Se­re­mos lo que co­ma­mos

agri­cul­tu­ra y mer­ca­dos en flu­jo

Ecuador Terra Incógnita - - CONTENIDO - por Hé­loï­se Be­noit fotos: Luis He­rre­ra

La pan­de­mia tra­jo cam­bios pro­fun­dos en to­dos los ám­bi­tos. Nues­tros sis­te­mas agroa­li­men­ta­rios tam­po­co que­da­ron in­dem­nes. Hé­loï­se Be­noit, con un en­fo­que en la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na, ex­plo­ra al­gu­nas de es­tas trans­for­ma­cio­nes, tan­to las efí­me­ras co­mo las que pa­re­cen más du­ra­de­ras. El fu­tu­ro de nues­tra ali­men­ta­ción emer­ge­rá de ellas.

Mer­ca­do ma­yo­ris­ta de Am­ba­to re­abri­rá sus puer­tas”, pu­de leer en un dia­rio na­cio­nal. Es­te mer­ca­do, uno de los más im­por­tan­tes de la Sierra cen­tral, ha­bía ce­rra­do el 18 de mar­zo, pro­vo­can­do caos en las ca­lles ale­da­ñas apo­de­ra­das por co­mer­cian­tes in­for­ma­les y com­pra­do­res –re­sal­ta­ba la no­ta. Así que la reaper­tu­ra, el 23 de abril pa­sa­do, se­gu­ro fue un ali­vio pa­ra mu­chos. El ar­tícu­lo se en­fo­ca­ba en el con­trol por par­te de la po­li­cía des­de es­ta fe­cha, me­di­das ex­cep­cio­na­les jus­ti­fi­ca­das an­te el ries­go de con­ta­gio de co­ro­na­vi­rus, y pa­ra evi­tar un nue­vo cie­rre de es­ta pie­za cla­ve del abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio na­cio­nal. Es­ta po­si­bi­li­dad –que un mer­ca­do tan im­por­tan­te ten­ga que vol­ver a ce­rrar– des­pier­ta en mí una in­quie­tud: de re­pe­tir­se la his­to­ria, ¿cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias? In­con­gruen­cias co­mo es­tas nos en­fren­tan a una ver­dad in­có­mo­da: el sis­te­ma de co­mer­cia­li­za­ción con­ven­cio­nal po­dría no ser tan bueno co­mo con­fiá­ba­mos. La cri­sis per­mi­tió que se co­rra el te­lón y de­jó ver ras­gos de­fec­tuo­sos de nues­tro sis­te­ma ali­men­ta­rio mo­derno. Re­pen­sar­lo, po­nien­do aten­ción a las nue­vas reali­da­des, es aho­ra más ne­ce­sa­rio que nun­ca.

Des­de que em­pe­zó la emer­gen­cia cau­sa­da por el covid-19, la de­man­da de re­par­tos a do­mi­ci­lio ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te, y la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na ya se an­ti­ci­pó, brin­dan­do a nues­tras me­sas pro­duc­tos sa­nos y fres­cos –ver­du­ras, fru­tas, hor­ta­li­zas y has­ta pro­duc­tos ar­te­sa­na­les–, un im­por­tan­te apor­te a nues­tra so­be­ra­nía ali­men­ta­ria. INI­CIA­TI­VAS QUE SE (RE)OR­GA­NI­ZAN

“En Pe­li­leo han de­ci­di­do es­ta­ble­cer mer­ca­dos al ai­re li­bre, con res­tric­cio­nes pa­ra en­trar y pro­tec­ción pa­ra las ven­de­do­ras. Y allí, las pro­duc­to­ras agroe­co­ló­gi­cas han po­di­do be­ne­fi­ciar­se del ac­ce­so al mer­ca­do”, me cuen­ta Ós­car Qui­llu­pan­gui, codirector y res­pon­sa­ble de pro­gra­mas de Swis­said, una ONG pre­sen­te en el país des­de 1977. En es­te pue­blo de­ci­die­ron ubi­car las fe­rias cam­pe­si­nas en la can­cha mu­ni­ci­pal, que per­mi­te el dis­tan­cia­mien­to so­cial. Es­te es so­lo un ejem­plo de có­mo va­rios ac­to­res que re­fle­xio­nan so­bre el ori­gen de los ali­men­tos y bus­can te­jer re­la­cio­nes di­rec­tas en­tre con­su­mi­do­res y cam­pe­si­nos, es­tán pro­mo­vien­do cir­cui­tos de co­mer­cia­li­za­ción cor­tos (con el me­nor nú­me­ro de in­ter­me­dia­rios po­si­ble) y al­ter­na­ti­vos (li­bres de quí­mi­cos, sos­te­ni­bles, cam­pe­si­nos, con re­la­cio­nes cam­po-ciu­dad más equi­ta­ti­vas).

