Los so­ni­dos de la sel­va

Ecuador Terra Incógnita - - CON­TE­NI­DO -

En la sel­va pa­re­ce no exis­tir el si­len­cio; al me­nos no por mu­cho tiem­po. Ape­nas un so­ni­do se apa­ga, otro se en­cien­de, y lue­go otro y otro. La su­ce­sión de so­ni­dos for­ma com­ple­jos pai­sa­jes so­no­ros. Pao­la Mos­co­so, quien ha es­tu­dia­do es­tos pa­ra­jes del oí­do, in­vi­ta a co­no­cer­los y apren­der qué nos di­cen so­bre la sa­lud de los eco­sis­te­mas.

l in­sis­ten­te can­to del tu­cán en me­dio del bos­que des­per­ta­ba mi cu­rio­si­dad. Le pre­gun­té a Mar­tín Oban­do, cam­pe­sino de Im­ba­bu­ra que me acom­pa­ña­ba mien­tras ca­mi­ná­ba­mos por el sen­de­ro, “¿por qué can­tan tan­to los tu­ca­nes?”. Mar­tín vol­teó ha­cia mí y di­jo, “can­tan por­que es­tán fe­li­ces”. Es­ta res­pues­ta ins­ta­ló en mí una son­ri­sa y otra gran pre­gun­ta: ¿qué tan­to sa­be­mos so­bre el bos­que y so­bre su can­to?

Des­de el la­ti­do de nues­tro co­ra­zón has­ta nues­tra res­pi­ra­ción, el día y la no­che, las es­ta­cio­nes, la ro­ta­ción de los pla­ne­tas al­re­de­dor del sol, to­do en nues­tro sis­te­ma so­lar es­tá re­gi­do por ci­clos o rit­mos. El bos­que hú­me­do ecua­to­rial, por ejem­plo, tam­bién tie­ne su rit­mo; con­ju­ga y com­po­ne pie­zas so­no­ras di­fe­ren­tes a me­di­da que el sol y la lu­na ha­cen sus re­co­rri­dos. Con la lle­ga­da del sol, el so­ni­do de las aves va apa­re­cien­do en el bos­que. Los pri­me­ros can­tos son emi­ti­dos por las aves diur­nas, que tie­nen los ojos más gran­des y pue­den per­ci­bir pri­me­ro la luz del ama­ne­cer. Po­co a po­co se va su­man­do el can­to de cien­tos de aves que lle­nan con so­ni­dos el día que na­ce. Pe­se a que to­dos can­tan al uní­sono, to­dos se es­cu­chan, co­mo un can­to con­jun­to, el can­to del des­per­tar del bos­que.

A me­di­da que el sol se ele­va en el cie­lo, al­gu­nas aves van si­len­cián­do­se mien­tras que otras, co­mo gua­ca­ma­yos, tu­ca­nes y ga­vi­la­nes, pue­den apa­re­cer en el es­pa­cio so­no­ro. Asi­mis­mo, ci­ga­rras, gri­llos y sal­ta­mon­tes se su­man con to­nos al­tos, cons­tan­tes y es­tri­den­tes, has­ta re­ple­tar con chi­rri­dos al­gu­nas áreas del bos­que. Mien­tras tan­to, cier­tas aves que can­tan en el mis­mo ran­go de fre­cuen­cia que es­tos in­sec­tos se ca­llan y de­ci­den can­tar en ho­ras o en ran­gos de fre­cuen­cias en el que pue­den ser es­cu­cha­das. Al­gu­nas es­pe­cies de ra­ni­tas diur­nas se unen tam­bién a la com­po­si­ción, en es­pe­cial cuan­do las aguas se ave­ci­nan. De vez en cuan­do, a lo lar­go del día, se une al­gún ma­mí­fe­ro que tran­si­ta por el bos­que, ge­ne­ral­men­te con to­nos agu­dos que se di­fe­ren­cian del res­to de can­to­res. Sue­le ser co­mún es­cu­char el can­to de mo­nos des­de las ra­mas de los ár­bo­les. El más im­pre­sio­nan­te es el del mono au­lla­dor, cu­yo gra­ve can­to es la más po­ten­te lla­ma­da en to­da Amé­ri­ca; pue­de via­jar has­ta tres ki­ló­me­tros a tra­vés del bos­que. Tal po­ten­cia se de­be a una mo­di­fi­ca­ción de su apa­ra­to vo­cal que for­ma una ca­ja de re­so­nan­cia que am­pli­fi­ca sus vo­ca­li­za­cio­nes.

