¿Qué bus­ca la nue­va mú­si­ca ecua­to­ria­na?

Un ca­mino bre­ve por las mo­ti­va­cio­nes ac­tua­les pa­ra ha­cer mú­si­ca des­de la iden­ti­dad

Ecuador Terra Incógnita - - NO­TAS - por Ga Ro­bles

En Ecua­dor se ha­ce har­ta mú­si­ca por es­tos días y el ca­tá­lo­go lo­cal es­tá en un cre­ci­mien­to in­can­des­cen­te. He­mos apro­ve­cha­do mu­cho del afre­cho tec­no­ló­gi­co a nues­tro al­can­ce y, con ello, la pro­duc­ción mu­si­cal y la di­fu­sión han da­do fru­tos co­mo para es­co­ger. Em­pe­ce­mos por lla­mar mú­si­ca ecua­to­ria­na a aque­lla que se con­ci­be des­de la bús­que­da de una iden­ti­dad so­no­ra na­cio­nal y que, por otro la­do, to­ma ele­men­tos de es­te te­rri­to­rio co­mo re­cur­so para cons­truir su pro­pio uni­ver­so.

Es ca­si el me­dio­día. Des­de la ven­ta­na se ve, aba­jo, el Ma­chán­ga­ra, arri­ba el Ca­yam­be, y en el me­dio, al fon­do, ver­de y más ver­de cor­ta­do por una ca­rre­te­ra. Es­te pai­sa­je de ve­ge­ta­ción es­pe­sa y a la vez de ciu­dad an­di­na aco­ge a Mateo King­man, quien se dio a co­no­cer por te­mas co­mo “Sen­de­ro del mon­te” o “Da­me tu con­sue­lo”. Cuan­do sa­có su ál­bum Llu­via (2016), su ins­pi­ra­ción ha­bía si­do la selva ama­zó­ni­ca don­de cre­ció, la na­tu­ra­le­za fí­si­ca. Aho­ra, en un mo­men­to di­fe­ren­te de su vi­da, trans­mu­ta la ne­ce­si­dad de ha­blar de pá­ja­ros, agua y ve­ge­ta­ción a una bús­que­da más per­so­nal, in­vi­si­ble a los ojos. “De­ci­dí no en­fo­car­me en par­ti­cu­la­ri­da­des de la mú­si­ca tra­di­cio­nal, sino to­mar­la co­mo un len­gua­je”, di­ce, pe­ro con­ti­núa in­da­gan­do en lo que lla­ma mú­si­ca de raíz.

Po­cos años atrás sur­gió en el mundo es­te in­te­rés por re­gre­sar la mi­ra­da a las so­no­ri­da­des tra­di­cio­na­les. En Ecua­dor, la opor­tu­ni­dad de re­vi­sar la his­to­ria ha si­do un por­tal para es­car­bar en lo an­ces­tral y otor­gar­le un va­lor que, al me­nos en las ciu­da­des, se ha­bía des­gas­ta­do o aca­so se ha­bía per­di­do. King­man, en su nue­vo disco, As­tro (2019), to­ma de la mú­si­ca tra­di­cio­nal para sin­cro­ni­zar­la con so­ni­dos muy ac­tua­les. En su can­ción “Te­ji­dos”, por ejem­plo, hay un rit­mo trans­lú­ci­do de trap, pe­ro tam­bién se es­cu­chan las ar­pas an­di­nas de Jesús Bo­ni­lla, mú­si­co kich­wa de Co­ta­ca­chi.

