El can­to de las aves

Ecuador Terra Incógnita - - NO­TAS -

En el uni­ver­so de las aves no hay un can­to idén­ti­co a otro. Los can­tos son mar­cas de iden­ti­dad, a ve­ces in­clu­so más que los pro­pios plu­ma­jes. A los oí­dos aten­tos lle­gan des­de sim­ples re­pe­ti­cio­nes de no­tas lla­nas, has­ta com­ple­jas me­lo­días con tri­nos, reite­ra­cio­nes de no­tas, cres­cen­dos, di­mi­nuen­dos y has­ta im­pro­vi­sa­ción. Pa­ra Alexis Za­pa­ta, pro­fe­sor de vien­tos an­di­nos en la Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas y di­rec­tor del En­sam­ble del Vien­to, los so­ni­dos de las aves po­dían ser el ca­mino pa­ra in­vi­tar­nos a pen­sar en la bio­di­ver­si­dad ur­ba­na de Qui­to. Y así fue. Tras dos años de gra­ba­ción e in­ves­ti­ga­ción de los so­ni­dos, pe­ro tam­bién del com­por­ta­mien­to de cier­tas aves qui­te­ñas, Alexis com­pu­so su “Sui­te de las aves qui­te­ñas”. Es­ta sui­te, in­te­gra­da por ocho mo­vi­mien­tos, re­pre­sen­ta el can­to de ocho es­pe­cies de aves: gorrión, quin­de herrero, mir­lo, quet­zal, huiracchur­o, tór­to­la, qui­li­co y cón­dor. Pa­ra quie­nes es­ta­mos más del la­do del na­tu­ra­lis­mo que de la mú­si­ca, es sor­pren­den­te mi­rar el can­to de las aves trans­cri­to en par­ti­tu­ras, que fue­ron el pun­to de par­ti­da pa­ra com­po­ner ca­da mo­vi­mien­to de es­ta obra.

La sui­te de las aves qui­te­ñas fue in­ter­pre­ta­da a fi­nes de enero por los trein­ta mú­si­cos del En­sam­ble del Vien­to, en una úni­ca pre­sen­ta­ción en el teatro Va­rie­da­des Er­nes­to Al­bán –ba­jo la ba­tu­ta del di­rec­tor in­vi­ta­do Leo­nar­do Cár­de­nas– aun­que se es­tre­nó ca­si un año atrás en el ci­ne Ocho y Me­dio. Co­mo pa­re­ce ob­vio, el en­sam­ble es­tá in­te­gra­do en su to­ta­li­dad por ins­tru­men­tos de vien­to, con la par­ti­cu­la­ri­dad de ser to­dos ellos tra­di­cio­na­les de los An­des: que­nas, pa­llas, mal­tas, zam­po­ñas, flau­tas y to­yos. En el en­sam­ble des­ta­can, ade­más, re­cons­truc­cio­nes en ce­rá­mi­ca de oca­ri­nas y sil­ba­tos pre­co­lom­bi­nos, he­chos por An­drés Ale­jan­dro Aya­la tras las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas de Es­te­li­na Qui­na­toa, su ma­má.

Apre­ciar el com­por­ta­mien­to de las aves, en pa­ra­le­lo al es­tu­dio y trans­crip­ción de los so­ni­dos, per­mi­tió a Za­pa­ta su­mar a la com­po­si­ción su per­cep­ción de los de­ta­lles de ca­da es­pe­cie: có­mo se mue­ven, qué co­men, la ma­ne­ra en que vue­lan. Des­de lue­go, des­ci­frar los so­ni­dos de las aves tra­jo sus re­tos: el en­sam­ble bus­có in­ter­pre­tar con sus ins­tru­men­tos las no­tas pro­pias de las aves, lo cual im­pli­có adap­tar la fórmula rít­mi­ca pa­ra acer­car­se más al so­ni­do de las aves, cu­yas no­tas es­tán fue­ra de la es­ca­la to­nal “nor­mal”.

¿Se ven­drá al­gún día la sui­te de las aves ecua­to­ria­nas?

HUIRACCHUR­O

CHINGOLO O GORRIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.