A me­di­da que el sol va asen­tán­do­se ha­cia el po­nien­te, emer­ge otro gran pi­co acús­ti­co en el bos­que: el can­to del atar­de­cer. Un gran con­jun­to de aves des­pi­de al sol.

Con la lle­ga­da de la lu­na y las es­tre­llas, las vo­ces noc­tur­nas se le­van­tan y en­cien­den su can­to. De­bi­do a la po­ca vi­si­bi­li­dad, al­gu­nos ani­ma­les noc­tur­nos se guían me­jor a tra­vés del so­ni­do que con sus ojos. Los búhos noc­tur­nos, por ejem­plo, pue­den en­con­trar una pa­re­ja, ca­zar y co­mu­ni­car­se con otros ha­bi­tan­tes del bos­que con su agu­do sen­ti­do de la au­di­ción. Otros ani­ma­les noc­tur­nos, co­mo ra­nas, ci­ga­rras, gri­llos y es­cor­pio­nes –sí, los es­cor­pio­nes– can­tan du­ran­te la no­che has­ta que re­tor­na el sol.

El ci­clo so­no­ro día-no­che en el bos­que es­tá in­fluen­cia­do por otros ci­clos na­tu­ra­les. Por ejem­plo, el mono noc­turno es­tá más ac­ti­vo du­ran­te la lu­na lle­na que en otras fa­ses lu­na­res, por lo que tam­bién can­ta más. Al­go si­mi­lar ocu­rre con al­gu­nos in­sec­tos res­pec­to a su ci­clo de vi­da, co­mo el ca­so de las hor­mi­gas arrie­ras que tran­si­tan más por el sue­lo del bos­que cuan­do sa­len de su fa­se es­ta­cio­na­ria y en­tran a la no­má­di­ca, le­van­tan­do a su pa­so in­sec­tos ape­te­ci­dos por ban­das mix­tas de aves in­sec­tí­vo­ras (ver ETI 115); así, la co­mu­ni­ca­ción tan­to en­tre las aves co­mo en­tre los in­sec­tos tam­bién au­men­ta.

Los so­ni­dos pue­den cla­si­fi­car­se de acuer­do a la fuen­te que los emi­te. De es­ta ma­ne­ra, exis­ten los so­ni­dos pro­du­ci­dos por los se­res hu­ma­nos y sus ar­te­fac­tos (tam­bién lla­ma­dos an­tro­po­fo­nía) y aque­llos de ori­gen no hu­mano (la bio­fo­nía, que vie­nen de los se­res vi­vos, y geo­fo­nía, emi­ti­dos por ele­men­tos no bio­ló­gi­cos, co­mo el agua, el

vien­to o la tie­rra). El pai­sa­je so­no­ro es­tá cons­ti­tui­do por la com­bi­na­ción de to­dos es­tos so­ni­dos en un es­pa­cio y tiem­po de­ter­mi­na­dos.

¿Pa­ra qué pue­de ser­vir­nos des­me­nu­zar con tan­to de­ta­lle los so­ni­dos? Por ejem­plo, en los úl­ti­mos años se ha es­tu­dia­do có­mo el pai­sa­je so­no­ro pue­de in­di­car­nos si un bos­que es­tá sa­lu­da­ble. Así co­mo los doc­to­res es­cu­chan el co­ra­zón pa­ra sa­ber si es­ta­mos sa­nos, los eco­acús­ti­cos es­cu­cha­mos los bos­ques pa­ra sa­ber có­mo es­tán. Uti­li­za­mos imá­ge­nes que, co­mo un elec­tro­car­dio­gra­ma, lo que ha­cen es po­ner los so­ni­dos que ocu­rren a tra­vés del tiem­po, en un plano si­mul­tá­neo de dos di­men­sio­nes. Así po­de­mos ver có­mo van cam­bian­do las com­bi­na­cio­nes de fre­cuen­cias y am­pli­tu­des de on­da en el tiem­po. En un bos­que sano, ve­re­mos que los so­ni­dos de to­das las es­pe­cies ocu­pan un lu­gar y una to­na­li­dad es­pe­cí­fi­cos den­tro del es­pa­cio acús­ti­co, co­mo una or­ques­ta en la que ca­da ins­tru­men­to tie­ne su pro­pio es­pa­cio, to­na­li­dad y tiem­po. El so­ni­do del bos­que se dis­tri­bu­ye ar­mó­ni­ca­men­te a lo lar­go del es­pec­tro acús­ti­co, re­sul­ta­do de mi­les de años de evo­lu­ción con­jun­ta en­tre los ha­bi­tan­tes del bos­que y el bos­que. La evo­lu­ción, que per­mi­tió que las es­pe­cies se adap­ta­ran fí­si­ca­men­te, co­mo en el ca­so del com­ple­jo apa­ra­to vo­cal del mono au­lla­dor, tam­bién hi­zo que adop­ta­ran com­por­ta­mien­to de “res­pe­to” al pues­to del so­ni­do de otras es­pe­cies. Más que una com­pe­ten­cia sin cuar­tel por el es­pa­cio so­no­ro, se pue­de de­cir que hay una re­la­ción mu­tua­men­te be­ne­fi­cio­sa pa­ra es­cu­char y ser es­cu­cha­dos. Es gra­cias a es­te es­pa­cio so­no­ro ope­ra­ti­vo que los ha­bi­tan­tes del bos­que pue­den co­mu­ni­car­se en­tre sí y co­no­cer lo que ocu­rre en su me­dio; de es­ta ma­ne­ra pue­den se­guir per­pe­tuan­do su es­pe­cie.