Ni­co­la Cruz es uno de los pro­duc­to­res de mú­si­ca elec­tró­ni­ca que ha con­se­gui­do tra­zar esa re­la­ción, y es tal vez el más re­co­no­ci­do por fue­ra de las fron­te­ras del Ecua­dor. Des­de los ra­ma­jes de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, los ex­pe­ri­men­tos de Ni­co­la con la mú­si­ca de raíz han da­do pa­so a que el nue­vo gé­ne­ro –una mez­cla en­tre lo elec­tró­ni­co, lo análo­go y la idea de lo an­ces­tral– se con­vier­ta en ten­den­cia al­ter­na­ti­va y po­ten­te en to­do el mundo. Mien­tras la gen­te se con­gre­ga en fes­ti­va­les gi­gan­tes para ver a Ni­co­la to­car, en­tre beats y lu­ces, sue­nan tam­bo­res y vien­tos an­di­nos, mú­si­ca de ri­tua­les afro­es­me­ral­de­ños y gui­ta­rras. Otros pro­yec­tos co­mo Qui­xo­sis, Ca­ro Arro­ba o Las­ci­vio Bohe­mia, por men­cio­nar unos po­cos, si­guen ese ca­mino a su ma­ne­ra. Con má­qui­nas análo­gas, compu­tado­res y otra tec­no­lo­gía nos

en­se­ñan las po­si­bi­li­da­des de trans­for­ma­ción de la mú­si­ca y el pai­sa­je so­no­ro.

¿Qué ha­bría­mos he­cho si nos en­con­trá­ba­mos ha­ce diez años con una co­lec­ción de cin­tas lle­nas de ya­ra­víes, al­ba­zos, pa­si­llos, san­jua­ni­tos y otros rit­mos po­pu­la­res? La ver­dad es que, en la ob­se­sión no­ven­te­ra por lo mo­derno y su con­se­cuen­te re­cha­zo al pa­sa­do, es po­si­ble ima­gi­nar que no les hu­bié­ra­mos da­do ma­yor im­por­tan­cia. Pe­ro to­do sue­le lle­gar en el mo­men­to pre­ci­so. Ha­ce cua­tro años, Da­niel Lo­fre­do, tam­bién co­no­ci­do co­mo Qui­xo­sis, en­con­tró en el cuar­to de su di­fun­to abue­lo cer­ca de qui­nien­tas cin­tas mag­né­ti­cas con gra­ba­cio­nes que no ha­bían vis­to la luz en 45 años. La ca­sa era de Car­los Ro­ta, abue­lo de Da­niel, di­rec­tor de la dis­co­grá­fi­ca CAIFE a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. Hoy, Da­niel se en­cuen­tra en la mi­nu­cio­sa ta­rea de iden­ti­fi­car ese ma­te­rial y di­gi­ta­li­zar­lo para que per­du­re en el tiem­po. Hoy tam­bién esa mú­si­ca es oro para mu­chos que, co­mo él, en­cuen­tran un va­lor de abun­dan­cia, be­lle­za y pla­cer en la mú­si­ca ver­ná­cu­la.

El tiem­po mar­ca mo­men­tos en los que la iden­ti­dad co­bra fuer­za o se de­bi­li­ta. Cuan­do exis­tía Dis­cos CAIFE, Ecua­dor vi­vía una era de oro en la que los rit­mos tí­pi­cos se gra­ba­ban y se dis­tri­buían. Se bai­la­ban y eran la ban­da so­no­ra de la reunión fa­mi­liar, del en­cuen­tro con ami­gos. Des­de la dé­ca­da de 1930 has­ta en­tra­da la de 1970, la po­pu­la­ri­dad de las dis­que­ras, así co­mo su ac­ti­va pro­duc­ción, es­ti­mu­ló la mul­ti­pli­ca­ción de ese so­ni­do mes­ti­zo, de rit­mos tan in­dios co­mo españoles, co­mo negros. Del na­ci­mien­to de es­tre­llas de la can­ción po­pu­lar co­mo el dúo Benítez y Va­len­cia o la inigua­la­ble Car­lo­ta Ja­ra­mi­llo. El avan­ce de la mo­der­ni­dad en los equi­pos de gra­ba­ción y registro, y la po­pu­la­ri­za­ción de gé­ne­ros la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo el bo­le­ro, vie­ron con su éxi­to la de­ba­cle pau­la­ti­na de aque­lla fer­ti­li­dad.

