Ce­rro Blan­co y el fu­tu­ro ae­ro­puer­to de Gua­ya­quil

Ecuador Terra Incógnita - - CO­RREO - Jen­ni­fer Ro­me­ro, co­lec­ti­vo Pa­ja­rean­do An­do

El pen­sa­dor ale­mán Goet­he de­cía, “la paloma pro­tes­ta con­tra el ai­re sin dar­se cuen­ta de que es lo úni­co que le per­mi­te vo­lar”. Lo mis­mo ha­ce­mos los hu­ma­nos: va­mos en con­tra de la na­tu­ra­le­za, la des­trui­mos, la ex­tin­gui­mos y mi­ni­mi­za­mos sin dar­nos cuen­ta que gra­cias a ella po­de­mos vi­vir.

Para Ni­co­lás Romero, ge­ren­te de la Au­to­ri­dad Ae­ro­por­tua­ria de Gua­ya­quil, en Ce­rro Blan­co “no hay flo­ra, no hay fau­na”, co­mo di­jo en sus des­afor­tu­na­das de­cla­ra­cio­nes en una entrevista con El uni­ver­so. Pe­ro Romero no pue­de es­tar más equi­vo­ca­do. Ce­rro Blan­co for­ma parte de uno de los eco­sis­te­mas más ame­na­za­dos del mundo: los bos­ques se­cos tro­pi­ca­les de Ecua­dor y Pe­rú, que po­seen un al­tí­si­mo ni­vel de en­de­mis­mo (es de­cir, de es­pe­cies que so­lo se pue­den en­con­trar allí). Ce­rro Blan­co, co­mo los bos­ques se­cos de Ecua­dor y Pe­rú, per­te­ne­cen a un “pun­to ca­lien­te” de bio­di­ver­si­dad lla­ma­do Tum­bes-cho­có-mag­da­le­na.

So­lo en Ce­rro Blan­co ha­bi­tan más de tres­cien­tas es­pe­cies de aves (se­gún el por­tal glo­bal de in­for­ma­ción ebird). Va­rias de ellas es­tán en ries­go de ex­tin­ción, co­mo mues­tra la re­cien­te­men­te pu­bli­ca­da Lis­ta ro­ja de aves del Ecua­dor. En­tre otras: gua­ca­ma­yo ver­de ma­yor, ga­vi­lán dor­si­grís, ama­zo­na li­la­ci­na y co­laes­pi­na ca­be­ci­ne­gra. Ade­más, en Ce­rro Blan­co hay más de se­te­cien­tas es­pe­cies de plan­tas vas­cu­la­res, 20 % de ellas en­dé­mi­cas del su­r­oes­te del Ecua­dor. Po­de­mos con­tar ade­más las 54 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, ca­si la mi­tad de ellos mur­cié­la­gos. Más allá de su gran bio­di­ver­si­dad, Ce­rro Blan­co brin­da al ser hu­mano ser­vi­cios am­bien­ta­les fun­da­men­ta­les, co­mo la re­gu­la­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, pro­vi­sión de agua, pu­ri­fi­ca­ción del ai­re, con­ser­va­ción de sue­los, po­li­ni­za­ción y dis­per­sión de se­mi­llas, re­crea­ción, en­tre otros.

Para Romero, na­da de eso es im­por­tan­te. Para él, don­de “no hay flo­ra” y “no hay fau­na”, “hay que cui­dar el am­bien­te, pe­ro la prio­ri­dad es el ser hu­mano”. Es­to po­ne de ma­ni­fies­to el to­tal des­co­no­ci­mien­to del se­ñor Romero so­bre la bio­di­ver­si­dad que exis­te en es­te bos­que pro­tec­tor, de la va­rie­dad de be­ne­fi­cios que ofre­ce al ser hu­mano

y, por en­de, de la im­por­tan­cia de su con­ser­va­ción.

Los miem­bros del co­lec­ti­vo Pa­ja­rean­do An­do que­re­mos mos­trar nues­tro to­tal desacuer­do con las pa­la­bras de Romero, quien anun­ció en aque­lla entrevista que una moderna au­to­pis­ta, que co­nec­ta­rá Gua­ya­quil con el fu­tu­ro ae­ro­puer­to en Dau­lar, atra­ve­sa­rá Ce­rro Blan­co. Les in­vi­ta­mos a pro­tes­tar en con­tra de es­tas de­cla­ra­cio­nes y de la even­tual cons­truc­ción de la au­to­pis­ta vi­si­tan­do el bos­que pro­tec­tor Ce­rro Blan­co, para en­ten­der por qué lo lla­man el “Ya­su­ní de Gua­ya­quil”. Du­ran­te su vi­si­ta, les ani­ma­mos a to­mar fo­to­gra­fías del bos­que pro­tec­tor y su­bir­las a las re­des so­cia­les usan­do los hash­tag #Sal­ve­mos­ce­rro­blan­co y #Aves­de­ce­rro­blan­co.

Jun­tos des­cu­bri­re­mos que el bos­que pro­tec­tor Ce­rro Blan­co es un re­fu­gio na­tu­ral tras­cen­den­tal para la bio­di­ver­si­dad de nues­tro país y del mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.