Sin em­bar­go, es­te or­de­na­mien­to so­no­ro es frá­gil y pue­de al­te­ra­se con la in­ter­ven­ción hu­ma­na. Por ejem­plo, en un bos­que don­de exis­ten rui­dos de ma­qui­na­ria y ca­ce­ría, po­de­mos ob­ser­var es­pa­cios va­cíos en el es­pec­tro­gra­ma. Es­to in­di­ca la au­sen­cia del can­to de ani­ma­les que

exis­tían en el bos­que an­tes de la lle­ga­da del rui­do. A es­to se le lla­ma “fe­nó­meno del bos­que va­cío”. Su­ce­de tam­bién en es­te ti­po de áreas que hay un so­la­pa­mien­to, den­tro del mis­mo ran­go de fre­cuen­cias, en­tre las vo­ces de los ani­ma­les, co­mo re­sul­ta­do del in­gre­so de es­pe­cies in­va­so­ras o de áreas de­gra­da­das den­tro del bos­que, y en­tre los so­ni­dos de las es­pe­cies con los nue­vos so­ni­dos de ori­gen hu­mano. Es­to pro­vo­ca que los ani­ma­les em­pie­cen a mo­di­fi­car su can­to pa­ra adap­tar­se al nue­vo am­bien­te, co­mo por ejem­plo su­bien­do o ba­jan­do la fre­cuen­cia de su can­to o, más gra­ve, que de­jen de co­mu­ni­car­se. El can­to pue­de in­di­car­nos, ade­más, el es­ta­do de sa­lud no so­lo del eco­sis­te­ma sino de una po­bla­ción en par­ti­cu­lar. Por ejem­plo, exis­te más va­rie­dad en el can­to de aves que vi­ven en há­bi­tats no frag­men­ta­dos por­que en ellos es­tán más sa­lu­da­bles, tie­nen los re­cur­sos que ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir y, por tan­to, can­tan más. Es­tán más fe­li­ces. Es de­cir, en un bos­que sa­lu­da­ble ten­dre­mos más can­tan­tes y una mú­si­ca más va­ria­da. La cien­cia ha co­rro­ba­ra­do el di­cho kich­wa que di­ce: “un bos­que sano es un bos­que que can­ta”.

Así co­mo cier­tas aves hem­bras se ven más atraí­das por un can­to va­ria­do y fuer­te del ma­cho, a los se­res hu­ma­nos tam­bién nos atrae e ins­pi­ra el can­to de la na­tu­ra­le­za. El ori­gen mis­mo de la mú­si­ca ha si­do in­fluen­cia­do por los so­ni­dos y rit­mos que en­con­tra­mos en nues­tro en­torno; in­clu­so en nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za, pues an­tes de la in­ven­ción del me­tró­no­mo se uti­li­za­ba el la­ti­do del co­ra­zón pa­ra mar­car el rit­mo mu­si­cal. La hu­ma­ni­dad ha es­ta­do re­la­cio­na­da ín­ti­ma­men­te con los so­ni­dos na­tu­ra­les des­de cuan­do to­dos vi­vía­mos cer­ca de un bos­que. Es­te víncu­lo se man­tie­ne en co­mu­ni­da­des que aún vi­ven en áreas na­tu­ra­les, co­mo en nues­tra Ama­zo­nía.