A po­cos ki­ló­me­tros, en Am­ba­to, la unión de or­ga­ni­za­cio­nes Pro­duc­to­ras Agroe­co­ló­gi­cas y de Co­mer­cia­li­za­ción Aso­cia­ti­va de Tun­gu­rahua (PACAT) ha po­di­do man­te­ner la fe­ria de pla­za Pa­chano, una de las ini­cia­ti­vas de ven­ta di­rec­ta más an­ti­guas del país. Se­gún Luz Vi­lla­cís, su pre­si­den­ta, an­tes de la emer­gen­cia es­ta fe­ria aco­gía ca­da sá­ba­do más de ocho­cien­tos con­su­mi­do­res, y des­de el 17 de mar­zo, “el mu­ni­ci­pio [in­clu­so] apo­yó la fe­ria”. Va­rias eta­pas marcaron el pro­ce­so, des­de es­ta­ble­cer pro­to­co­los de bio­se­gu­ri­dad, cam­biar ho­ra­rios por el to­que de que­da y tras­la­dar la fe­ria de los sá­ba­dos a los vier­nes y lu­nes, de­bi­do a las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción el fin de se­ma­na y pa­ra li­mi­tar aglo­me­ra­cio­nes.

“En Gua­ran­da se ha ge­ne­ra­do una bue­na coor­di­na­ción en­tre gru­pos cam­pe­si­nos del can­tón, el mu­ni­ci­pio y el mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (MAG) a tra­vés de la sub­se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar y Cam­pe­si­na. Lo que han he­cho es re­co­lec­tar la pro­duc­ción en las fin­cas, lle­var­la a un cen­tro de aco­pio im­pro­vi­sa­do y ela­bo­rar ca­nas­tas pa­ra la so­cie­dad ci­vil”, co­men­ta Ós­car. Una alian­za si­mi­lar ocu­rre en Am­ba­to, así co­mo en otras die­ci­nue­ve pro­vin­cias, con no­ta­bles di­fe­ren­cias: se­gún una fuen­te ins­ti­tu­cio­nal cer­ca­na a es­tas ini­cia­ti­vas, en Pi­chin­cha, las cin­co or­ga­ni­za­cio­nes de pro­duc­to­res que han per­mi­ti­do una co­ber­tu­ra des­de los va­lles has­ta Cal­de­rón, tien­den a una cier­ta au­to­no­mía. Mien­tras tan­to, en Car­chi “el equi­po de la sub­se­cre­ta­ría es­tá [in­vo­lu­cra­do] des­de la co­se­cha has­ta la dis­tri­bu­ción”.

Son ejem­plos de ex­pe­rien­cias re­emer­gen­tes, exi­to­sas gra­cias al te­ji­do so­cial pre­exis­ten­te y a la ar­ti­cu­la­ción de dis­tin­tos ac­to­res. Los mu­ni­ci­pios, a quie­nes les com­pe­te la ges­tión del es­pa­cio pú­bli­co, son ac­to­res cla­ve y su com­pro­mi­so per­mi­tió tan­to man­te­ner fe­rias en Pe­li­leo o Am­ba­to, así co­mo pro­por­cio­nar un cen­tro de aco­pio en Gua­ran­da. “Son mo­de­los en los cua­les otros al­cal­des po­drían ins­pi­rar­se”, concluye Ós­car.

LÓ­GI­CAS DE VEN­TA

“La ma­yo­ría de los pro­duc­to­res de cir­cui­tos cor­tos bus­can va­rios es­pa­cios de ven­ta. No son es­pa­cios fi­jos, sino te­rri­to­rios mó­vi­les, flui­dos”, ar­gu­men­ta My­riam Pa­re­des, socióloga es­pe­cia­lis­ta en co­mer­cia­li­za­ción cam­pe­si­na. Ca­da cam­pe­si­na, ca­da pro­duc­tor apor­ta una so­lu­ción se­gún su con­tex­to per­so­nal –te­ner o no mo­vi­li­za­ción, pro­te­ger­se fren­te al ries­go de con­ta­gio, ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, en­tre otros– y con­di­cio­nes ex­ter­nas, co­mo el cie­rre de vías se­cun­da­rias pa­ra li­mi­tar el con­ta­gio, co­mo se vio en va­rias co­mu­ni­da­des. Luz cuen­ta que “al­gu­nos com­pa­ñe­ros no pue­den sa­lir ni en­trar de sus co­mu­ni­da­des, co­mo en el ca­so de Ti­sa­leo, Mo­cha o Pa­ta­te. Tie­nen que ven­der en la misma co­mu­ni­dad”.

