Co­ca Co­do: gi­gan­te con pies de ba­rro

Ecuador Terra Incógnita - - CONTENIDO - por Andrés Va­lle­jo y Emi­lio Co­bo

La obra más cos­to­sa de la his­to­ria del país y em­ble­ma del desa­rro­llo ex­trac­ti­vis­ta co­rre el ries­go de co­lap­sar , arra­sa­da por la co­rrup­ción, la te­me­ri­dad y la de­sidia. Andrés Va­lle­jo y Emi­lio Co­bo ha­cen un re­pa­so de los enor­mes cos­tos que es­te pro­yec­to ha te­ni­do pa­ra el país, aun si se sal­va de que se lo lle­ve el río.

La reali­dad que hoy en­fren­ta el ma­yor pro­yec­to en la his­to­ria del Ecua­dor nos obli­ga a re­fle­xio­nar so­bre mu­chas in­te­rro­gan­tes, des­de có­mo se to­man las gran­des de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca has­ta quién asu­me las con­se­cuen­cias de tan­ta ne­gli­gen­cia. La hi­dro­eléc­tri­ca Co­ca Co­do Sin­clair, un pro­yec­to que fue pre­sen­ta­do co­mo el em­ble­ma del nue­vo Ecua­dor, apor­ta­ría, nos de­cían, 1500 me­ga­va­tios de ener­gía. Lo que no nos di­je­ron es que pa­ra su cons­truc­ción se des­es­ti­ma­ron se­rias ad­ver­ten­cias so­bre las im­pli­ca­cio­nes de ha­cer­lo en una zo­na de al­to ries­go geo­ló­gi­co y vol­cá­ni­co, y que se in­fla­ron los cálcu­los pa­ra jus­ti­fi­car su cons­truc­ción. Otra vez ga­na­ron la im­pro­vi­sa­ción, el mer­ca­deo elec­to­ral, los in­te­re­ses co­mer­cia­les y la irres­pon­sa­bi­li­dad. Nos que­da una enor­me deu­da eco­nó­mi­ca y am­bien­tal, y una se­rie de do­lo­res de ca­be­za que no ter­mi­na­rán pron­to. A so­lo cua­tro años de con­clui­da la obra, ya es­ta­mos en apu­ros pa­ra tra­tar de sal­var­la de un po­ten­cial co­lap­so.

En 1992 se rea­li­za­ron es­tu­dios pa­ra con­cre­tar el añe­jo an­he­lo de ge­ne­ra­ción hi­dro­eléc­tri­ca en el al­to río Co­ca. Se lo ha­bía pos­pues­to tras el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to de 1987 y la erup­ción del ale­da­ño vol­cán Re­ven­ta­dor, que lla­ma­ron a la cau­te­la. Tras un lar­go si­len­cio, in­du­ci­do tam­bién por la cri­sis fis­cal, el in­te­rés en Co­ca Co­do Sin­clair re­sur­gió des­de los pri­me­ros días del man­da­to de Rafael Co­rrea. Ha­cia 2008, en un so­lo mes se re­di­se­ñó la cen­tral a par­tir de aque­lla pro­pues­ta de 1992, am­plian­do su po­ten­cia ca­si al do­ble. Se lo hi­zo sin ac­tua­li­zar los es­tu­dios téc­ni­cos. Pron­to el pro­yec­to se de­cla­ró de prio­ri­dad na­cio­nal, al tiem­po que Chi­na se con­ver­tía en el ma­yor “so­cio” del Ecua­dor: mi­llo­na­rias in­ver­sio­nes y con­tra­ta­cio­nes en pe­tró­leo, mi­ne­ría, ener­gía eléc­tri­ca, agua, via­li­dad, y un cre­cien­te en­deu­da­mien­to con sus ban­cos.

Es­te cre­ci­mien­to pa­ra­le­lo –deu­da y con­tra­tos– no es ca­sua­li­dad, pues la fi­nan­cia­ción de es­tos pro­yec­tos ve­nía ata­da a con­tra­tos con em­pre­sas chi­nas. La fi­nan­cia­ción ata­da de me­ga­pro­yec­tos es un me­ca­nis­mo que uti­li­zan los paí­ses fi­nan­cis­tas pa­ra in­yec­tar re­cur­sos a sus pro­pias em­pre­sas, que lue­go se­rán re­pa­ga­dos por los ciu­da­da­nos de los paí­ses re­cep­to­res; po­co im­por­ta al fi­nal la uti­li­dad real y ca­li­dad de las obras. Me­dian­te es­te es­que­ma se ad­ju­di­có la cons­truc­ción y pues­ta en mar­cha del pro­yec­to a la gi­gan­te chi­na Si­nohy­dro.