Pe­ro hay so­ni­dos que nun­ca se per­die­ron. Aun­que es­tu­vie­ron “es­con­di­dos” por un tiem­po, hoy re­ver­de­cen en la prác­ti­ca de nue­vos

ex­po­nen­tes de las mú­si­cas tra­di­cio­na­les que le po­nen to­da la on­da para se­guir to­can­do la mú­si­ca de sus abue­los. Es­to nos que­dó cla­ro cuan­do Ke­vin San­tos, mú­si­co vir­tuo­so de la ma­rim­ba, ob­tu­vo en agos­to de 2019 el pre­mio a me­jor ma­rim­be­ro en el Festival Pe­tro­nio Ál­va­rez, el festival de mú­si­ca afro más im­por­tan­te de Co­lom­bia y de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Así, vol­ve­mos a com­pro­bar que la mú­si­ca ecua­to­ria­na es­tá vi­va. Vi­ví­si­ma. ¿Ne­ce­si­ta nues­tra mú­si­ca ser res­ca­ta­da, ca­si co­mo si se tra­ta­ra de un fa­mi­liar aho­ga­do que re­quie­re cui­da­dos in­ten­si­vos para re­cu­pe­rar el alien­to? Para mú­si­cos de or­ques­ta co­mo Es­te­ban Por­tu­gal, di­rec­tor de la Pa­pa­ya Da­da, hay po­ca ver­dad en que la ‘mú­si­ca ecua­to­ria­na’ ne­ce­si­te al­go si­mi­lar a un res­ca­te. “Hay mú­si­ca que en las ciu­da­des cree­mos que ya no se es­cu­cha; no ve­mos el la­do de la ru­ra­li­dad, un mundo com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. La gen­te del cam­po tie­ne otra re­la­ción con la mú­si­ca ecua­to­ria­na. To­dos oyen re­gue­tón, es cier­to, pe­ro tam­bién es­cu­chan al­ba­zos y se dan tram­po­li­nes bai­lán­do­los”. Cla­ro que quie­nes brin­dan el ser­vi­cio del bai­le –co­mo él lla­ma a lo que ha­cen or­ques­tas co­mo la Pa­pa­ya Da­da– no los to­can

tal cual, sino en for­ma de chi­cha: ese so­ni­do que ha ve­ni­do a for­mar parte de la iden­ti­dad mes­ti­za ecua­to­ria­na, y aca­so la­ti­noa­me­ri­ca­na, y que no tie­ne lí­mi­tes po­lí­ti­cos, ni ha­ce ca­so es­tric­to a las clases so­cia­les. “Las mis­mas me­lo­días que creía­mos que ha­bían muer­to, de las ce­ni­zas re­sur­gie­ron con­vir­tién­do­se en mú­si­ca tro­pi­cal; así na­ció la chi­cha. Las pri­me­ras ver­sio­nes de chi­cha ecua­to­ria­na son can­cio­nes vie­jas con tro­pi­cal”, agre­ga Por­tu­gal.

El po­der‘ chi chi­fi­ca­dor’ se ha ex­pan­di­do por to­do el país y da for­ma a una nue­va iden­ti­dad ecua­to­ria­na, una que tie­ne que ver con que la mú­si­ca se mue­ve, via­ja, glo­ba­li­za y atra­pa. Aun­que en pa­la­bras de Por­tu­gal “na­die tie­ne cla­ro qué ca­ra­jos es la chi­cha”, pro­vo­ca un irre­vo­ca­ble de­seo de mo­vi­mien­to. “Yo de­fi­ni­ría a la chi­cha”, di­ce Por­tu­gal, “co­mo la mú­si­ca con un co­lor ecua­to­riano o an­dino, mez­cla­do con cum­bia o con al­gu­na co­sa tro­pi­cal”. Lue­go ha­ce un ges­to co­mo si aca­ba­ra de sol­tar una pi­car­día.

El an­tes y el des­pués de la chi­cha lo en­con­tra­mos en las or­ques­tas. Una de ellas, y la gran so­bre­vi­vien­te al tiem­po, es Don Me­dar­do y sus Pla­yers. Don Me­dar­do mu­rió en 2018, pe­ro la or­ques­ta –o las or­ques­tas, por­que aho­ra son dos–, que na­ció en 1967, si­gue con fuer­za. Más de me­dio si­glo des­pués, con re­co­rri­dos por to­do el país, to­can­do has­ta vein­te ve­ces por mes, con­ti­núa mar­can­do la cla­ve cum­bie­ra y chi­che­ra del Ecua­dor.

