Yolanda Ka­ka­bad­se in­vo­ca un re­na­ci­mien­to ver­de

Ecuador Terra Incógnita - - CONTENIDO -

En me­dio del con­fi­na­mien­to epi­de­mio­ló­gi­co y la in­cer­ti­dum­bre por el fu­tu­ro, con­ver­sa­mos con la más emi­nen­te voz del am­bien­ta­lis­mo en el país. Con una mez­cla de op­ti­mis­mo e in­ce­san­te tra­ba­jo es­tra­té­gi­co, ella quie­re ase­gu­rar­se de que el re­lan­za­mien­to eco­nó­mi­co tras­cien­da la ga­nan­cia in­me­dia­ta y el cre­ci­mien­to irre­fle­xi­vo.

El mun­do pa­ró. Mien­tras re­to­ma po­co a po­co su rit­mo, con­ver­sa­mos con Yolanda Ka­ka­bad­se. Ella tra­ba­ja en pos de un “re­na­ci­mien­to ver­de”, con­fi­na­da en su de­par­ta­men­to en el nor­te de Qui­to. Co­mo pio­ne­ra de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del am­bien­ta­lis­mo en Ecua­dor y pro­mi­nen­te lí­der glo­bal, es­tá en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra en­ten­der las con­no­ta­cio­nes am­bien­ta­les de la ac­tual cri­sis sa­ni­ta­ria ( un ar­tícu­lo del que es coau­to­ra, en 2005 ya ad­ver­tía que el trá­fi­co de fau­na y la de­fo­res­ta­ción po­dían desem­bo­car en lo que aho­ra vi­vi­mos). Con­ver­sa­mos so­bre sus ac­tua­les es­fuer­zos pa­ra que el re­lan­za­mien­to de las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas sea sos­te­ni­ble y no re­to­men los ca­lle­jo­nes sin sa­li­da que las han pla­ga­do. Son te­mas que le apa­sio­nan; lo de­la­tan los mu­chos én­fa­sis que ha­ce abrien­do las ma­nos, que la cá­ma­ra del zoom agran­da co­mo las ma­nos de un pa­pa. Su son­ri­sa, pres­ta y lla­na, des­ar­ma los es­cep­ti­cis­mos que al­gu­nos te­ne­mos en te­mas tan re­cal­ci­tran­tes.

Psi­có­lo­ga de la Ca­tó­li­ca; crea­do­ra de fun­da­ción Na­tu­ra; mi­nis­tra del Am­bien­te en 1998, cuan­do esa car­te­ra pro­me­tía ser más que la fa­ci­li­ta­do­ra del ex­trac­ti­vis­mo que es aho­ra; pre­si­den­ta de dos de las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas más im­por­tan­tes del mun­do, la Unión In­ter­na­cio­nal por la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN, 1996-2004) y el Fon­do Mun­dial por la Na­tu­ra­le­za (WWF, 2010-2017); arie­te en la transforma­ción de la ló­gi­ca em­pre­sa­rial ha­cia ob­je­ti­vos más am­bien­tal y so­cial­men­te sos­te­ni­bles; fer­vo­ro­sa por las Ga­lá­pa­gos (de las que el go­bierno ecua­to­riano la aca­ba de nom­brar de­fen­so­ra, co­mo par­te de un equi­po pa­ra so­lu­cio­nar el im­pas­se de los pes­que­ros chi­nos). A con­ti­nua­ción, ex­trac­tos de nues­tro diá­lo­go.

PAN­DE­MIA Y CRI­SIS AM­BIEN­TAL

ETI: A la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes del mun­do es­ta pan­de­mia le to­mó por sor­pre­sa. ¿Us­ted es­tá en­tre ellos, o es al­go que se po­día ha­ber es­pe­ra­do?