El re­di­se­ño, ne­go­cia­ción y ad­ju­di­ca­ción de Co­ca Co­do Sin­clair su­ce­dió en tan po­co tiem­po, que pron­to sur­gie­ron va­rias aler­tas so­bre la ve­ro­si­mi­li­tud de los cálcu­los de su po­ten­cial eléc­tri­co. Ad­ver­tían que las es­ti­ma­cio­nes de cau­da­les hí­dri­cos eran exa­ge­ra­das, im­pre­ci­sas y desac­tua­li­za­das (ver ETI 66). No so­lo eso. Se se­ña­la­ron irre­gu­la­ri­da­des en to­do el pro­ce­so. Por ejem­plo, que el es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal de­fi­ni­ti­vo se reali­zó una vez que las obras com­ple­men­ta­rias ya ha­bían em­pe­za­do (en 2009), a pe­sar de que es un re­qui­si­to pre­vio pa­ra apro­bar o no un pro­yec­to. To­da ad­ver­ten­cia fue ig­no­ra­da. Un ex­ge­ren­te de la cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca, Lu­ciano Ce­pe­da, lue­go ad­mi­tió al New York Ti­mes que exis­tie­ron pre­sio­nes de al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno pa­ra que el pro­yec­to se eje­cu­te sin es­pe­rar nue­vos es­tu­dios que sol­ven­ta­ran las du­das exis­ten­tes.

La cons­truc­ción de Co­ca Co­do Sin­clair du­ró ca­si seis años en los que fue cris­ta­li­zán­do­se una na­rra­ti­va ofi­cial im­permea­ble: el pro­yec­to más gran­de de la his­to­ria del Ecua­dor, su enor­me po­ten­cial ge­ne­ra­dor que per­mi­ti­ría ex­por­tar ener­gía a Co­lom­bia y Pe­rú (sin men­cio­nar que nues­tros ve­ci­nos tam­bién es­ta­ban ocu­pa­dos en

“Nun­ca pen­sé, no es­ta­ba en mis pla­nes de fo­tó­gra­fo de pai­sa­jes bu­có­li­cos, cap­tar una ima­gen de la co­rrup­ción. Si me hu­bie­ra pro­pues­to no hu­bie­ra sa­bi­do có­mo. El des­tino me ha per­mi­ti­do la in­gra­ta obra, pa­ten­te en es­tos ejem­plos.”

Jor­ge Juan An­hal­zer

desa­rro­llar su pro­pio po­ten­cial hi­dro­eléc­tri­co) y sus “mí­ni­mos” im­pac­tos am­bien­ta­les. An­te las ad­ver­ten­cias de sec­to­res am­bien­ta­lis­tas y de tu­ris­mo so­bre los pro­ba­bles da­ños a la cas­ca­da de San Rafael, aguas aba­jo de las obras de cap­ta­ción, se in­vo­ca­ba la “tec­no­lo­gía de pun­ta”, las bon­da­des del di­se­ño y la su­fi­cien­cia de los cau­da­les hí­dri­cos.

Los pu­bli­ci­ta­dos su­ce­sos de los úl­ti­mos me­ses –des­apa­ri­ción de la cas­ca­da y ero­sión ga­lo­pan­te del río Co­ca, que ya cau­só un de­rra­me pe­tro­le­ro de gran­des pro­por­cio­nes y ame­na­za con arras­trar con­si­go ca­rre­te­ra, ca­se­ríos, oleo­duc­tos y la pro­pia cen­tral– des­nu­dan la ig­no­ran­te arro­gan­cia que hu­bo al em­pe­ci­nar­se en la cons­truc­ción del pro­yec­to. Los vo­ce­ros del sec­tor eléc­tri­co si­guen en una ac­ti­tud si­mi­lar. Los co­mu­ni­ca­dos ofi­cia­les evi­tan ha­blar so­bre las po­si­bles cau­sas del dra­má­ti­co pro­ce­so ero­si­vo, y el vi­ce­mi­nis­tro de Elec­tri­ci­dad, Luis Vin­ti­mi­lla, en de­cla­ra­cio­nes al por­tal di­gi­tal Pri­mi­cias, se ma­ni­fes­tó se­gu­ro de que las cau­sas no tie­nen que ver con la cons­truc­ción de la obra y que es­ta no co­rre ries­gos.