Los ar­tis­tas na­cio­na­les que han de­ci­di­do en­tre­gar­se a la chi­cha se cuen­tan por de­ce­nas, y via­jan mu­cho para dar a su pú­bli­co, en ca­da pue­blo, en ca­da ciu­dad que pi­san, una cá­te­dra de rit­mo pro­pio y re­gio­nal. Así se va cons­tru­yen­do den­tro de nues­tro país esa geo­gra­fía de la cum­bia, que em­pie­za en la fron­te­ra de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos y ter­mi­na en la Tierra del Fue­go.

Di­cen que so­mos lo que es­cu­cha­mos, y so­mos tam­bién lo que de­ci­mos y usa­mos en nues­tras can­cio­nes. El gua­ya­qui­le­ño Fa­bri­kan­te, en su po­ción rít­mi­ca y so­no­ra in­fluen­cia­da por el dan­cehall, la cum­bia, lo mon­tu­vio y lo ne­gro, in­clu­ye tam­bién en su po­ción so­no­ra

el tim­bre de las oca­ri­nas (sil­ba­tos de ba­rro pre­co­lom­bi­nos), ‘com­pras ar­queo­ló­gi­cas’ he­chas en las ca­rre­te­ras. Las in­clu­ye en sus me­lo­días sin otra pre­ten­sión que en­ten­der un ins­tru­men­to que qui­zá do­mi­na­ron sus an­te­pa­sa­dos, aun­que la gen­te de su pro­pia ciu­dad no lo en­tien­da del to­do. “Me di­cen que qué ha­go con esos sil­ba­tos de la Sie­rra, y no sa­ben que vie­nen de la Cos­ta, de Cho­rre­ra, de mu­cho más cer­ca”, cuen­ta. A esa mú­si­ca que re­cu­rre a ele­men­tos li­ga­dos a lo an­ces­tral, el mu­si­có­lo­go Fi­del Pa­blo Gue­rre­ro la lla­ma ‘mú­si­ca de iden­ti­dad’.

Pe­ro la iden­ti­dad pue­de ve­nir de va­rias par­tes y la mú­si­ca no so­lo se cons­tru­ye des­de lo que es­cu­cha­mos. La es­té­ti­ca vi­sual tam­bién ha si­do una for­ma de iden­ti­fi­car­se. Es el ca­so de La­to­rre, el pro­yec­to de la can­tan­te Re­na­ta Nie­to, don­de se sien­te la so­lem­ni­dad del ba­rro­co tar­dío y los sím­bo­los de la Es­cue­la Qui­te­ña. Pri­me­ro en las cons­truc­cio­nes me­ló­di­cas, en el tim­bre de su voz. Lue­go, en su ima­gen, sa­tu­ra­da de oro, di­vi­ni­dad y pu­re­za ca­tó­li­ca: una es­tam­pi­lla tan eu­ro­pea co­mo crio­lla. Y mien­tras unos asu­men a la iden­ti­dad a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción y la ar­queo­lo­gía de so­ni­dos, o del bai­le y el sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co, hay quie­nes la en­tien­den des­de la emo­ción. Ma­rie­la Con­do em­pe­zó su ca­rre­ra de can­tan­te a par­tir de la rít­mi­ca tra­di­cio­nal in­dí­ge­na. Co­mo des­cen­dien­te pu­ruhá, gra­bó to­do su pri­mer ál­bum en kich­wa, un in­ten­to por de­mos­trar a su cen­tro de es­tu­dios que po­día des­viar­se de la lí­nea del jazz que le im­par­tie­ron para ha­cer lo que ella qui­sie­ra. Su ca­mino ha ido de­li­nean­do la ima­gen que te­ne­mos de Ma­rie­la. Su mú­si­ca, tan­to co­mo su ac­ti­tud y su ves­ti­men­ta, hoy re­fle­jan esa acep­ta­ción de