Tam­bién den­tro de las ciu­da­des, to­das las per­so­nas es­ta­mos re­la­cio­na­das, en ma­yor o me­nor me­di­da, con el so­ni­do de la na­tu­ra­le­za. Gran­des com­po­si­to­res mu­si­ca­les, es­cri­to­res y poe­tas co­mo Mo­zart, Wag­ner, Ne­ru­da, Vir­gi­nia Wolf y Oli­ver Mes­siaen han si­do in­fluen­cia­dos por es­tos so­ni­dos, es­pe­cial­men­te de aves, pa­ra sus obras. Ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos co­mo Da­vid Rot­hen­berg y Jim Noll­man se han ins­pi­ra­do pa­ra crear mú­si­ca “in­ter­es­pe­cí­fi­ca”, que con­sis­te en la com­po­si­ción mu­si­cal a par­tir de la in­ter­ac­ción con el can­to de ani­ma­les sil­ves­tres. Rot­hen­berg es­pe­ró el na­ci­mien­to de las rui­do­sas ci­ga­rras en un área de cam­po en Es­ta­dos Uni­dos, un ci­clo que pue­de de­mo­rar 17 años.

Pa­ra com­po­ner un due­to en­tre su trom­pe­ta y es­tri­du­la­cio­nes de ci­ga­rras, de­jó que ellas va­ga­ran por su ca­be­za a me­di­da que em­pe­za­ba a to­car su ins­tru­men­to.

Al­go in­tere­san­te es­tá ocu­rrien­do a di­fe­ren­tes ni­ve­les aho­ra que em­pe­za­mos a vol­tear la pá­gi­na a la era del an­tro­po­cen­tris­mo. Qui­zá nos es­ta­mos em­pe­zan­do a cues­tio­nar acer­ca de las li­mi­ta­cio­nes y po­si­bi­li­da­des co­mo so­cie­dad cen­tra­da en el ser hu­mano, y es­ta­mos vol­vien­do a las raí­ces pa­ra per­mi­tir­nos es­cu­char lo dis­tin­to y ser es­cu­cha­dos. La ba­rre­ra de se­pa­ra­ción con el mun­do na­tu­ral qui­zá es­tá ca­yen­do por su pro­pio pe­so y nos re­ve­la aque­llo que los abue­los nos de­cían: no­so­tros so­mos par­te de la na­tu­ra­le­za. To­do es­tá

pro­fun­da­men­te in­ter­re­la­cio­na­do. El so­ni­do es un víncu­lo que nos co­nec­ta con la na­tu­ra­le­za (in­te­rior y ex­te­rior). Fue así co­mo na­ció la idea de ge­ne­rar un es­pa­cio en el que ar­tis­tas pue­dan ex­pe­ri­men­tar el ar­te a tra­vés de la in­ter­ac­ción con los so­ni­dos del par­que na­cio­nal Ya­su­ní, lu­gar que po­see una de las ma­yo­res ta­sas de bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta –y, por en­de, de so­ni­dos de ori­gen bio­ló­gi­co. Cua­tro ar­tis­tas jun­to al equi­po fa­ci­li­ta­dor de Vo­ces del Bos­que, co­mo se lla­mó la re­si­den­cia ar­tís­ti­ca, nos in­ter­na­mos por al­re­de­dor de una se­ma­na en Sa­cha Ñam­pi, un área de amor­ti­gua­mien­to del par­que na­cio­nal. Ca­da uno de los ar­tis­tas (So­za­pa­to, Dha­ra Ro­jas, Cris­tian Vi­lla­vi­cen­cio y Char­lie Vi­lla­gó­mez) te­nía un pro­yec­to en mano que fue mo­di­fi­cán­do­se a me­di­da que pa­sa­ron los días. Du­ran­te la re­si­den­cia, pu­si­mos én­fa­sis en que los y las ar­tis­tas co­noz­can el bos­que a tra­vés de la ex­pe­rien­cia so­no­ra. Re­co­rri­mos la­gu­nas, pan­ta­nos, ríos, sel­va de tie­rra fir­me e is­las, des­de el ama­ne­cer has­ta el ano­che­cer, e hi­ci­mos ejer­ci­cios con el fin de es­cu­char y plas­mar las per­cep­cio­nes ge­ne­ra­das por el so­ni­do.