AGUAS HAM­BRIEN­TAS

La ver­sión ofi­cial sos­la­ya que el co­lap­so de la cas­ca­da de San Rafael pudo ser ace­le­ra­do por los cam­bios en el com­por­ta­mien­to del río a par­tir de la cons­truc­ción de la obra de cap­ta­ción del pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co. To­da re­pre­sa cau­sa des­equi­li­brios en un río, tan­to por la pér­di­da de cau­dal co­mo por la re­ten­ción de ma­te­rial só­li­do (se­di­men­tos, are­na, gra­va...). In­clu­so el es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal del pro­yec­to pre­veía una afec­ta­ción per­ma­nen­te por pro­ce­sos mor­fo­di­ná­mi­cos ac­ti­vos. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to en buen cris­tiano? Que la obra de cap­ta­ción de Co­ca Co­do, es­truc­tu­ra ubi­ca­da die­ci­ocho ki­ló­me­tros arri­ba de la cas­ca­da (ver cro­quis) po­dría afec­tar los pa­tro­nes de ero­sión y la for­ma del le­cho del río. La fun­ción de es­ta pre­sa de cap­ta­ción es des­viar par­te del cau­dal del río ha­cia el tú­nel y la ca­sa de má­qui­nas. La por­ción de agua que si­gue por el río lo ha­ce pri­va­da de los se­di­men­tos grue­sos que el río arras­tra­ba. Don­de an­tes co­rrían aguas sa­tu­ra­das de lo­do y are­na, des­pués de la cons­truc­ción de Co­ca Co­do cir­cu­lan aguas más cla­ras y lim­pias. Aguas ham­brien­tas. Así las lla­man los ex­per­tos por­que bus­can re­cu­pe­rar los se­di­men­tos que han per­di­do, se­di­men­tos que ob­tie­nen del le­cho del río aguas aba­jo. Las aguas pobres en se­di­men­tos po­drían ha­ber­se “co­mi­do” las ba­ses que sos­te­nían al fa­mo­so sal­to de agua.

Por eso re­sul­ta inau­di­to que la cas­ca­da nun­ca ha­ya si­do con­si­de­ra­da co­mo un ele­men­to de al­to ries­go pa­ra el pro­yec­to. En los he­chos, el co­lap­so de la cas­ca­da des­en­ca­de­nó un fe­nó­meno de ero­sión re­gre­si­va –el río ca­va

su cau­ce en di­rec­ción con­tra­ria a su co­rrien­te. Una vez que el río es­qui­vó el di­que de ba­sal­to que lo re­pre­sa­ba y pro­du­cía la cas­ca­da, es­ta re­tro­ce­de, y al no en­con­trar un es­tra­to só­li­do, bus­ca equi­li­brar ese des­ni­vel a tra­vés de la ero­sión de su le­cho aguas arri­ba. El efec­to es de gran in­ten­si­dad en es­te tra­mo del río Co­ca por la gran al­tu­ra que se tie­ne que com­pen­sar y por el le­cho po­co con­so­li­da­do. La ero­sión se­gui­rá avan­zan­do has­ta que en­cuen­tre un es­tra­to de le­cho só­li­do y es­ta­ble, si­mi­lar al flu­jo de la­va que for­ma­ba la cas­ca­da. El pro­ble­ma aquí es que, al ser una zo­na de vol­ca­nis­mo re­cien­te, con ce­ni­za acu­mu­la­da de mi­les de años y de ma­te­rial de­lez­na­ble de­po­si­ta­do por laha­res y des­la­ves tan re­cien­tes co­mo los del te­rre­mo­to de 1987, no se sa­be con exac­ti­tud dón­de o cuán­do se es­ta­bi­li­za­rá la ero­sión. Na­die se preo­cu­pó de ave­ri­guar­lo an­tes de in­ver­tir aquí más de 3 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

A pe­sar de las cer­te­zas de las fuen­tes ofi­cia­les, los es­tu­dios in­de­pen­dien­tes apun­tan a que la obra de cap­ta­ción sí cau­só cam­bios im­por­tan­tes en el río, ge­ne­ran­do aguas ham­brien­tas. Un equi­po de la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Na­cio­nal (EPN) y del Ins­ti­tut de Re­cher­che pour le Dé­ve­lop­pe­ment (IRD) li­de­ra­do por Ca­ro­li­na Ber­nal, doc­to­ra en Hi­dro­se­di­men­to­lo­gía y miem­bro de la jun­ta con­sul­ti­va nom­bra­da por la pro­pia Cor­po­ra­ción Eléc­tri­ca Ecua­to­ria­na (CELEC) pa­ra bus­car so­lu­cio­nes, lle­va más de una dé­ca­da es­tu­dian­do la di­ná­mi­ca del río Co­ca. Ha en­con­tra­do un au­men­to de 42 % en la ta­sa de ero­sión en com­pa­ra­ción con me­di­cio­nes an­te­rio­res a la cons­truc­ción de la re­pre­sa. Un al­can­ce pu­bli­ca­do ha­ce po­co di­ce tex­tual­men­te: “Se­gún [nues­tro] mo­de­lo de ta­sas de ero­sión (...), es­te fe­nó­meno de ero­sión re­gre­si­va es­ta­ría aso­cia­do a la cons­truc­ción y ope­ra­ción de la CHCCS, que es­ta­ría pro­du­cien­do el co­no­ci­do fe­nó­meno de “Aguas Blan­cas” en el Río Co­ca.”

