ñahui en con­tra de los es­pa­ño­les.

En cuan­to al ori­gen y sig­ni­fi­ca­do del nom­bre Pí­lla­ro, Co­ba apun­ta que los mo­ra­do­res de los va­lles, al ob­ser­var las tem­pes­ta­des de ra­yos que caían so­bre la cor­di­lle­ra de Pí­lla­ro, la de­no­mi­na­ron “al­tar del dios del ra­yo y del trueno” (en chi­mú, pi­la­lla es ra­yo, y aro es al­tar o des­can­so). De igual for­ma, los an­tro­pó­lo­gos Cos­ta­les es­ta­ble­cie­ron que en len­gua qui­tu el vo­ca­blo pi­lla­llau se tra­du­ce co­mo “el res­plan­de­cien­te” o “la es­cri­tu­ra del ra­yo”, y tie­ne re­la­ción con una dei­dad lla­ma­da así, de cin­tu­ra pa­ra arri­ba cón­dor, y de allí pa­ra aba­jo pu­ma. Se­gún la tra­di­ción, Pi­lla­llau emi­tía es­pan­to­sos ala­ri­dos que desata­ban gra­ni­za­das en las no­ches os­cu­ras.

EL PILLAREÑO RUMIÑAHUI

Ru­mi­ñahui to­mó un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la his­to­ria tras el ase­si­na­to del in­ca Atahual­pa a ma­nos de los es­pa­ño­les, el 26 de ju­lio de 1533 en Ca­ja­mar­ca. Se­gún tes­ti­mo­nio de Juan de Be­tan­zos (quien re­ci­bió la in­for­ma­ción de Cu­xi­ri­may Ocllo, es­po­sa de Atahual­pa), a Ru­mi­ñahui le fue en­tre­ga­do el ca­dá­ver de Atahual­pa en Qui­to. Mo­ti­va­do por un sen­ti­mien­to de re­bel­día an­te los su­ce­sos, or­ga­ni­zó una cam­pa­ña de re­sis­ten­cia cu­yo pun­to cul­mi­nan­te fue la ba­ta­lla de Tio­ca­jas, fa­mo­sa­men­te de­ci­di­da en su con­tra por la erup­ción del Co­to­pa­xi. Su ejér­ci­to se res­que­bra­jó y no tu­vo otra sa­li­da que re­ple­gar­se ha­cia la re­gión de Qui­jos. Pe­se a sus es­fuer­zos, Ru­mi­ñahui fue aco­rra­la­do por Juan de Am­pu­dia y sus hom­bres cuan­do se dis­po­nía a sa­lir ha­cia Sig­chos, don­de desea­ba re­unir­se con el go­ber­na­dor de Qui­to, Zo­po­zo Pan­gue, pa­ra em­pren­der una re­sis­ten­cia co­mún. Cuan­do es­te úl­ti­mo se en­te­ró del apre­sa­mien­to de Ru­mi­ñahui, aban­do­nó Sig­chos y hu­yó ha­cia Pí­lla­ro, don­de fue cap­tu­ra­do tiem­po des­pués por los es­pa­ño­les. Tan­to Ru­mi­ñahui co­mo Zo­po­zo Pan­gue fue­ron ajus­ti­cia­dos por los es­pa­ño­les a me­dia­dos de 1535 (se­gún Juan de Be­tan­zos, Ru­mi­ñahui fue que­ma­do). Uno de los as­pec­tos de la his­to­ria de Rumiñahui que tie­ne más ver­sio­nes es el lu­gar en don­de ha­bría es­con­dió aquel te­so­ro que tan­to res­guar­dó de la am­bi­ción es­pa­ño­la. Al res­pec­to, el sa­cer­do­te Co­ba Ro­ba­lino dio a co­no­cer que los ha­bi­tan­tes an­ti­guos de San Mi­guel de Mu­liam­ba­to (Sal­ce­do) y Pí­lla­ro, so­lían co­men­tar que Ru­mi­ñahui or­de­nó que se lo ocul­ta­ra en un si­tio cer­cano al com­ple­jo mon­ta­ño­so Llan­ga­na­ti (ver ETI 71). Y en es­te pun­to vol­ve­mos nue­va­men­te la mi­ra­da ha­cia Pí­lla­ro, que es la en­tra­da pa­ra in­gre­sar a es­tas enig­má­ti­cas mon­ta­ñas.