YK: Yo creo que nos to­mó por sor­pre­sa, des­de el pun­to de vis­ta de un ciu­da­dano no in­for­ma­do, o no bien in­for­ma­do. Creo que [no es sor­pre­sa] pa­ra aque­llas per­so­nas que es­ta­mos preo­cu­pa­das por la si­tua­ción de los eco­sis­te­mas, la so­bre­ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, la des­truc­ción de los lu­ga­res don­de se alo­jan es­tos vi­rus –por­que el vi­rus es par­te de la biodiversi­dad, y el vi­rus es­tá en la na­tu­ra­le­za, y el de­te­rio­ro de la na­tu­ra­le­za y de los eco­sis­te­mas es lo que ha­ce que aflo­re el vi­rus. En­ton­ces, ese de­te­rio­ro es el que ha­ce que sur­ja es­ta ame­na­za y que se con­vier­ta en una pan­de­mia glo­bal. Nos en­con­tra­mos con ins­ti­tu­cio­nes que no es­tán ca­pa­ci­ta­das pa­ra res­pon­der, con una fal­ta de es­tra­te­gias pa­ra me­dir y en­fren­tar los ries­gos. Lo mis­mo pa­sa con el ciu­da­dano co­mún y la so­cie­dad, que no sa­be­mos có­mo ac­tuar, qué ha­cer… Es­to es una mues­tra de que nos creía­mos in­ven­ci­bles, de que pen­sá­ba­mos que no hay na­da que pue­da aten­tar con­tra no­so­tros mien­tras no­so­tros se­gui­mos aten­tan­do con­tra el pla­ne­ta.

ETI: Mu­chas per­so­nas no tie­nen cla­ra cuál es la re­la­ción en­tre el de­te­rio­ro am­bien­tal y la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des des­de es­pe­cies sil­ves­tres ha­cia los hu­ma­nos. ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas en es­te ám­bi­to, cuá­les son las vías en que el de­te­rio­ro am­bien­tal ha­ce que sean más pro­ba­bles es­tos sal­tos?

YK: Creo que lo más im­por­tan­te es em­pe­zar con el con­cep­to su­pe­rior, que es el de “equilibrio”. En el mo­men­to en que rom­pes el equilibrio de las re­la­cio­nes en­tre to­das las es­pe­cies, de fau­na, de flo­ra, del ser hu­mano, en ese mo­men­to em­pie­za a ha­ber una ame­na­za. ¿Có­mo he­mos ro­to el equilibrio? Al con­ta­mi­nar las aguas, por ejem­plo, los ríos, las la­gu­nas, las ver­tien­tes, que son el ele­men­to más im­por­tan­te. No hay agua, no hay vi­da. La so­cie­dad hu­ma­na em­pie­za a con­su­mir agua con­ta­mi­na­da, o me­nos de la que ne­ce­si­ta... Los jó­ve­nes tal­vez no sien­tan lo mis­mo que yo, que mi ge­ne­ra­ción, que de­ci­mos, ¡pe­ro si es­te la­go era el do­ble de gran­de, y es­te río traía tres ve­ces más agua!

ETI: Sí, es dra­má­ti­co, ca­da vez que uno re­co­rre el país.

YK: Es dra­má­ti­co. Te vas a cual­quier par­te y lo ves: zo­nas que se es­tán con­vir­tien­do en de­sier­to. Yo me acuer­do cuan­do era chi­ca; ha­blá­ba­mos de la de­ser­ti­fi­ca­ción de Lo­ja y Ma­na­bí. Aho­ra mi­ras a Tun­gu­rahua, mi­ras Co­to­pa­xi y, más am­plia­men­te, Ma­na­bí, Lo­ja: son de­sier­tos. ¿Por qué? Por­que he­mos ta­la­do los bos­ques, he­mos des­trui­do la ve­ge­ta­ción que cu­bría esos sue­los, y ahí em­pie­za es­te ci­clo de des­equi­li­brio. En­ton­ces, aquel fac­tor que es vi­da, su au­sen­cia nos em­pie­za a de­mos­trar que es muer­te, que es ame­na­za, que es des­truc­ción. No su­ce­de so­lo con el agua, sino en to­das las es­fe­ras. ¡El pá­ra­mo! El pá­ra­mo que tan im­por­tan­te es y tan po­co atrac­ti­vo pa­ra mu­cha gen­te, em­pie­za a

des­truir­se. Ya no ba­ja tan­ta agua de los gla­cia­res, em­pe­za­mos a que­rer sem­brar pi­nos, a pas­tar ove­jas… Es­te eco­sis­te­ma que por su im­por­tan­cia lo lla­ma­mos “la fá­bri­ca de agua”, su des­equi­li­brio, su des­truc­ción, tam­bién afec­ta a to­das las ciu­da­des andinas que se ali­men­tan de esa agua. En­ton­ces, a la pre­gun­ta de por qué se dan es­tas ame­na­zas: des­equi­li­brio, es la res­pues­ta.