Un ejem­plo de re­or­ga­ni­za­ción es la fe­ria qui­te­ña “Fru­tos de Nues­tra Tie­rra”, en Car­ce­lén, que fun­cio­na des­de 2013 y aco­ge a pro­duc­to­ras de Ca­yam­be, Im­ba­bu­ra y del No­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha. Des­de que em­pe­zó la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria “la res­pues­ta de ca­da com­pa­ñe­ra ha si­do di­fe­ren­te”, me cuen­ta Marcelo Ai­za­ga, vo­ce­ro de la cam­pa­ña na­cio­nal ¡Que ri­co es co­mer sano y de mi tie­rra! “Las pro­duc­to­ras de Ca­yam­be lo­gra­ron ven­der sus pro­duc­tos sin la ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se [has­ta Car­ce­lén]. Otra com­pa­ñe­ra, de Im­ba­bu­ra, ella sí ne­ce­si­ta­ba, por deu­das, y co­mo tie­ne ca­mión pudo mo­vi­li­zar­se”. La re­or­ga­ni­za­ción ale­gró a las dos­cien­tas fa­mi­lias que se abas­te­cen de ver­du­ras, fru­tas y hor­ta­li­zas agroe­co­ló­gi­cas en la fe­ria. Sin em­bar­go, sur­gie­ron pro­ble­mas pa­ra cir­cu­lar “a pe­sar de te­ner sal­vo­con­duc­tos y cum­plir con las nor­mas de bio­se­gu­ri­dad”, cuen­ta Marcelo. Es­te no

es un ca­so ais­la­do: “ha­bía com­pa­ñe­ras preo­cu­pa­das por las san­cio­nes, por­que las hu­bo. In­clu­so se pre­sen­ta­ron ca­sos de cam­pe­si­nas que pa­ra po­der se­guir con las en­tre­gas, tu­vie­ron que pa­gar una coima a los en­car­ga­dos del con­trol”. Es­tas prác­ti­cas inacep­ta­bles lle­va­ron a la pu­bli­ca­ción de una car­ta abier­ta di­ri­gi­da al Co­mi­té de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia (COE) y al mu­ni­ci­pio de Qui­to, evi­den­cian­do es­tas fa­llas y abo­gan­do por un ne­ce­sa­rio re­co­no­ci­mien­to de es­tos cir­cui­tos y de la la­bor de los cam­pe­si­nos, ini­cia­ti­va que has­ta aho­ra no ha te­ni­do res­pues­ta.

Es­tos ejem­plos for­man par­te de la reali­dad del 10 % de cam­pe­si­nos que ven­den sus pro­duc­tos di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor, ven­ta­ja no­ta­ble que les per­mi­te ob­te­ner un me­jor pre­cio. Pa­ra el 90 % res­tan­te, la co­mer­cia­li­za­ción pa­sa por in­ter­me­dia­rios que se lle­van gran par­te de las ganancias y tie­nen que so­me­ter­se a la gran vo­la­ti­li­dad de pre­cios, la es­pe­cu­la­ción y de­más fac­to­res so­bre los cua­les los cam­pe­si­nos no tie­nen ni el me­nor con­trol.

OR­GA­NI­ZAR LA RE­SI­LIEN­CIA

“El con­su­mo sí fue un boom. Des­de el ini­cio de la emer­gen­cia se en­tre­gan más de 3 mil ca­nas­tas se­ma­na­les en Qui­to”, ex­pli­ca Marcelo. De igual for­ma lo des­ta­ca Moham­med, co­la­bo­ra­dor de Way­ru­ro, tien­da qui­te­ña que pro­mue­ve ali­men­tos agroe­co­ló­gi­cos y na­ti­vos pro­ve­nien­tes de fin­cas cam­pe­si­nas re­la­cio­na­das a tra­vés de la Red de Guar­dia­nes de Se­mi­llas: “el te­lé­fono no de­ja­ba de tim­brar”. Va­rios pro­duc­to­res ates­ti­guan lo mis­mo: au­men­tos im­pre­sio­nan­tes de pe­di­dos, es­pe­cial­men­te las pri­me­ras se­ma­nas, nue­vos con­su­mi­do­res y el in­cre­men­to de en­tre­gas a do­mi­ci­lio.