RE­BEL­DÍA Y FUEGO

Pí­lla­ro fue siem­pre un im­por­tan­te bas­tión de re­sis­ten­cia in­dí­ge­na, y co­mo con­se­cuen­cia su po­bla­ción fue diez­ma­da du­ran­te el pro­ce­so de co­lo­ni­za­ción. Pa­ra 1570, don An­to­nio Cla­vi­jo re­ci­bió una co­mi­sión es­pe­cial pa­ra fun­dar va­rios pue­blos en el cen­tro de la Au­dien­cia de Qui­to, en­tre ellos, Pí­lla­ro. Des­de ese mo­men­to se lla­ma San­tia­go de Pí­lla­ro, en ho­nor al após­tol pa­trón de Es­pa­ña. Es­ta fi­gu­ra apos­tó­li­ca go­za de gran im­por­tan­cia en el país ibé­ri­co; en na­rra­cio­nes del si­glo IX apa­re­cía mon­ta­do so­bre un ca­ba­llo blan­co en las gue­rras con­tra

los mo­ros. Ade­más de es­te pa­pel análo­go al de los pi­lla­re­ños en la re­sis­ten­cia, tam­bién es in­tere­san­te se­ña­lar que, jun­to a su her­mano Juan, por su fo­go­si­dad, San­tia­go fue apo­da­do por Je­sús co­mo após­tol “boa­naer­ges”, es de­cir, “hi­jo del trueno”. ¿Se­rá una coin­ci­den­cia que los es­pa­ño­les ha­yan ele­gi­do a es­te após­tol co­mo pa­trón de Pí­lla­ro?

Los true­nos de las re­be­lio­nes de in­dí­ge­nas y mes­ti­zos tam­bién si­guie­ron pre­sen­tes: en­tre 1700 y 1711, an­te el des­po­jo vio­len­to de las tie­rras co­mu­na­les por par­te del al­fé­rez real, se­ñor Mar­tí­nez Puen­te; la de 1730, por el re­clu­ta­mien­to de vein­ti­trés per­so­nas pa­ra una mi­na de Sig­chos; la de 1770 con­tra el es­tan­co al aguar­dien­te, el ta­ba­co y la sal, así co­mo el co­bro de las al­ca­ba­las; la de 1780 por el im­pues­to de las al­ca­ba­las a la po­bla­ción in­dí­ge­na; la de fi­na­les del si­glo XVIII en con­tra de la

enaje­na­ción de te­rre­nos bal­díos y co­mu­na­les en los pá­ra­mos orien­ta­les de Pí­lla­ro… Du­ran­te la é­po­ca re­pu­bli­ca­na tam­bién hu­bo un im­por­tan­te le­van­ta­mien­to, en 1898, fren­te al im­pues­to mu­ni­ci­pal de dos cen­ta­vos a la ven­ta de cer­dos y ove­jas. Unos 7 mil cam­pe­si­nos ar­ma­dos de pa­los y pie­dras se en­fren­ta­ron a las tro­pas del go­bierno al gri­to de ¡mue­ra el mu­ni­ci­pio!, ¡mue­ran los la­dro­nes de los po­bres!, ¡mue­ran los cal­za­dos! La ciu­dad de Pí­lla­ro fue sa­quea­da y los ar­chi­vos mu­ni­ci­pa­les que­ma­dos. Una vez ven­ci­dos y diez­ma­dos, va­rios in­dí­ge­nas y mes­ti­zos fue­ron en­car­ce­la­dos en Am­ba­to. El 17 de ju­lio del mis­mo año Eloy Al­fa­ro con­ce­dió el in­dul­to ge­ne­ral, sin que por ello lo­gra­se apla­car la re­be­lión que aún bu­llía en­tre la po­bla­ción de Pí­lla­ro.