ETI: En una en­tre­vis­ta an­te­rior a la pan­de­mia, us­ted de­cía que el desafío más im­por­tan­te pa­ra el am­bien­ta­lis­mo era des­ta­car los víncu­los en­tre biodiversi­dad, eco­sis­te­mas y cam­bio climático. De al­gu­na ma­ne­ra, el co­ro­na­vi­rus dio ha­cien­do ese tra­ba­jo, y ade­más de­ja cla­ro el víncu­lo de los tres te­mas men­cio­na­dos con la sa­lud hu­ma­na. Me pa­re­ce que es­ta cri­sis con­ju­ga to­do eso con mu­cha cla­ri­dad.

YK: Así es. Te­ne­mos que asu­mir que la sa­lud del eco­sis­te­ma es igual a la sa­lud del hu­mano. No hay so­cie­dad hu­ma­na que es­té en bue­nas con­di­cio­nes de sa­lud si el eco­sis­te­ma del cual de­pen­de es­tá en­fer­mo. Y lo que ve­mos es que los eco­sis­te­mas al­re­de­dor nues­tro es­tán en­fer­mos. No so­la­men­te de Qui­to, del Ecua­dor, de Amé­ri­ca La­ti­na, sino del pla­ne­ta en­te­ro. El vi­rus sur­ge por­que su eco­sis­te­ma, al­re­de­dor de Wuhan, es­tá des­trui­do, y un mur­cié­la­go trae un vi­rus que an­tes no traía. La re­la­ción en­tre sa­lud hu­ma­na y sa­lud del eco­sis­te­ma es una fór­mu­la que te­ne­mos que ab­sor­ber, que di­ge­rir, que me­di­tar y que tra­ba­jar. Pa­ra que po­da­mos man­te­ner la sa­lud hu­ma­na te­ne­mos que tra­ba­jar en la sa­lud de los eco­sis­te­mas. Lo mis­mo va­le pa­ra el cam­bio climático, que es otra aris­ta de lo mis­mo: del de­te­rio­ro de los eco­sis­te­mas y de la biodiversi­dad. No hay có­mo en­ten­der­lo ni en­fren­tar­lo de ma­ne­ra ais­la­da.

ETI: Y es­ta cri­sis tam­bién ha de­ja­do cla­ra la re­la­ción de los te­mas so­cia­les con la sa­lud y el am­bien­te. Asom­bra, o es­pe­luz­na, más bien, có­mo el gri­to de ba­ta­lla de las pro­tes­tas con­tra el ra­cis­mo en Es­ta­dos Uni­dos –¡ I can’t breath!– no so­lo es el gri­to de una per­so­na a la que le opri­men el cue­llo has­ta ma­tar­la, sino tam­bién el de un en­fer­mo de covid-19 o el del pla­ne­ta ago­bia­do.

YK: Ab­so­lu­ta­men­te. Ab­so­lu­ta­men­te. Es una fra­se que des­cri­be tan­tas co­sas, ¿no? Y el pla­ne­ta es­tá sin po­der res­pi­rar. Bas­ta ver có­mo se des­pe­jó el cie­lo de Qui­to y de mu­chí­si­mas otras ciu­da­des al­re­de­dor del mun­do con el ais­la­mien­to y la fal­ta de trá­fi­co. Las ciu­da­des pue­den res­pi­rar en el mo­men­to en que de­ja­mos de mal­tra­tar­las.

Es­pe­cu­la­mos so­bre las po­si­bles ra­zo­nes de tan­ta dis­pa­ri­dad en las ta­sas de pro­pa­ga­ción y mor­ta­li­dad del co­ro­na­vi­rus en dis­tin­tas par­tes del mun­do, su re­la­ción con la po­bre­za y las con­di­cio­nes lo­ca­les, ade­más de las me­di­das epi­de­mio­ló­gi­cas adop­ta­das en ca­da si­tio. Mien­tras en bue­na par­te de Áfri­ca, al mo­men­to de la en­tre­vis­ta el vi­rus ha­bía cau­sa­do po­cos es­tra­gos, en Es­ta­dos Uni­dos la po­bla­ción ne­gra es la que ha si­do afec­ta­da con ma­yor en­sa­ña­mien­to.

ETI: Mu­chas de las así lla­ma­das “con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes” que afec­tan a gran par­te de quie­nes mueren, tam­bién tie­nen re­la­ción con la de­gra­da­ción am­bien­tal y con es­ti­los de vi­da que cau­san es­ta de­gra­da­ción. El as­ma y otras en­fer­me­da­des li­ga­das a la con­ta­mi­na­ción del ai­re, la dia­be­tes y la obe­si­dad, la hi­per­ten­sión... ¿Aten­der a la raíz de es­tos pro­ble­mas no se­ría la me­jor ma­ne­ra de com­ba­tir al covid-19?