¿Có­mo ex­pli­car que la res­pues­ta no so­lo se ha­ya da­do, sino que ha­ya si­do in­me­dia­ta y efi­cien­te? Pri­me­ro, la agroe­co­lo­gía es par­te de es­tas huer­tas des­de an­tes de la cri­sis, lo que ha­ce po­si­ble la co­mer­cia­li­za­ción di­rec­ta: se pla­ni­fi­ca la siem­bra y co­se­cha pa­ra ofre­cer va­rie­dad de ali­men­tos du­ran­te to­do el año y res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas de los con­su­mi­do­res, se es­ta­ble­ce un pre­cio ren­ta­ble pa­ra el cam­pe­sino y ac­ce­si­ble al con­su­mi­dor, y se asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de la re­la­ción co­mer­cial y hu­ma­na, lo que ha­ce que la com­pra sea más que un in­ter­cam­bio de di­ne­ro. Se­gun­do, las re­des cam­pe­si­nas pre­exis­ten­tes no tu­vie­ron di­fi­cul­tad pa­ra (re)ar­mar con ra­pi­dez ini­cia­ti­vas en con­jun­to. “Una fin­ca no pue­de en­tre­gar 5 mil ca­nas­tas so­la, pe­ro im­pul­san­do to­dos los pe­que­ños es­pa­cios, sí hay una res­pues­ta. […] El es­ta­do pri­vi­le­gia los cul­ti­vos de ex­por­ta­ción, y la co­sa no va por ahí; si un país se que­da sin ali­men­to, ¿qué se ha­ce?”, se pre­gun­ta Marcelo. Es­te cues­tio­na­mien­to de las po­lí­ti­cas es­ta­ta­les orien­ta­das a la ex­por­ta­ción in­ter­pe­la di­rec­ta­men­te al uso que da­mos a la tie­rra. Se­gún el cen­so na­cio­nal agrí­co­la (2001), en Ecua­dor el 12% de las fin­cas ocu­pa 7,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, es de­cir, el 59% de tie­rra cul­ti­va­ble; es­ta ex­ten­sión es­tá de­di­ca­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te a pro­duc­tos de ex­por­ta­ción. Mien­tras tan­to, el 88% res­tan­te son fin­cas fa­mi­lia­res que, uti­li­zan­do el 41% del sue­lo agrí­co­la, lle­gan a pro­veer el 60% de ali­men­tos que con­su­mi­mos a dia­rio.

16

Fue­ra del mer­ca­do de San Ro­que la­bo­ran más de 2 mil car­ga­do­res, la ma­yo­ría pro­ve­nien­tes del cam­po, don­de in­vier­ten los re­cur­sos ge­ne­ra­dos por su tra­ba­jo ur­bano. La fra­ne­la ro­ja y la –un pe­da­zo de sue­la flan­que­do por was­cas que sir­ve pa­ra re­par­tir el pe­so en­tre la fren­te y la es­pal­da– ca­rac­te­ri­zan su in­du­men­ta­ria. Isa­bel y Dio­ce­lin­da vi­nie­ron de sus co­mu­ni­da­des en la pro­vin­cia de Co­to­pa­xi –ha­ce do­ce y más de vein­te años, res­pec­ti­va­men­te– a tra­ba­jar co­mo des­gra­na­do­ras en el mer­ca­do de San Ro­que. Dio­ce­lin­da aho­ra cui­da los ba­ños del mer­ca­do. Am­bas ha­bi­tan en ca­sas ren­te­ras en el tra­di­cio­nal ba­rrio.

Un car­ga­dor ama­ne­ce con la ciu­dad a sus es­pal­das. En torno al mer­ca­do de San Ro­que, en­tre las ca­lles Lo­ja y la Tú­pac Yu­pan­qui, cer­ca de seis­cien­tos ven­de­do­res ofre­cen sus pro­duc­tos en el es­pa­cio pú­bli­co des­de ha­ce más de trein­ta años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.