¿TO­DO COMENZÓ CON UNA VISIÓN?

Ca­si tan­tas ver­sio­nes co­mo la his­to­ria so­bre el lu­gar del te­so­ro de Atahual­pa hay so­bre el ori­gen de la dia­bla­da pi­lla­re­ña. Una de ellas nos fue re­ve­la­da en una sen­ci­lla vi­vien­da en el sec­tor de Pe­ni­leo. Vidal Ló­pez nos con­ta­ba acer­ca de sus pri­me­ras an­dan­zas co­mo bai­la­rín en la fies­ta de Ino­cen­tes: a sus die­ci­ocho años bai­ló co­mo dia­blo. A los vein­ti­cin­co, su es­po­sa, Es­te­la Mo­re­jón, le su­gi­rió que me­jor bai­la­se dis­fra­za­do de gua­ri­cha, per­so­na­je fe­me­nino en­car­na­do por un hom­bre cu­yo tra­je se com­po­ne de com­bi­na­ción, enagua, ca­mi­se­ta, som­bre­ro con es­pe­jos y cin­tas, ca­re­ta de ma­lla, guan­tes, shi­gra car­ga­da de ca­ra­me­los, pa­ñue­lo de se­da y un fue­te de cue­ro de va­ca. La acom­pa­ña una mu­ñe­ca bas­tan­te des­cui­da­da (su hi­ja o hi­jo), de­bi­do a que en su afán por dis­fru­tar de la fies­ta, la gua­ri­cha sa­le apu­ra­da de su ca­sa sin im­por­tar­le el es­ta­do del vás­ta­go. Co­mo afir­ma do­ña Es­te­la, lo que le en­can­ta a es­te per­so­na­je es an­dar “gua­ri­chan­do” sin que le im­por­te el qué di­rán.

Don Vidal es hi­jo de quien fue Nar­ci­so Ló­pez (na­ci­do en Pí­lla­ro en 1901). Se­gún la ver­sión de do­ña Es­te­la, su sue­gro es quien ini­ció la ce­le­bra­ción de Ino­cen­tes tras ex­pe­ri­men­tar

una vi­sión. Cuan­do jo­ven, Nar­ci­so te­nía por cos­tum­bre dor­mir so­bre una lo­ma en el sec­tor de Shans­hi­pam­ba (hoy Guan­gui­ba­na). Una de esas no­ches em­pe­zó a es­cu­char unos rui­dos muy fuer­tes que ve­nían des­de el fon­do de una que­bra­da. Aga­za­pa­do, ob­ser­vó có­mo de allí emer­gían, en­vuel­tos en una luz fan­tas­ma­gó­ri­ca, al­gu­nas pa­re­jas de per­so­nas, una gua­ri­cha, un ca­pa­ri­che y un dia­blo, al son de una ban­da de pue­blo. Más tar­de, en sue­ños, re­ci­bió la co­man­da de re­pli­car esa vi­sión en su pue­blo. Des­de esos tiem­pos se fes­te­ja la “inocen­ta­da de don Nar­ci­so Ló­pez” –co­mo la de­no­mi­na­ron en Pí­lla­ro– el 1, 3 y 6 de enero de ca­da año.

Otros ubi­can los an­te­ce­den­tes de la dia­bla­da en “La Le­gión”, un gru­po de per­so­nas que sa­lían dis­fra­za­das en los Ino­cen­tes de me­dia­dos del si­glo XIX: el duen­de, la muer­te, la mu­jer de mal vi­vir, el al­ma con­de­na­da, el dia­blo, la lo­ca viu­da, en­tre otros. Unas ca­rre­tas con un ataúd en su in­te­rior re­co­rrían las ca­lles del cen­tro de Pí­lla­ro; el pe­ri­plo ter­mi­na­ba con la si­mu­la­ción de un en­tie­rro. El dia­blo so­lía lle­var una más­ca­ra muy gran­de (a ve­ces con tres ca­ras), mien­tras que la muer­te es­ta­ba per­so­ni­fi­ca­da por una más­ca­ra de ca­la­ve­ra. Es­ta es­pe­luz­nan­te re­pre­sen­ta­ción tu­vo su ma­yor au­ge en­tre los años de 1930 y 1950, y el se­ñor Froi­lán Dar­quea fue quien ela­bo­ra­ba las más­ca­ras de dia­blos (a él le to­ma­ría la pos­ta He­ri­ber­to Cor­tez). La Le­gión fue prohi­bi­da por las au­to­ri­da­des, ya que cau­sa­ba mu­cha im­pre­sión; sin em­bar­go, es­tu­vo vi­gen­te has­ta 1970.