YK: Es in­du­da­ble. Es­ta en­fer­me­dad es­tá po­nien­do en evi­den­cia las vul­ne­ra­bi­li­da­des que ha­cen que unos gru­pos hu­ma­nos sean más afec­ta­dos que otros, y nos es­tá gri­tan­do en la ca­ra que te­ne­mos que res­pon­der a esas vul­ne­ra­bi­li­da­des. Ade­más de exi­gir­nos aten­der esas pa­pas ca­lien­tes, tam­bién nos ha mos­tra­do que no hay par­te del pla­ne­ta ni gru­po hu­mano que se sal­ve cuan­do hay una ame­na­za de es­te ti­po. Fí­ja­te tú que nor­te, sur, es­te y oes­te he­mos es­ta­do igual­men­te afec­ta­dos. Es el es­ti­lo de vi­da que es­ta­mos lle­van­do co­mo so­cie­dad hu­ma­na con­su­mis­ta lo que es­tá afec­tan­do al pla­ne­ta. Al­go te­ne­mos que ha­cer pa­ra, co­mo de­ci­mos, re­na­cer. De es­tas cenizas que es­ta­mos de­jan­do atrás. Es el cues­tio­na­mien­to al es­ti­lo de vi­da, a los pa­tro­nes de pro­duc­ción y de con­su­mo, de ali­men­ta­ción, de mal­tra­to a la na­tu­ra­le­za. To­dos de­ben ser pues­tos so­bre la me­sa: ana­li­zar có­mo

“No hay so­cie­dad hu­ma­na sa­na si su eco­sis­te­ma es­tá en­fer­mo.”

he­mos lle­ga­do acá y por qué de­be­mos cam­biar de pa­tro­nes de vi­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca ca­li­dad de vi­da, qué sig­ni­fi­ca se­gu­ri­dad? Por­que lo que es­tá su­ce­dien­do en es­te mo­men­to es una si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad fren­te a una ame­na­za de sa­lud.

ETI: An­tes de pa­sar a la cues­tión de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, ¿cuá­les son las lec­cio­nes que nos ha de­ja­do la pan­de­mia?

YK: Yo creo que son mu­chas. La de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal es evi­den­te, no so­lo de or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­les, sino tam­bién glo­ba­les y re­gio­na­les. Nos he­mos en­con­tra­do con que nin­guno de nues­tros mi­nis­te­rios o de en­ti­da­des de­di­ca­das a la sa­lud ha te­ni­do ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. En to­do el mun­do. Esa es una lec­ción sú­per fuer­te. Tam­bién que el bie­nes­tar de la na­tu­ra­le­za y la ca­li­dad de vi­da es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos, y que te­ne­mos que tra­ba­jar en ello. Los mo­de­los de pro­duc­ción y con­su­mo de­ben ser cues­tio­na­dos por irra­cio­na­les. Cuan­do ve­mos que la ter­ce­ra par­te de la ali­men­ta­ción pro­du­ci­da en el pla­ne­ta se va a la ba­su­ra, quie­re de­cir que es­ta­mos lo­cos, y te­ne­mos que cues­tio­nar esa lo­cu­ra por­que no es sen­sa­to, no es ra­cio­nal, no es éti­co, no es mo­ral. Te­ne­mos que re­de­fi­nir qué sig­ni­fi­ca un sec­tor pro­duc­ti­vo exi­to­so. ¿Qué quie­re de­cir una em­pre­sa de be­ne­fi­cio? No es so­lo por­que me be­ne­fi­cia al dar­me ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, sino que to­da em­pre­sa tie­ne que es­tar preo­cu­pa­da por su am­bien­te, por la so­cie­dad a la que sir­ve y, por su­pues­to, la eco­no­mía. No quie­re de­cir que no ha­ya ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro no a lo bru­to, co­mo es has­ta la fe­cha.

ETI: Yvien­do to­do a cor­to pla­zo, y con­su­mién­do­nos el ca­pi­tal na­tu­ral...

YK: Cla­ro. El Glo­bal Foot­print Net­work pu­bli­có es­ta se­ma­na la fe­cha en que ya he­mos con­su­mi­do lo que la Tie­rra pue­de so­por­tar du­ran­te to­do el año. Ya nos he­mos con­su­mi­do to­dos los re­cur­sos de 2020. ¡En agos­to!

ETI: A pe­sar del pa­rón.