ella mis­ma co­mo mu­jer mes­ti­za de as­cen­den­cia in­dí­ge­na. “En el ca­mino te vas de­cons­tru­yen­do y des­ha­cién­do­te de lo que no tie­ne sentido. Yo creo que hay un la­do os­cu­ro de­trás del ves­tua­rio. No quie­ro ju­gar a la au­to­exo­ti­za­ción. Eso ya no, por fa­vor”. Así, en es­tos días, la ve­mos es­tre­nan­do su disco Al vien­to (2020), ar­ma­do de in­ter­pre­ta­cio­nes de te­mas del can­cio­ne­ro po­pu­lar ecua­to­riano. Bri­llan­do so­bre el es­ce­na­rio o ca­mi­nan­do en la ca­lle, la iden­ti­fi­ca­mos no co­mo una ‘can­tan­te in­dí­ge­na ecua­to­ria­na’, sino co­mo una de las vo­ces más ho­nes­tas que com­po­nen des­de Ecua­dor.

En ese mis­mo la­do, el gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor Wi­llan Fa­ri­nan­go, aun cuan­do ha de­di­ca­do parte

de su vi­da a es­tu­diar el re­per­to­rio po­pu­lar lo­cal, sien­te que la mú­si­ca no tie­ne ban­de­ras. Con esa ló­gi­ca tra­ba­jó jun­to a Ma­rie­la en los arre­glos y la con­cep­ción de Al vien­to. “No di­go es­ta es mi mú­si­ca ecua­to­ria­na, por­que es­ta es mi pa­tria”, sub­ra­ya Wi­llan. “Yo me sien­to un ser hu­mano del pla­ne­ta y que ten­go emo­cio­nes que se des­pier­tan con co­sas de Ecua­dor por­que ven­go de aquí. [Al pro­yec­to con Ma­rie­la] lo he­mos pen­sa­do co­mo un tra­ba­jo que te da una emo­ción a par­tir de la me­mo­ria. En reali­dad, al­go muy ge­nuino en el ar­te es la emo­ción”, di­ce.

Y de la emo­ción, un mo­tor de la crea­ti­vi­dad, ha sa­li­do tam­bién la pro­pues­ta au­tén­ti­ca. Ape­gar­se

a la iden­ti­dad ha si­do una vía de es­ca­pe, que siempre ten­drá su fuer­za y su mensaje. Qué ener­gía pro­vo­ca la ban­da Cu­ra­re cuan­do, con un po­go de­ses­pe­ra­do en fren­te su­yo, suel­ta su lon­go me­tal col­ma­do de so­ni­dos de que­nas, zam­po­ñas y ron­da­do­res. Cuán­ta nos­tal­gia des­pier­tan los frag­men­tos de mú­si­ca ro­co­le­ra de can­ti­na en las can­cio­nes del disco Blas­fe­mia (2016), de Gua­na­co. Có­mo no sen­tir­nos atraí­dos por el trans­pi­rar me­lan­có­li­co de Sal y Mi­le­to, quie­nes in­clu­yen en su ex­pe­ri­men­to tan­to al rock li­bre co­mo al pa­si­llo y al blues.

El ai­re de la mú­si­ca po­pu­lar ecua­to­ria­na, de los ca­pish­cas, las bom­bas del Cho­ta o los san­jua­nes, ha aca­ri­cia­do el re­per­to­rio lo­cal des­de ha­ce tiem­po. Des­de las vo­ces al­ter­na­ti­vas y el sub­te­rrá­neo has­ta el pop. Las ex­plo­ra­cio­nes han ido in­clu­so más allá, ha­cia la po­si­ble so­no­ri­dad an­ces­tral, la que no tu­vo registro, pe­ro per­vi­ve en for­ma de ins­tru­men­tos y le­ga­dos.

