Pes­ca de oí­do

Ecuador Terra Incógnita - - NO­TAS -

Hay pe­ces ma­ri­nos que ron­can. No se sa­be bien pa­ra qué, pe­ro pro­du­cen una vi­bra­ción con sus dien­tes. Los an­ti­guos pes­ca­do­res huan­ca­vil­cas se per­ca­ta­ron de es­tos ron­qui­dos. Se di­ce que sen­tían las vi­bra­cio­nes en el fon­do de sus pan­gas de bal­sa y ma­de­ra. De allí sur­gió una téc­ni­ca de pes­ca que po­dría pa­re­cer de fá­bu­la: in­tro­du­cían su ca­na­le­te en el agua y pe­ga­ban el oí­do en el otro ex­tre­mo pa­ra es­cu­char a los pe­ces ron­car. Lue­go re­ma­ban ha­cia ellos. Es­to cuen­tan los abue­los de En­ga­bao, una co­mu­na cos­te­ra de San­ta Ele­na que se iden­ti­fi­ca co­mo huan­ca­vil­ca.

Al­go pa­re­ci­do apren­dió Kar­la Gao­na, es­tu­dian­te de la Es­pol de Gua­ya­quil, cuan­do mi­ra­ba, jun­to a un co­le­ga su­yo, a los pes­ca­do­res de En­ga­bao en­trar al mar. En­tre los bár­tu­los de pes­ca los vie­ron lle­var un tu­bo PVC de unos tres me­tros de lar­go, más o me­nos. Su co­le­ga, pes­ca­dor ori­gi­na­rio de Ga­lá­pa­gos, su­po que ese ins­tru­men­to era inusual. El tu­bo PVC fun­cio­na co­mo un am­pli­fi­ca­dor en el que cho­can las hon­das del so­ni­do, si­mi­lar, aun­que qui­zá más efi­cien­te, al an­ti­guo mé­to­do del ca­na­le­te. Mien­tras ma­yor es la vi­bra­ción que per­ci­ben a tra­vés del tu­bo plás­ti­co, más cer­ca es­ta­rán del car­du­men. Los pes­ca­do­res en­trar al mar, na­ve­gan un po­co, se de­tie­nen, po­nen el tu­bo en el agua, es­cu­chan, si­guen, y so­lo ti­ran las re­des cuan­do dan con los pe­ces. Pes­car de oí­do les sal­va del vano es­fuer­zo de arro­jar las re­des al mar y sa­car­las ca­si va­cías. Pe­ro, ade­más, han apren­di­do a re­co­no­cer al ron­ca­dor. Que si ron­ca el pez ron­co, el pez bu­rro, la cor­vi­na o la ca­che­ma es útil tam­bién pa­ra sa­ber qué se pue­de pes­car.

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de Kar­la, los pes­ca­do­res de En­ga­bao son los úni­cos en Ecua­dor que usan es­ta téc­ni­ca, re­sul­ta­do de su his­tó­ri­co co­no­ci­mien­to del mar. Los huan­ca­vil­cas prehis­pá­ni­cos fue­ron ex­ce­len­tes na­ve­ga­do­res y pes­ca­do­res, de ahí que no sor­pren­de tan­to el de­sa­rro­llo de es­ta téc­ni­ca sen­ci­lla y so­fis­ti­ca­da a la vez.

La gran ma­yo­ría de ha­bi­tan­tes de En­ga­bao vi­ve de la pes­ca ar­te­sa­nal, prác­ti­ca cu­yo im­pac­to am­bien­tal es mu­cho me­nor que la pes­ca in­dus­trial y que ge­ne­ra cua­tro ve­ces más em­pleo. Kar­la y el co­lec­ti­vo de co­mu­ni­ca­ción Iwan­na pa­sa­ron la voz so­bre la pes­ca au­di­ti­va de En­ga­bao a tra­vés de ví­deos, pu­bli­ca­cio­nes y un con­ver­sa­to­rio en Gua­ya­quil, co­mo un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo de es­tos pes­ca­do­res y pa­ra pro­mo­ver su di­fu­sión ha­cia otras co­mu­ni­da­des pes­que­ras ar­te­sa­na­les. Qui­zá tam­bién, pien­sa Kar­la, al­gún mo­men­to lle­guen tu­ris­tas a En­ga­bao pa­ra es­cu­char el pai­sa­je acús­ti­co del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.