YK: Es de­cir, agos­to, sep­tiem­bre, oc­tu­bre, no­viem­bre, di­ciem­bre nos es­ta­mos co­mien­do los re­cur­sos de 2021. ETI: La tar­je­ta de cré­di­to.

YK: Exac­to. Una irra­cio­na­li­dad ab­so­lu­ta.

RE­CU­PE­RA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA SOS­TE­NI­BLE

ETI: En es­ta se­gun­da par­te de la en­tre­vis­ta qui­sie­ra con­cen­trar­me en el mun­do en que nos ha de­ja­do la pan­de­mia. ¿Qué ha cam­bia­do, qué po­dría­mos as­pi­rar a que cam­bie y có­mo lle­ga­mos allí? Al prin­ci­pio de la cua­ren­te­na me pa­re­ce que ha­bía una sen­sa­ción de que la dis­rup­ción de la ma­qui­na­ria era tan brus­ca que equi­va­lía a un co­lap­so: que al sa­lir de la emer­gen­cia nos en­con­tra­ría­mos con ríos cris­ta­li­nos y ve­na­dos en las ca­lles. Aho­ra me pa­re­ce que hay más con­cien­cia de que si se quie­re que al­go cam­bie, ha­brá que ac­tuar.

YK: Yo creo que hay una res­pues­ta en to­dos los sec­to­res: en los go­bier­nos, el re­co­no­ci­mien­to de la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y del des­co­no­ci­mien­to de lo que sig­ni­fi­ca me­dir el ries­go. En el sec­tor pro­duc­ti­vo es­ta­mos vien­do una can­ti­dad de res­pues­tas, de aná­li­sis y de de­cla­ra­cio­nes que evi­den­cian una si­tua­ción que obli­ga a re­vi­sar los pa­tro­nes de con­duc­ta, de pro­duc­ción, el sig­ni­fi­ca­do de be­ne­fi­cio y de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Es ab­sur­do que si­ga­mos con­si­de­ran­do que desa­rro­llo eco­nó­mi­co es el nú­me­ro de ba­rri­les y el nú­me­ro de to­ne­la­das que ex­por­ta­mos. Ese re­co­no­ci­mien­to creo que es­tá aflo­ran­do; el mis­mo sec­tor pro­duc­ti­vo que di­ce ¡no más!, es­to no pue­de se­guir ade­lan­te. En la so­cie­dad ci­vil yo veo una efer­ves­cen­cia: lla­ma­dos que di­cen, ¿qué pue­do ha­cer yo? No el ter­cer ac­tor, la ONG, la en­ti­dad que se de­di­ca a es­tos te­mas. Sino yo, co­mo in­di­vi­duo, ¿qué pue­do ha­cer pa­ra con­tri­buir a la so­lu­ción? Otro te­ma vi­tal es el re­co­no­ci­mien­to de la cien­cia co­mo un pi­lar so­bre el cual de­ben cons­truir­se las res­pues­tas, y los erro­res que he­mos vis­to en es­tos me­ses son aque­llos en que se ha des­co­no­ci­do a la cien­cia co­mo fuen­te de in­for­ma­ción y se le ha res­ta­do cre­di­bi­li­dad. Por

“To­da em­pre­sa tie­ne que es­tar preo­cu­pa­da por su am­bien­te, por la so­cie­dad a la que sir­ve y por su eco­no­mía. No quie­re de­cir que no ha­ya ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro no a lo bru­to, co­mo es has­ta la fe­cha.”

úl­ti­mo, lo que vi­mos en to­dos nues­tros paí­ses es que cuan­do hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer cam­bios ra­di­ca­les, se los ha­ce. Eso de ce­rrar la eco­no­mía es una de­ci­sión po­lí­ti­ca que na­die se hu­bie­ra es­pe­ra­do que pu­die­ra su­ce­der. En­ton­ces, cuan­do te­ne­mos in­for­ma­ción que se­ña­la la ne­ce­si­dad de ha­cer cam­bios ra­di­ca­les fren­te a las cri­sis, se los pue­de ha­cer.

ETI: En lí­nea con lo que he­mos con­ver­sa­do, us­ted for­ma par­te de dos ini­cia­ti­vas de or­ga­ni­za­cio­nes y per­so­na­li­da­des am­bien­ta­lis­tas, la una que ha di­ri­gi­do una car­ta al pre­si­den­te Mo­reno, y la otra que ha ela­bo­ra­do un com­pen­dio de prin­ci­pios en los que de­be­ría asen­tar­se la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. ¿Nos pue­de con­tar un po­co más so­bre es­tos dos do­cu­men­tos?