Y así, hay una se­rie de ver­sio­nes so­bre el ori­gen de es­ta fies­ta. En de­fi­ni­ti­va, lo que re­mar­can to­das ellas es el ca­rác­ter sub­ver­si­vo del dia­blo de Pí­lla­ro. De he­cho, hay un an­te­ce­den­te ci­ta­do que ubi­ca a la dia­bla­da co­mo des­cen­dien­te di­rec­to de los le­van­ta­mien­tos in­dí­ge­nas: el al­za­mien­to li­de­ra­do por Mi­guel Tu­bón, ca­ci­que de Guam­ba­ló. Él ha­bría con­vo­ca­do a to­dos los in­dí­ge­nas de la ju­ris­dic­ción, in­clui­do el go­ber­na­dor de Pí­lla­ro, a su­ble­var­se el día de Cor­pus Ch­ris­ti de 1768 con­tra los es­pa­ño­les. De­bían pre­sen­tar­se dis­fra­za­dos de dia­blos o ma­ta­chi­nes y, ar­ma­dos con ma­che­tes, unir­se a las com­par­sas de dan­zan­tes que ba­ja­rían al pue­blo. El plan se frus­tró de­bi­do a que cier­tos in­dí­ge­nas bo­rra­chos ha­brían re­ve­la­do los de­ta­lles de la su­ble­va­ción. Lo cier­to es que la dia­bla­da es­tu­vo en fran­co de­cli­ve has­ta los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do en que, coin­ci­dien­do con el le­van­ta­mien­to in­dí­ge­na, fue re­vi­ta­li­za­da. TRAS LA MÁS­CA­RA

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas so­bre­sa­lien­tes de la dia­bla­da pi­lla­re­ña es la ha­bi­li­dad y crea­ti­vi­dad que po­nen los ar­te­sa­nos de Pí­lla­ro en la ela­bo­ra­ción de las más­ca­ras que uti­li­zan los dan­zan­tes. La ac­ti­vi­dad de gran­des y pe­que­ños ta­lle­res to­ma fuer­za en los me­ses pre­vios al fes­te­jo. La ela­bo­ra­ción de una más­ca­ra he­cha por en­car­go pue­de to­mar de tres se­ma­nas has­ta va­rios me­ses. Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ar­te­sa­nos son Án­gel Ve­las­co, Se­gun­do Chi­cai­za, Mar­co Cai­lla­ma­ra, Nés­tor Bo­ni­lla, Í­ta­lo Es­pín, Mar­co Cam­pa­ña y Pa­tri­cio Or­te­ga. Án­gel Ve­las­co se de­di­ca a es­te tra­ba­jo por más de 43 años. Su ofi­cio na­ció cuan­do, ha­ce al­gún tiem­po, lo in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en la dia­bla­da con la par­ti­da de Tun­gui­pam­ba, pa­ra lo que al­qui­ló una más­ca­ra de dia­blo que por lo vie­ja y fea da­ba más pe­na que es­pan­to. Al año si­guien­te se le ocu­rrió ha­cer su pro­pia más­ca­ra y, pa­ra su sor­pre­sa, la más­ca­ra no so­lo cau­só ad­mi­ra­ción sino que se la com­pra­ron. Al ter­cer año ya ha­cía va­rias más­ca­ras.