Tra­zar una ru­ta de la mú­si­ca ecua­to­ria­na es in­ven­tar un te­rri­to­rio des­de el que re­sue­na un eco sud­ame­ri­cano in­ten­so, don­de aflo­ran so­ni­dos pre­co­lom­bi­nos, con­vi­ven con los de ini­cios de la Co­lo­nia y la Re­pú­bli­ca, y es­tre­chan sus nu­di­llos con la mú­si­ca mes­ti­za, la glo­bal y la con­tem­po­rá­nea. Hoy exis­te un pú­bli­co gran­de al que le in­tere­sa esa mú­si­ca que ex­pe­ri­men­ta y ex­plo­ra en los re­per­to­rios del pa­sa­do y los de an­tes del pa­sa­do. Es un pú­bli­co de cual­quier parte del mundo, por­que la mú­si­ca se sa­le de las mé­tri­cas y de las fron­te­ras. Hoy, bus­can­do de qué me­lo­días es­ta­mos he­chos, nos en­con­tra­mos con ese ejer­ci­cio que po­dría­mos en­ten­der co­mo iden­ti­dad na­cio­nal des­de lo so­no­ro. Eso que no se dis­tin­gue por ha­ber es­tu­dia­do his­to­ria o ar­queo­lo­gía, sino por­que se lo sien­te. Se lo es­cu­cha. Con los ojos ce­rra­dos. Bai­lan­do

Ga Ro­bles es co­mu­ni­ca­do­ra, periodista y ges­to­ra cul­tu­ral. Es co­fun­da­do­ra de la agen­cia cul­tu­ral Fau­na y di­rec­to­ra de con­te­ni­dos en La In­cre. Fue di­rec­to­ra edi­to­rial en Ra­dio CO­COA y 220V Mú­si­ca y ha co­la­bo­ra­do con Soho, Di­ners, Noi­sey, Zo­na de obras y

GK. Es miem­bro de la Red de Pe­rio­dis­tas Mu­si­ca­les de Ibe­roa­mé­ri­ca y coau­to­ra del li­bro Ibe­roa­mé­ri­ca so­no­ra.

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Re­na­ta Nie­to co­mo can­tan­te de la ban­da EV­HA; la in­te­gra­ban quie­nes aho­ra, de so­lis­tas, son al­gu­nos de los principale­s ani­ma­do­res de la trans­for­ma­ción de la mú­si­ca ecua­to­ria­na. Arri­ba. Ni­co­la Cruz es qui­zá el más internacio­nal de los ar­tis­tas iden­ti­fi­ca­dos con el que se ha da­do lla­mar “step an­dino”, una amal­ga­ma de so­ni­dos tra­di­cio­na­les y elec­tró­ni­cos.

Mateo King­man com­bi­na los so­ni­dos de la selva ama­zó­ni­ca, don­de pa­só su ni­ñez, con so­ni­dos elec­tró­ni­cos y mú­si­ca tra­di­cio­nal ecua­to­ria­na. En la fo­to, ofi­cian­do de DJ.

Iz­quier­da arri­ba. Da­niel Lo­fre­do, Qui­xo­sis, uno de los invitados in­fal­ta­bles en los va­rios fes­ti­va­les de mú­si­ca elec­tró­ni­ca que aho­ra se rea­li­zan en el país. Iz­quier­da aba­jo. Hua­ya-nay es una pro­pues­ta de mú­si­ca elec­tró­ni­ca an­di­na na­ci­da en Tul­cán. No con­fun­dir con el gru­po de mú­si­ca fol­cló­ri­ca de los se­ten­ta, Los Hua­ya­nay. Arri­ba. Re­na­ta Nie­to, La­to­rre, acom­pa­ña su mú­si­ca con una pro­pues­ta grá­fi­ca ins­pi­ra­da en la ico­no­gra­fía de la Es­cue­la Qui­te­ña.

Iz­quier­da. La qui­te­ña Ma­ri­sa Rodríguez, Mi­na, es una de las más re­cien­tes re­ve­la­cio­nes en­tre quie­nes es­tán en­fras­ca­dos en la bus­ca de nue­vos ma­ti­ces de nues­tra iden­ti­dad mu­si­cal. Aba­jo. “La Sa­gra­ria” es un festival en Qui­to que ca­da año reúne a lo más in­tere­san­te de los mú­si­cos y DJ de la es­ce­na, tan­to a los con­sa­gra­dos co­mo a los que em­pie­zan a pro­bar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.