YK: En es­te gru­po que lan­zó la de­cla­ra­to­ria ha­bla­mos del re­na­ci­mien­to, ¿no es cier­to? Cuan­do se dio el Re­na­ci­mien­to en Eu­ro­pa fue jus­ta­men­te des­pués de la pes­te ne­gra. El pa­ra­le­lis­mo es que fren­te a una ame­na­za y a una des­truc­ción co­mo la que he­mos vi­vi­do –y ha­blo de muer­tes, de des­truc­ción eco­nó­mi­ca, de afec­ta­ción so­cial, de in­se­gu­ri­dad y to­do lo de­más–, el uso de la pa­la­bra re­na­ci­mien­to es ca­si obli­ga­to­rio. Im­pli­ca po­ner es­te cas­ti­llo de nai­pes so­bre la me­sa y de­fi­nir có­mo va­mos a vol­ver a cons­truir nues­tras as­pi­ra­cio­nes, nues­tras ne­ce­si­da­des. Con quién, con qué vi­sión, có­mo se com­bi­na­rá el cor­to, el me­diano y el lar­go pla­zo. Nos en­can­ta ha­blar de un re­na­ci­mien­to por­que lo que te­ne­mos aho­ra es un pla­ne­ta mo­ri­bun­do.

ETI: Sí, y ade­más, co­mo han he­cho no­tar va­rios co­men­ta­ris­tas, hay una ur­gen­cia por­que los pla­nes de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que los paí­ses es­tán pre­pa­ran­do son una opor­tu­ni­dad co­mo ja­más vol­ve­re­mos a te­ner pa­ra im­ple­men­tar los cam­bios pro­fun­dos que se ne­ce­si­tan.

YK: Así es. Pe­ro, so­bre to­do, lo im­por­tan­te es que to­dos to­me­mos con­cien­cia de que es­te no es ni el úl­ti­mo vi­rus, ni es la úl­ti­ma cri­sis o ame­na­za. La que nos vie­ne del cam­bio climático es diez ve­ces peor. Y no es­ta­mos lis­tos. Hay que em­pe­zar a tra­ba­jar no so­lo el cam­bio de com­por­ta­mien­to so­cial del ser hu­mano, sino tam­bién a pre­pa­rar me­jor a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y a nues­tra so­cie­dad pa­ra po­der en­fren­tar nue­vas cri­sis.

ETI: A con­tra­mano de su per­cep­ción de un cam­bio de con­cien­cia de los go­bier­nos y de la so­cie­dad, si juz­ga­mos por las pri­me­ras se­ña­les pospandemi­a las pers­pec­ti­vas de que apro­ve­che­mos es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer re­for­mas no pa­re­ce tan gran­de. En Chi­na, por ejem­plo, ya los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción y de trá­fi­co su­pe­raron lo nor­mal, por el mie­do al trans­por­te pú­bli­co. Trump apro­ve­chó la cua­ren­te­na pa­ra in­ten­tar re­ver­tir la re­gu­la­ción de las emi­sio­nes de los au­to­mó­vi­les. Los mi­llo­na­rios pa­que­tes de es­tí­mu­los tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Eu­ro­pa in­clu­yen sal­va­ta­jes a com­pa­ñías pe­tro­le­ras, a la in­dus­tria del frac­king. ¿Qué le ha­ce a us­ted ser optimista?

YK: A ver: yo creo que eso es tre­men­do y no se es­tá dan­do so­lo en los Es­ta­dos Uni­dos. En Co­lom­bia, los em­pre­sa­rios, los in­dus­tria­les, ya pi­die­ron que se den de ba­ja una se­rie de con­tro­les am­bien­ta­les. Es un pro­ble­ma glo­bal. ¿Cuá­les son las ra­zo­nes pa­ra mi op­ti­mis­mo? La una es que, en el ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos, el go­bierno es un ac­tor re­la­ti­va­men­te pe­que­ño fren­te a ac­to­res mu­chí­si­mo más fuer­tes: el sec­tor pro­duc­ti­vo, las uni­ver­si­da­des, las go­ber­na­cio­nes, los al­cal­des, la so­cie­dad ci­vil, que es­tán to­tal­men­te en con­tra y que es­tán lu­chan­do por años con­tra esas po­lí­ti­cas. La otra es Eu­ro­pa. Eu­ro­pa es­tá ha­cien­do to­do lo con­tra­rio. Y no­so­tros, los que es­ta­mos en el sán­du­che de otras de­ci­sio­nes

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.