481 pre­sos y 45 guías car­ce­la­rios tie­nen co­ro­na­vi­rus

El 87% de contagios es­tá en la cár­cel de Am­ba­to. La De­fen­so­ría del Pue­blo pide más aten­ción mé­di­ca pa­ra los pre­sos.

El Comercio (Ecuador) - - PORTADA - Ana Ro­se­ro. Re­dac­to­ra (I)

El 87% de los contagios se con­cen­tra en la cár­cel de Am­ba­to. Allí, dos re­clu­sos fa­lle­cie­ron por covid-19 y cin­co mu­rie­ron con sos­pe­cha de por­tar el vi­rus. Se­gún Ed­mun­do Mon­ca­yo, di­rec­tor del Ser­vi­cio de Reha­bi­li­ta­ción So­cial, en las pe­ni­ten­cia­rías se apli­ca un plan de con­tin­gen­cia pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad. La De­fen­so­ría del Pue­blo ex­hor­tó a que los pre­sos ten­gan aten­ción mé­di­ca prio­ri­ta­ria.

La lla­ma­da de una ami­ga que tra­ba­ja co­mo mé­di­cae­nel­hos­pi­tal de Cal­de­rón, en Quito, des­per­tó a Ma­vis. La mu­jer le con­tó que su pa­dre ha­bía si­do in­ter­na­do. El pa­sa­do 1 de abril fue lle­va­do a esa ca­sa de sa­lud des­de la cár­cel de El In­ca, en don­de es­tá re­clui­do. Un agen­te pe­ni­ten­cia­rio lo en­con­tró en su cel­da des­ma­ya­do y con fie­bre.

En el hos­pi­tal le hi­cie­ron la prue­ba de covid-19 y dio po­si­ti­vo. Por eso fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Pa­blo Ar­tu­ro Suá­rez. Allí per­ma­ne­ció 24 días en cui­da­dos in­ten­si­vos. Fi­nal­men­te se re­cu­pe­ró. El 27 de abril re­ci­bió el al­ta y re­gre­só al cen­tro car­ce­la­rio.

Ma­vis te­me que la sa­lud de su­pa­dre­re­cai­ga; ca­da­se­ma­na le lle­va na­ran­jas y ta­ble­tas de vi­ta­mi­na C. Co­mo las vi­si­tas es­tán sus­pen­di­das, en el in­gre­so pide a los ce­la­do­res que le ha­gan lle­gar los pro­duc­tos.

Su ca­so es par­te de las estadístic­as de contagios en el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio. Ayer, el Ser­vi­cio de Aten­ción In­te­gral a Per­so­nas Pri­va­das de la Li­ber­tad (SNAI) in­for­mó que 526 per­so­nas die­ron po­si­ti­vo en las cár­ce­les del país: 45 guías y 481 pre­sos.

El cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Am­ba­to tie­ne el 87% de con­ta­gia­dos (ver in­fo). En abril, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud reali­zó una prue­ba a los 610 in­ter­nos, pues la ma­yo­ría te­nía sín­to­mas gri­pa­les. El re­sul­ta­do fue que 420 pri­va­dos de la li­ber­tad te­nían covid-19.

Ese fue el ca­so de Se­ra­fín, un re­clu­so de 33 años que cum­ple una con­de­na por pe­cu­la­do. Su abo­ga­do, Jo­sé Na­vas, re­cuer­da que el 25 de abril se reali­zó una au­dien­cia de há­beas cor­pus en la que so­li­ci­tó la li­ber­tad de su clien­te, pues en ese cen­tro ya ha­bía per­so­nas con­ta­gia­das.

El juez ne­gó el pe­di­do por­que el re­pre­sen­tan­te le­gal de la cár­cel ar­gu­men­tó que Se­ra­fín es­ta­ba sano y pre­sen­tó un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co. Un día des­pués, Se­ra­fín tu­vo fie­bre y tos. Fue se­pa­ra­do en un área es­pe­cial de la cár­cel, jun­to con otros en­fer­mos. El di­rec­tor de ese cen­tro, Car­los Man­zano, in­di­có que hay cua­tro mé­di­cos, cua­tro en­fer­me­ras y dos psi­có­lo­gos que atien­den a los 420 en­fer­mos. Se­gún él, el es­ta­do de sa­lud de los pre­sos es es­ta­ble. Por eso so­li­ci­tó que se ha­ga una se­gun­da prue­ba pa­ra con­fir­mar su cu­ra­ción.

Ed­mun­do Mon­ca­yo, di­rec­tor del SNAI, in­di­có que la po­si­ble cau­sa del con­ta­gio ma­si­vo en la cár­cel de Am­ba­to fue el mo­tín que se pro­du­jo el pa­sa­do 18 de abril. “Los po­li­cías y agen­tes pe­ni­ten­cia­rios tu­vie­ron que to­mar con­tac­to con los de­te­ni­dos”.

Pa­ra los fa­mi­lia­res de los reos, la si­tua­ción es preo­cu­pan­te. Ase­gu­ran que el Di­rec­tor del cen­tro no in­for­ma el es­ta­do de sus pa­rien­tes. Ma­ría cuen­ta que no co­no­ce si su her­mano es­tá en el gru­po de los con­ta­gia­dos o los sa­nos. “Es­ta in­cer­ti­dum­bre me tie­ne an­gus­tia­da”, apun­ta. Lucía, otra fa­mi­liar, pide a las au­to­ri­da­des que in­for­men en qué con­di­cio­nes es­tá su es­po­so, re­clui­do allí.

Mon­ca­yo ase­gu­ró ayer que hay tres re­clu­sos que fa­lle­cie­ron por covid-19 en el país y cin­co mu­rie­ron con sos­pe­cha de por­tar vi­rus. Dos de los con­fir­ma­dos cum­plían sus con­de­nas en Am­ba­to.

Uno de ellos fue el em­pre­sa­rio Éd­gar Arias, quien es­ta­ba re­la­cio­na­do con la tra­ma de co­rrup­ción de Ode­brecht. El de­ce­so ocu­rrió el pa­sa­do 23 de abril. Sie­te días an­tes fue in­ter­na­do en el hos­pi­tal con di­fi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias.

La se­gun­da cár­cel con más ca­sos es la de Rio­bam­ba. Hay 17 con­ta­gia­dos. Hugo Vi­lla­cís, di­rec­tor de ese cen­tro, di­jo que se des­ti­na­ron cel­das es­pe­cí­fi­cas a los re­clu­sos que re­gre­sa­ron del hos­pi­tal y otros es­pa­cios pa­ra los que cum­plen una cua­ren­te­na ba­jo ob­ser­va­ción mé­di­ca.

El jue­ves, la De­fen­so­ría del Pue­blo en­vió una car­ta di­ri­gi­da a los ti­tu­la­res de sie­te ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellos a Mon­ca­yo. En ese es­cri­to se ex­hor­ta al SNAI y al Mi­nis­te­rio de Sa­lud a que coor­di­nen ac­cio­nes y ga­ran­ti­cen el ac­ce­so a una aten­ción mé­di­ca pa­ra los pri­va­dos de li­ber­tad.

Snai

• El 11 de ma­yo, en la cár­cel de Su­cum­bíos, los in­ter­nos tu­vie­ron un che­queo mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.