Los pri­me­ros días en el bos­que fue­ron di­fí­ci­les, in­clu­so ago­bian­tes. En un pai­sa­je so­no­ro co­mo el de Ya­su­ní, el si­len­cio pa­re­ce que no lle­ga nun­ca. Hay tan­tos so­ni­dos de tan­tas es­pe­cies can­tan­do “a la vez” que pue­de re­sul­tar in­ti­mi­dan­te. Sin em­bar­go, con el pa­so de los días las per­cep­cio­nes más su­ti­les se des­per­ta­ron den­tro del gru­po. Lo que pa­re­ce­ría ser un “bu­lli­cio” fue to­man­do for­ma. Apa­re­cie­ron los frá­gi­les si­len­cios del bos­que an­tes de la llu­via, el can­to de “go­ta de agua” de las oro­pén­do­las, la sua­ve res­pi­ra­ción hú­me­da del del­fín ro­sa­do, la ri­sa bur­les­ca y agu­da de la ga­lla­re­ta, el amo­ro­so ver­so a la lu­na del pá­ja­ro ma­dre­lu­na, el par­lo­teo ron­co de las gua­ca­ma­yas so­bre el bos­que, el rá­pi­do ba­tir de alas del es­ca­ra­ba­jo y el cons­tan­te co­rrer del agua del río. To­do aque­llo que era ajeno y ame­na­za­dor al ini­cio, se tor­nó en una his­to­ria so­no­ra que na­rra­ba la fas­ci­nan­te vi­da en el bos­que y que ins­pi­ra­ba pro­fun­da­men­te al gru­po.

El bos­que noc­turno le pre­sen­ta­ba una me­lo­día a Char­lie en el en­tre­sue­ño, y él lue­go la com­bi­na­ría con el can­to del ti­na­mú pa­ra ha­cer­lo can­ción.

La su­til caí­da de las se­mi­llas y el su­su­rro del vien­to an­tes de la llu­via le re­ve­la­ba a So­za­pa­to al­go so­bre el si­len­cio y el des­can­so del bos­que, que plas­ma­ría en su car­to­gra­fía so­no­ra. El can­to con­jun­to de las ci­ga­rras a di­fe­ren­tes al­tu­ras del bos­que le traía imá­ge­nes de es­pi­ra­les y for­mas geo­mé­tri­cas a Dha­ra, que se­rían ins­pi­ra­ción pa­ra sus pin­tu­ras. La imi­ta­ción or­gá­ni­ca del can­to de las aves que ha­cía nues­tro guía Fer­na­do Al­va­ra­do y la res­pues­ta es­pon­tá­nea de las aves mis­mas, se con­ver­tían en la ins­ta­la­ción so­no­ra en la que Cris­tian ha­bla­ría de for­mas de co­mu­ni­ca­ción con los ani­ma­les del bos­que. Así, ca­da ar­tis­ta

fue plas­man­do en ins­ta­la­cio­nes so­no­ras, ilus­tra­cio­nes, pin­tu­ras y can­cio­nes lo que el bos­que les con­tó du­ran­te la re­si­den­cia. Un sen­tir dis­tin­to y úni­co del so­ni­do del bos­que.

El bos­que tie­ne aún mu­cho por can­tar­nos. Los cien­tí­fi­cos aun no po­de­mos res­pon­der a cien­cia cier­ta por qué can­tan las aves (ver ETI 111). Las hi­pó­te­sis in­di­can que, por ejem­plo, al ama­ne­cer se trans­mi­te me­jor el so­ni­do por­que exis­te po­ca tur­bu­lan­cia at­mos­fé­ri­ca, de ma­ne­ra que es más fá­cil co­mu­ni­car­se; al mis­mo tiem­po, si­gue sien­do un enig­ma el que las aves can­ten tan­to, a pe­sar de que re­quie­re un gran can­ti­dad de ener­gía. Vol­ve­mos a teo­rías y a más pre­gun­tas sin res­pues­tas. Qui­zá la cien­cia no lo­gre ex­pli­car to­do acer­ca de la su­per­in­te­li­gen­cia del mun­do na­tu­ral. ¿Por qué no abrir­nos, me­jor, a otras for­mas de ex­pe­ri­men­tar­lo? Em­pe­ce­mos ce­rran­do los ojos y es­cu­chan­do lo que el so­ni­do de nues­tro en­torno tie­ne pa­ra de­cir­nos

Pao­la Mos­co­so es doc­to­ra en Bio­lo­gía por la uni­ver­si­dad de Sus­sex, con es­pe­cia­li­za­ción en eco­acús­ti­ca. In­ves­ti­ga el uso del pai­sa­je so­no­ro co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la eva­lua­ción so­cio­am­bien­tal y bus­ca ge­ne­rar es­pa­cios in­ter­dis­ci­pli­na­rios pa­ra que las per­so­nas pue­dan ex­plo­rar­se a sí mis­mas y a su en­torno a tra­vés del pai­sa­je so­no­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.