Cuan­do se aler­tó so­bre even­tua­les afec­ta­cio­nes al cau­dal de la cas­ca­da de San Rafael, na­die, ni el más pe­si­mis­ta, pudo ima­gi­nar lo que su­ce­de­ría. Un mal día de fe­bre­ro de es­te año, la cas­ca­da más al­ta y em­ble­má­ti­ca del

Ecua­dor des­apa­re­ció pa­ra siem­pre. No es fá­cil de­mos­trar con cer­te­za la re­la­ción en­tre Co­ca Co­do Sin­clair y es­te co­lap­so –en­tre otras co­sas, por­que a pe­sar de que así lo exi­gían el sen­ti­do co­mún y los re­que­ri­mien­tos téc­ni­cos y le­ga­les del pro­yec­to, no exis­ten es­tu­dios pre­vios de la geo­lo­gía e hi­dro­di­ná­mi­ca de la cas­ca­da ni un mo­ni­to­reo pos­te­rior de sus cam­bios.

¿Pue­de ha­ber un he­cho más sim­bó­li­co de las ca­tás­tro­fes que em­bar­gan al país, in­clui­das la am­bien­tal y la del sec­tor del tu­ris­mo, pe­ro tam­bién de su de­rrum­ba­mien­to éti­co, que la des­apa­ri­ción de es­te pai­sa­je tan re­pre­sen­ta­ti­vo, ya allí mi­le­nios an­tes de que la ex­pe­di­ción de Ore­lla­na pa­sa­ra por sus in­me­dia­cio­nes? En lu­gar de al me­nos guar­dar un pu­do­ro­so si­len­cio, las au­to­ri­da­des se han es­for­za­do por que pa­se co­mo un im­pre­vi­si­ble ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za.

Otro pai­sa­je con­sa­gra­do tam­bién fue víc­ti­ma de los apu­ros ávi­dos y ne­gli­gen­tes aso­cia­dos a Co­ca Co­do: la lí­nea de trans­mi­sión de la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da cor­tó sin re­me­dio los en­tra­ña­dos pá­ra­mos en­tre Pa­pa­llac­ta, el vol­cán An­ti­sa­na y el par­que na­cio­nal Co­to­pa­xi, de­jan­do una ci­ca­triz fú­ne­bre en el pai­sa­je. Se ana­li­za­ron cin­co po­si­bles ru­tas pa­ra el ten­di­do, y el go­bierno se de­can­tó por la más ba­ra­ta (sin con­ta­bi­li­zar, cla­ro, lo que se echa­ría a per­der). A pe­sar de que los sec­to­res am­bien­tal y de tu­ris­mo, en con­cor­dan­cia con un in­for­me del mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, abo­ga­ron por otra ru­ta de me­nor im­pac­to, el en­ton­ces pre­si­den­te Co­rrea san­jó el te­ma en una sa­ba­ti­na: “ha­cer un ro­deo cues­ta de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res; ten­drá que pa­sar por una par­te del par­que”. En reali­dad, co­mo lo hi­zo no­tar Die­go Vivero, quien fun­gía de pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Tu­ris­mo de Pi­chin­cha, el va­lor adi­cio­nal del des­vío

30

En pri­mer plano se ve el ar­co de ba­sal­to que “sos­te­nía” al río y for­ma­ba la cas­ca­da de San Rafael. La ero­sión for­mó un so­ca­vón de­trás del ar­co ro­co­so, por el que el río se des­vió. El des­ni­vel an­tes se re­sol­vía a tra­vés de la cas­ca­da; hoy el río bus­ca “ni­ve­lar” su le­cho a tra­vés de la ero­sión re­gre­si­va que se apre­cia río arri­ba, y que ya al­can­za más de seis ki­ló­me­tros.

Una de las in­fra­es­truc­tu­ras en pe­li­gro es la vía Pi­fo-la­go Agrio que co­rre pa­ra­le­la al río Qui­jos-co­ca. En la foto, el puen­te del río Mon­ta­na en se­rio ries­go de co­lap­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.