En un ini­cio, sin ex­pe­rien­cia, ha­cía las más­ca­ras to­das ta­lla­das de ma­de­ra. Aho­ra las ha­ce con mol­des, con va­rias ca­pas de pa­pel ma­ché. Los cuer­nos son de va­ca o de car­ne­ro, y los col­mi­llos, que an­tes se ha­cían de pa­pel o alam­bre, hoy son de hue­so, ma­za­pán o fi­bra de vi­drio. Ya no se usan los cuer­nos de ve­na­do que se uti­li­za­ban cuan­do no ha­bía re­gu­la­cio­nes ni con­cien­cia am­bien­ta­les. Al son del gus­to de tu­ris­tas y clien­tes, las más­ca­ras han ido ha­cién­do­se ca­da vez más gran­des y ela­bo­ra­das

Paúl Sa­la­zar es un fo­tó­gra­fo na­ci­do en Síg­sig, Azuay, re­si­den­te del cen­tro de Qui­to. Es di­se­ña­dor grá­fi­co por for­ma­ción. Ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros de fo­to­gra­fía, en­tre los que des­ta­can Do­lo­ro­sa del Co­le­gio:

ro­sa­rio de la au­ro­ra y Qui­to co­ti­diano, so­bre ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les en el cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal. Su­sa­na Frei­re es doc­to­ra en Ju­ris­pru­den­cia y es­cri­to­ra es­pe­cia­li­za­da en pa­tri­mo­nio y cul­tu­ra. Tan­to las fo­to­gra­fías co­mo el tex­to adap­ta­do pro­vie­nen del li­bro Pí­lla­ro: la dia­bla­da, en pre­pa­ra­ción.

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Pa­re­ja de “fi­las”, im­por­tan­tes per­so­na­jes de la dia­bla­da, re­pre­sen­tan­tes del ba­rrio Tun­gui­pam­ba. Iz­quier­da. Se lla­ma­ba gua­ri­chas a las mu­je­res que acom­pa­ña­ban a los sol­da­dos en sus cam­pa­ñas. Hoy es un hom­bre ves­ti­do de mu­jer, per­so­na­je in­fal­ta­ble en mu­chas ce­le­bra­cio­nes an­di­nas.

Iz­quier­da. Par­ti­da del ba­rrio San­ta Ma­ria­ni­ta al grit o de ¡A t omar­se la pla­za! Arri­ba. Pa­re­jas de fi­las del ba­rrio Huan­gui­ba­na, en su en tra­da a la plaz a de Pí­lla­ro. Aba­jo. Las más­ca­ras de dia­blos he­chas por ar­te­sa­nos lo­ca­les, ca­da vez más ela­bo­ra­das, son una de las ra­zo­nes de la fa­ma de las dia­bla­das.

Arri­ba. El danz an­te An­drés Ve­las­co. Aba­jo iz­quier­da. Un f ami­liar aci­ca­la al bai­la­rín du­ran­te el “tra­jeo”. Aba­jo de­re­cha. Ed­win La­ra se pre­pa­ra pa­ra la fies­ta.

Arri­ba. El mu­ni­ci­pio le van­ta gr ade­ríos al re­de­dor de la plaz a par a que los tu­ris tas dis­fru­ten de las re­pre­sen­ta­cio­nes. Aba­jo. Mo­men­to du­ran­te el “des­can­so”, que en reali­dad se lo uti­li­za pa­ra se­guir con el jol­go­rio.

Arri­ba. Dia­blo de la par­ti­da del ba­rrio Tun­gui­pam­ba. Aba­jo. Las fa­mi­lias com­ple­tas se agol­pan pa­ra pre­sen­ciar el tra­yec­to de las par­ti­das ha­cia la pla­za.

Arri­ba. Ca­chos de va­ca y de ca­bra pa­ra la ela­bo­ra­ción de las más­ca­ras, en el ta­ller del maes­tro Ju­lio Mo­ya. Aba­jo. Lue­go de una vuel­ta a la pla­za ca­da par­ti­da tie­ne su lu­gar de des­can­so, an­tes de des­fi­lar por se­gun­da vez y re­gre­sar a su ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.