Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incógnita - - CAR­TA DEL EDI­TOR -

Mien­tras pre­pa­ra­mos es­ta re­vis­ta, las ciu­da­des es­tán su­mi­das en un si­len­cio que les es des­co­no­ci­do y que, con se­gu­ri­dad, no vol­ve­rán a co­no­cer. No en lo que nos res­ta de vi­da. Es el si­len­cio del mie­do, de la muer­te que ron­da. Y, sin em­bar­go, tam­bién se ex­pe­ri­men­ta co­mo un bál­sa­mo di­cho­so que ali­via la irri­ta­ción de la ca­co­fo­nía cons­tan­te, atro­na­do­ra y, creía­mos, in­fi­ni­ta en que na­da­mos quie­nes ha­bi­ta­mos la ciu­dad. Cuan­do to­do vuel­va a la nor­ma­li­dad, oja­lá pron­to, ¿re­gre­sa­rá tam­bién el vio­len­to pai­sa­je so­no­ro que aho­ra te­ne­mos el lu­jo for­za­do de sus­pen­der? ¿O es­te ex­pe­ri­men­to inau­di­to re­edu­ca­rá nues­tros oí­dos, y es­ta nue­va ad­qui­ri­da con­cien­cia nos lle­va­rá a exi­gir ac­cio­nes que me­jo­ren un am­bien­te al que nos he­mos acos­tum­bra­do, pe­ro que es­tá muy mal? Con es­tas re­fle­xio­nes pre­sen­ta­mos es­ta edi­ción de­di­ca­da a la mú­si­ca, a los pai­sa­jes so­no­ros y al si­len­cio trun­ca­do.

Una de las for­mas en que los so­ni­dos es­ta­ble­cen quié­nes so­mos es la mú­si­ca. Las na­cio­nes, por ejem­plo, echan mano de la mú­si­ca pa­ra for­jar co­mu­ni­da­des ima­gi­na­das. En nues­tro ca­so, la “mú­si­ca na­cio­nal” sir­vió co­mo amal­ga­ma del “mes­ti­za­je” en torno al que con­flui­ría la na­ción mo­der­na. Co­mo una fa­ce­ta de la cri­sis de la na­ción mo­no­lí­ti­ca, des­de los se­ten­ta la mú­si­ca na­cio­nal ce­dió te­rreno fren­te a los ru­mo­res de la glo­ba­li­za­ción. Hoy, me­dia­da por una ge­ne­ra­ción in­quie­ta y cu­rio­sa, la mú­si­ca tra­di­cio­nal vuel­ve co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra una rein­ven­ción de la mú­si­ca ecua­to­ria­na en la que lo tecno se hi­bri­da con lo an­ces­tral. El ar­tícu­lo de Ga­brie­la Ro­bles pro­vee un ma­pa pa­ra ex­plo­rar al­gu­nas de sus más in­tere­san­tes pro­pues­tas.

Des­pués nos tras­la­da­mos al con­ti­nen­te del si­len­cio, la An­tár­ti­da, en el que Isa­do­ra Ro­me­ro per­ma­ne­ció cer­ca de dos me­ses es­tu­dian­do la pre­sen­cia hu­ma­na allí. El re­sul­ta­do es de una serena be­lle­za que lle­va a re­fle­xio­nar so­bre la con­di­ción hu­ma­na y los am­bien­tes ex­tre­mos. Por úl­ti­mo, aus­cul­ta­mos, jun­to a Pao­la Mos­co­so, los pai­sa­jes so­no­ros de la na­tu­ra­le­za, y có­mo es­tos nos pue­den ayu­dar a en­ten­der la sa­lud de un eco­sis­te­ma. Y sa­lud es lo que le desea­mos, que­ri­do lec­tor, en es­tos tiem­pos en que es un bien frá­gil y pre­cia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.